Buscar este blog

martes, 22 de septiembre de 2015

Harry Potter y los Métodos de la Racionalidad Capítulo 47

Capítulo 46             Capítulo 48


Harry Potter y los Métodos de la Racionalidad


Capítulo 47

Teoría de la Personalidad

Harry Potter Patronus
"El nuevo amigo de Harry" por mikeinside

Hay un punto en cada complot en donde la víctima empieza a sospechar; y mirar hacia atrás, y ve un rastro de eventos que señalan hacia la misma dirección. Y cuando ese punto llega, Padre había explicado, el prospecto de la perdida podía parecer insoportable, y admitirse a uno mismo que habías sido engañado podía presentarse tan humillante, que la víctima seguiría negando el complot, y el juego podría continuar mucho más allá.

Padre la había advertido a Draco que no hiciera eso de nuevo.

Primero, sucedió, que él permitió que el Sr. Avery acabara de comerse todas las galletas que había estafado a Draco, mientras Draco observaba y lloraba. El jarrón entero lleno de amorosas galletas que Padre le había dado apenas unas horas antes, porque Draco había perdido todas ellas con el Sr. Avery, hasta la última.

Así que fue un sentimiento familiar el que Draco había sentido en el fondo de su estómago, cuando Gregory le contó sobre El Beso.

A veces mirabas hacia atrás, y veías cosas...

(En un salón de clases sin iluminar – ya no podías llamarlo sin usar, ya que había sido usado semanalmente por los últimos meses – un niño se sentó envuelto con un manto de capucha, con un globo de cristal sin encender sobre el escritorio en frente suyo. Pensando en silencio, pensando en oscuridad, esperando por una puerta abierta que dejara entrar la luz.)

Harry había empujado a Granger y dicho, ¡Te dije, sin besos!

Harry probablemente explicaría algo como, Ella nada más lo hizo para molestarme, la última vez, igual que con la cita a la que me hizo ir.

Pero la historia verificada era que Granger había estado dispuesta a enfrentar al Dementor de nuevo para ayudar a Harry; que había besado Harry, llorando, cuando él estaba perdido en las profundidades de la Dementación; y que su beso lo había traído de regreso.

Eso no sonaba como rivalidad, ni siquiera una amistosa rivalidad.

Eso sonaba como el tipo de amistad que usualmente no veías ni en las obras de teatro.

¿Entonces por qué Harry había hecho que su amiga trepara las heladas paredes de Hogwarts?

¿Porque eso era el tipo de cosas que Harry Potter hacia a sus amigos?

Padre le había dicho a Draco que para desentrañar un plan extraño, una técnica era observar que sucedía al final, asumir era el resultado que se había buscado, y plantearse quién salía beneficiado.

Lo que había terminado pasando como resultado de Draco y Granger combatiendo juntos a Harry Potter... era que Draco había empezado a sentirse mucho más amistoso hacia Granger.

¿Quién se beneficiaba de que el heredero de Malfoy se convirtiera en amigo de una bruja sangre sucia?

¿Quién se beneficiaba, que era famoso por exactamente ese tipo de plan?

¿Quién se beneficiaba, que pudiera estar jalando los hilos de Harry Potter?

Dumbledore.

Y si eso era verdad entonces Draco tendría que ir con Padre y contarle todo, sin importar que pasara después de eso, Draco no podía imaginar que ocurriría después de eso, era horroroso más allá de lo imaginable. Lo que lo había querer agarrarse desesperadamente de la última fibra de esperanza de que todo no fuera como aparentaba ser...

...Draco recordaba eso, también, de la lección del Sr. Avery.

Draco no había planeado confrontar a Harry todavía. Seguía intentando pensar en una prueba experimental, algo a través de lo cual Harry no pudiera ver y falsear. Pero entonces Vincent había llegado con el mensaje de que Harry quería encontrarse más temprano esta semana, el Viernes en vez del Sábado.

Así que ahí estaba Draco, en un cuarto de clases oscuro, con un globo de cristal sin iluminar sobre su escritorio, esperando.

Minutos pasaron.

Pisadas se aproximaron.

La puerta emitió un gentil crujido al abrirse en el salón de clases, revelando a Harry Potter vistiendo su propio manto con capucha; Harry penetró dentro del salón de clases a oscuras, y la robusta puerta se cerró tras él con un leve clic.

Draco golpeó suavemente el globo de cristal, y el salón de clases se iluminó con una brillante luz verde. La luz verde proyectó sombras del escritorio sobre el suelo, y le devolvió la mirada curvada del espaldar de la silla, fotónes rebotando de la madera en tal manera que el angulo de incidencia era igual al angulo de reflexión.

Al menos eso que había aprendido probablemente no era una mentira.

Harry había titubeado cuando la luz se encendió, parando por un momento, entonces reasumió su acercamiento. "Hola, Draco," Harry pronunció en voz baja, echando hacia atrás su capucha cuando llegó al escritorio de Draco. "Gracias por venir, sé que no es nuestro tiempo usual -"

"Con mucho gusto," Draco replicó categóricamente.

Harry arrastró una de las sillas para encarar a Draco al otro lado de su escritorio, las piernas haciendo un ligero chirrido sobre el suelo. Él volteó la silla así que estaba quedara al revés, y se sentó a ahorcajadas, sus brazos cruzados sobre el espaldar de la silla. El rostro del niño era pensativo, con el ceño fruncido, serio, viéndose muy adulto aún para Harry Potter.

"Tengo que hacerte una pregunta importante," anunció Harry, "pero hay algo más que quiero que hagamos antes de hacer eso."

Draco no comentó nada, sintiendo una cierta alarma. Parte de él sólo quería terminar con todo de una vez.

"Cuéntame, Draco," inquirió Harry. "¿Por qué los Muggles nunca dejan un fantasma al morir?"

"Porque los Muggles no tienen almas, obviamente," Draco respondió. Ni siquiera se dio cuenta hasta después de que lo pronunció que ésto podría contradecir las políticas de Harry, y para entonces no le importó. Además, era obvio.

El rostro de Harry no mostró sorpresa. "Antes de hacerte mi pregunta importante, quiero ver si puedes aprender el Encantamiento Patronus."

Por un momento la pura incongruencia dejó perplejo a Draco. El viejo y bueno imposible-de-predecir-o-entender Harry Potter. Había veces cuando Draco dudaba si Harry hacia esto deliberadamente como una táctica desorientadora.

Entonces Draco comprendió, y se puso de pie y se apartó de su escritorio con un solo movimiento enojado. Eso era todo. Era el final. "Como los sirvientes de Dumbledore," espetó.

"Como Salazar Slytherin," Harry sostuvo con firmeza.

Draco casi se tropieza sobre sus propios pies a la mitad de su primer zancada hacia la puerta.

Lentamente, Draco se giró hacia Harry.

"No sé de dónde se te ocurrió eso," arguyó Draco, "pero es incorrecto, todos saben que el Encantamiento Patronus es un hechizo de Gryffindor -"

"Salazar Slytherin podía invocar un Encantamiento Patronus corpóreo," Harry lo interrumpió. La mano de Harry rebuscó entre su túnica, extrajo un libro cuyo titulo estaba escrito en blanco sobre verde, y por lo tanto era casi imposible de leer bajo la luz verde; mas se veía viejo. "Descubrí eso cuando estaba investigando sobre el Encantamiento Patronus. Y hallé la referencia original y saqué el libro de la biblioteca por si no me creías. El autor de este libro no piensa que haya algo inusual sobre que Salazar fuera capaz de invocar un Patronus, tampoco; la creencia de que los Slytherins no pueden hacerlo debe ser reciente. Y como nota histórica adicional, aunque no tengo el libro conmigo, Godric Gryffindor nunca pudo."

Tras las primeras seis veces que Draco hubo intentado acusar a Harry de fanfarrón, más seis ocasiones sucesivamente más ridículas, él se dio cuenta que Harry simplemente no mentía sobre lo que estaba dentro de los libros. De todos modos, cuando las manos de Harry abrieron el libro y apuntaron a un espacio con un marcador de lectura, Draco se adelantó y estudió el lugar donde el dedo de Harry señalaba.

Entonces los fuegos de Ravenclaw cayeron sobre la oscuridad que había ocultado el ala izquierda del ejército del Señor Foul, dispersándola, y fue revelado que el Señor Gryffindor había hablado la verdad; el miedo que todos ellos sentían no era natural en su fuente, sino que provenía de tres docenas de Dementores, a quienes se les había prometido las almas de los derrotados. En unisono la Dama Hufflepuff y el Señor Slytherin llamaron a sus Patronus, un enorme tejón y una brillante serpiente de plata, y los defensores alzaron sus cabezas al tiempo que las sombras salieron de sus corazones. Y la Dama Ravenclaw se rió, remarcando que el Señor Foul era un gran tonto, porque ahora su propio ejército sería subyugado por el miedo, mas no los defensores de Hogwarts. Aún así el Señor Slytherin agregó, "No es un tonto él, eso de seguro lo sé." Y el Señor Gryffindor a su lado estudió el campo de batalla con el ceño fruncido sobre su rostro...

Draco levantó la mirada. "¿Y?"

Harry cerró el libro y lo puso dentro de su monedero. "Caos y Rayo de Sol ambos tienen soldados que pueden invocar Encantamientos Patronus corpóreos. Los Patronus Corpóreos pueden ser usados para entregar mensajes. Si no puedes aprender el hechizo, el Ejército Dragón estará en una severa desventaja militar -"

A Draco no le importaba eso ahora mismo, y así se lo dijo a Harry. Su voz fue más afilada de lo que debió ser.

