Buscar este blog

viernes, 4 de octubre de 2013

Harry Potter y los Métodos de la Racionalidad Capítulo 14

Capítulo 13             Capítulo 15

HARRY POTTER Y LOS MÉTODOS DE LA RACIONALIDAD

Capítulo 14
Lo desconocido y lo incognoscible


giratiempo dibujo

 

Melenkurion abatha! Duroc minas mill J. K. Rowling! (1)

Hubo preguntas misteriosas, pero una respuesta misteriosa era una contradicción en sus propios términos.

"Adelante," contestó la apagada voz de la Profesora McGonagall.

Harry lo hizo así.

La oficina de la Directora Adjunta estaba limpia y bien organizada; sobre la pared inmediatamente adyacente al escritorio había un laberinto de cubículos de madera de todas las formas y tamaños, la mayoría con varios rollos de pergaminos atorados dentro de estos, y de algún modo era muy claro que la Profesora McGonagall sabía exactamente que contenía cada cubículo, incluso si nadie más lo sabía. Un solitario pergamino yacía sobre el escritorio, el cual estaba, aparte del pergamino, limpio. Detrás del escritorio había una puerta cerrada y atrancada con muchas cerraduras.

La Profesora McGonagall estaba sentada en un taburete detrás del escritorio, viéndose perpleja – sus ojos estaban abiertos de par en par, quizá con una ligera nota de aprehensión, cuando vio a Harry.

"¿Sr. Potter?" preguntó la Profesora McGonagall. "¿De qué se trata?"

La mente de Harry se puso en blanco. Él juego lo había instruido para llegar aquí, había estado esperando que ella tuviera algo en mente...

"¿Sr. Potter?" repitió la Profesora McGonagall, comenzando a verse ligeramente molesta.

Afortunadamente, el aterrado cerebro de Harry recordó en este punto que él había planeado discutir algo con la Profesora McGonagall. Algo importante y que bien valía su tiempo.

"Uh..." Harry dijo. "Si hay algunos hechizos que usted pueda lanzar para asegurarse de que nadie nos este escuchando..."

La Profesora McGonagall se levantó de su silla, cerró firmemente la puerta exterior, y tomando su varita comenzó a recitar hechizos.


Fue en este punto que Harry se dio cuenta que se había topado con una invaluable y posiblemente irreemplazable oportunidad para ofrecerle a la Profesora McGonagall un Comedia-Té y él no podía creer que estaba pensando seriamente que todo estaría bien porque la gaseosa desaparecía unos segundos después por lo que le dijo a esa parte de sí mismo que se callara.

Se calló, y Harry empezó a organizar mentalmente lo que iba a decir. No había planeado tener esta discusión tan pronto, pero ya que estaba allí...

La Profesora McGonagall terminó un hechizo que sonaba muchísimo a Latín antiguo, y entonces ella se sentó de nuevo.

"De acuerdo," ella comentó tranquilamente. "Nadie está escuchando." Su cara estaba más bien hermética.

Oh, claro, ella está esperando que yo la chantajee a cambio de información sobre la profecía.

Eh, Harry llegaría allí algún otro día.

"Es sobre el Incidente con el Sombrero Seleccionador," Harry inició. (La Profesora McGonagall parpadeó.) "Uh... Creo que hay un hechizo extra en el Sombrero Seleccionador, algo sobre lo que el mismo Sombrero Seleccionador no sabe, algo que se activa cuando el Sombrero Seleccionador anuncia Slytherin. Escuché un mensaje que estoy seguro los Ravenclaws no se suponía escucharían. Salió en el momento que el Sombrero Seleccionador estaba fuera de mi cabeza y sentí que la conexión se rompió. Sonó como un siseó y como Inglés al mismo tiempo," hubo una fuerte inhalación proveniente de McGonagall, "y dijo algo como: Saludos de un Slytherin a otro Slytherin, si buscas mis secretos, háblale a mi serpiente."

La Profesora McGonagall se quedó sentada con la boca abierta, observando a Harry como si le hubieran crecido otras dos cabezas.

"Así que..." la Profesora McGonagall hablo lentamente, como si ella no pudiera creer las palabras que estaban saliendo de sus propios labios, "usted decidió venir a mí directamente y contármelo."

"Bueno, sí, por supuesto," Harry contestó. No había necesidad de admitir cuánto le había llevado de hecho pensar en ello. "A diferencia de, digamos, intentar investigarlo por mí mismo, o discutirlo con otros niños."

"Ya... veo," la Profesora McGonagall murmuró. "Y si, tal vez, usted fuera a descubrir la entrada a la legendaria Cámara de los de Secretos de Salazar Slytherin, una entrada que usted y sólo usted pudiera abrir..."

