Buscar este blog

domingo, 11 de octubre de 2015

Harry Potter y los Métodos de la Racionalidad Capítulo 48

Capítulo 47             Capítulo 49


Harry Potter y los Métodos de la Racionalidad


Capítulo 48

Prioridades Utilitarias

ensalada pensante
¿Es mi ensalada pensante? por dinosaurusgede

Era Sábado, la primera mañana de Febrero, y en la mesa de Ravenclaw, un niño con un plato de desayuno repleto de vegetales inspeccionaba nerviosamente su alimento en busca del más mínimo rastro de carne.

Podría haberse tratado de una reacción exagerada. Tras haber superado la conmoción inicial, el sentido común de Harry había despertado y elaborado la hipótesis de que la "lengua Parsel" probablemente no era más que una interfase lingüística para controlar a las serpientes...

...después de todo, las serpientes realmente no podían tener un nivel de inteligencia humano, alguien ya lo habría notado a estas alturas. Las criaturas con los cerebros más pequeños que Harry había llegado a escuchar alguna vez con algo similar a una habilidad lingüística eran los loros grises Africanos entrenados por Irene Pepperberg. Y eso era un proto-lengua sin estructura, en una especie que realizaba complejos juegos de adulterio y requería modelar otros loros. Mientras que de acuerdo a lo que Draco había sido capaz de recordar, las serpientes hablaban a los Lengua de Serpiente con lo que sonaba como un lenguaje humano normal – por ejemplo, una gramática sintáctica recursiva en toda regla. Eso le había llevado tiempo a los homínidos para evolucionar, con enormes cerebros y fuertes presiones sociales selectivas. Las serpientes no tenían realmente algo que se pudiera llamar sociedad hasta donde Harry oído. Y con miles y miles de especies diferentes de serpientes por todo el mundo, ¿cómo podían usar todas ellas la misma versión de su supuesto lenguaje, "Parsel"?

Por supuesto todo eso no era más que mero sentido común, en el cual Harry estaba empezando a perder su fe por completo.

Sin embargo Harry estaba convencido de que había escuchado serpientes sisear en la televisión en algún punto – después de todo, en algún lado había aprendido cómo era el sonido – y eso no le había parecido un lenguaje entonces, lo que había logrado calmarlo bastante...

...al principio. El problema era que Draco también había aseverado que los Lengua de Serpiente podían enviar serpientes en misiones extensas y complejas. Y de ser eso verdad, entonces los Lengua de Serpiente hacían que las serpientes se hicieran consistentemente inteligentes al hablar con ellas. En el peor de los casos eso haría que las serpientes se volvieran conscientes de sí mismas, como lo que Harry le había hecho accidentalmente al Sombrero Seleccionador.

Y cuando Harry hubo ofrecido esa hipótesis, Draco había declarado que podía recordar una historia - Harry esperaba por la gracia de Cthulhu que esta historia no fuera más que un cuento de hadas, sonaba como una, mas había una historia - sobre Salazar Slytherin enviando una valiente y joven víbora en una misión para recolectar información entre otras serpientes.

Si cualquier serpiente a la que un Lengua de Serpiente hablara, podía hacer que otras serpientes se volvieran conscientes de sí mismas al comunicarse con ellas, entonces...

Entonces...

Harry ni siquiera sabía por qué su mente se estaba yendo por el "entonces... entonces..." cuando él conocía perfectamente cómo funcionaría la progresión exponencial, sólo era el puro horror moral lo que hacía su mente estallar.

¿Y que tal si alguien había inventado un hechizo igual a ese para hablar con las vacas?

¿Qué tal si había un Lengua de Gallina?

O en tal caso...

Harry se quedó congelado al darse cuenta repentinamente justo cuando el tenedor atiborrado de zanahorias estaba a punto de entrar en su boca.

Eso no podía, no era posible que pudiera ser verdad, de seguro ningún mago sería tan estúpido como para hacer ESO...

Y Harry supo, con un espantosa sensación de hundimiento, que por supuesto ellos serían así de estúpidos. Salazar Slytherin probablemente nunca había considerado las implicaciones morales de las serpientes inteligentes ni tan siquiera por un segundo, justo como no se le había ocurrido a Salazar que los hijos de Muggles fueran lo suficientemente inteligentes como para merecer los mismos derechos que las personas. La mayoría de personas no veían los problemas morales a menos que alguien más se los señalara...