Harry ni parpadeó. "Entonces voy a usar el favor que me debes por esa vez que evité que se desatara un amotinamiento, en nuestro primer día de lecciones de escoba. Voy a intentar enseñarte el Encantamiento Patronus, y como mi favor, quiero que hagas lo mejor que puedas honestamente para aprenderlo y llamarlo. Confío por el honor de la Casa Malfoy que lo harás."

Draco sintió cierta alarma de nuevo. De Harry haber pedido eso en cualquier otra ocasión, habría sido un trato justo para devolver un favor, dado que no fuera en realidad un hechizo de Gryffindor. Pero...

"¿Por qué?" Draco preguntó.

"Para descubrir si puedes hacer esta cosa que Salazar Slytherin podía hacer," Harry replicó uniforme. "Esta es una prueba experimental, y no te contaré lo que significa antes de que lo hayas hecho. ¿Lo harás?"

...Probablemente era una buena idea desembarazarse de ese favor en algo inocuo, aún más si era tiempo de separarse con Harry Potter. "De acuerdo."

Harry extrajo la varita de su túnica, y la apoyó sobre el globo. "No es realmente el mejor color para aprender el Encantamiento Patronus," Harry dijo. "La luz verde es el tono exacto de la Maldición Asesina, me refiero. Sin embargo la plata es un color de Slytherin también, ¿no es así? Dulak." La luz se apagó, y Harry susurró las primeras dos frases del encantamiento de Luz Continua, relanzando esa parte del hechizo, aunque ninguno de ellos pudo haber realizado el hechizo completo por sí mismos. Entonces Harry golpeó el globo otra vez, y el cuarto se iluminó con una radiación plateada, brillante pero suave y gentil. El color regresó a los escritorios y las sillas, y la ligeramente sudorosa cara de Harry debajo de su desgreñado cabello negro.

Le tomó todo eso a Draco darse cuenta de la implicación. "¿Viste una Maldición Asesina desde la última vez que nos vimos? Cuándo - cómo -"

"Invoca el Encantamiento Patronus," Harry insistió, viéndose más serio que nunca, "y te lo explicaré."

Draco presionó sus manos sobre sus ojos, escondiendo la luz plateada. "Sabes, ¡realmente debería recordar que eres demasiado raro para cualquier plan normal!"

Dentro de su auto-impuesta oscuridad, escuchó el sonido de Harry riéndose ligeramente.

...

Harry observó de cerca mientras Draco finalizó su último recorrido de los gestos preliminares, la parte del hechizo que era difícil de aprender; el gesto final y la pronunciación no tenían que ser precisas. Los últimos tres ensayos habían sido perfectos hasta donde Harry podía ver. Harry también había sentido un extraño impulso de ajustar cosas sobre las que el Sr. Lupin no había dicho nada, como el angulo del codo de Draco o la dirección en que su pie estaba apuntando; pudo haber sido enteramente su propia imaginación, y probablemente lo era, pero Harry había decidido seguir su impulso por si las dudas.

"De acuerdo," Harry dijo con calma. Había una tensión dentro de su pecho que hacía un poco difícil hablar. "No tenemos un Dementor aquí con nosotros, mas eso está bien. No necesitaremos uno. Draco, cuando tu padre habló conmigo en la estación de tren, él afirmó que eras la cosa más preciosa para él en todo el mundo, y amenazó con mandar todos sus planes por la borda para tomar venganza sobre mí, si alguna vez salías lastimado."

"Él... ¿qué?" Hubo ahogo en la voz de Draco, y una rara expresión sobre su rostro. "¿Por qué me estás contando eso?"

"¿Por qué no lo haría?" Harry no permitió que su expresión cambiara, aunque pudo deducir que estaba pensando Draco; que Harry había estado planeando separar a Draco de su padre, y no debería mencionar cualquier cosa que los acercara más. "Siempre ha habido una persona que te importa más que nadie, y yo sé exactamente que pensamiento cálido y feliz te permitirá invocar el Encantamiento Patronus. Me lo dijiste en la estación de tren antes del primer día de escuela. Una vez te caíste de una escoba y te rompiste las costillas. Te dolió más que cualquier cosa antes, y pensaste que ibas a morir. Pretende que ese miedo se acerca a ti creado por un Dementor, de pie frente a ti, vistiendo un manto negro agujereado, mostrándose como una cosa muerta dejada en el agua. Y entonces lanza el Encantamiento Patronus, y cuando esgrimas la varita para alejar el Dementor, piensa en cómo tu padre sostuvo tu mano, para que no tuvieras miedo; y entonces piensa en cuánto te ama, y en cuánto lo amas tú, y pon todo eso dentro de tu voz cuando llames Expecto Patronum. Por el honor de la Casa Malfoy, y no sólo porque me prometiste un favor. Muéstrame que no mentiste ese día en la estación de tren cuando me explicaste que Lucius era un buen padre. Enséñame que puedes hacer lo que Salazar Slytherin podía hacer."

Y Harry retrocedió, a espaldas de Draco, fuera del campo de visión de Draco, para que Draco únicamente tuviera de frente el empolvado escritorio de profesor y el tablero en el salón de clases sin usar.

Draco echó un vistazo hacia atrás, esa extraña mirada en su cara, y entonces se giró para ver hacia adelante. Harry contempló la exhalación, la inhalación. La varita giró una, dos, tres, y cuatro veces. Los dedos de Draco se deslizaron junto con la varita, exactamente las distancias correctas -

Draco bajó su varita.

"Esto es demasiado -" Draco titubeó, "No puedo pensar esto de forma adecuada, mientras me estás observando -"

Harry se volteó y empezó a caminar hacia la puerta. "Regresaré en un minuto," Harry informó. "Nada más mantén tu pensamiento feliz, y el Patronus se quedará."

...

Detrás de Draco llegó el sonido de la puerta abriéndose otra vez.

Draco escuchó los pasos de Harry entrando al salón de clases, mas no se volteó a verlo.

Harry no comentó nada tampoco. El silencio se alargó.

Finalmente -

"¿Qué significa esto? " Draco preguntó. Su voz tembló un poco.

"Significa que amas a tu padre," La voz de Harry dijo. Que era justo lo que Draco había estado pensando, e intentar no llorar en frente de Harry. Era demasiado cierto, demasiado cierto -

Ante Draco, sobre el piso, estaba brillando la forma brillante de una serpiente que Draco reconoció; una Krait Azul, una serpiente que en principio fue traída a la mansión por el Señor Abraxas Malfoy tras una visita a una tierra muy lejana, y Padre había mantenido una Krait Azul en el ofidiario desde entonces. Lo importante sobre el Krait Azul era que la mordida no dolería mucho. Padre había dicho eso, y le ordenó a Draco nunca acercarse a acariciar a la serpiente, sin importar quien lo acompañara. El veneno mataba tus nervios tan rápido que no tenías tiempo de sentir dolor mientras se esparcía la ponzoña. Podías morir incluso después de usar Encantamientos Sanadores. Se comía otras serpientes. Era tan Slytherin como ninguna otra criatura podría llegar a ser.

Por eso la cabeza de una Krait Azul había sido forjada en la empuñadura del bastón de Padre.

La resplandeciente serpiente mostró su lengua, que también era plateada; y pareció sonreír de algún modo, en una manera más cálida de la que cualquier reptil debería ser capaz.

Y entonces Draco se dio cuenta -

"Pero," Draco expuso, todavía contemplando a la bella y radiante serpiente, "tú no puedes llamar el Encantamiento Patronus." Ahora que el propio Draco lo había invocado por sí mismo, entendió por qué eso era importante. Podías ser malvado, como Dumbledore, y a pesar de ello lanzar el Encantamiento Patronus, siempre y cuando te quedara algo iluminando tu interior. Mas si Harry Potter no tenía ni un solo pensamiento que brillara así dentro de él -

"El Encantamiento Patronus es más complicado de lo que crees, Draco," Harry afirmó seriamente. "No todos los que fallan al invocarlo son malas personas, ni infelices. Sin embargo, yo puedo llamarlo. Lo logré en mi segundo intento, tras darme cuenta qué había hecho mal al enfrentar al Dementor la primera vez. Pero, bueno, mi vida se vuelve algo peculiar a veces, y mi Patronus resultó extraño, y voy a mantenerlo como secreto por ahora -"

"¿Y se supone que nada más debo creerte?"

"Puedes interrogar al Profesor Quirrell si no confías en mí," contestó Harry. "Inquiere si Harry Potter puede lanzar un Patronus corpóreo, y dile que yo te pedí que hablara contigo. Él sabrá que la petición es de parte mía, nadie más lo sabría."

Oh, ¿y ahora Draco debía confiar en el Profesor Quirrell? Sin embargo, conociendo a Harry, podría ser verdad; y el Profesor Quirrell no mentiría por razones triviales.

La luminosa serpiente giró su cabeza hacia adelante y atrás, como si buscara una presa que no estaba allí, y entonces se enroscó en sí misma dentro de un circulo, como para descansar.

"Tengo la duda," Harry prosiguió suavemente, "cuando fue, en que año, que generación, que los Slytherins dejaron de aprender el Encantamiento Patronus. Cuando fue que las personas comenzaron a creer, que los propios Slytherins empezaron a creer, que ser astuto y ambicioso era lo mismo que ser frío e infeliz. Y si Salazar llegara a saber que sus estudiantes ni siquiera se volvieron a molestar con aparecer para aprender el Encantamiento Patronus, me pregunto, ¿habría deseado nunca haber nacido? Quisiera saber cómo todo se puso tan mal, cuando la Casa de Slytherin se puso tan mala."

La criatura fulgurante parpadeó, el conflicto creciendo dentro de Draco haciendo imposible sostener el Encantamiento. Draco giró hacia Harry, tuvo que controlarse para no alzar su varita. "¿Qué sabes sobre la Casa de Slytherin o Salazar Slytherin? nunca fuiste Seleccionado en mi Casa, qué te da el derecho para -"

Y ahí fue cuando Draco finalmente se dio cuenta.