"Cerraría la entrada y se lo reportaría a usted de inmediato para que un equipo experimentado de arqueólogos mágicos pudiera ser reunido," Harry respondió prontamente. "Entonces abriría la entrada de nuevo y ellos entrarían cuidadosamente para asegurarse que no hay nada peligroso. Yo podría ir luego a echar un vistazo, o si ellos me necesitaran para abrir algo más, pero sería después de que el área halla sido declarada despejada y que ellos tuvieran fotografías de cómo se veía todo antes de que las personas comenzaran a andar alrededor de su invaluable sitio histórico."

La Profesor McGonagall se quedó sentada con la boca abierta, observándolo como si él se hubiera transformado en un gato.

"Es obvio si no eres un Gryffindor," Harry dijo gentilmente.

"Creo," la Profesora McGonagall expresó con una voz casi ahogada, "que usted subestima por mucho la rareza del sentido común, Sr. Potter."

Eso sonó correcto. Sin embargo... "Un Hufflepuff habría dicho lo mismo."

McGonagall hizo una pausa, atacó. "Es verdad."

"El Sombrero Seleccionador me ofreció ir a Hufflepuff."

Ella le parpadeó como si no pudiera creerle a sus propios oídos. "¿En verdad lo hizo? "

"Sí."

"Sr. Potter," McGonagall habló, y ahora su voz era baja, "cinco décadas atrás fue la última vez que un estudiante murió dentro de las paredes de Hogwarts, y ahora tengo la certeza de que cinco décadas atrás fue la última vez que alguien escuchó ese mensaje."

Un escalofrío recorrió a Harry. "Entonces estaré muy seguro de no tomar ninguna acción sea cual sea en este asunto sin consultarla antes, Profesora McGonagall." Hizo una pausa. "Y puedo sugerirle que reúna a las mejores personas que pueda hallar y vea si es posible retirar ese hechizo extra del Sombrero Seleccionador... y si no puede hacer eso, tal vez poner otro hechizo, un Quietus que se active brevemente justo cuando el Sombrero sea removido de la cabeza de un estudiante, eso podría funcionar como un parche. Listo, no más estudiantes muertos." Harry asintió con satisfacción.

La Profesora McGonagall se veía incluso más aturdida, si tal cosa era imaginable. "No puedo llegar a recompensarlo con la cantidad de puntos suficientes sin otorgarle la Copa de las Casas a Ravenclaw rotundamente."

"Uh," Harry dudó. "Uh. Sería mejor que yo no ganara tantos puntos para la Casa."

Ahora la Profesora McGonagall le estaba dando una mirada extraña. "¿Por qué no?"

Harry estaba teniendo dificultades para ponerlo en palabras. "Porque sería muy triste, ¿sabe? Como... como antes cuando yo aún intentaba ir a escuelas en el mundo Muggle, y cada vez que había un proyecto en grupo, yo me adelantaba y hacia todo el trabajo solo porque los otros únicamente me retrasarían. Me parece bien ganar un montón de puntos, incluso más que cualquiera, pero si gano suficientes como para ganar la Copa de las Casas por mi mismo, entonces es como si estuviera cargando la Casa de Ravenclaw sobre mi espalda y eso es demasiado triste."

"Ya veo..." McGonagall titubeó. Era aparente que este modo de pensar ni siquiera se le había ocurrido. "Supongamos que únicamente le otorgara cincuenta puntos, ¿entonces?"

Harry sacudió su cabeza de nuevo. "No es justo para los otros niños si yo gano un montón de puntos por cosas de adultos de las que yo puedo formar parte y ellos no. ¿cómo se supone que Terry Boot va a ganar cincuenta puntos por reportar un susurro que escuchó del Sombrero Seleccionador? No sería para nada justo."

"Veo porque el Sombrero Seleccionador te ofreció Hufflepuff," dijo la Profesora McGonagall. Ella lo estaba ojeando con un extraño respeto.

Eso hizo a Harry toser un poco. Honestamente él no era digno de Hufflepuff. Que el Sombrero Seleccionador había estado intentando meterlo en cualquier otro lugar excepto Ravenclaw, dentro de una Casa cuyas virtudes él no tenía...

La Profesora McGonagall estaba sonriendo ahora. "¿Y si intentara otorgarte diez puntos...?"

"¿Va usted a explicar de dónde provienen esos diez puntos, si cualquiera le pregunta? Podría haber un montón de Slytherins, y no me refiero a los niños en Hogwarts, quienes estarían realmente realmente molestos si supieran sobre el hechizo que fue quitado del Sombrero Seleccionador y descubran que yo estuve involucrado. Por lo que creo que el absoluto secreto es la mejor parte del valor. No necesita agradecerme, señora, la virtud es su propia recompensa."

"Así sea," la Profesora McGonagall admitió, "pero tengo otra cosa muy especial para darte. Veo que lo había juzgado muy mal en mis pensamientos, Sr. Potter. Por favor espere aquí."

Ella se levantó, fue hacía la puerta bloqueada, agitó su varita, y una especie de borrosa cortina surgió a su alrededor. Harry no pudo ver ni escuchar que estaba pasando. Fue unos pocos minutos después de que la bruma desapareció y la Profesora McGonagall estaba parada allí, frente a él, con la puerta detrás de ella aún viéndose como si nunca hubiera sido abierta.

