Buscar este blog

jueves, 7 de noviembre de 2013

Harry Potter y los Métodos de la Racionalidad Capítulo 16

Capítulo 15             Capítulo 17

HARRY POTTER Y LOS MÉTODOS DE LA RACIONALIDAD

Capítulo 16
Pensamiento Lateral

Quirrell Televisión
"Harry fue tomado por sorpresa, tanto por la inesperada aparición de la cara del Profesor Quirrell como por la semblanza a la televisión Muggle. Hubo algo a la vez nostálgico y triste sobre esto, le recordaba tanto a una pieza de su hogar y aún así no lo era en verdad..."
................................................

El portal del enemigo es Rowling.

................................................

No soy un psicópata, Sólo soy muy creativo.

................................................

Tan pronto como entró en el salón de Defensa el miércoles, Harry supo que esta clase iba a ser diferente.

Fue, para empezar, el aula más grande que había visto en Hogwarts, similar a una gran aula universitaria, con varias capas de escritorios en diferentes niveles mirando hacia un gigantesco escenario de llano mármol blanco. El salón de clases estaba en lo alto del castillo – en el quinto piso - y Harry sabía que eso era tanto una explicación como lo era el dónde se suponía que debía encajar un cuarto como este. Se estaba volviendo claro que Hogwarts simplemente no tenía una geometría, Euclidiana o de otra; no tenía conexiones, ni direcciones.

A diferencia del pasillo de una universidad, no había filas de asientos plegables; en su lugar había ordinarios escritorios de madera y sillas de madera de Hogwarts, alineadas en una curva a través de cada nivel del salón. Excepto que cada escritorio tenía un plano, blanco, rectangular, misterioso objeto depositado sobre este.

En el centro de la plataforma gigante, en un pequeño estrado de mármol oscuro, estaba un solitario escritorio de profesor. En el cual Quirrell cayó desplomado sobre su propia silla, cabeza tirada hacia atrás, babeando ligeramente su túnica.

¿Ahora que me recuerda eso...?

Harry había llegado a la lección tan temprano que ningún otro estudiante estaba allí todavía. (El lenguaje Inglés era deficiente cuando se trataba de describir el viaje en el tiempo; en particular, el Inglés carecía de palabras capaces de expresar cómo era de conveniente.) Quirrell no parecía ser... funcional... por el momento, y Harry no se sentía particularmente deseoso de aproximarse a Quirrell de todos modos.

Harry seleccionó un escritorio, trepó hasta este, se sentó, y sacó el libro de texto de Defensa. Estaba alrededor de los siete octavos del camino a recorrer – había planeado terminar el libro antes de esta clase, de hecho, pero se estaba quedando retrasado en su agenda y ya había usado el Giratiempo dos veces el día de hoy.

Pronto hubo sonidos en la medida en que el aula se comenzó a llenar. Harry los ignoró.

"¿Potter? ¿Qué estás haciendo aquí?"

Esa voz no pertenecía aquí. Harry levantó la vista. "¿Draco? Qué estás haciendo en oh por dios tú tienes secuaces."


Uno de los chicos parado detrás de Draco parecía tener demasiados músculos para un chico de once años, y el otro estaba puesto en una postura sospechosamente bien balanceada.

El chico de cabello blanco-rubio sonrió más bien con aire de suficiencia e hizo un gesto hacia atrás de él. "Potter, te presento al Sr. Crabbe," sus manos se movió de Músculos hacia Balance, "Sr. Goyle. Vincent, Gregory, este es Harry Potter."

El Sr. Goyle inclinó su cabeza y le dio a Harry una mirada que probablemente se suponía debía significar algo pero terminó viéndose solamente bizca. El Sr. Crabbe saludó "Que gustazo" en un tono que sonaba como si él estuviera intentando bajar su voz tanto como pudiera.

Una fugaz expresión de consternación cruzó el rostro de Draco, pero fue rápidamente reemplazado por su mueca de superioridad.

"¡Tienes secuaces! " Harry repitió. "¿Dónde consigo yo secuaces?"

La mueca de Draco se hizo más grande. "Me temo, Potter, que el primer paso es ser Seleccionado en Slytherin -"

"¿Qué? ¡Eso no es justo!"

"- y luego tus familias tienen que tener un arreglo desde antes de que tú nacieras."

Harry miró al Sr. Crabbe y al Sr. Goyle. Ambos parecían estar intentando con mucho ahínco ser amenazantes. Eso es, estaban inclinándose hacia adelante, encorvándose sobre sus hombros, cuellos pegados y mirándolo fijamente.

"Uh... espera un momento," pidió Harry. "¿Esto fue pactado hace años?"

"Exactamente, Potter. Me temo que no tienes suerte."

El Sr. Goyle sacó un mondadientes y empezó a limpiarse sus dientes, todavía amenazante.

"Y," dedujo Harry, "Lucius insistió que crecieras sin conocer a tus guardaespaldas, y que sólo los conocieras en tu primer día de escuela."

Eso eliminó la mueca del rostro de Draco. "Sí, Potter, todos sabemos que eres brillante, toda la escuela lo sabe ya, puedes dejar de exhibirlo -"

"Por lo que se les ha dicho todas sus vidas que iban a ser tus secuaces y han pasado años imaginándose cómo se supone que los secuaces deben ser -"

Draco hizo un gesto de dolor.

"- y lo que es peor, ellos se conocen el uno al otro y han estado practicando -"

"El jefe dijo que te callaras," ladró el Sr. Crabbe. El Sr. Goyle mordió su mondadientes, sosteniéndolo entre su dentadura, y usó una mano para hacer tronar los nudillos de la otra.

