Buscar este blog

lunes, 11 de junio de 2018

Harry Potter y los Métodos de la Racionalidad Capítulo 69

Capítulo 68             Capítulo 70

Harry Potter y los Métodos de la Racionalidad


Daphne Greengrass
Greengrass of Sparklypoo by gothescalcus

Capítulo 69: Auto-Actualización, Parte 4

Lo que vio estaba por fuera de la esquina del ojo de Hermione Granger, un reflejo sobre el metal pulido de una estatua en donde se conectaban dos corredores, un destello dorado, un destello rojo, algo como una imagen de fuego; nada más por un momento lo vio, y luego se había ido.

Se pausó, confundida, y casi se fue caminando, pero hubo algo familiar sobre ese breve resplandor -

Hermione avanzó hacia donde yacía la estatua, se asomó hacia el corredor de donde creyó provenía el feroz reflejo.

Débilmente, como si fuera de un lugar muy lejano, escuchó el grito, la llamada.

Hermione empezó a correr.

Ella corrió por un tiempo; cada vez que llegaba a un cruce ella se detenía, recuperaba el aliento tanto como podía, y luego vería un destello de fuego reflejado de una dirección u otra, o escuchaba la llamada distante. De no haber sido por el entrenamiento con su ejército se habría desmayado por el cansancio, al correr así.

Ella nunca vio el fénix.

Y luego llegó a una división de cuatro caminos y no había nada, ninguna señal, esperó por largos segundos y no escuchó ni grito ni vio fuego, y apenas estaba empezando a cuestionarse con una sensación desagradable si acaso no lo habría imaginado todo, cuando escuchó a una persona gritar.

Cuando sus rápidos pies corriendo le dieron la vuelta a la esquina su mente comprendió la escena de un mero vistazo, tres enormes chicos de túnicas de bordes verdes ya volteandose para mirarla, y otro chico más bajo con bordes amarillos, quien estaba colgando en el aire por un pie que era sostenido muy alto por una mano invisible.

La General Rayo de Sol ni siquiera pensó al respecto, las personas que se paran a pensar no elaboran buenas emboscadas.

Su varita estaba en su mano, sus dedos giraron y sus labios pronunciaron "¡Somnium!" y el abusón más grande cayó al suelo, el chico Hufflepuff se descolgó del aire con un porrazo y los otros dos abusones estaban intentando apuntar sus varitas hacia ella cuando gritó "¡Somnium!" otra vez y otro chico enorme se desplomó - el que había apuntado su varita con mayor velocidad, ese era al que ella había disparado.

Infortunadamente invocar dos Maleficios de Sueño de seguido era difícil incluso para ella, y no pudo sacar un tercero antes de que -

El último abusón gritó "¡Protego!" y fue rodeado por un brillante resplandor azul.

Veinticuatro horas antes, Hermione habría entrado en pánico ante eso, un Encantamiento de Escudo real permitiría que el abusón le pudiera lanzar hechizos al tiempo que estaba protegido.

Ahora ella -

"¡Stupefy!" aulló el chico abusón.

El voltio escarlata explotó hacia ella con terrible esplendor, destellando con más brillo que cualquier otro maleficio que hubiera surgido de la varita de Harry.

Hermione se inclinó ligeramente a la izquierda, y el voltio falló, porque la puntería del abusón no había sido tan buena como la de Harry; y le llegó el pensamiento de que quizá los abusones y los ejércitos del Profesor Quirrell no se mezclaban.

"¡Stupefy!" chilló el chico abusón de nuevo. "¡Expelliarmus! ¡Stupefy!"

Como fuera, ahora ella acababa de pasar una hora entera pensando en todos los otros hechizos que podría haber lanzado sobre Harry y Neville -

"¡Jellyfy!" clamó el chico abusón, un sortilegio de amplio rango sin un voltio visible para esquivar, y sus rodillas de repente se sintieron demasiado débiles como para sostenerla. Y entonces, con un rugido enojado produciendo un rayo escarlata aún más resplandeciente, "¡Stupefy!"

Ella esquivó ese al caer deliberadamente, y para ese momento había recuperado suficiente para su siguiente hechizo, que fue -

"Glisseo," dijo Hermione, dirigiendo su comentario hacia el suelo.