Y la Profesora McGonagall sostenía en una mano un collar, una delgada cadena de oro soportando en su centro un circulo de plata, dentro del cual estaba el dispositivo de un diminuto reloj de arena. En su otra mano había un panfleto doblado. "Esto es para usted," ella explicó.

¡Guau! ¡Iba a recibir alguna clase de estupendo objeto mágico como recompensa por una misión! Aparentemente ese negocio de rehusar ofertas monetarias hasta que obtuvieras un objeto mágico de verdad funcionaba en la vida real, no sólo en los juegos de computadora.

Harry aceptó su nuevo collar, sonriendo. "¿Qué es?"

La Profesora McGonagall tomó aliento. "Sr. Potter, este es un objeto que ordinariamente sólo es prestado a los niños que ya han demostrado por sí mismos que son altamente responsables, con el propósito de ayudarles con horarios de clase difíciles." McGonagall dudó, como si fuera a agregar algo más. "Debo enfatizar, Sr. Potter, que la verdadera naturaleza de este objeto es secreta y que no debe contarle a otros estudiantes sobre este, o permitirles usarlo. Si eso no es aceptable para usted, entonces devuélvalo ahora."

"Puedo guardar secretos," Harry prometió. "¿Así que qué es lo que hace?"

"Hasta donde le concierne a otros estudiantes, este es un instrumento Spimster y es usado para tratar un raro, no-contagioso padecimiento mágico llamado Duplicación Espontanea. Lo llevará bajo su ropa, y mientras no tiene razón para mostrárselo a nadie, tampoco tiene razón para tratarlo como un terrible secreto. Los instrumentos Spimster no son interesantes. ¿Lo entiende, Sr. Potter?"

Harry asintió, su sonrisa ampliándose. Sentía el trabajo de un Slytherin competente. "¿Y qué es lo que en verdad hace?"

"Es un Giratiempo. Cada giro al reloj de arena lo enviara una hora atrás en el tiempo. Por lo que si lo utiliza para regresar dos horas cada día, siempre debería ser capaz de dormir a la misma hora."

La suspensión de la incredulidad de Harry salió por la ventana por completo.

Usted me está dando una maquina del tiempo para tratar mi desorden de sueño.

Usted me está dando una MAQUINA DEL TIEMPO para tratar mi DESORDEN DE SUEÑO.

USTED ME ESTÁ DANDO UNA MAQUINA DEL TIEMPO PARA TRATAR MI DESORDEN DE SUEÑO.

"Ehehehehhheheh..." tartamudeó la boca de Harry. Ahora estaba sosteniendo el collar lejos de él como si fuera una bomba encendida. Bien, no, no como si fuera una bomba encendida, eso ni siquiera comenzaba a describir la severidad de la situación. Harry sostuvo el collar lejos de él como si se tratara de una maquina del tiempo.

Diga, Profesora McGonagall, ¿sabía usted que la materia ordinaria en el tiempo invertido se ve igual que la antimateria? ¡Porque sí así es! ¿Sabía usted que un kilogramo de antimateria encontrando un kilogramo de materia aniquilaría en una explosión equivalente a la de 43 millones de toneladas de TNT? ¿Se da cuenta de que yo peso 41 kilogramos y que la explosión resultante dejaría un HUMEANTE CRÁTER GIGANTE DONDE ANTES SOLÍA ESTAR ESCOCIA? (2)

"Discúlpeme," Harry se las arregló para farfullar, "¡pero esto sueña verdaderamente verdaderamente verdaderamente VERDADERAMENTE PELIGROSO! " la voz de Harry no se elevó más allá de un chillido, no era posible para él gritar lo suficientemente alto como para hacerle justicia a esta situación así que no había punto en intentarlo.

La Profesora McGonagall lo miró con tolerante afección. "Me alegra que usted este tomando esto seriamente, Sr. Potter, pero los Giratiempo no son tan peligrosos. No se los daríamos a los niños si lo fueran."

"En serio," Harry replicó. "Ajajajaja. Por supuesto que ustedes no le darían maquinas del tiempo a los niños si fueran peligrosas, ¿qué estaba yo pensando? Así que sólo para estar claros, estornudar sobre este dispositivo no me enviará hacia la Edad Media donde atropellaré a Gutenberg con una carreta y evitaré la Ilustración? Porque, ya sabe, odio cuando eso me pasa."

Los labios de McGonagall se estaban retorciendo en el modo en que ella solía hacerlo cuando estaba intentando no sonreír. Ella le ofreció a Harry el panfleto que estaba sosteniendo, pero Harry estaba sosteniendo lejos el collar con ambas manos y contemplando el pequeño reloj de arena para asegurarse de que no estaba a punto de girar. "No se preocupe," McGonagall habló tras una breve pausa, cuando fue claro que Harry no se iba a mover, "eso no puede llegar a pasar, Sr. Potter. El Giratiempo no puede ser usado para moverse más de seis horas hacia atrás. No puede ser usado más de seis veces en un mismo día."