"¡Sí fuiste Seleccionado en Slytherin!" Draco exclamó. "Así fue, y entonces tú, de alguna forma, chasqueaste tus dedos -" Draco una vez le había preguntado a Padre si sería astuto ser Seleccionado en alguna Casa diferente para que todos confiaran en ti, y Padre había sonreído y confesado que él había pensado eso mismo a la edad de Draco, pero que no había manera de engañar al Sombrero Seleccionador...

...no hasta que llegó Harry Potter.

¿Cómo se había tragado aunque fuera por un minuto que Harry era un Ravenclaw?

"Una hipótesis interesante," Harry replicó ecuánime. "¿Sabes, que eres la segunda persona en Hogwarts que ha llegado a una teoría similar? Al menos eres la segunda que de hecho me lo suelta en mi cara -"

"Snape," Draco dedujo con certeza. Su Jefe de Casa no era un tonto.

"El Profesor Quirrell, por supuesto," corrigió Harry. "Aunque ahora que lo pienso, Severus sí inquirió cómo me las arreglé para quedarme por fuera de su Casa, y si yo tenía algo que el Sombrero Seleccionador deseaba. Supongo que puedo aseverar que fuiste el número tres. Oh, sin embargo la teoría del Profesor Quirrell era un poco diferente de la tuya, realmente. ¿Puedo tener tu palabra de que no la vas a repetir?"

Draco asintió sin tan siquiera considerarlo. ¿Qué se suponía que debía hacer, decir que no?

"El Profesor Quirrell pensó que Dumbledore no estaba feliz con la elección del Sombrero para el Niño-Que-Vivió."

Y en el instante en que Harry lo pronunció, Draco supo, supo que era verdad, era simplemente obvio. ¿A quién pensaba Dumbledore que iba lograr engañar?

...bueno, además de a cada persona en Hogwarts aparte de Snape y Quirrell, el propio Harry podría creerlo...

Draco se fue tropezando hasta llegar a su escritorio a toda prisa, y se sentó con tanta fuerza que se lastimó un poco. Este tipo de situación pasaba con Harry una vez al mes, y no había ocurrido en Enero, así que ya era tiempo.

Su compañero Slytherin, quien podría o no pensar que era un Ravenclaw, se recostó en la silla que había usado antes, sentándose con las piernas cruzadas, y mirando intensamente a Draco.

Draco no sabía qué debía hacer a continuación, si tenía que intentar persuadir al niño Slytherin perdido de que, no, él no era realmente un Ravenclaw... o procurar descubrir si Harry estaba colaborando con Dumbledore, aunque de repente eso parecía menos probable... pero entonces por qué Harry había elaborado todo el asunto con Granger y él...

De verdad debió recordar que Harry era demasiado raro para cualquier plan normal.

"Harry," dijo Draco. "¿Deliberadamente te opusiste a la General Rayo de Sol y a mí para que trabajáramos juntos contra ti?"

Harry asintió sin titubear, como si fuera la cosa más normal en el mundo, y nada por lo cual estar avergonzado.

"Toda la situación con los guantes y hacernos trepar las paredes de Hogwarts, el único punto era hacer que Granger y yo fuéramos más amistosos entre nosotros. Y aun antes de eso. Lo has estado planeando desde hace un largo tiempo. Desde el principio."

De nuevo asintió.

"¿POR QUÉÉÉÉÉ?"

Las cejas de Harry se alzaron por un momento, solamente esa reacción le había mostrado a Draco quien había chillado tan ruidosamente en el salón de clases que había lastimado sus propios oídos. POR QUÉ, POR QUÉ, POR QUÉ Harry Potter HACÍA este tipo de cosas...

Entonces Harry respondió, "Para que los Slytherins sean capaces de invocar el Encantamiento Patronus otra vez."

"Eso... no... tiene... ¡SENTIDO!" Draco era consciente de que estaba perdiendo control de su voz, mas no le era posible detenerse a sí mismo. "¿Qué tiene eso que ver con Granger?"

"Patrones," Harry contestó. Su rostro era serio, y muy grave. "Como que un cuarto de los niños nacidos de parejas Squib resultaran siendo magos. Un simple, inequívoco patrón que reconocerías instantáneamente, si supieras qué estabas buscando; sin embargo, si no lo supieras, ni siquiera te darías cuenta de que era una pista. El veneno en la Casa de Slytherin es algo que se ha visto antes en el mundo de los Muggle. Esta es una predicción por adelantado, Draco, pude haber escrito esto antes de nuestro primer día de escuela, nada más de lo que escuché de ti en la Estación King's Cross. Permite que describa unos tipos de personas realmente patéticas que se la pasan alrededor de las reuniones políticas de tu padre, familias de sangre pura que nunca serían invitadas a una cena en la Mansión Malfoy. Ten en cuenta que yo nunca los he conocido, nada más estoy prediciendo al reconocer el patrón de lo que está sucediendo en la Casa de Slytherin -"

Y Harry Potter procedió a describir a los Parkinsons y Montagues y Boles con una precisión calmada y cortante que Draco ni siquiera se atrevería a pensar en caso de que pudiera haber un Legeremante por ahí, iba más allá del insulto, asesinarían a Harry si alguna vez lo oyeran...

"Para resumir," Harry finalizó, "ellos no tienen ningún poder en sí mismos. No tienen riqueza alguna por sí mismos. Si no tuvieran hijos de Muggles para odiar, si todos los hijos de Muggles desaparecieran en la manera que ellos dicen querer, despertarían una mañana y encontrarían que no tienen nada. Mas siempre y cuando puedan afirmar que los sangre pura son superiores, ellos se pueden seguir sintiendo superiores, se pueden sentir como parte de una clase dominante. Aún cuando tu padre ni soñaría en invitarlos a cenar, aún cuando no hay ni un Galeón en sus bóvedas, aún si lo hicieron peor en sus TIMOs que el más malo de los hijos de Muggles en Hogwarts. Aún si ya no son capaces de lanzar el Encantamiento Patronus. Para ellos todo es culpa de los hijos de Muggles, tienen alguien aparte de sí mismos para culpar por sus propias fallas, y eso los hace todavía más débiles. Eso es lo que la Casa de Slytherin se está volviendo, patética, y la raíz del problema es odiar a los hijos de Muggles."

"¡El mismo Salazar Slytherin dijo que los sangre sucia necesitaban ser expulsados! Que estaban debilitando nuestra sangre -" la voz de Draco creció hasta ser un grito.

"¡Que Salazar estaba equivocado es un simple hecho! ¡Sabes eso, Draco! Y que el odio está envenenando tu Casa entera, ¡no podrías invocar el Encantamiento Patronus usando un pensamiento así!"

"¿Entonces por qué podía Salazar Slytherin realizar el Encantamiento Patronus?"

Harry se estaba limpiando el sudor de su frente. "¡Porque las cosas han cambiado entre entonces y ahora! Escucha, Draco, hace trescientos años podías encontrar grandes científicos, tan grandes científicos como Salazar a su propio modo, que te habrían afirmado que otros algunos Muggles eran inferiores a causa del color de su piel -"

"¿Color de piel?" preguntó Draco.

"Lo sé, color de piel en lugar de cualquier otra cosa importante como la pureza de la sangre, ¿no es algo ridículo? Pero entonces algo sucedió y el mundo cambió, y ahora no puedes encontrar grandes científicos que sigan pensando que el color de piel debería importar, únicamente perdedores como las que te describí. Salazar Slytherin cometió el mismo error que todo los demás, porque creció creyendo en ello, no porque estuviera desesperado por odiar a alguien. Hubo unos cuantos que lo hicieron mejor que todos los demás a su alrededor, y ellos fueron excepcionalmente buenos. Mas los que simplemente aceptaban lo que todos los demás pensaban no eran excepcionalmente malos. El hecho más triste es que la mayoría de personas no notan un problema moral a menos que alguien más se los señalé; y cuando son tan mayores como lo era Salazar cuando conoció a Godric, ya han perdido la habilidad para cambiar sus mentes. Sólo entonces Hogwarts fue construida, y Hogwarts empezó a enviar cartas de aceptación a los hijos de Muggles como Godric insistió, y más y más personas empezaron a descubrir que los hijos de Muggles no eran tan diferentes. Ahora es un gran asunto político en vez de algo que todos nada más creen sin considerarlo. Y la respuesta correcta es que los hijos de Muggles no son más débiles que los sangre pura. Así que ahora las personas que solían estar de acuerdo con lo que alguna vez Salazar creyó, o son personas que crecieron en ambientes muy cerrados de sangre pura como tú, o personas que son tan patéticas que están desesperados por sentirse superiores, personas que aman odiar."

"Eso no... eso no suena correcto..." la voz de Draco pronunció. Sus orejas escucharon, e inquirieron si no se le podía ocurrir algo mejor que argumentar.

"¿No suena correcto? Draco, sabes que no hay nada malo con Hermione Granger. Tuviste problemas para dejarla caer del tejado, escuché. Aún cuando sabías que ella había bebido una Poción de Caída de Pluma, aún cuando sabías que ella estaría a salvo. ¿Qué clase de persona crees que quiere matarla, no porque ella les haya hecho algo malo, sino porque es una hija de Muggles? Aún cuando ella es, no es más que una chica que les ayudaría con su tarea en un segundo, si alguna vez se lo pidieran," La voz de Harry se rompió, "¿qué clase de persona desea que ella muera?"