"Uugh," espetó el chico abusón cuando sus pies se fueron deslizando hacia abajo y él de hecho dejó caer su varita.

El Protego parpadeó.

"Somnium," concluyó Hermione.

Ella seguía respirando a bocanadas cuando se arrastró hacia donde estaba sentado el chico Hufflepuff, lamentándose y sobando su cráneo donde había caído de cabeza en el piso; era bueno que no se tratara de un Muggle, Hermione se dio cuenta, o él podría haberse roto el cuello. En realidad no había considerado eso.

"Uh," dijo el chico, su cabello era de un color que habría sido llamado 'morena' de haberse tratado de una chica, sus ojos eran de un café poco distinguido que de alguna manera parecían correctos para Hufflepuff, no había lágrimas sobre su rostro aunque se veía algo pálido. Ella supuso que debía estar en cuarto año, o tercero.

Entonces los ojos cafés se ensancharon cuando él se fijó en ella. "¿General Rayo de sol?"

"Sí," ella respondió. "Esa (bocanada) soy yo." Si el chico de Hufflepuff mencionaba cualquier cosa sobre que ella era el interés amoroso de Harry Potter, decidió, él iba a morir.

"Vaya," comentó el chico de Hufflepuff. "Eso fue - tú acabas de - o sea te ví en la pantalla antes de Navidad pero - ¡vaya! ¡No puedo creer que acabes de hacer eso!"

Hubo una pausa.

Yo no puedo creer que acabo de hacer eso, pensó Hermione Granger, quien se estaba sintiendo un poco débil de repente, debió ser por todo lo que tuvo que correr. "Me (bocanada) disculpas," ella pidió, "¿puedes (bocanada) desbloquear mis piernas?"

El chico asintió, se empujó a sí mismo para ponerse de pie, y sacó su varita de entre sus túnicas; sin embargo Hermione tuvo que corregir su gesto antes de que el contra-Maleficio funcionara correctamente.

"Soy Michael Hopkins," se presentó el chico una vez que Hermione se pudo enderezar por sus propios pies. Él extendió su mano. "O simplemente Mike dentro de Hufflepuff, no hay otros Mikes en todo Hufflepuff este año, ¿puedes creerlo?"

Estrecharon sus manos, y Mike añadió, "Como sea, gracias."

Hermione no estaba preparada para el chorro de euforia que la golpeó entonces, salvar a alguien de ese modo se había sentido mejor que cualquier otra cosa que hubiera hecho en toda su vida.

Ella se giró para mirar a los abusones.

Eran muy grandes y parecían, ella creyó, tener unos quince años, y de repente se dio cuenta de cuán grande se había vuelto la diferencia entre los estudiantes de Hogwarts que se habían inscrito en las actividades extracurriculares del Profesor Quirrell, y estudiantes que tenían años de haber sido enseñados por los peores Profesores que algunas vez llegaron a Profesar. Ser capaz de golpear las cosas a las que apuntabas, por ejemplo; o ser capaz de pensar lo suficiente en el medio de una batalla para darte cuenta de que debías Innervate a tus camaradas caídos. Y otras cosas que el Profesor Quirrell había afirmado, como que en el mundo real casi todas las peleas serían decididas por un ataque sorpresa, de repente tenían mucho más sentido para ella.

Aún intentando recuperar su aliento, volvió a observar a Mike.

"Creerías (bocanada) tú," preguntó Hermione Granger, "¿que hace cinco minutos yo estaba (bocanada) teniendo problemas figurando cómo me podía convertir en una (bocanada) heroína?"

¿Había pensado realmente que necesitaba permiso de alguien, o que los héroes se quedaban sentados esperando a que alguien más les diera misiones? Era muy simple de hecho, nada más ibas en donde estuviera el mal, eso era todo lo que requería ser un héroe. Debió haberlo recordado, ella no debió haber necesitado un fénix para decírselo, que las cosas malas a veces sucedían aquí mismo en Hogwarts.

Entonces Hermione nerviosa miró de nuevo a donde los tres chicos mayores yacían inconscientes pues se dio cuenta de golpe que ellos la habían visto, ellos podrían saber quién era ella, podrían hacerle un ataque traicionero y cogerla a ella por sorpresa y - y ellos realmente podrían herirla -

Hermione se detuvo.

