Buscar este blog

miércoles, 15 de agosto de 2018

Harry Potter y los Métodos de la Racionalidad Capítulo 70

Capítulo 69             Capítulo 71

Harry Potter y los Métodos de la Racionalidad


hermione dumbledore hpmor
Hermione y Dumbledore

Capítulo 70: Auto-Actualización, Parte 5



Incluso si habías sido la Directora Adjunta durante tres décadas, y una Profesora de Transformación antes de eso, era raro que vieras a Albus Dumbledore completamente atrapado y sin salida.


"...Susan Bones, Lavender Brown, y Daphne Greengrass," Minerva finalizó. "También debería añadir, Albus, que de acuerdo al relato de la Señorita Granger sobre tu actitud aparentemente poco solidaria - creo que su frase fue 'él dijo que debería ser feliz con ser solamente una ayudante' - ha generado una gran cantidad de interés entre las chicas mayores. Muchas de ellas vinieron a indagar si las acusaciones de la Señorita Granger eran verdaderas, ya que la Señorita Granger había añadido que yo estaba ahí."


El viejo mago se recostó en su enorme silla, aún mirándola fijamente, sus ojos se veían bastante abstraídos bajo los lentes de media luna.


"Me puso en una especie de dilema, Albus," continuó la Profesora McGonagall. Su cara permaneció bastante neutral, ella se aseguro de ello. "Ahora sé que realmente no tuviste la intención de desanimar a la niña. Muy lo contrario, en realidad. Sin embargo Severus y tú me han comentado a menudo que para guardar un secreto no debo dar señales que difieran de la reacción de alguien completamente ignorante. Por lo tanto no tuve elección más que confirmar el relato de la Señorita Granger como acertado, y fingir el grado de preocupación apropiado, con un ligero matiz de ofensa. Después de todo, de no haber sabido yo que habías estado manipulando deliberadamente a la Señorita Granger, podría haberme puesto muy molesta."


"Ya... veo," el anciano mago habló lentamente. Sus manos estaban jugando distraídamente con su barba de plata, con pequeños y rápidos gestos.


"Afortunadamente," prosiguió la Profesora McGonagall, "hasta ahora las Profesoras Sinistra y Vector son las únicas dos miembros de la facultad que están usando los botones de la Señorita Granger."


"¿Botones?" repitió el mago anciano.


Minerva extrajo un pequeño disco de plata que llevaba las iniciales de S.P.I.H.B., lo depositó sobre el escritorio de Albus, y lo tocó suavemente con su dedo.


Y las voces de Hermione Granger, Padma Patil, Parvati Patil, Lavender Brown, Susan Bones, Hannah Abbott, Daphne Greengrass, y Tracey Davis gritaron en unísono, "No nos conformamos con ser el mejor segundo lugar, ¡es tiempo de dar una misión a una bruja!"


"La Señorita Granger los está vendiendo por dos Sickles, y me informó que hasta ahora ha vendido cincuenta de ellos. Creo que Nymphadora Tonks, una Hufflepuff en su séptimo año los está encantando para ella. Para concluir mi reporte," la Profesora McGonagall concluyó enérgicamente, "nuestras ocho frescas y nuevas heroínas han pedido permiso para conducir una protesta afuera de tu oficina."


"Espero," Albus dijo, ceñudo, "que les hayas explicado a ellas que eso -"


"Les expliqué que el Miércoles a las 7PM estaría bien," lo interrumpió Minerva. Recogió el botón del escritorio del Director, favoreció a Albus con una sonrisa melosa, y se volteó hacia la puerta.


"¿Minerva?" la llamó el anciano mago a sus espaldas. "¡Minerva!"


La puerta de roble se cerró sólidamente detrás de ella.

domingo, 5 de agosto de 2018

POEMA PARA TI

INNOMBRABLE


Por Melissa Chávez Román

(Melathana)



En las lejanas tierras de mi corazón vagabundo,
grita el viento un nombre indecible por estos labios profanos,
que en sello de agonía apagarán mi llanto.


Grita el viento el nombre que por mi sangre corre,
cual ígneo fuego que devora a su paso, 
mi piel, mis huesos, mi propio existir.


Grita el viento,
mientras viaja por los desiertos de mi corazón,
tu nombre que es mi verdugo,
plaga que llega y aniquila todo reducto de mi propia razón.


Grita tu nombre el viento,
que sopla en los recodos de mi corazón,
grita tu nombre y es suficiente,
para acallar mi dolor.