Buscar este blog

domingo, 10 de septiembre de 2017

Harry Potter y los Métodos de la Racionalidad Capítulo 66

Capítulo 65             Capítulo 67

Harry Potter y los Métodos de la Racionalidad


fanart por dinosaurusgede
Fanart por dinosaurusgede

Capítulo 66: Auto-actualización, Parte 1


La vacilación ssiempre es fácil, rara vez útil.
Así le había advertido el Profesor de Defensa; y mientras podrías cuestionar los detalles del proverbio, Harry comprendía la debilidad de los Ravenclaws lo suficientemente bien como para saber que tenías que intentar responder tus propios cuestionamientos. ¿Algunos planes fallaban por esperar? Sí, muchos planes requerían acción retardada; pero eso no era lo mismo que vacilar para elegir. No retardar porque conocías el momento justo para hacer lo que era necesario, sino demorar porque no eras capaz de decidir - no había plan ingenioso que requiriera de eso.
¿A veces necesitabas más información para escoger? Sí, sin embargo eso también podía convertirse en una excusa para demorar; y sería tentador demorar, cuando te confrontaban con una elección entre dos alternativas dolorosas, y no elegir evitaría el dolor mental por un tiempo. Así que ibas a señalar una pieza de información que no podías obtener fácilmente, y declarar que no te era posible decidir sin ella; esa sería tu excusa. Aunque si sabías cuál información necesitabas, sabías cuándo y cómo ibas a obtener esa información, y sabías qué ibas a hacer dependiendo de cada observación posible, entonces eso era menos sospechoso como una excusa para vacilar.
Si no estabas simplemente vacilando, estabas obligado a ser capaz de escoger por adelantado lo que serías capaz de hacer, una vez que tuvieras la información extra que clamabas necesitar.
Si el Señor Oscuro estuviera realmente ahí afuera, ¿sería inteligente seguir con el plan del Profesor Quirrell de hacer que alguien impersonara al Señor Oscuro?
No. Definitivamente no. Absolutamente no.
Y si Harry sabía como un hecho que el Señor Oscuro no estaba realmente ahí afuera... en ese caso...
La oficina del Profesor de Defensa era un cuarto pequeño, al menos hoy; había cambiado desde la última vez que Harry lo había visto, la piedra del cuarto se había vuelto más oscura, más pulida. Detrás del escritorio del Profesor de Defensa se elevaba una única estantería vacía que siempre decoraba el cuarto, un librero alto estirándose casi desde el suelo hasta el techo, con siete estantes vacíos de madera. Harry únicamente había visto una vez al Profesor Quirrell coger un libro de aquellos estantes vacíos, y nunca lo vio poner un libro de regreso.
La serpiente verde oscilaba sobre la silla detrás del escritorio del Profesor de Defensa, sus ojos sin párpados contemplando sin pestañear a Harry a la altura de sus propios ojos.
Ahora estaban protegidos por veintidós hechizos, todo lo que podías invocar dentro de Hogwarts sin atraer la atención del Director.
"No," siseó Harry.
La serpiente verde levantó su cabeza, sacudiendo aquella ligeramente; ninguna emoción fue transmitida por ese gesto, al menos no una emoción que el talento Parsel de Harry pudiera percibir. "¿Razoness para el no?" inquirió la serpiente verde.
"Demassiado riessgo," Harry respondió simplemente. Eso era verdad aunque el Señor Oscuro estuviera o no por ahí afuera. Forzarse a sí mismo a decidir por adelantado lo había hecho darse cuenta que nada más había estado usando la cuestión sin responder como una excusa para titubear; la decisión sensata era la misma, de cualquier modo.
Por un momento los oscuros ojos como rendijas parecieron resplandecer negramente, por un momento la boca escamada se entreabrió para exponer los colmillos. "Creo que hass aprendido la lección incorrecta, niño, del error anterior. Miss planess no tienen el hábito de fallar, y el último hubiera ssido perfecto, de no haber ssido por tu propia esstupidez. La lección correcta ess sseguir los passoss marcadoss por loss Sslytherin mayoress y máss ssabioss, dominar tu ssalvaje impulssividad."
"La lección que aprendí ess no intentar planess que harían que mi amiga-niña piensse que ssoy malo o que mi amigo-niño piensse que ssoy un esstúpido," Harry replicó. Había planeado una respuesta menos directa, pero de alguna manera se le habían salido esas palabras.
El sonido sssss que surgió de la serpiente no fue escuchado por Harry como palabras, únicamente furia pura. Un momento después, "Ussted less contó -"
"¡Por ssupuessto que no! Ssin embargo ssé qué habrían pronunciado al resspecto."
Hubo una larga pausa mientras la cabeza de la serpiente osciló, contemplando fijamente a Harry; de nuevo no surgió una emoción detectable, y Harry se preguntó qué estaría pensando el Profesor Quirrell que le requiriera tanto tiempo pensar.
"¿Sseriamente te importa lo que essoss doss puedan penssar?" finalmente llegó el silbido de la serpiente. "Verdadeross jóveness sson essoss doss, no como tú. Elloss no pueden ssopessar assuntoss de adultoss."
"Podrían haberlo hecho mejor que yo," Harry siseó. "Amigo-niño hubiera inquirido por motivoss ssecretoss antess de conssentir el resscatar a la mujer -"
"Me alegra que comprendass esso ahora," la serpiente silbó fríamente. "Ssiempre pregunta por lass gananciass que obtienen los otross. Lo ssiguiente ess aprender a preguntar por tuss propiass gananciass. Ssi mi plan no ess de tu agrado, ¿cuál ess el tuyo?"
"De sser necessario - permanecer en la esscuela durante sseiss añoss y esstudiar. Hogwartss parece sser un buen lugar para morar. Libross, amigoss, extraña pero deliciossa comida." Harry quería reír, sin embargo no había gesto alguno en la lengua Parsel para el tipo de risa que quería expresar.
Las rendijas de los ojos de la serpiente parecían casi negras. "Ess fácil decir esso ahora. Loss que sson como tú y yo, no toleramoss lass prissioness. Perderáss la paciencia antess del sséptimo año, quizá antess de que termine el actual. Planearé de acuerdo a ello."
Y antes de que Harry pudiera sisear otra palabra en lengua Parsel, la forma humana del Profesor Quirrell estaba sentado de nuevo en su silla. "Así que, Sr. Potter," comentó el Profesor de Defensa, su voz tan calmada como si hubieran estado discutiendo nada importante, como si la conversación entera no hubiera ocurrido, "escuché que ha empezado a practicar duelo. ¿No del tipo inservible que contiene reglas, espero?"