"Oh, bien, muy bien, eso. Y si alguien se choca conmigo el Giratiempo no se romperá y no atrapara todo el castillo de Hogwarts en un interminable bucle repetitivo de Jueves." (3)

"Bueno, pueden ser frágiles..." explicó McGonagall. "Y creo haber escuchado que pasaron cosas extrañas si se rompen. ¡Pero nada como eso! "

"Quizá," Harry expresó cuando pudo hablar de nuevo, "ustedes deberían proveer sus maquinas del tiempo con alguna clase de armazón protector, en lugar de dejar el vidrio expuesto, para así prevenir que eso pase."

McGonagall pareció bastante impresionada. "Eso es una excelente idea, Sr. Potter. Debería informar al Ministro de ello."

Eso es todo, ahora es oficial, han sido ratificados en el Parlamento, todos en el mundo mágico son completamente estúpidos.

"Y mientras odiaría ponerme todo FILOSÓFICO," Harry procuró desesperadamente bajar su voz hasta algo que fuera menos que un chillido, "acaso alguien ha pensado sobre las IMPLICACIONES de regresar seis horas y hacer algo que cambie el tiempo lo que prácticamente BORRARÍA A TODAS LAS PERSONAS AFECTADAS y LAS REEMPLAZARÍA CON VERSIONES DIFERENTES -"

"Oh, ¡no se puede cambiar el tiempo!" lo interrumpió la Profesora McGonagall. "Santo cielos, Sr. Potter, ¿usted cree que estos se les prestarían a los estudiantes de ser eso posible? ¿Qué tal si alguien intentara cambiar los resultados de sus pruebas?"

Harry tomó un momento para procesar esto. Sus manos se relajaron, sólo un poco, de su puño blanco apretado sobre la cadena del reloj de arena. Como si no estuviera sosteniendo una máquina del tiempo, sólo una ojiva nuclear encendida.

"Así que..." Harry pronunció lentamente. "Las personas descubrieron que el universo es... pasa a ser auto-consistente, de algún modo, incluso si contiene viaje-en-el-tiempo dentro de si. Si yo y mi yo futuro llegamos a interaccionar entonces veré las mismas cosas como los dos, aún cuando, en mi propia primera carrera a través, mi futuro yo ya estará actuando con total conocimiento de cosas que, desde mi propia perspectiva, no han pasado aún..." la voz de Harry se apagó ante la insuficiencia del Inglés.

"Correcto, creo," apuntó la Profesora McGonagall. "Aunque los magos son aconsejados de evitar ser vistos por sus yoes pasados. Si está atendiendo dos clases al mismo tiempo y necesitas cruzar caminos con usted mismo, por ejemplo, la primera versión de usted debería hacerse a un lado y cerrar sus ojos en el momento sabido – usted ya tiene un reloj, que bueno – para que el futuro usted pueda pasar. Todo está allí en el panfleto."

"Ajajajaa. ¿Y qué pasa cuando alguien ignora ese consejo?"

La Profesora McGonagall frunció sus labios. "Entiendo que puede ser bastante desconcertante."

"Y no provoca, digamos, crear una paradoja que destruya el universo."

Ella sonrió con tolerancia. "Sr. Potter, creo que recordaría haberlo escuchado eso de haber llegado a pasar."

"¡ESO NO ES TRANQUILIZADOR! ¿NO HAN ESCUCHADO USTEDES NUNCA DEL PRINCIPIO ANTRÓPICO? ¿Y QUÉ CLASE IDIOTA CONSTRUIRÍA UNA DE ESTAS COSAS POR PRIMERA VEZ? " (4)

La Profesora McGonagall se echó a reír. Fue un placentero, alegre sonido que parecía súbitamente fuera de lugar en su severa cara. "Usted está teniendo otro momento 'usted se transformó en un gato', no es así, Sr. Potter. Probablemente no lo quiera escuchar, pero es muy cariñosamente lindo."

"Transformarse en un gato ni siquiera COMIENZA a compararse con esto. ¡Sepa que hasta este momento tenía este horrible pensamiento suprimido en la parte trasera de mi cabeza que la única respuesta restante era que todo mi universo era una simulación de computadora como en el libro Simulacron 3 pero ahora incluso eso está descartado porque este pequeño juguete NO ES COMPUTABLE POR TURING! Una maquina Turing podría simular regresar en un momento definido del pasado y computar un futuro diferente desde allí, una maquina oráculo podría confiar en detener el comportamiento de maquinas de menor-orden, pero lo que está diciendo es que la realidad de algún modo auto-consistente está computando en un barrido usando información que no ha... pasado... aún..." (5) (6)

El entendimiento le cayó a Harry de un golpe como un martinete de forja.

Todo tenía sentido ahora. Todo tenía sentido finalmente.