"¿Harry?" inquirió Terry a su lado, oyéndose como si tuviera miedo de arrepentirse por preguntar. "¿Por qué estás contemplando tu tenedor de ese modo?"

"Estoy empezando a creer que la magia debería ser ilegal," respondió Harry. "Por cierto, ¿has escuchado alguna historia sobre magos que pudieran hablar con las plantas?"

...

Terry no había escuchado nada que se le pareciera a eso.

Tampoco ninguno de los Ravenclaws de séptimo año a los que Harry había interrogado.

Y Harry había regresado a su lugar, pero no se había vuelto a sentarse, contemplando su plato de vegetales con una expresión apesadumbrada. Le estaba dando más hambre, y más tarde ese mismo día iba a visitar el Lugar de María para recibir uno de sus increíblemente sabrosos platos... Harry se estaba hallando gravemente tentado a simplemente revertirse a los hábitos alimenticios del día de ayer y dar todo por acabado.

Tienes que comer algo, argumentó su Slytherin interior. Y es igual de probable que alguien le estornudara consciencia del ser tanto a gallinas como a plantas, así que siempre y cuando estés comiendo algo que tenga una consciencia cuestionable de cualquier modo, ¿por qué no devorar esas deliciosas tajadas fritas de Diricawl?

No estoy del todo convencido de la validez utilitaria de esa lógica, hay -

Oh, ¿quieres lógica utilitaria? Una orden de lógica utilitaria viene en el acto: Aún en el improbable caso de que algún tonto sí se las arreglara para conferirle consciencia del ser a las gallinas, es tu investigación la que tiene la mejor oportunidad de descubrir ese hecho y hacer algo al respecto. Si puedes completar tu trabajo aunque sea un poquito más rápido al no jugar con tu dieta, entonces, contraintuitivo como podría parecer, lo mejor que puedes hacer para salvar el mayor número de posibles-seres-pensantes-quién-sabe-cuántos es no desperdiciar el tiempo en suposiciones azarosas sobre qué podría ser inteligente. No es como si los elfos de casa ya no tuvieran la comida preparada, sin importar qué te sirvas en el plato.

Harry consideró esto por un momento. Era una linea de razonamiento bastante seductiva -

¡Bien! felicitó Slytherin. Me alegra que veas que la cosa más moral por hacer ahora es sacrificar las vidas de los seres pensantes para tu propia conveniencia, alimentar tus terribles apetitos, para obtener el enfermizo placer de poderlos despedazar con tus dientes -

¿Qué? Harry pensó indignado. ¿De lado de quién estás aquí?

La voz mental de su Slytherin interior fue siniestra. Algún día también abrazaras la doctrina... de que el fin justifica las carnes. Esto fue seguido por una risa mental algo disimulada.

Desde que Harry había empezado a preocuparse porque las plantas pudieran ser también pensantes, sus componentes no-Ravenclaw habían comenzado a tener problemas para acoger sus precauciones morales con seriedad. Hufflepuff estaba vociferando ¡Canibalismo! Cada vez que Harry procuraba pensar en cualquier objeto de comida fuera cual fuera, y Gryffindor se visualizaría gritando mientras él comiera, incluso si era, digamos, un sándwich -

¡Canibalismo!

AAAAYYYY NO ME COMAS -

Ignora los llantos, ¡cómelo de todos modos! Es seguro comprometer tu ética en el servicio de un bien mayor, todos los demás creen que está bien comer sándwiches así que no puedes usar tu usual racionalización sobre una pequeña probabilidad de un gran inconveniente si eres atrapado -

Harry dio un suspiro mental, y pensó, Siempre y cuando estés de acuerdo con que seamos comidos por monstruos gigantes que no hicieron suficiente investigación sobre si eramos pensantes o no.

Estoy de acuerdo con eso. ¿Están todos de acuerdo con eso? (Asentimientos de cabeza mentales.) Genial, ¿podemos ya volver a las rodajas fritas de Diricawl?