Recordó que Harry Potter se había puesto a sí mismo en el medio de cinco Slytherin en el primer día de clases cuando ni siquiera sabía cómo usar su varita.

Recordó al Director afirmando que uno se volvía un adulto cuando era puesto en situaciones de adulto, y que la mayoría de personas vivían sus vidas dentro de un constreñido círculo de temor.

Y recordó la voz de la Profesora McGonagall declarando, 'Usted tiene doce.'

Hermione respiró profundamente, una, dos, y tres veces.

Cuestionó a Mike sobre si necesitaba ir a la oficina de la Señora Pomfrey, lo que él rechazó; y lo obligó a contarle los nombres de los chicos de Slytherin, por si las dudas.

Y luego Hermione Granger se alejó del montón de abusones inconscientes con grandes zancadas, asegurándose de poner una sonrisa sobre su cara al caminar.

Sabía que probablemente iba a ser lastimada tarde o temprano. Pero si tenías demasiado miedo de ser lastimada para hacer lo que era correcto, entonces no podías ser un héroe, era tan simple como eso; y de haber puesto el Sombrero Seleccionador sobre su cabeza en ese momento no habría esperado ni un segundo antes de gritar '¡GRYFFINDOR!'




...




Seguía pensando sobre eso cuando bajó a cenar; la euforia de salvar a alguien aún no se le quitaba, y estaba empezando a preocuparse de que algo se hubiera roto en su cerebro.

Mientras se acercaba a la mesa de Ravenclaw una repentina epidemia de murmullos se desató, y Hermione se preguntó si el chico de Hufflepuff había contado algo al respecto antes de darse cuenta de que los murmullos probablemente no eran sobre eso.

Se sentó en frente de Harry Potter quien se veía extremadamente nervioso, probablemente porque ella seguía sonriendo.

"Ah -" dijo Harry, mientras ella se servía pan tostado fresco, mantequilla, canela, nada de frutas o vegetales, y tres raciones de brownies de chocolate. "Ah -"

Ella dejó que siguiera con eso hasta que terminó de llenar un vaso de vidrio con jugo de uva, y entonces habló, "Tengo una pregunta para usted, Sr. Potter. ¿Cómo cree que las personas fallan en convertirse en sí mismos?"

"¿Qué?" replicó Harry.

Ella lo miró. "Pretenda que nada de todo esto está pasando," añadió, "y nada más responda lo mismo que hubiera expresado ayer."

"Mmm..." Harry dudó, mostrándose muy confundido y preocupado. "Yo creo que ya somos nosotros mismos… no es como si yo fuera una copia imperfecta de alguien más. Pero supongo que si intento seguir la corriente a la pregunta, entonces podría afirmar que las personas no se convierten en sí mismos porque absorbemos todas esas cosas locas del ambiente y las regurgitamos. O sea, ¿cuántas personas jugando Quidditch podrían participar de un juego así de haber inventado el juego ellos mismos? O de vuelta en la Bretaña Muggle, ¿cuántas personas que piensan en sí mismas como Laborales o Conservadores o Demócratas o Liberales inventarían ese mismo lío de creencias políticas de haber intentado inventarlas ellos mismos?"

Hermione consideró eso. Se había estado preguntando si Harry contestaría algo de Slytherin o quizá incluso algo de Gryffindor, sin embargo esto no parecía encajar en la lista del Director; y se le ocurrió a Hermione que podría haber más puntos de vista en la materia y no solamente cuatro.

"De acuerdo," admitió Hermione, "otra pregunta. ¿Qué convierte a alguien en un héroe?"

"¿Un héroe?" inquirió Harry.

"Sí," insistió Hermione.

"Ah..." Harry titubeó. Su tenedor y cuchillo se pusieron a rasgar nerviosamente un pedazo de filete, cortándolo en piezas más y más pequeñas. "Creo que muchas personas pueden hacer cosas cuando el mundo los canaliza hacia ello… por ejemplo si las personas están esperando que lo hagas, o si únicamente utilizan habilidades que ya conocen, o hay una autoridad observando para cachar tus errores y asegurarse que tú cumplas con tu parte. Sin embargo problemas como ese ya están siendo resueltos probablemente, ya sabes, y no hay necesidad de héroes. Por lo que pienso que las personas que llamamos 'héroes' son raros porque tienen que inventar todo sobre la marcha, y la mayoría no están cómodos con eso. ¿Por qué preguntas?" El tenedor de Harry acuchilló tres pedazos de filete cuidadosamente despedazado y los alzó hasta su boca.