Hannah Abbott se veía más nerviosa de lo que Hermione la había visto antes (excepto en el día del fénix, el día que Bellatrix Black había escapado, que no debería contar para nadie). La chica de Hufflepuff se había acercado a la mesa de Ravenclaw durante la cena, y tocó suavemente a Hermione en el hombro, y casi que se la llevó a rastras -
"¡Neville y Harry Potter están aprendiendo duelo con el Sr. Diggory!" Hannah espetó tan pronto como se alejaron unos pasos de la mesa.
"¿Quién?" inquirió Hermione.
"¡Cedric Diggory! " exclamó Hannah. "Es el Capitán de nuestro Equipo de Quidditch, y general de un ejército, y está tomando todas las electivas y recibiendo mejores notas que cualquiera, y escuché que aprende duelo con tutores profesionales durante los veranos, y una vez venció a dos estudiantes de séptimo año, e incluso algunos maestros lo llaman el Súper Hufflepuff, y la Profesora Sprout afirma que todos nosotros deberíamos emu, eh, emularlo o algo así, y -"
Cuando Hannah finalmente paró por aire (la lista había seguido por un largo rato), Hermione se las arregló para insertar una frase en el intermedio.
"¡Soldado Rayo de Sol Abbott!" demandó Hermione. "Calmese. No vamos a luchar contra el General Diggory, ¿verdad? Por supuesto, Neville está estudiando para vencernos, pero nosotros también podemos estudiar -"
"¿No lo ves?" Hannah chilló, elevando su voz mucho más de lo debido, si estaban intentando mantener la conversación privada de todos los Ravenclaws que las observaban. "¡Neville no está estudiando para vencernos a nosotros! ¡Él está practicando para poder luchar contra Bellatrix Black! ¡Nos van a atravesar como una Bludger a una pila de panqueques!"
La General Rayo de Sol le dio a su soldado una mirada fija. "Escucha," dijo Hermione, "no creo que unas pocas semanas de práctica vayan a convertir a cualquier en un peleador invencible. Además ya sabemos cómo manejar luchadores invencibles. Concentramos nuestro fuego sobre ellos y caerán justo como Draco."
La chica Hufflepuff la estaba mirando con una mezcla de admiración y escepticismo. "¿No estas ni siquiera, ya sabes, preocupada?"
"¡Oh, honestamente!" clamó Hermione. A veces era difícil ser la única persona sensata en todo tu año escolar. "¿No has escuchado el refrán, de que la única cosa que tenemos que temer es el miedo en sí mismo?"
"¿Qué?" cuestionó Hannah. "Eso es demente, qué hay de los Lethifolds acechando en la oscuridad, y ser subyugada por la Maldición Imperius, y los horribles accidentes de Transformación y -"
"Me refiero," explicó Hermione, exasperación colándose de su ahora alzada voz, ella había estado escuchando este tipo de cosas durante toda la semana, "¿a que tal si esperamos hasta después de que la Legión Caos de hecho nos aplaste para asustarnos por ellos y acabas de murmurar 'Gryffindors' en voz baja?"
Unos momentos después, Hermione estaba caminando de regreso a su silla en la mesa con una dulce sonrisa forjada sobre su joven rostro, no era la terrible y fría mirada fija del lado oscuro de Harry pero era la cara más aterradora que ella sabía cómo hacer.
Harry Potter iba a caer.


...


"Esto es lunático," jadeó Neville, con la pequeña cantidad de aliento que pudo guardar de estar completamente sin aire.
"¡Esto es brillante!" celebró Cedric Diggory. Los ojos del Super Hufflepuff resplandecían con entusiasmo maniático, con fulgor como el del sudor sobre su frente mientras estampaba su pie a través de la danza de una de sus posturas de duelo. Sus usualmente pasos ligeros habían cambiado a pesados pisotones, lo que podía tener que ver con los pesos de metal Transformados que estaban cerrados sobre sus brazos y piernas y atados con correas sobre su pecho. "¿Dónde se le ocurren estas ideas, Sr. Potter?"
"En una extraña y vieja tienda... en Oxford... y nunca... compraré allí... de nuevo." Golpe seco.

Capítulo 65             Capítulo 67


Nota del traductor


El próximo capítulo debería estar listo en dos semanas, si no ha retrasos imprevistos de por medio.
Ando ocupado y desanimado pero seguiré adelante a pesar de ello, pues eso es vivir.
Creo que de haber estado en la posición de Hermione yo también habría estado igual de confiado: ese es el problema con tener problemas de autoestima. A veces nos consideramos muy poca cosa, y en otras nos creemos el rey de la montaña.
Gracias a Natalia MerVel, Oveja salvaje y AlenDarkStar por sus comentarios.


Publicar un comentario