"¡ASÍ ES CÓMO FUNCIONA EL COMEDIA-TÉ! ¡Por supuesto! El hechizo no fuerza que los eventos divertidos pasen, ¡sólo te hace sentir un impulso de beber justo antes de que cosas divertidas vayan a pasar de todos modos! So tan tonto, me debí haber dado cuenta cuando sentí el impulso de beber el Comedia-Té antes del segundo discurso de Dumbledore, no lo bebí, y luego me ahogué con mi propia saliva en su lugar – beber el Comedia-Té no causa la comedia, ¡la comedia causa que tú bebas el Comedia-Té! ¡Vi que los dos eventos estaban correlacionados y asumí que el Comedia-Té tenía que ser la causa y que la comedia tenía que ser el efecto porque yo pensé que el orden temporal restringía la causalidad y los grafos causales debían ser acíclicos PERO TODO TIENE SENTIDO UN VEZ QUE TU DIBUJAS LAS FLECHAS CAUSALES YENDO HACIA ATRÁS EN EL TIEMPO! " (7)

El entendimiento le cayó a Harry de un golpe con un segundo martinete de forja.

Para este se las arregló para mantenerse callado, haciendo un pequeño sonido estrangulado como el de un gatito agonizante porque se dio cuenta de quién había puesto la nota en su cama esta mañana.

Los ojos de la Profesora McGonagall estaban en llamas. "Después de que usted se gradué, o posiblemente incluso antes, usted realmente debería enseñar alguna de esas teorías Muggle en Hogwarts, Sr. Potter. Suenan bastante fascinantes, incluso si están completamente equivocadas."

"Glehhahhh..."

La Profesora McGonagall le ofreció unas cuantas bromas más, demandó unas pocas promesas más a las cuales Harry asintió, prometió algo de no hablar con las serpientes donde nadie pudiera oírlo, le recordó que le leyera el panfleto, y luego de algún modo Harry se encontró a sí mismo de pie afuera de su oficina con la puerta cerrada firmemente detrás suyo.

"Gaahhhrrrraa..." Harry pronunció.

Porque sí su mente había estallado.

No menos por el hecho de que, si no hubiera sido por la Broma, podría ser que nunca hubiera obtenido el Giratiempo en primer lugar.

¿O acaso la Profesora McGonagall se lo hubiera dado a él de todos modos, sólo que más tarde ese día, cuando fuera que él se le acercara para preguntarle sobre su desorden de sueño o para contarle sobre el mensaje del Sombrero Seleccionador? Y acaso él, en ese momento, habría querido jugarse una broma a sí mismo lo que lo habría llevado a obtener el Giratiempo antes? ¿Por lo que la única posibilidad auto-consistente era aquella en la cual la Broma inició incluso antes de que él despertara en la mañana...?

Harry se encontró considerando, por primera vez en su vida, que la respuesta a su pregunta podría ser literalmente inconcebible. Ya que su propio cerebro contenía neuronas que sólo corrían hacia adelante en el tiempo, no había nada que su cerebro pudiera hacer, ninguna operación pudiera realizar, lo que estaba conjugado a la operación de un Giratiempo.

Hasta este punto Harry había vivido bajo la admonición de E. T. Jaynes de que si eras ignorante de un fenómeno, ese era un hecho sobre el propio estado de tu mente, no un hecho sobre el fenómeno en sí mismo; que tu incertidumbre era un hecho sobre ti, no un hecho sobre lo que fuera que tenías incertidumbre; esa ignorancia existía en la mente, no en la realidad; que un mapa en blanco no correspondía a un territorio en blanco. Había preguntas misteriosas, pero una respuesta misteriosa era una contradicción en sus propios términos. Un fenómeno podía ser misterioso para alguna persona en particular, pero no podía haber fenómenos misteriosos para sí mismos. Adorar un misterio sagrado no era más que adorar tu propia ignorancia. (8)

Por eso Harry había había mirado sobre la magia y se había rehusado a ser intimidado. Las personas no tenían sentido de la historia, aprendían sobre química y biología y astronomía y pensaban que estas materias siempre habían sido la carne propia de la ciencia, que nunca habían sido misteriosos. Las estrellas fueron misterios alguna vez. Lord Kelvin había llamado alguna vez la naturaleza de la vida y la biología – la respuesta de los músculos a la voluntad humana y la generación de árboles a partir de semillas – un misterio "infinitamente más allá" del alcance de la ciencia. (No sólo un poco más allá, si te fijas, pero infinitamente más allá. Lord Kelvin ciertamente había sentido una enorme carga emocional a partir de no saber algo.) Cada misterio resuelto alguna vez había sido un enigma desde el amanecer de la especie humana justo hasta que alguien lo había resuelto. (9)

Ahora, por primera vez, estaba enfrentado con el prospecto de un misterio que estaba amenazando con ser permanente. Si el Tiempo no funcionaba por redes de causalidades acíclicas entonces Harry no entendía que se quería decir por causa y efecto; y si Harry no entendía las causas y los efectos entonces él no entendía de que clase de cosa se suponía que había sido fabricada la realidad entonces; y era enteramente posible que su mente humana nunca lo pudiera entender, porque su cerebro estaba hecho de neuronas de tiempo lineales pasadas de moda, y esto había resultado ser un subconjunto empobrecido de la realidad.