"Oh, acabo de paralizar a tres grandes abusones de Slytherin y rescaté un Hufflepuff," informó Hermione. "Voy a ser un héroe."

Cuando Harry hubo terminado de ahogarse con su comida (algunos de los Ravenclaws que estaban a distancia de escuchar siguieron tosiendo) él espetó, "¿Qué?"

Hermione contó la historia, empezó a esparcirse en ondulantes rumores al tiempo que ella hablaba. (Aunque dejó por fuera la parte sobre el fénix, porque eso le pareció una cosa privada entre ellos dos. Hermione había sentido sorpresa, pensando al respecto, que un fénix apareciera para alguien que quería ser un héroe; se le hizo un poco egoísta cuando lo pensó de ese modo; sin embargo quizá no le importaba a los fénices siempre y cuando vieran que tú estabas dispuesto a ayudar a otros.)

Cuando terminó de hablar, Harry se la quedó mirando fijamente desde el otro lado de la mesa y no pronunció ni una palabra.

"Lamento mi comportamiento de antes," Hermione se disculpó. Tragó un sorbo de su vaso con jugo de uva. "Debí recordar que seguía pateando tus pantalones en la clase de Encantamientos y que está bien para ti hacerlo mejor en Defensa."

"Por favor no tomes esto de mala manera," pidió Harry. Se veía demasiado adulto ahora, y siniestro. "¿Pero estás segura de que esta es quien eres, y no, para ponerlo sin rodeos, yo?"

"Estoy bastante segura," respondió Hermione. "De hecho, mi nombre prácticamente se escribe como 'héroe' si le quitas la 'm', la 'i' y la 'n'. Nunca había notado eso hasta el día de hoy."

"Ser un héroe no es sólo diversión y juegos," indicó Harry. "No el verdadero heroísmo, del tipo que los adultos tienen que hacer, no es de ese modo, no va a ser tan fácil."

"Lo sé," afirmó Hermione.

"Es difícil y doloroso y tienes que tomar decisiones donde hay ni una respuesta buena -"

"Sí, Harry, yo también leí esos libros."

"No," insistió Harry, "no lo comprendes, incluso si los libros te advierten no hay manera en que puedas entender hasta que -"

"Eso no te detiene," interrumpió Hermione. "No te detiene ni un poco. Apuesto que nunca ni siquiera consideraste no ser un héroe por eso. ¿Por qué crees que eso me va a detener a mí?"

Hubo una pausa.

Una repentina sonrisa iluminó la cara de Harry, una sonrisa que era tan brillante e infantil como el ceño que había sido siniestro y adulto, y todo estuvo bien entre ellos nuevamente.

"De alguna manera esto se va a poner horrible y alucinantemente mal," bromeó Harry, todavía con la enorme sonrisa. "Sabes eso, ¿verdad?"

"Oh, lo sé," admitió Hermione. Se comió otra porción de tostada. "Eso me recuerda, Dumbledore rehusó ser mi misterioso mago anciano, ¿hay algún lugar al que pueda escribir para conseguir uno?"



...



Conclusión:

"...y el Profesor Flitwick sostiene que su determinación parece inquebrantable," Minerva dijo con dureza, mirando fijamente al mago anciano de barba plateada que era responsable de esto. Albus Dumbledore nada más estaba sentado silenciosamente y escuchándola con una triste expresión distante en sus ojos. "La señorita Granger ni siquiera parpadeó cuando el Profesor Flitwick la amenazó con hacer que la transfieran a Gryffindor, sólo replicó que si se iba se llevaría todos los libros con ella. Hermione Granger ha decidido que va a ser un héroe y no va a aceptar un no por respuesta. Dudo que hubieras podido empujarla en esto con más fuerza de haberlo intentado -"

Le requirió cinco segundos completos al cerebro de Minerva procesar esta deducción.

"¡ALBUS!" ella chilló.

"Querida mía," explicó el mago anciano, "tras haber lidiado con tu trigésimo héroe o algo así, te darás cuenta que suelen reaccionar muy predeciblemente a ciertas cosas; como decirles que son demasiado jóvenes, o que no están destinados a ser héroes, o que ser un héroe es implacentero; y si verdaderamente deseas estar seguro tienes que encajar todas tres. Aunque," con un breve suspiro, "no es recomendable ser demasiado evidente, o tu Subdirectora Adjunta podría atraparte."