Padre -

Draco se sintió dividido en dos, como si tuviera un problema de visión dual, Granger es una sangre sucia, ella debería morir y una chica colgando de su mano sobre el techo, como viendo doble, viendo doble -

"Y cualquiera que no quiera que Hermione Granger muera, ¡no querrá estar al lado del tipo de personas que sí lo desean! Eso es lo que todos piensan que es Slytherin ahora, no astutos planes, no intentar alcanzar la grandeza, ¡sólo odiar a los hijos de Muggles! Le pagué a Morag un Sickle para que le preguntara a Padma por qué no había ido a Slytherin, ambos sabemos que ella tuvo la opción. Y Morag me contó que Padma nada más la miró y dijo que ella no era una Pansy Parkinson. ¿Ves? Los mejores estudiantes con las virtudes de más de una Casa, los estudiantes con elecciones, van bajo el Sombrero pensando cualquier lugar excepto Slytherin, y alguien como Padma termina en Ravenclaw. Y... creo que el Sombrero Seleccionador intenta mantener un balance en la Selección, para llenar las filas de Slytherin con cualquiera que no esté asqueado por todo ese odio. Así que en lugar de Padma Patil, Slytherin recibe una Pansy Parkinson. No es muy astuta, y no es muy ambiciosa, mas es el tipo de persona a la que no le importa en lo que Slytherin se está convirtiendo. Y mientras más Padmas van a Ravenclaw y más Pansys van a Slytherin, más se acelera el proceso. ¡Eso está destruyendo la Casa de Slytherin, Draco!"

Todo sonaba horriblemente cierto, Padma había pertenecido a Slytherin... y en vez de eso Slytherin consiguió a Pansy... Padre incentivaba familias menores como los Parkinsons porque eran fuentes convenientes de apoyo, sin embargo Padre no se había dado cuenta de las consecuencias de asociar el nombre de Slytherin con ellos...

"No puedo -" Draco dudó, mas él mismo ni siquiera estaba seguro qué era lo que no podía hacer - "¿Qué quieres de mí?"

"No estoy seguro de como curar la Casa de Slytherin," Harry declaró con lentitud. "Mas sé que es algo que tú y yo tendremos que hacer al final. Le llevó siglos a la ciencia expandirse sobre el mundo Muggle, únicamente pasó lentamente, pero mientras más fuerte se volvió la ciencia, más lejos se fue esa clase de odio." La voz de Harry estaba más calmada ahora. "No sé exactamente por qué funciona de ese modo, sin embargo así sucedió históricamente. Como si la ciencia tuviera algo por dentro similar al brillo del Encantamiento Patronus, expulsando todo clase de oscuridad y locura, no de inmediato, pero parece seguir a la ciencia a donde quiera que vaya. La Ilustración, así fue como se le llamó en el mundo Muggle. Tiene algo que ver con buscar la verdad, creo... con ser capaz de cambiar tu mente para separarte de aquellas creencias con las que creciste... con el pensamiento lógico, te das cuenta de que no hay razón para odiar a alguien porque su color de piel es diferente, al igual que no hay razón para odiar a Hermione Granger... o tal vez hay algo que ni siquiera yo entiendo. Pero la Ilustración es algo a lo que tú y yo ya pertenecemos, los dos. Arreglar la Casa de Slytherin es solamente una de las cosas que tenemos que hacer."

"Déjame pensar," Draco solicitó, su voz salió algo resquebrajada, "por favor," y descansó su cabeza entre sus manos, y pensó.

...

Draco reflexionó por un tiempo, con las palmas sobre sus ojos para apagar el mundo, ningún sonido excepto las respiraciones de Harry y la suya. Todo el persuasivo razonamiento de lo expuesto por Harry, los evidentes granos de verdad que contenía; y contra eso, lo obvio, la perfecta y enteramente obvia hipótesis de lo que estaba ocurriendo en realidad...

Tras un tiempo, Draco finalmente alzó su cabeza.

"Suena correcto," Draco dijo con calma.

Una enorme sonrisa rompió el rostro de Harry.

"Entonces," Draco continuó, "¿es aquí donde me llevas hasta Dumbledore, para hacerlo oficial?"

Él mantuvo su voz muy casual mientras lo preguntó.

"Oh, sí," Harry contestó. "Esa era la cosa sobre la que te iba a cuestionar, de hecho -"

La sangre de Draco se congeló en sus venas, se congeló hasta solidificarse y luego se hizo pedazos -

"El Profesor Quirrell me reveló algo que me hizo pensar, y, bueno, sin importar cómo respondas a este asunto, ya soy un estúpido por no haber inquirido esto mucho antes. Todos en Gryffindor creen que Dumbledore es un santo, los Hufflepuffs creen que está loco, todos los Ravenclaws se sienten orgullosos por haber adivinado que él solamente pretende estar demente, pero nunca indagué con nadie de Slytherin. Se supone que soy los suficientemente listo como para hacer ese tipo de error. Mas si incluso piensas que está bien incluir a Dumbledore para conspirar en el arreglo de la Casa de Slytherin, deduzco que no me perdí nada importante."

...

...

...

"Sabes," Draco espetó, con voz considerablemente calmada, teniendo en cuenta todas las cosas, "cada vez que me preguntó si tú haces cosas nada más para molestarme, me reiteró a mí mismo que tiene que ser accidental, nadie podría hacer este tipo de cosas a propósito aún si intentara hasta que le sangraran los oídos. Esa es la única razón por la que no te voy a estrangular ahora mismo."

"¿Eh?"

Y después estrangularse a sí mismo, porque Harry había crecido con Muggles, y luego Dumbledore lo había desviado sigilosamente de Slytherin hacia Ravenclaw, así que era perfectamente plausible que Harry podría no conocer nada de nada, y Draco nunca había pensado en contarle.

O por otro lado Harry había deducido que Draco no se uniría con Dumbledore tan fácilmente, y esto en sí mismo no era más que el siguiente paso en el plan de Dumbledore...

Sin embargo si Harry realmente no sabía sobre Dumbledore, entones advertirlo tenía precedencia por sobre todo lo demás.

"De acuerdo," Draco habló, tras haber tenido la oportunidad de organizar sus pensamientos. "No sé dónde iniciar, así que nada más empezaré en algún lugar." Draco respiró profundamente. Esto iba a demorar un largo tiempo. "Dumbledore asesinó a su hermana menor, y se salió con la suya porque su hermano no testificó contra él -"

...

Harry escuchó con preocupación y desmayo creciente. Harry había estado preparada, había pensado, para recibir el lado de la historia de los puristas de sangre con un grano de sal. El problema era que aún después de añadir una enorme cantidad de sal, todavía no se oía bien.

El padre de Dumbledore había sido condenado por usar Maldiciones Imperdonables sobre niños, y murió en Azkaban. Eso no era un pecado de Dumbledore, pero sería parte del registro público. Harry podía revisar esa parte, y ver si todo esto había sido inventado de la nada por los puristas de la sangre.

La madre de Dumbledore había muerto misteriosamente, poco antes de que su hermana menor muriera en lo que los Aurores habían decretado ser asesinato. Supuestamente esa hermana había sido violentada por Muggles y nunca volvió hablar tras eso; lo que, Draco señaló, sonaba bastante a una Desmemorización mal hecha.

Después de las primeras interrupciones de Harry, Draco pareció captar el principio general, y ahora estaba presentando las observaciones primero y las inferencias al final.

"- así que no tienes que creer solamente en mi palabra," dijo Draco, "puedes verlo, ¿cierto? Cualquiera en Slytherin puede. Dumbledore esperó para combatir a Grindelwald hasta el momento exacto cuando se viera mejor para Dumbledore, después de que Grindelwald había arruinado la mayoría de Europa y se había construido una reputación como el Mago Oscuro más terrible en la historia, y justo cuando Grindelwald había perdido el oro y los sacrificios de sangre que estaba recibiendo de sus lacayos Muggles y estaba apunto de iniciar su descenso. Si Dumbledore realmente fuera el mago noble que pretende ser, habría combatido a Grindelwald mucho antes de eso. Dumbledore probablemente quería a Europa arruinada, probablemente era parte de su plan juntos, él únicamente atacó a Grindelwald cuando su títere le falló. Y ese legendario duelo no fue real, no hay forma en que dos magos estén tan exactamente igualados que tengan que pelear por veinte horas enteras hasta que uno de ellos se derrumbara por el cansancio, eso no fue otra cosa que Dumbledore haciéndolo ver más espectacular." Aquí la voz de Draco se llenó de indignación. "¡Y eso le consiguió a Dumbledore convertirse en Jefe de Magos del Wizengamot! ¡La Linea Irrompible de Merlín, corrompida tras mil quinientos años! Y entonces encima de eso se volvió Jefe Supremo de la Confederación Internacional de Magos, y ya tenía Hogwarts para usarla como una fortaleza – Director y Jefe de Magos y Jefe Supremo, ninguna persona normal intentaría hacer todo a la vez, ¿cómo puede alguien no darse cuenta de que Dumbledore está tratando de apoderarse del mundo?"

"Pausa," Harry pidió, y cerró sus ojos para pensar.

No era mucho peor que lo que pudiste haber escuchado sobre el Oeste bajo la Rusia de Stalin, y nada de eso había sido verdad. Aunque los puristas de sangre no serían capaces de salirse con la suya para inventar cosas por completo... ¿o sí? El Diario el Profeta tenía una marcada tendencia a elaborar cosas de la nada... sin embargo, cuando metieron el cuello demasiado lejos dentro del compromiso Weasley, se les había llamado la atención y habían quedado avergonzados...

Harry abrió sus ojos, y vio que Draco lo estaba contemplando con una fija, anhelante mirada.

"Así que cuando me preguntaste si era tiempo de unirse con Dumbledore, eso no era más que una prueba."

Draco asintió.