No hasta que haya hecho más investigación sobre lo que es pensante y lo que no. Ahora a callarse. Y Harry le dio la espalda firmemente a su plato lleno de oh-tan-tentadores vegetales para dirigirse hacia la biblioteca -

Simplemente comete a los estudiantes, propuso Hufflepuff. No hay duda alguna de que son pensantes.

Sabes que quieres, continuó Gryffindor. Apuesto que los mas jóvenes son los más sabrosos.

Harry estaba empezando a cuestionarse si el Dementor de alguna forma había dañado sus personalidades imaginarias.

...

"Honestamente," protestó Hermione. La voz de la joven niña sonó un poco amargada al escanear las estanterías de la sección de Herbología en la biblioteca de Hogwarts. Harry le había dejado un mensaje pidiéndole si podía venir a la biblioteca después de haber terminado su desayuno, el cual Harry se había saltado; pero entonces cuando Harry la había introducido al tema del día ella se había mostrado muy poco perturbada. "¿Sabes cuál es tu problema, Harry? No tienes sentido de la prioridad. Una idea se te mete en la cabeza y sales corriendo directo tras ella."

"Tengo un enorme sentido de las prioridades," dijo Harry. Su mano se extendió y agarró Astucia Vegetal por Casey McNamara, y comenzó a pasar las páginas iniciales, buscando la tabla de contenidos. "Por eso es que quiero descubrir si las plantas pueden hablar antes de comer mis zanahorias."

"¿No crees que tal vez los dos tenemos cosas más importantes de las que preocuparnos?"

Suenas igual a Draco, Harry pensó, pero por supuesto no lo pronunció en voz alta. En voz alta expresó, "¿Qué podría ser más importante que las plantas resultando ser pensantes?"

Hubo un embarazoso silencio a su lado, mientras los ojos de Harry descendían por la tabla de contenidos. Había en efecto un capítulo sobre el Lenguaje de las Plantas, causando que el corazón de Harry se saltara un latido; y entonces sus manos iniciaron rápidamente el giro de las páginas, dirigiéndose al número de página apropiado.

"Hay días," señaló Hermione Granger, "cuando realmente, verdaderamente, absolutamente no tengo ni idea de qué es lo que pasa por esa cabeza tuya."

"Mira, es una cuestión de multiplicación, ¿de acuerdo? Hay muchas plantas en el mundo, si no son pensantes no son importantes, mas si las plantas son personas entonces tienen más peso moral que todos los seres humanos combinados del mundo. Ahora, por supuesto tu cerebro no se da cuenta de eso en un nivel intuitivo, sin embargo eso es porque el cerebro no puede multiplicar. Como si fueras y le preguntaras a tres grupos separados de amas de casa Canadienses cuánto pagarían para salvar a dos mil, veinte mil, o doscientos mil aves de morir en estanques de petroleo, los tres grupos responderían respectivamente que están dispuestos a pagar setenta y ocho, ochenta y ocho, y ochenta dolares. No hay diferencia, en otras palabras. A eso se le llama insensibilidad por aproximación. Tu cerebro se imagina una sola ave luchando dentro del estanque de petroleo, y esa imagen crean alguna cantidad de emoción que determina tu voluntad para pagar. Pero nadie puede visualizar dos mil de cualquier cosa, así que la cantidad simplemente es arrojada por la ventana. Ahora intenta corregir ese prejuicio con respecto a cientos de trillones de tallos de hierba, y te darás cuenta de que esto podría ser miles de veces más importante de lo que solíamos pensar que era toda la especie humana... oh gracias Azathoth, aquí dice que sólo las mandrágoras pueden hablar y lo hacen gritando en un lenguaje humano regular, no que haya algún hechizo que te permita hablar con cualquier planta -"

"Ron se me acercó ayer a la hora del desayuno," Hermione dijo. Su voz resonaba con algo de reserva, un poco de tristeza, tal vez algo de miedo. "Afirmó que se sintió horrorosamente sorprendido de verme besarte. De que lo pronunciado por ti mientras estabas Dementado debió mostrarme cuánto mal estabas escondiendo por dentro. Y que si yo iba a ser una seguidora de un Mago Oscuro, entonces él no estaba tan seguro de querer seguir permaneciendo en mi ejército."