"Albus," Minerva declaró, su voz aún más dura, "si ella sale herida, juro que esta vez voy a -"

"Ella habría llegado a ese mismo lugar a su debido tiempo," Albus aseveró, la expresión triste y distante todavía en sus ojos. "Si alguien debe convertirse en un héroe entonces ellos no escucharán nuestras advertencias, Minerva, sin importar cuán arduo lo intentemos. Y de todos modos, es mejor para Harry que la Señorita Granger no se quede muy atrás de él." Albus produjo, como un pensamiento de la nada, una lata que se giró para revelar pequeños grumos amarillos, ella nunca había sido capaz de descubrir dónde la guardaba y nunca había sido capaz de detectar la magia involucrada. "¿Zumo de limón?"

"¡Ella es una niña de doce años, Albus!"



...



Conclusión de la conclusión:

Dentro de las ventanas, apenas visibles en la oscuridad del atardecer, los pescados nadaban dentro de las aguas negras; iluminados por el brillante resplandor de la sala común de Slytherin cuando se acercaban, desapareciendo dentro de la oscuridad cuando se iban nadando.

Daphne Greengrass estaba sentada cómodamente en un sofá de cuero negro, su cabeza colapsada dentro de sus manos, destellando en un dorado-amarillento por causa de las fulgurantes chispas de luz blanca que iban y venían de la existencia a su alrededor.

Ella había estado preparada para ser molestada porque le gustaba Neville Longbottom. Había estado esperando escuchar un montón de comentarios sarcásticos sobre Hufflepuffs. Había pensado una tonelada de respuestas automáticas para ello cuando iba de regreso hacia los calabozos de Slytherin.

Ella había estado ansiando ser molestada por gustarle Neville. Ser molestada por ese tipo de cosas indicaba que habías crecido para ser una chica real.

Como se vio después, nadie había descubierto que su reto a Neville al Más Antiguo Duelo significaba que a ella le gustaba él. Pensó que sería obvio pero no, nadie más había tan siquiera considerado eso aparentemente.

Siempre era el maleficio que no veías el que te golpeaba.

Ella debió llamarse a sí misma simplemente Daphne de Rayo de Sol, como Neville de Caos. O Daphne Soleada como Ron Soleado. O cualquier cosa excepto Greengrass de Rayo de Sol.

Hierbaverde de Rayo de Sol.

De ahí había crecido hasta Hierbaverde de Rayo de Sol y los Cielos Azules.

Entonces alguien había añadido Montañas con Puntas de Nieve y Criaturas del Bosque Retozando.

En la actualidad se referían a ella como la Chispeante Princesa Unicornio de la Más Noble y Antigua Casa de Chispopo.

Y alguna maldita chica de sexto año la había golpeado con un Maleficio Resplandeciente, ella ni siquiera había sabido que tal cosa como un Maleficio Resplandeciente existiera, y Finite Incantatem no había funcionado, y le había pedido ayuda a algunas chicas mayores que ella había pensado eran sus amigas (aparentemente había estado equivocada al respecto) y entonces amenazó a la invocadora con graves desastres políticos infringidos por su padre y a pesar de todo Daphne Greengrass seguía sentada en la sala común de Slytherin con su cabeza dentro de sus manos, fulgurando chispeante y preguntándose cómo había terminado siendo la única persona cuerda en Hogwarts.

Ya era pasada la hora de la cena y ellos seguían con eso y si no paraban para mañana en la mañana se iba a transferir hacia Durmstrang y convertirse en la próxima Dama Oscura.

"¡Oigan, todos!" dijeron las gemelas Carrow dramáticamente, agitando una copia de el Diario el Profeta. "¿Oyeron las noticias? ¡El Wizengamot acaba de decretar que 'veamos lo que tienes' constituye un reto legal para ser peleado hasta que el retador caiga desfallecido y tome una siesta!"

"¡Cómo te atreves a insultar el honor de la Chispeante Princesa Unicornio!" exclamó Tracey. "¡Veamos lo que tienes!" Entonces Tracey se dejó caer por completo en su sofá y empezó a roncar fuertemente.