"Y antes de eso, cuando expresaste que sonaba correcto -"

"Suena correcto," explicó Draco. "Mas no sé si puedo confiar en ti. ¿Se va a quejar porque lo ponga a prueba a usted, Sr. Potter? ¿Va a alegar que lo engañé? ¿Qué lo embauqué?"

Harry sabía que debía sonreír como un buen deportista, pero realmente no pudo, era demasiada decepción.

"Estás en lo correcto, es justo, no me puedo quejar," Harry respondió más bien. "¿Y qué hay de Aquel-Que-No-Debe-Ser-Nombrado? ¿No tan malo cómo lo hicieron quedar?"

Draco lo miró con amargura, ante eso. "Así que crees que se trata de hacer quedar bien el bando de Padre y al bando de Dumbledore como el malo, y que yo creo todo eso porque mi Padre me lo contó."

"Es una posibilidad que estoy considerando," Harry aseveró igualmente.

La voz de Draco era baja e intensa. "Ellos sabían. Mi padre lo sabía, sus amigos lo sabían. Eran conscientes de que el Señor Oscuro era malvado. ¡Sin embargo él era la única oportunidad que cualquiera tenía contra Dumbledore! ¡El único mago en cualquier lugar que era lo suficientemente poderoso como para combatirlo! Algunos de los Mortífagos eran verdaderamente malvados también, como Bellatrix Black – Padre no es así – mas Padre y sus amigos tenían que hacerlo, Harry, tenían que hacerlo, Dumbledore se estaba apoderando de todo, ¡el Señor Oscuro era la última esperanza que les quedaba!"

Draco estaba contemplando con fuerza a Harry. Harry enfrentó sus ojos, procurando pensar. Nadie jamás pensó en sí mismo como el villano de su propia historia – quizá el Señor Voldemort lo hizo, quizá Bellatrix lo hizo, pero Draco ciertamente no lo hizo. Que los Mortífagos eran tipos malos no estaba en duda. La pregunta era si ellos eran los tipos malos; si había nada más un villano en la historia, o dos...

"No estás convencido," Draco dedujo. Se veía preocupado, y un poco enojado. Lo que no sorprendió a Harry. Estaba muy seguro de que el propio Draco sí creía todo esto.

"¿Debería que estar convencido?" Harry cuestionó. No desvió la vista. "¿Nada más porque tú lo crees? ¿Eres un racionalista tan fuerte que tu creencia ahora es una evidencia fuerte para mí, porque sería improbable que lo creyeras si no fuera verdad? Cuando te conocí, no eras así de fuerte. Todo lo que me contaste, ¿lo volviste a repensar después de que despertaste como un científico, o no es más que una creencia con la que creciste? ¿Puedes verme a los ojos y jurar sobre el honor de la Casa Malfoy que de haber una falsedad enterrada en lo que dijiste, una cosa que fue añadida sólo para hacer que Dumbledore pareciera peor, lo habrías notado?"

Draco empezó a abrir su boca, y Harry lo interrumpió, "No. No manches el honor de la Casa Malfoy. No eres así de fuerte todavía, y deberías saberlo. Escucha, Draco, yo mismo he comenzado a darme cuenta de algunas cosas preocupantes. Sin embargo no hay nada definitivo, nada que sea una certeza, todas son deducciones e hipótesis y testigos en los que no se puede confiar...Y no hay nada cierto en tu historia, tampoco. Dumbledore pudo haber tenido alguna buena razón para no luchar contra Grindelwald años antes – aunque tendría que ser una excusa muy buena, especialmente considerando lo que estaba pasando en el lado Muggle de las cosas... mas aún así. ¿Hay alguna cosa claramente malvada que Dumbledore haya hecho con certeza, para que así yo no tenga que dudar?"

La respiración de Draco era rasposa. "De acuerdo," Draco declaró con voz irregular, "Te revelaré lo que Dumbledore hizo." De la túnica de Draco salió una varita, y Draco exclamó "Quietus", y de nuevo "Quietus", pero la pronunciación le salió mal una segunda vez, y finalmente Harry sacó su propia varita y lo hizo.

"Listo," dijo Draco con voz ronca, "había una vez allí, había una chica, y su nombre era Narcissa, y ella era la más hermosa, la más inteligente, la mas astuta chica que llegó ser Seleccionada en Slytherin, y mi padre la amaba, y ellos se casaron, y ella no era un Mortífago, ella no era una luchadora, lo único que ella hizo fue amar a Padre -" Draco se detuvo ahí, porque estaba llorando.

Harry se sintió mal del estómago. Draco nunca había hablado sobre su madre, ni una vez, debió haberlo notado antes. "Ella... ¿se interpuso en el camino de una maldición?"

La voz de Draco surgió como un grito. "¡Dumbledore la quemó en su propia cuarto hasta matarla!"

...

En un salón de clases lleno de una suave luz plateada, un niño estaba mirando a otro niño, quien estaba sollozando, secándose los ojos frenéticamente con las mangas de su túnica.

Era difícil para Harry permanecer balanceado, seguir manteniendo un buen juicio, era demasiado emocional, había algo que quería o bien empezar a derramar lagrimas de sus propios ojos por simpatía con Draco, o saber que no era verdad...

¡Dumbledore la quemó en su propia cuarto hasta matarla!

Eso...

...no sonaba como el estilo de Dumbledore...

...pero sólo podías tener ese pensamiento un número de veces, antes de que comenzaras a dudar sobre la fiabilidad del completo concepto de 'estilo'.

"Eso, eso debió doler terriblemente," Draco prosiguió, su voz temblando, "Padre nunca habla de eso, ni siquiera hablas sobre ello en frente de él, sin embargo el Sr. Macnair me contó, había marcas de quemaduras por todo el cuarto, de cómo Madre debió retorcerse mientras Dumbledore la hizo arder en vida. ¡Esa es la deuda que Dumbledore tiene con la Casa Malfoy y tendremos su vida por ello!"

"Draco," Harry habló, dejando que la ronquera inundara su propia voz, habría sido incorrecto oírse calmado, "lo siento, lamento tener que preguntar, mas tengo que saber, cómo sabes que fue Dumble-"

"Dumbledore lo reconoció, ¡le explicó a Padre que era una advertencia! Y Padre no pudo testificar bajo Veritaserum porque era un Oclumante, ni siquiera pudo poner a Dumbledore en juicio, los propios aliados de Padre no le creyeron cuando Dumbledore simplemente negó todo en público, pero nosotros lo sabemos, los Mortífagos lo saben, Padre no tiene ninguna razón para mentir sobre eso, Padre quisiera que nosotros tomáramos venganza en la persona indicada, ¿no puedes ver eso Harry?" La voz de Draco era la de un salvaje.

A menos que el propio Lucius lo hiciera, por supuesto, y encontrara mas conveniente culpar a Dumbledore.

Aunque... tampoco parecía el estilo de Lucius. Y si él había asesinado a Narcissa, habría sido más inteligente clavar la culpa en una víctima más sencilla que perder capital político y credibilidad para perseguir a Dumbledore...

Al rato, Draco dejó de llorar, y miró a Harry. "¿Bueno?" dijo Draco, sonando como si quisiera escupir las palabras. "¿Es eso lo suficientemente malvado para usted, Sr. Potter?"

Harry bajo la vista a donde sus brazos reposaban sobre la silla. Ya no podía ver a Draco a los ojos, el dolor sobre ellos era demasiado crudo. "No estaba esperando escuchar eso," Harry declaró suavemente. "Ya no sé qué pensar."

"¿Ya no sabes?" La voz de Draco subió hasta ser un chillido, y se levantó abruptamente de su escritorio -

"Recordé al Señor Oscuro asesinando a mis padres," Harry interrumpió. "Cuando fui frente al Dementor la primera vez, eso fue lo que yo recordé, la peor memoria. Aún cuando fue hace tanto tiempo. Los escuché morir. Mi madre le suplicó al Señor Oscuro que no me matara, no Harry, por favor no, tómame a mí, ¡mátame en su lugar! Eso fue lo que ella pidió. Y el Señor Oscuro se burló, y se rió. Entonces, yo recordé, el relámpago de luz verde -"

Harry alzó la vista hacia Draco.

"Así que podríamos pelear," Harry continuó, "nada más seguir con la misma lucha. Podrías afirmar que fue apropiado que mi madre muriera, porque era la esposa de James, quien asesinó a un Mortífago. Pero fue malo que tu madre muriera, porque ella era una inocente. Y yo podría replicar que fue correcto que tu madre muriera, que Dumbledore debió tener alguna razón para hacer bueno hacerla arder con vida en su propia recamara; sin embargo fue malo que mi madre muriera. Mas sabes, Draco, de cualquier modo, ¿no sería obvio que sólo estamos llenos de prejuicios? Porque la regla asevera que está mal matar gente inocente, esa regla no puede encenderse para mi madre y apagarse para la tuya, y no puede encenderse para tu madre y apagarse para la mía. Si me dices que Lily era una enemiga de los Mortífagos y que está bien matar a tus enemigos, entonces la misma regla aplica para que Dumbledore estuviera bien en matar a Narcissa, ya que ella era su enemiga." La voz de Harry se puso ronca. "Así que si los dos nos vamos a poner de acuerdo en algo, va a ser en que ninguna de sus muertes estuvo bien y que la madre de nadie debería morir nunca más."

...

La furia hirviendo dentro de Draco era tan grande que apenas podía detenerse para no salir a la loca del cuarto; todo lo que lo paraba era el reconocimiento de un momento crítico; y un pequeño remanente de amistad, un diminuto rayo de simpatía, porque él se había olvidado, se había olvidado, que la madre y el padre de Harry fueron asesinados por la mano del Señor Oscuro.

El silencio se estiró.

"Puedes hablar," Harry comentó, "Draco, háblame, no me molestaré – estás pensando, no lo sé, ¿que la muerte de Narcissa fue mucho peor que la de Lily? ¿Qué está mal para mí tan siquiera hacer la comparación?"