En el lado positivo, el Comedia-Té, que alguna vez había parecido todopoderoso y todo-increíble, había resultado tener una explicación más simple. La cual él pasó por alto meramente porque la verdad estaba completamente fuera de su espacio de hipótesis o cualquier cosa que su cerebro hubiera evolucionado para comprender. Pero ahora él había logrado descubrirlo, probablemente. Lo que era más o menos alentador. Más o menos.

Harry le echó una ojeada a su reloj. Eran casi las 11AM, él se había ido a dormir la noche anterior a las 1AM, por lo que en el estado natural de las cosas él debía irse a dormir esta noche a las 3AM. Así que irse a dormir a las 10PM y despertar a las 7AM, debería regresar cinco horas en total. Lo que quería decir que si quería regresar a su dormitorio alrededor de las 6AM, antes de que alguien estuviera despierto, sería mejor que se apresurara y...

Incluso en retrospectiva Harry no entendía como había echó la mitad de las cosas involucradas en la Broma. ¿De dónde había salido el pastel?

Harry estaba comenzando a temer seriamente viajar en el tiempo.

Por otro lado, tenía que admitir que había sido una oportunidad irreemplazable. Una broma que únicamente podías realizar una vez en la vida, en las seis horas cuando te enteraste por primera vez de los Giratiempos.

De hecho lo que era más misterioso, cuando Harry pensó sobre ello. El Tiempo se había presentado a él con la Broma terminada como una fait accompli, y aún así era, con bastante claridad, su propio trabajo a mano. Concepto y ejecución y estilo de escritura. Hasta la última parte, incluso aquellas que aún no entendía. (10)

Bien, el tiempo era una-perdida y había al menos treinta horas en un día. Harry sabía una parte de lo que tenía que hacer, y sería capaz de descubrir el resto, como el pastel, mientras lo estaba haciendo. No tenía sentido demorarlo. No podía lograr exactamente nada quedándose atascado en el futuro.

Cinco horas antes, Harry estaba entrando furtivamente a su dormitorio con su túnica levantada sobre su cabeza como alguna ligera clase de disfraz, nada más en caso de que alguien ya estuviera levantado y lo viera al mismo tiempo que al Harry yaciendo en su cama. No quería tener que explicarle a nadie sobre su pequeño problema médico con Duplicación Espontanea.

Afortunadamente parecía que todos aún estaban durmiendo.

Y también parecía haber una caja, envuelta en papel rojo y verde con un moño dorado y brillante, yaciendo al lado de su cama. La perfecta, estereotípica imagen del regalo de Navidad, aunque no era Navidad.

Harry se deslizó tan suavemente como pudo, en caso de que alguien tuviera su Silenciador puesto muy bajo.

Había un sobre pegado a la caja, cerrado con simple cera transparente sin un sello impreso.

Harry entreabrió el sobre cuidadosamente, y extrajo la carta de adentro.

La carta decía:

Esta es la Capa de Invisibilidad de Ignotus Peverell, pasada hasta sus descendientes los Potters. A diferencia de capas y hechizos inferiores tiene el poder de mantenerte escondido, no meramente invisible. Tu padre me la prestó para estudiarla poco antes de que muriera, y confieso que he hecho bastante buen uso de ella durante estos años.

En el futuro me las tendré que arreglar con el encantamiento Desilusionador, me temo. Es el momento de que la Capa te sea regresada a ti, su heredero. Había pensado hacer de este tu regalo de Navidad, pero deseo regresar a tus manos antes de eso. Parece esperar que tú tienes necesidad de ella. Úsala bien.

Sin duda alguna ya estás pensando en toda clase de maravillosas bromas, como las que tu padre cometió en su día. Si sus travesuras fueran conocidas, todas las mujeres de Gryffindor se reunirían para desenterrar su tumba. No debería intentar detener que la historia se repita, pero se MUY cuidadoso de no revelarte. Si Dumbledore viera una oportunidad para poseer una de las Reliquias de la Muerte, él nunca la dejaría escapar de su alcance hasta el día en que muera.

Una Muy Feliz Navidad para ti.

La nota estaba sin firmar.

"Un momento," Harry pidió, haciéndolo justo antes de que los otros chicos dejaran el dormitorio de Ravenclaw. "Lo siento, hay algo más que tengo que hacer con mi baúl. Llegaré a desayunar en un par de minutos."

Terry Boot regañó a Harry. "Será mejor que no estés planeando coger alguna de nuestras cosas."