La cabeza chispeante de Daphne se hundió un poco más dentro de sus manos resplandecientes. "Después de que mi familia se apodere de todo voy a ponerlos a todos ustedes bajo maleficios anti-Aparición y los voy a enviar dentro del mar por red Floo," ella prometió a nadie en particular. "¿A todos les parece bien, verdad?"

Paf-paf, paf-paf-paf, paf.

Daphne levantó la mirada, sorprendida; ese era una señal codificada de Rayo de Sol -

He captado a alguien tocando!" bramó el Sr. Goyle. "¡Tocando la puerta!"

"¡Veamos lo que tienes, puerta!" gritó un chico mayor que estaba cerca de la puerta, y de un jalón abrió la puerta.

Hubo un momento de sorpresa completa.

"He venido a tener una palabra con la Señorita Greengrass," pidió la General Rayo de Sol, sonando como si estuviera intentando oírse confiada. "Podría alguien por favor -"

De la expresión en la cara de Hermione fue evidente que acababa de notar a la Daphne chispeante.

Y ahí fue cuando Millicent Bulstrode subió corriendo de los dormitorios inferiores y gritó, "Oíd, todos, adivinen qué, ahora Granger fue y le dio una paliza a Derrick y lo que quedaba de su banda, y su padre le envió un búho y le advirtió que si él no -"

Millicent alcanzó a ver a Hermione de pie en el corredor.

Se produjo un silencio muy ruidoso.

"Eh," habló Daphne. ¿Qué? inquirió su cerebro. "Eh, ¿qué está haciendo aquí, General?"

"Bueno," explicó Hermione Granger con una extraña sonrisa en su rostro, "He decidido que no es justo que los misteriosos magos ancianos le den oportunidades para ser héroes a algunas personas y a otras no, y también leí libros de historia y no hay suficientes chicas heroínas en ellos. ¿Así que pensé en pasar por aquí y ver si querías ser una heroína y por qué estás brillando de ese modo?"

Hubo otro silencio.

"Este," respondió Daphne, "probablemente no fue el mejor momento para hacerme esa pregunta -"

"¡Yo lo haré!" gritó Tracey Davis, brincando de su sofá.



...

Y así nació la Sociedad para la Promoción de la Igualdad Heróica para las Brujas.


...

Capítulo 68             Capítulo 70



Nota del traductor

Y con este capítulo, fue como nació la Sociedad para la Promoción de Harry Potter y los Métodos de la Racionalidad.

Cualquier tema relacionado con el dinero es complicado, por lo que me voy a limitar a los hechos. Y porque podría muy bien ser el último capítulo de HPMOR que traduzca, voy a extenderme un poco.

Ya no tengo tiempo para trabajar en la traducción de HPMOR de manera gratuita. He actualizado el Patreon para financiar exclusivamente ese proyecto. He puesto las recompensas que espero sean más estimulantes.

Si no hay suficiente apoyo en el Patreon, con pesar pero resolución tendré que dimitir de mis obligaciones como traductor de HPMOR al español.

Mi objetivo, ahora más claro que nunca, es poder vivir en tranquilidad junto con mi pareja. Con esa meta en mente, mi tiempo está comprometido en 4 actividades: trabajar medio tiempo en el negocio de mi familia. aceptar más encargos como escritor negro, seguir desarrollando el proyecto de autopublicación junto con mi pareja, y publicar con más regularidad en mi blog.

Infortunadamente, traducir HPMOR requiere tiempo, sobretodo si quiero hacerlo bien. Tiempo que ahora no tengo, a menos que pueda financiarlo. No quiero chantajear a nadie, ni planeo volverme millonario a costa de otros. Pero mi tiempo es valioso y ya no puedo seguir regalando algo tan precioso y escaso para mí.

Si están interesados en donar, pueden dar click al enlace de Patreon que hay en el encabezado del blog de Rhaidot.

Y en caso de que sea la última vez, agradezco profundamente a todos lo que con sus comentarios me ayudaron a seguir con la traducción hasta aquí. Sin ustedes habría tirado la toalla mucho antes, no por motivos prácticos, sino por falta de espíritu de lucha. Espero que sigan buscando y usando los métodos de la racionalidad para hacer de este mundo un lugar mejor.

Gracias.
Publicar un comentario