"Supongo que yo fui estúpido también," Draco expresó. "Todo este tiempo, todo este tiempo olvidé que debías odiar a los Mortífagos por matar a tus padres, odiar a los Mortífagos de la misma manera que yo odio a Dumbledore." Y Harry nunca se había quejado de nada, nunca reaccionó cuando Draco habló sobre los Mortífagos, lo mantuvo oculto - Draco era un tonto.

"No," Harry rechazó. "No es – no es así, Draco, yo, yo ni siquiera sé como explicártelo, excepto que para declarar un pensamiento como ese, tú no," la voz de Harry se ahogó, "nunca serías capaz de usarlo, invocar el Encantamiento Patronus..."

Draco sintió un palpito repentino en el corazón, indeseado pero lo sintió. "¿Pretendes que solamente te vas a olvidar de tus propios padres? ¿Estás insinuando que nada más debería olvidarme de Madre?"

"¿Entonces tú y yo tenemos que ser enemigos?" Ahora la voz de Harry era igualmente desaforada. "¿Qué nos hemos hecho entre nosotros para que tengamos que ser enemigos? ¡Me rehúso a estar atrapado de ese modo! ¡Justicia no significa que ambos debamos atacarnos, eso no tiene sentido!" Harry se paró, respiró profundamente, atravesó con sus dedos el deliberado revoltijo de su cabello – los dedos regresaron sudados, Draco pudo ver. "Draco, escucha, no podemos esperar estar de acuerdo sobre todo de inmediato, tú y yo. Así que no te pediré que digas que el Señor Oscuro estuvo mal al matar a mi madre, tan sólo acepta que fue... triste. No discutiremos sobre si fue necesario o no, si estuvo justificado o no. Únicamente te solicito que digas que fue triste lo que sucedió, que la vida de mi madre era valiosa también, nada más pronuncia eso por ahora. Y yo afirmaré que fue triste que Narcissa muriera, porque su vida valía algo. No podemos esperar ponernos de acuerdo sobre todo de inmediato, mas si iniciamos declarando que cada vida es preciosa, que es triste cuando cualquiera muere, entonces sé que nos pondremos de acuerdo algún día. Eso es lo que quiero que expreses. No quién estaba en lo correcto. No quién estaba equivocado. Sólo que fue triste cuando tu madre murió, y triste cuando mi madre murió, y sería triste si Hermione Granger muriera, toda vida es preciosa, podemos ponernos de acuerdo en eso y dejar que el resto se vaya por ahora, ¿es suficiente si estamos de acuerdo en eso? ¿Podemos, Draco? Eso parece... más como un pensamiento que podría invocar un Encantamiento Patronus."

Había lágrimas en los ojos de Harry.

Y Draco se estaba enojando otra vez. "Dumbledore asesinó a mi Madre, ¡no es suficiente decir que es triste! No entiendo qué piensas que debes hacer, ¡sin embargo los Malfoys tienen que conseguir venganza!" No vengar las muertes de la familia iba más allá de la debilidad, más allá del deshonor, igualmente podrías no existir.

"No voy a discutir con eso," Harry admitió con calma. "¿Pero al menos reconocerás que la muerte de Lily Potter fue triste? ¿Tan sólo decir eso?"

"Eso es..." Draco tenía problemas para hallar las palabras de nuevo. "Lo sé, sé cómo te sientes, mas no lo comprendes Harry, aún si meramente expreso que la muerte de Lily Potter fue triste, ¡ya estaría yendo en contra de los Mortífagos!"

"Draco, ¡tienes que ser capaz de declarar que los Mortífagos estaban mal sobre algunas cosas! Tienes que, no puedes progresar como un científico de otro modo, habrá un obstáculo en tu camino, una autoridad que no puedes contradecir. No todo cambio es una mejora, sin embargo toda mejora es un cambio, no puedes hacer nada mejor a menos que te las arregles para hacerlo diferente, ¡tienes que permitirte ser mejor que otras personas! Incluso que tu padre, Draco, incluso él. Tienes que ser capaz de señalar a algo que tu padre hizo y decir que fue un error, porque él no era perfecto, y si no puedes hablar así, no puedes hacerlo mejor."

Padre le había advertido, cada noche antes de irse a dormir un mes antes de ingresar a Hogwarts, que habría personas con esta meta.

"Estás intentando separarme de Padre."

"Intentando separar una parte de tu atadura," explicó Harry. "Procurando dejarte que arregles algunas cosas que tu Padre hizo mal. Intentando permitir que tú lo hagas mejor. Pero no... ¡no procurar destruir tu Patronus!" La voz de Harry se suavizó. "Yo no querría romper algo tan brillante como eso. Quien sabe, reparar la Casa de Slytherin podría requerir de eso, también..."

Estaba legando a Draco, esa era la cosa, a pesar de todo estaba llegando a él, tenías que ser realmente cuidadoso alrededor de Harry porque sus argumentos sonaban tan convincentes aún cuando estaba equivocado. "Y lo que no estás admitiendo es que Dumbledore te dijo que podías vengar la muerte de tus padres al quitarle el hijo al Señor Malfoy -"

"No. No. Esa parte es simplemente incorrecta." Harry respiró profundamente. "No sabía quién era Dumbledore, o quién era el Señor Oscuro, o quiénes eran los Mortífagos, o cómo murieron mis padres, hasta tres días antes de venir a Hogwarts. El día que tú y yo nos conocimos por primera vez en la tienda de ropa, ese fue el día en que yo me enteré. Y a Dumbledore ni siquiera le gusta la ciencia Muggle, o el afirma que no le gusta, tuve la oportunidad de comprobar eso una vez. El pensamiento de obtener venganza sobre los Mortífagos a través tuyo nunca cruzó por mi mente, ni siquiera una vez hasta ahora. Desconocía quiénes eran los Malfoys cuando nos encontramos en la tienda de ropas, y entonces me agradaste."

Hubo un largo silencio.

"Desearía poder confiar en ti," Draco habló. Su voz estaba temblando. "Si tan sólo pudiera saber que estabas contando la verdad, todo sería mucho más simple -"

Y de repente le vino a Draco.

La forma de saber si Harry Potter en verdad significaba todo lo que él decía, sobre desear reparar la Casa de Slytherin, sobre estar triste por la muerte de Madre.

Sería ilegal, y ya que tendría que hacerlo sin la ayuda de Padre, sería peligroso, ni siquiera podía confiar en que Harry Potter le ayudara, sin embargo...

"De acuerdo," Draco continuó. "He pensado en un experimento definitivo."

"¿Qué sucede?"

"Quiero darte una gota de Veritaserum," Draco propuso. "Nada más una gota, para que no puedas mentir, mas no suficiente como para hacer que respondas todo. No sé dónde lo conseguiré, mas ciertamente haré que sea seguro -"

"Este," Harry intervino. Había una expresión de impotencia sobre su rostro. "Draco, este -"

"No lo digas," Draco protestó. Su voz era firme y calmada. "Si te niegas, ese es mi resultado experimental justo ahí."

"Draco, soy un Oclumante -"

"OH ESO ES UNA MENTIRA TAN -"

"Fui entrenado por el Sr. Bester. El Profesor Quirrell lo arregló todo. Mira, Draco, beberé una gota de Veritaserum si puedes conseguirla, nada más te advierto que soy un Oclumante. No soy un Oclumante perfecto, pero el Sr. Bester aseveró que estaba poniendo una barrera completa, y probablemente podría vencer el Veritaserum."

"¡Estás en tu primer año en Hogwarts! ¡Eso es demente!"

"¿Conoces un Legeremante en el que puedas confiar? Felizmente te lo demostraré - mira, Draco, lo siento, ¿mas no vale algo el hecho de que te lo contara? Yo pude haber dejado simplemente que lo hicieras, sabes."

"¿POR QUÉ? ¿Por qué siempre eres así, Harry? ¿Por qué tienes que poner todo patas arriba aún cuando es IMPOSIBLE? Y deja de reír, ¡esto ni siquiera es divertido!"

"Lo siento, lo siento, que no es divertido, yo -"

Le llevó un rato a Draco ponerse bajo control.

Sin embargo Harry estaba en lo correcto. Harry pudo haber dejado que Draco le administrara el Veritaserum. Si es que realmente era un Oclumante... Draco no conocía a quién le podía pedir un favor de Legeremante, mas al menos podía preguntarle al Profesor Quirrell si era verdad... ¿Podía Draco confiar en el Profesor Quirrell? Quizá el Profesor Quirrell diría cualquier cosa que Harry le solicitara.

Entonces Draco recordó la otra cosa que Harry le había sugerido indagar con el Profesor Quirrell, y consideró una prueba diferente.

"Sabes," habló Draco. "tú sabes lo que me cuesta, si estoy de acuerdo en que el veneno dentro de la Casa de Slytherin es el odio a los hijos de Muggles, y afirmar que la muerte de Lily Potter fue triste. Y eso es parte de tu plan, no digas que no lo es."

Harry no pronunció nada, lo que fue sabio de su parte.

"Hay algo que quiero a cambio de parte tuya," explicó Draco. "Y antes de eso, una prueba experimental que quiero intentar -"

...

Draco abrió con un empujón la puerta a la cual los habían dirigido los retratos, y en esta ocasión era la puerta correcta. Ante ellos había un lugar pequeño y vacío hecho de piedra ubicado contra el cielo nocturno. No era un techo como el del cual había dejado caer a Harry, sino un apropiado y diminuto patio, muy por arriba del suelo. Con las barandillas correctas, elaboradas tracerías de piedra que enrojecían a la perfección... Cuánto arte había sido imbuido en la creación de Hogwarts era algo que todavía asombraba a Draco cada vez que pensaba en ello. Debió haber alguna forma de hacerlo todo de una sola vez, nadie pudo haber detallado tanto pieza por pieza, el castillo cambiaba y cada nueva pieza era de ese modo. Era algo tan superior a la hechicería de estos diluidos días que nadie lo podría creer de no tener el propio Hogwarts como una prueba ante sus propios ojos.