Harry alzó una mano. "Juro que no tengo intención de hacer obrar de tal modo con ninguna de sus cosas, que únicamente tengo la intención de acceder a los objetos que me pertenecen, que no voy a bromear o hacer algún otro acto de intención cuestionable hacia cualquiera de ustedes, y que no anticipo que esas intenciones cambien antes de que llegue a desayunar en el Gran Comedor."

Terry se quedó de piedra. "Espera, es eso -"

"No te preocupes," afirmó Penélope Clearwater, quien estaba allí para guiarlos. "No hubo vacíos legales. Bien-fraseado, Potter, debería ser un abogado."

Harry Potter parpadeó ante eso. Ah, sí, prefecta de Ravenclaw. "Gracias," él replicó. "Creo."

"Cuando intentes hallar el Gran Comedor, te perderás." Penélope aseguró esto con los tonos de un sencillo, indiscutible hecho. "Tan pronto como lo estés, pregúntale a un retrato cómo llegar al primer piso. Habla con otro retrato desde el instante que sospeches que puedes estar perdido otra vez. Especialmente si parece que cada vez vas más y más hacia arriba. Si llegas más arriba de lo que todo el castillo debería ser, detente y espera por los grupos de búsqueda. De otro modo te volveremos a ver cuatro meses después y tú serás cinco meses mayor y vestirás un taparrabos y estarás cubierto de nieve y eso es si acaso permaneciste dentro del castillo."

"Entendido," señaló Harry, tragando saliva con fuerza. "Mmm, ¿no deberían contarle esto a todos los estudiantes desde el principio?"

Penélope suspiro. "¿Qué, todo lo que hay? Eso tomaría semanas. Tú lo aprenderás con el tiempo." Ella se giró para irse, seguida por los otros estudiantes. "Si no te veo desayunando en treinta minutos, Potter, iniciaré la búsqueda."

Una vez que todos se fueron, Harry pegó la nota a su cama – ya había escrito esa y todas las otras notas, trabajando en su nivel caverna antes de que todos despertaran. Entonces cuidadosamente penetró dentro del campo del Quietus y retiró la Capa de Invisibilidad del Harry-1 aún en su forma-durmiente.

Y sólo por el gusto del engaño, Harry puso la Capa dentro del monedero de Harry-1, sabiendo que por lo tanto ya estaría dentro del suyo.

"Puedo encargarme de que el mensaje sea pasado a Cornelion Flubberwalt," aceptó la pintura de un hombre con aires aristocráticos y, de hecho, una nariz perfectamente normal. "¿Pero podría yo preguntar de donde provino originalmente? "

Harry se encogió de hombros con artística impotencia. "Se me contó que fue dicho por una hueca voz que resonó delante de una brecha en el mismo aire, una brecha que se abría sobre un abismo de fuego."

"¡Oye!" Hermione protestó en tono de indignación desde su lugar al otro lado de la mesa del desayuno. "¡Ese es el postre de todos! ¡No puedes nada más tomar todo un pastel y meterlo dentro de tu monedero!"

"No esto cogiendo un pastel, Estoy cogiendo dos. ¡Le pido disculpas a todos, tengo que irme corriendo ya!" Harry ignoró los llantos de indignación y abandonó el Gran Comedor. Necesitaba llegar a la clase de Herbología un poco antes.

La Profesora Sprout lo oteó con fijeza. "¿Y cómo sabes lo que los Slytherins están planeando?"

"No puedo nombrar mi fuente," Harry negó. "De hecho tengo que pedirle que pretenda que esta conversación nunca pasó. Sólo actué como si se los hubiera encontrado naturalmente mientras usted iba hacia otro lugar, o algo así. Yo me adelantaré tan pronto como la clase de Herbología terminé. Creo que puedo distraer a los Slytherins hasta que usted llegué allí. No soy fácil de asustar o abusar, y no pienso que ellos se atrevan a herir seriamente al Niño-Que-Vivió. Sin embargo... No le estoy pidiendo correr por los pasillos, pero apreciaría que no se distraiga en el camino."

La Profesora Sprout lo observó por un largo momento, entonces su expresión se suavizó. "Por favor se cuidadoso contigo mismo, Harry Potter. Y... gracias."

"Nada más asegúrese de no llegar tarde," Harry dijo. "Y recuerde, cuando llegué allí, usted no estaba esperando verme y esta conversación nunca pasó."

Fue horrible, verse a sí mismo jalar a Neville fuera del circulo de Slytherins. Neville había estado en lo correcto, había usado demasiada fuerza, por mucho demasiada fuerza.

"Hola," Harry Potter habló fríamente. "Soy el Niño-Que-Vivió."

Ocho niños de primer año, la mayoría de la misma altura. Uno de ellos tenía una cicatriz sobre su frente y no estaba actuando como los otros.

¡Y si algún Poder el pequeño regalo nos diera
De vernos a nosotros mismos como otros nos ven!
Nos liberaría de más de una metedura de patas,
E idea tonta - (11)

La Profesora McGonagall estaba en lo correcto. El Sombrero Seleccionador estaba en lo correcto. Era claro una vez que lo veías desde afuera.