Las manos de Harry dejaron de girar páginas. Parecía que el cerebro de Harry, a pesar de todo su conocimiento abstracto, seguía siendo incapaz de apreciar la extensión de cualquier nivel real emocional, porque eso había redirigido forzosamente su atención lejos de los posiblemente-pensantes trillones de tallos de hierba que podrían estar sufriendo o muriendo al tiempo que hablaban, hacia la vida de una sola ser humana que estar más cerca y ser más querida.

"Ron es el más gigantesco imbécil del mundo," Harry apuntó. "No van a imprimir eso en los periódicos pronto, porque no es algo nuevo. Así que después de que lo despediste, ¿cuántos de sus brazos y piernas rompiste?"

"Intenté explicarle que no era así," Hermione siguió con la misma voz reservada. "Procuré enseñarle que no eras así, y que no había algo así entre nosotros, pero eso sólo lo hizo ser más... más como él es."

"Bueno, sí," Harry argumentó. Estaba sorprendido de no sentirse más enojado con el Capitán Weasley, sin embargo su preocupación por Hermione estaba sobreponiendo a eso, por ahora. "Mientras más te esfuerzas por justificarte a ti mismo con personas que son así, más reconoces que tienen el derecho de cuestionarte. Demuestra que tú piensas que ellos merecen ser tus inquisidores, y una vez que le concedes a alguien esa clase de poder, nada más te empujan más y más." Esta fue una de las lecciones de Draco Malfoy que Harry había considerado en verdad ser muy inteligente: las personas que intentaban defenderse a sí mismos eran interrogados en cada pequeño detalle y nunca podían satisfacer a sus interrogadores; mas si dejabas claro desde el inicio que eras una celebridad y por encima de las convenciones sociales, las mentes de las personas no se molestarían por seguir la mayoría de las violaciones. "Por eso es que cuando Ron se me acercó a estando yo sentado en la mesa de Ravenclaw, y me exigió que me alejara de ti, alcé mi mano casi al ras del suelo y le dije, '¿Ves cuán alto estoy sosteniendo mi mano? Tu inteligencia tiene que ser al menos así de alta para que me hables.' Entonces me acusó de, cito, chuparte hacia la oscuridad, fin de la cita, así que apreté los labios e hice brrrrrrr, y después de eso su boca seguía haciendo ruidos de conversación así que levanté un Encantamiento Silenciador. No creo que vuelva a tener uno de sus discursos conmigo."

"Comprendo por qué hiciste eso," Hermione habló, con voz ligera, "yo también quería que se largara, pero realmente deseo que no lo hubieras hecho, ¡eso hará las cosas más difíciles para , Harry!"

De nuevo Harry alzó la vista de Astucia Vegetal, no estaba logrando nada de lectura a ese ritmo; y vio que Hermione seguía leyendo cual fuera el libro que tuviera, sin mirarlo a él. Sus manos pasaron otra página incluso cuando él la observaba.

"Creo que estás tomando por completo la aproximación incorrecta para defenderte," Harry expresó. "En verdad pienso eso. Tú eres lo que eres. Eres amiga de quien tú escojas. Dile eso a cualquiera que te haga preguntas para pasarte por encima."

Hermione sacudió su cabeza, y giró otra página.

"Opción dos," Harry prosiguió. "Ve con Fred y George y pídeles que tengan una pequeña charla con su descarriado hermano, esos dos son genuinos tipos buenos -"

"No es solamente Ron," Hermione lo interrumpió casi con un susurro. "Muchas personas lo están murmurando, Harry. Incluso Mandy me está dando miradas de preocupación cuando cree que no la estoy viendo. ¿No es gracioso? Me sigo preocupando porque el Profesor Quirrell te este llevando a ti a la oscuridad, y ahora las personas me están advirtiendo del mismo modo en que he procurado advertirte a ti."

"Bueno, ," replicó Harry. "¿No te hace eso sentir más tranquila con respecto a mí y el Profesor Quirrell?"

"En una palabra," respondió Hermione, "no."