Sin nubes y helado, el cielo nocturno de invierno; se ponía oscuro antes del toque de queda para los estudiantes, el los últimos días de Enero.

Las estrellas resplandeciendo brillantemente, y el aire limpio.

Harry había aseverado que estar bajo las estrellas lo ayudaría.

Draco tocó su pecho con su varita, deslizó sus dedos hacia el movimiento practicado, y exclamó, "Thermos." El calor se esparció a través de él, empezando desde su corazón; el viento siguió soplando sobre su cara, pero ya no tenía frío.

"Thermos," dijo la voz de Harry detrás de él.

Se acercaron juntos a la barandilla, para bajar la vista al lejano suelo. Draco procuro descubrir si estaban en alguna de las torres que podían ser vistas desde afuera, y halló que en este mismo momento no podía recordar del todo como se vería Hogwarts desde afuera. Sin embargo el terreno abajo era siempre el mismo; podía ver el Bosque Prohibido como un contorno lejano, y la luz de luna reluciendo sobre el lago de Hogwarts.

"Sabes," la voz de Harry pronunció con calma desde donde sus brazos estaban apoyados al lado de Draco, "una de las cosas en que los Muggles están realmente equivocados, es que no todos apagan las luces en la noche. Ni siquiera por una hora cada mes, ni siquiera por quince minutos una vez al año. Los fotónes se desperdigan en la atmósfera y lavan todo excepto las estrellas más brillantes, y el cielo nocturno no se ve igual, a menos que te vayas muy lejos de cualquier ciudad. Una vez que has contemplado el cielo sobre Hogwarts, es difícil imaginar vivir en una ciudad Muggle, donde no serías capaz de observar las estrellas. Ciertamente no querría pasar tu vida entera en ciudades Muggle, una vez que has visto el cielo nocturno sobre Hogwarts."

Draco le echó un vistazo a Harry, y encontró que Harry estaba estirando su cuello para ver hacia donde la Vía Láctea cruzaba en forma de arco la oscuridad.

"Por supuesto," Harry continuó, todavía con voz serena, "nunca puedes ver las estrellas apropiadamente desde la Tierra, tampoco, el aire siempre se interpone en el camino. Tienes que ver desde algún lugar más allá, si quieres contemplar la cosa real, las estrellas ardiendo fuertes y luminosas, como lo que en verdad son. ¿Has deseado alguna vez que pudieras lanzarte hasta el cielo nocturno, Draco, e ir a observar qué hay alrededor de otros Soles aparte del nuestro? ¿De no haber limite al poder de tu magia, es esa una de las cosas que tú harías, si pudieras hacer cualquier cosa?"

Se produjo un silencio, y entonces Draco se dio cuenta de que se esperaba su respuesta. "No lo consideré antes," Draco contestó. Sin ninguna decisión consciente, su voz salió tan suave y susurrante como la de Harry. "¿En serio crees que alguien será capaz alguna vez de hacer eso?"

"No pienso que vaya a ser fácil," replicó Harry. "Sin embargo estoy seguro de que no es mi intención pasar mi vida entera sobre la Tierra."

Debió ser algo de lo que reírse, si Draco no supiera que ya algunos Muggles ya se habían ido, sin tan siquiera usar magia.

"Para pasar tu prueba," Harry declaró, "voy a tener que explicar que significa para , ese pensamiento, todo el asunto, no la versión corta que intenté exponerte antes. Mas debes ser capaz de ver que es la misma idea, únicamente más general. Así que mi versión del pensamiento, Draco, es que cuando salgamos hacia las estrellas, podríamos encontrar otras personas allí. Y de ser así, ciertamente no se verán como nosotros lo hacemos. Podría haber cosas allá afuera que hayan crecido de cristal, o grandes masas palpitantes... o podrían estar hechas de magia, ahora que lo pienso. Así que con toda esa rareza, ¿cómo reconoces a una persona? No por la forma, ni por cuantos brazos o piernas tiene. Ni por el tipo de sustancia de la cual está hecho, sea carne o cristal o alguna cosa que no puedo imaginar. Tienes que reconocer a las personas por sus mentes. Y aún si sus mentes no funcionan como las de nosotros. Pero cualquier cosa que viva y piense y sea consciente de sí misma y no quiera morir, es triste, Draco, es triste que esa persona tenga que morir, porque no lo desea. Comparado a lo que podría haber allá afuera, cada humano que ha existido, todos somos como hermanos y hermanas, apenas y podrías diferenciarnos. Los que nos conozcan allá afuera a nosotros, no nos verán como Británicos o Franceses, ellos no serían capaces de ver la diferencia, nada más verían un ser humano. Humanos que pueden amar, y odiar, y reír, y llorar; y para ellos, los que están allá afuera, eso nos haría como guisantes que están dentro de una misma vaina. Ellos serían diferentes, sin embargo. Realmente diferentes. Pero eso no nos detendría, y no los detendría a ellos, si ambos queremos ser amigos juntos."

Harry alzó su varita entonces, y Draco le dio la espalda, y miró para otro lado, como había prometido; miró hacia el piso de piedra y el muro de piedra sobre el cual estaba ubicada la puerta. Porque Draco había prometido no observar, y no contarle a nadie de lo que Harry le había confiado, o cualquier cosa de lo que había pasado esta noche, aunque él desconocía por qué tenía que ser tan secreto.

"Tengo un sueño," explicó la voz de Harry, "que un día los seres conscientes serán juzgados por los patrones de sus mentes, y no sus colores o la forma o la cosa de la cual están hechos, o quiénes fueron sus padres. Porque si podemos llevarnos bien con cosas de cristal algún día, que tonto sería no llevarnos bien con los hijos de Muggles, quienes tienen una forma como la nuestra, y piensan como nosotros, ¿tan similares a nosotros como los guisantes en una vaina? Las cosas de cristal ni siquiera serían capaces de decir la diferencia. ¿Cuán imposible es imaginar que vale la pena llevar el odio envenenando a la Casa de Slytherin hasta las estrellas? Cada vida es preciosa, todo lo que piensa y sabe sobre sí mismo y no quiere morir. La vida de Lily Potter era preciosa, y la vida de Narcissa Malfoy era preciosa, aún cuando es demasiado tarde para ellas, fue triste cuando murieron. Mas hay otras vidas que todavía existen por las que se puede luchar. Tu vida, y mi vida, y la vida de Hermione Granger, todas las vidas de la Tierra, y todas las vidas más allá, para ser defendidas y protegidas, ¡EXPECTO PATRONUM!"

Y hubo luz.

Todo se volvió plateado bajo esa luz, el suelo de piedra, el muro de piedra, la puerta, las barandillas, tan destellantes en su mero reflejo que apenas y los podías distinguir, incluso el aire parecía brillar, y la luz intensificó su resplandor, y más resplandeciente, y más resplandeciente -

Cuando la luz terminó fue como una conmoción, la mano de Draco automáticamente se introdujo en su túnica para coger su pañuelo, y sólo ahí se dio cuenta de que estaba llorando.

"Hay esta tu resultado experimental," la voz de Harry habló con calma. "Lo dije en serio, ese pensamiento."

Draco lentamente se volteó hacia Harry, quien ya había bajado su varita.

"Eso, eso tiene que ser un truco, ¿verdad?" Draco preguntó. No podía soportar más sorpresas como estas. "Tu Patronus – no puede ser realmente tan brillante -" Y aún así había sido luz de Patronus, una vez que sabías qué estabas mirando, no podías confundirlo con ninguna otra cosa.

"Esa fue la verdadera forma del Encantamiento Patronus," Harry aclaró. "Algo que te permite poner toda tu fuerza dentro del Patronus, sin que desgaste tu interior. Y antes de que me interrogues, no lo aprendí de Dumbledore. Él no conoce el secreto, y no podría invocar la forma verdadera aún si lo supiera. Resolví el acertijo por mi cuenta. Y supe, una vez que lo comprendí, que este hechizo es uno del cual no se debe hablar. Por tu bien, he tomado tu prueba; sin embargo no debes hablar de ello, Draco."

Draco ya no sabía nada, desconocía en dónde se encontraba la fuerza verdadera, o las cosas correctas. Doble visión, doble visión. Draco quería llamar debilidad a los ideales de Harry, tonterías de Hufflepuff, el tipo de mentira que los gobernantes le cuentan al populacho y que Harry había sido lo suficientemente tonto para creerlo por sí mismo, estupideces tomadas seriamente y elevadas a alturas dementes, proyectadas hasta las estrellas mismas -

Algo bello y escondido, misterioso y brillante -

"Seré yo," susurró Draco, "¿capaz de invocar un Patronus como ese, algún día?"

"Si siempre sigues buscando la verdad," Harry dijo, "y si no te rehúsas a los pensamientos cálidos cuando los encuentres, entonces estoy seguro de que lo harás. Creo que una persona podría llegar a cualquier lugar si sigue avanzando el tiempo suficiente, incluso a las estrellas."

De nuevo Draco secó sus ojos con el pañuelo.

"Deberíamos regresar adentro," Draco propuso con voz inestable, "alguien pudo haber visto, toda esa luz -"

Harry asintió, y se movió hacia y a través de la puerta; y Draco levanto la vista hacia el cielo nocturno una última vez antes de seguirlo.