Había algo mal con Harry Potter.






Capítulo 13             Capítulo 15


Notas del traductor

(1) “¡Fuente de resistencia! ¡Energía de la Tierra presente en todo lo viviente invoca a J. K. Rowling!”. Estas son casi exactamente Las Siete Palabras de Poder, el verdadero lenguaje de la Tierra usado para invocar la energía de la tierra en diferentes formas en la serie de diez novelas de fantasía épica escrita por Stephen R. Donaldson, las Crónicasde Thomas Covenant, elIncrédulo. Cada palabra tiene un significado separado:
Melenkurion, significa un bastión o una fuente.
Abatha, significa la necesidad de resistir.
Duroc, representa la Energía de la Tierra literalmente, como lo es el Bastón de la Ley en dicha obra.
Minas, representa la Energía de la Tierra como un fundamento, la esencia viviente en todas las cosas.
Mill, significa invocación.

Hay otras dos palabras que Yudkowsky no utilizó para reemplazarlas con el nombre de J. K. Rowling:

Harad, significa una constricción contra el egoísmo, la tiranía, malicia y otras formas de desesperación. Evita que quien habla use la Energía de la Tierra para dañar la munificencia de la creación.
Khabaal, representa una afirmación, u otra encarnación del voto jurado para servir la Tierra y la Energía de la Tierra.


(3) ¿Cogieron la referencia a la serie de anime Suzumiya Haruhi no Yūutsu y sus “famosos” ocho episodios de “Agosto Infinito”?







(10) Fait accompli o Hecho consumado en francés. Su entrada de Wikipedia en inglés da la definición: “Las acciones fait accompli, donde las acciones se justifican por el mero hecho de estar ya realizadas, y por ello difíciles de revertir, se consideran inapropiadas.” Algo así que una acción no es valida sólo porque ya se hizo y no se puede revertir. Ejemplo: un asesinato no puede ser justificado sólo porque el muerto no puede ya ser revivido.

(11) To a Louse o Para un piojo es un poema en idioma escoces de 1786 por Robert Burns. Este es casi por completo el verso final sólo le faltan las dos últimas lineas:
¡Lo que se transmite en el vestir y andar nos dejaría
E incluso la devoción!


Supongo que en primer lugar debo pedir disculpas por el retraso de un día con este capitulo. Complicaciones con Blogger me impidieron subirlo antes. Pero también es cierto que me he tenido que forzar muchísimo para traducir los últimos capítulos, teniendo que poner más y más tiempo a cada página, lo que probablemente se deba al cansancio ante la repetición, por lo que he decidido tomarme un descanso de un par de semanas antes de continuar con HPMOR y proceder a otras actividades. Espero que la siguiente lista lo deje más claro:

A. Tengo que recargar energías y HPMOR no me lo permite. En este periodo debo procurar elaborar una rutina de ejercicio y no pasármela encerrado en mi cuarto, y no estoy seguro ni siquiera si subiré otras entradas a mi blog teniendo en cuenta los puntos B y C.
B. Quiero escribir un libro tipo “Elige tu propia aventura” y enviarlo a los de Living a book, por ahora me parecen un grupo serio con el que podría comenzar a publicar mis propios escritos aunque sea de manera digital, y en un principio gratuita porque es la recomendación que se da a los autores noveles.
C. Debo buscar algún trabajo de medio tiempo que me permita obtener ingresos y me deje algo de tiempo libre.

Me encantaría poder vivir solamente de escribir y de traducir, pero por el momento no es así. Lo cual también contribuye a mi amargura, es verdad, a nadie más que a mí me molesta haberme comprometido a traducir un capítulo por semana y luego no cumplir. Pero tras hablar con mi novia tuve que aceptar la realidad: necesito alejarme y descansar un poco de HPMOR, escribir un libro requiere y merece toda mi atención, y necesito encontrar alguna clase de empleo que me deje tiempo para seguir trabajando en el blog.
Les otorgo mis más sinceras disculpas a aquellos que se sientan molestos por mi decisión.
Para terminar con una nota más alegre, ¿vieron el vídeo que hicimos esta semana sobre Harry Potter y los Métodos de la Racionalidad? Se llama Fate/Heaven's Feel - Male Opening - HPMOR.
Yo mismo arreglé la canción Another Heaven de la banda japonesa Earthmind para que sonará como cantada por un hombre, dicha canción es famosa por ser el opening para Fate/Heaven's Feel. Melissa me ayudó con los subtitulos (japones, inglés y español) y una talentosa dibujante filipina que responde al seudónimo de dinosaurusgede nos dio su permiso para utilizar sus dibujos fan-art de HPMOR. Asegúrense de verlo en nuestro canal de Youtube porque contiene gran cantidad de vistazos a lo que pasará con este fanfic en los próximos capítulos ;)

Próximo Capítulo: 24 de Octubre

Visita HPMOR para encontrar todo sobre esta historia en inglés.
Publicar un comentario