Hubo un silencio que duro lo suficiente como para que Hermione volteara otra página, y entonces su voz, un susurro real en esta ocasión, "Y, y Padma va por ahí informando a todos de que, ya que no pude invocar el Encantamiento P-Patronus, nada más debo estar p-pretendendiendo ser b-buena..."

"¡Padma ni siquiera lo intentó!" Harry exclamó indignado. "Si fueras una Bruja Oscura que nada más está pretendiendo, ni siquiera lo habrías intentado en frente de todos, ¿piensan que eres estúpida?"

Hermione sonrió un poco, y parpadeó un par de veces.

"Oye, yo tengo que preocuparme por volverme malvado de verdad. Aquí el peor escenario es que las personas crean que eres más mal de lo que realmente eres. ¿Eso te va a matar? Me refiero, ¿es acaso tan malo?"

La joven chica asintió, su expresión estropeada de lo apretada.

"Mira, Hermione... si te preocupa tanto lo que los demás piensen, si eres infeliz cada vez que otras personas no te visualizan exactamente de la misma forma en que te ves a ti misma, desde ahí ya te estás condenando a ser infeliz por siempre. Nadie piensa sobre nosotros del mismo modo en que lo hacemos nosotros."

"No sé cómo explicarlo," Hermione dijo con una triste y suave voz. "No estoy segura de que sea algo que tu puedas llegar a entender jamás, Harry. Todo lo que se me ocurre expresar es, ¿cómo te sentirías si yo pensara que tú eres malo?"

"Este..." Harry lo visualizó. "Sí, eso dolería. Un montón. Sin embargo tú eres una buena persona que piensa en este tipo de cosas inteligentemente, tú te ganaste ese poder sobre mí, significaría algo si tu creyeras que me he ido por el mal camino. No se me ocurre ni un sólo estudiante, aparte de ti, cuya opinión me importe del mismo modo -"

"Tú puedes vivir con eso," murmuró Hermione Granger. "Yo no puedo."

La chica había avanzado por otras tres páginas en silencio, y Harry había regresado sus ojos a su propio libro para recuperar su su enfoque, cuando Hermione finalmente pronunció, con una voz diminuta, "¿Estás convencido de que no debo conocer cómo llamar al Encantamiento Patronus?"

"Yo..." Harry había tenido que tragar saliva de repente. Se vio a sí mismo desconociendo por qué el Encantamiento Patronus no funcionaba con él, incapaz de mostrárselo a Draco, nada más afirmando que había una razón, y nada más. "Hermione, tu Patronus resplandecería con la misma luz pero no sería normal, no se vería como las personas creen que deberían verse los Patronus, cualquiera que lo observara sabría que algo extraño está pasando. Aún si te reveló el secreto no se lo podrías demonstrar a nadie, a menos que hicieras que miraran para otro lado y que sólo contemplaran el reflejo de la luz, y... y la parte más importante de todo secreto es el conocimiento de que un secreto existe, únicamente se lo podrías mostrar a uno o dos amigos si juran guardar el secreto..." la voz de Harry se apagó por la impotencia.

"Tomaré el riesgo." La voz de ella seguía opaca.

Era muy difícil no soltar allí mismo el secreto, justo ahí en la biblioteca.

"Yo, yo no debería, realmente no debería, es peligroso, Hermione, ¡podría hacer mucho daño si el secreto se descubre! ¿No has escuchado el dicho, tres pueden guardar un secreto si dos están muertos? ¿Que contárselo a tu amigo más cercano es lo mismo que contárselo a todos, porque no sólo se lo estás confiando a ellos, estás confiando en todos los que ellos confían? Es demasiado importante, demasiado riesgo, ¡no es el tipo de decisión que debería ser tomada para arreglar la reputación de alguien en la escuela!"

"De acuerdo," Hermione dijo. Cerró el libro y lo puso de regreso en la estantería. "No me puedo concentrar ahora mismo, Harry, lo siento."

"Si hay algo más que pueda hacer -"

"Se más amable con todos."

La niña no miró hacia atrás mientras se alejó caminando de las estanterías, lo que pudo haber sido algo bueno, porque el niño estaba petrificado en el mismo lugar, inmóvil.


Tras un rato, el niño comenzó a pasar las páginas otra vez.

Capítulo 47             Capítulo 49


Publicar un comentario