¿Quién era el Niño-Que-Vivió, que ya era un Oclumante, y podía invocar la forma verdadera del Encantamiento Patronus, y hacer otras cosas extrañas? ¿Qué era el Patronus de Harry, por qué debía permanecer oculto?

Draco no hizo esas preguntas, porque Harry podría haber respondido, y Draco ya no podía resistir más sorpresas el día de hoy. Simplemente no podía. Una sorpresa más y su cabeza se iba a desprender de sus hombros e irse rebotando, rebotando, rebotando hacia abajo por los corredores de Hogwarts.

...

Se agazaparon dentro de una pequeña alcoba, en vez de recorrer todo el camino hacia el salón de clases, por petición de Draco; se estaba sintiendo demasiado nervioso para para esperar mucho más.

Draco puso una barrera de Silencio, y entonces miró a Harry con un silencio inquisidor.

"He estado pensando al respecto," Harry habló. "Lo haré, pero hay cinco condiciones -"

"¿Cinco?"

"Sí, cinco. Entiende, Draco, un compromiso como este simplemente está rogando por salir terriblemente mal de algún modo, sabes que iría mal si fuera una obra -"

"¡Bueno, no lo es!" Draco protestó. "Dumbledore asesinó a Madre. Él es malo. Es una de esas cosas de las que hablas que no tiene que ser complicada."

"Draco," Harry explicó, su voz cuidadosa, "todo lo que es que afirmas que Lucius afirma que Dumbledore afirma que mató a Narcissa. Para creer eso incondicionalmente, tendría que confiar en ti y en Lucius y Dumbledore. Así que como dije, hay condiciones. La primera es que en cualquier punto puedes liberarme del compromiso, si es que ya no parece una buena idea. Tiene que ser una decisión deliberada y con intención de tu parte, por supuesto, no un truco de parafrasear o algo así."

"De acuerdo," dijo Draco. Eso sonaba lo bastante seguro.

"Condición dos es que solicito tomar como enemigo a quien realmente haya matado a Narcissa, como sea determinado mediante lo mejor de mi honesta habilidad como racionalista. Sea ese Dumbledore, o alguien más. Y tienes mi palabra de que ejerceré mi mejor habilidad como racionalista para mantener ese juicio honesto, como una cuestión que es un simple hecho. ¿De acuerdo?"

"No me gusta," contestó Draco. No le gustaba, lo importante era asegurarse que Harry nunca se fuera con Dumbledore. Aún así, si Harry era honesto, atraparía muy pronto a Dumbledore; y si era deshonesto, ya había roto su palabra... "Pero acepto."

"Condición tres es que Narcissa tuvo que haber sido quemada en vida. Si esa parte de la historia resulta ser algo exagerado nada más para hacerlo sonar peor, entonces puedo decidir por mi mismo si seguir o no con el compromiso. Las personas buenas a veces tienen que matar. Sin embargo nunca torturan a otras personas hasta morir. Es porque Narcissa fue quemada con vida que sé que quién fuera que lo hiciera era malvado."

Draco controló su temperamento, apenas.

"Condición cuatro es que si Narcissa ensució sus manos, y, por ejemplo, le hizo el Cruxiatus al hijo de alguien hasta enloquecerlo, y esa persona quemó a Narcissa por venganza, el trato también se puede cancelar. Porque si bien estaría mal para ellos haberla quemado, nada más debieron asesinarla sin dolor; mas no es malvado en la misma forma que por ser solamente el amor de Lucius que nunca hizo nada, como expusiste. Condición cinco es que si quien fuera que asesinó a Narcissa fue engañado de algún modo para hacerlo, entonces mi enemigo es quien sea que los haya engañado, no la persona que fue engañada."

"Todo esto suena como que en realidad están planeando retirarte del pacto -"

"Draco, no tomaría a una persona buena como enemiga, ni por ti ni por nadie. En verdad tengo que creer que estaba haciendo lo incorrecto. Pero reflexioné al respecto, y me pareció que si Narcissa ni hizo ningún mal con sus propias manos, nada más se enamoró de Lucius y eligió permanecer como su esposa, entonces quien fuera que la quemara con vida en su propia recámara no es probable que sea un tipo bueno. Y juro que lo tomaré como mi enemigo a quien fuera que hiciera pasar eso, ya sea Dumbledore o cualquier otro, a menos que tú deliberadamente me liberes del juramento. Tengo la esperanza de que esto no salga mal como sucedería en una obra de teatro."

"No estoy feliz," reconoció Draco. "Sin embargo está bien. Juras tomar al asesino de mi madre como tu enemigo, y yo -"

Harry esperó, con una mirada paciente sobre su rostro, mientras que Draco procuraba hacer que su voz funcionara de nuevo.

"Te ayudaré a arreglar el problema con que la Casa de Slytherin odie a los hijos de Muggle," Draco finalizó con un susurró. "Y yo afirmaré que fue triste que Lily Potter muriera."

"Así sea," concluyó Harry.

Y se había terminado.

La ruptura, Draco supo, se acababa de anchar un poco más. No, no un poco, mucho. Tenía una sensación de irse a la deriva, de estar perdido, más y más lejos de la costa, lejos y más lejos del hogar...

"Disculpa," Draco dijo. Le había dado la espalda a Harry, y luego intentó calmarse, tenía que hacer esta prueba, y no quería fallar por estar nervioso o avergonzado.

Draco alzó su varita hacia la posición inicial para el Encantamiento Patronus.

Recordó caer de su escoba, el dolor, el miedo, imaginó que venía en forma de una figura alta con capucha, que parecía una cosa muerta abandonada en el agua.

Y entonces Draco cerró sus ojos, para rememorar mejor a su Padre sosteniendo sus pequeñas, frías manos con su propia y tibia fuerza.

No tengas miedo, hijo mio, estoy aquí...

La varita giró con un amplio gesto, para espantar el miedo, y Draco estuvo sorprendido por la fuerza con que surgió; y recordó en ese momento que Padre no estaba perdido, nunca estaría perdido, siempre estaría ahí y fuerte en su propia persona, sin importar lo que le sucediera a Draco, y su voz gritó, "¡Expecto Patronum!"

Draco abrió sus ojos.

Una resplandeciente serpiente le devolvió la mirada, no menos brillante que antes.

Detrás de él, escuchó a Harry exhalar un suspiro, como si estuviera aliviado.

Draco contempló la luz blanca. Parecía que él no estaba completamente perdido, después de todo.

"Eso me recuerda," comentó Harry al rato. "¿Podemos probar mi hipótesis de cómo usar un Patronus para enviar mensajes?"

"¿Va a sorprenderme?" preguntó Draco. "No quiero más sorpresas el día de hoy."

...

Harry había declarado que la idea no era tan extraña y no veía cómo podía llegar a sorprender a Draco de algún modo, lo que hizo que Draco se sintiera aún más nervioso, de alguna forma; sin embargo Draco podía ver cuán importante era tener una forma de enviar mensajes en caso de emergencia.

El truco – o así teorizó Harry – era querer esparcir las buenas nuevas, queriendo que el receptor conociera la verdad de cual fuera el pensamiento feliz que habías usado para invocar el Encantamiento Patronus. Únicamente que en vez de contarlo al receptor en palabras, el Patronus en sí mismo era el mensaje. Al querer que ellos vieran eso, el Patronus iría hacia ellos.

"Informa a Harry," habló Draco a la luminosa serpiente, aún cuando Harry estaba a unos pocos pasos al otro lado del cuarto, "que, este, cuidado con el mono verde," esto era una señal de una obra que Draco había visto una vez.

Y entonces, justo como en la estación de King's Cross, Draco quería que Harry supiera que Padre siempre se había preocupado por él; sólo que esta vez no intentó pronunciar las palabras, sino que deseaba decirlo con el pensamiento feliz en sí mismo.

La brillante serpiente se deslizó a través del cuarto, pareciendo más como si se deslizara a través del aire y no sobre la piedra misma; llegó hasta Harry tras viajar la corta distancia -

- y le habló a Harry, con una voz extraña que Draco reconoció cómo probablemente el debía sonar para otras personas, "Cuidado con el mono verde."

"Hsssss ssss sshsshssss," replicó Harry.

La serpiente se arrastró de regresó a través del piso hacia Draco.

"Harry informa que el mensaje ha sido recibido y reconocido," relató la resplandeciente Krait Azul con la voz de Draco.

"Ah," Harry comentó. "Conversar con un Patronus se siente raro."

...

...

...

...

"¿Por qué me estás mirando de ese modo?" inquirió el Heredero de Slytherin.

...

Complemento:

Harry contempló a Draco.

"Te refieres a serpientes mágicas solamente, ¿verdad?"

"N-no," explicó Draco. Se veía bastante pálido, y todavía seguía tartamudeando, mas al menos se las había arreglado para detener los incoherentes ruidos que había estado haciendo antes. "Eres un Lengua de Serpiente, puedes hablar la lengua Parsel, es el lenguaje de todas las serpientes en todo el mundo. Puedes entender a cualquier serpiente cuando sisea, y ellas pueden comprenderte cuando les hablas a ellas... Harry, ¡no es posible que creas que fuiste Seleccionado dentro de Ravenclaw! ¡Eres el Heredero de Slytherin!"

...

...

...

...

...


"¿LAS SERPIENTES SON PENSANTES?"

Capítulo 46             Capítulo 48


Nota de traductor


Como lo escribo al final del capítulo en FFN, en la nota del traductor, el tiempo que le dedicó a HPMOR se va a reducir porque voy a estar trabajando. Si bien no he encontrado todavía un trabajo como Comunicador Social - Periodista, por ahora voy a laborar en un pequeño negocio familiar vendiendo guarapo, una bebida dulce hecha a base del jugo de la caña de azúcar. Así que les pido un poco de paciencia con los próximos capítulos.

Gracias por leer.

Publicar un comentario