"¡Te dije que no hicieras esto en frente de Harry Potter!"

Los dos se veían un poco avergonzados y el Sr. Goyle rápidamente puso el mondadientes de regreso en el bolsillo de sus túnicas..

Pero en el momento en que Draco dejo de mirarlos para volver a encarar a Harry, ellos volvieron ser amedrentadores.

"Me disculpo," Draco expresó rígidamente, "por el insulto que estos imbéciles te han dado."

Harry le dio una mirada significativa al Sr. Crabbe y al Sr. Goyle. "Yo diría que estás siendo un poco severo con ellos, Draco. Yo creo que están actuando exactamente del modo que yo quiero que actúen mis secuaces. Digo, si yo tuviera algún secuaz."

La mandíbula de Draco se desencajó.

"Oye, Gregory, no creerás que él intenta alejarnos del jefe, ¿o sí?"

"Estoy seguro que el Sr. Potter no sería así de tonto."

"Oh, no soñaría con hacer algo así," Harry expresó suavemente. "Es sólo algo para que tengan en su mente si su actual empleador pareciera despreciarlos. Además, nunca duele tener otras ofertas mientras estás negociando tus condiciones de trabajo, ¿cierto?"

"¿Qué hace él en Ravenclaw?"

"No puedo imaginarlo, Sr. Crabbe."

"Cállense los dos," Draco habló a través de rechinadores dientes. "Es una orden." Con un esfuerzo visible, transfirió su atención otra vez a Harry. "Como sea, ¿qué estás haciendo en la clase de Defensa de Slytherin?"

Harry se congeló. "Espera." Su mano penetró dentro del monedero. "Horario." Miro por encima del pergamino. "Defensa, 2:30pm, y ahora mismo es..." Harry miró a su reloj mecánico, en el que se podía leer 11:23. "2:23, a menos de que haya perdido el rastro del tiempo. ¿Lo hice?" Si lo había hecho, bueno, Harry sabía cómo llegar a cual fuera la lección en la que se suponía que debía estar. Por Dios que él amaba su Giratiempo y algún día, cuando fuera lo suficientemente mayor, ambos se unirían en matrimonio.

"No, eso suena correcto," Draco admitió, viéndose confundido. Su mirada se giro para ver el resto del auditorio, que se estaba llenando con túnicas adornadas de verdes y...

"¡Gryffintontos!" espetó Draco. "¿Qué están ellos haciendo ellos aquí?"

"Mmm," Harry murmuró. "El Profesor Quirrell sí dijo que... olvidé sus palabras exactas... que él iba a ignorar algunas de las convenciones de enseñanza de Hogwarts. Tal vez él solamente combinó todas sus clases."

"Oh," dijo Draco. "Eres el primer Ravenclaw aquí."

"Sí. Llegué aquí temprano."

"¿Qué estás haciendo aquí en la última fila, entonces?"

Harry parpadeó. "No sé, ¿pareció un buen lugar para sentarse?"

Draco hizo un sonido de burla. "No podrías alejarte más del profesor si lo intentaras." El chico de cabello rubio se acercó al inclinarse un poco más . "Como sea, ¿es verdad lo que le dijiste a Derrick y su pandilla?"

"¿Quién es Derrick?"

"¿Lo golpeaste con un pastel?"

"Dos pasteles, de hecho. ¿Qué se supone que le dije?"

"Que él no estaba haciendo nada astuto o ambicioso y que él era una desgracia para Salazar Slytherin." Draco estaba contemplando a Harry atentamente.

"Eso... suena casi exacto," Harry aceptó. "Creo que fue más como, 'Es esto parte de algún plan increíblemente astuto que les hará ganar ventaja en el futuro, o es una desgracia sin sentido al nombre de Salazar Slytherin' o algo como eso. No recuerdo las palabras exactas."

"Estás confundiendo a todos, sabes," comentó el chico de cabello rubio.

"¿Oh?" Harry preguntó en honesta confusión.

"Warrington explicó que pasar un largo tempo bajo el Sombrero Seleccionador es una de las señales de un gran Mago Oscuro. Todos estaban hablando sobre eso, preguntándose si ellos deberían empezar a adularte sólo por si las dudas. Entonces fuiste y protegiste a un montón de Hufflepuffs, en el nombre de Merlín. ¡Luego le dices a Derrick que él es una desgracia para la memoria de Salazar Slytherin! ¿Qué es lo que se supone que todos deberían pensar?"

"Que el Sombrero Seleccionador decidió ponerme en la Casa de '¡Slytherin! ¡Sólo bromeaba! ¡Ravenclaw!' y he estado actuando de acuerdo a ello."

El Sr. Crabbe y el Sr. Goyle soltaron una risotada a la vez, causando que el Sr. Goyle velozmente se tapara la boca con su mano.

"Es mejor que vayamos a conseguir nuestros asientos," Draco anunció. Él titubeó, se enderezó un poco, habló un poco más formal. "Pero yo quiero continuar con nuestra última conversación y aceptó tus condiciones."

Harry asintió. "¿Te importunaría terriblemente is yo esperara hasta el Sábado en la tarde? Estoy en una especie de contienda ahora mismo."

"¿Una contienda?"

"Ver si puedo leer todos mis libros de texto tan rápido como Hermione Granger lo hizo."

"Granger," Draco repitió. Sus ojos se entrecerraron. "¿La sangre-sucia que piensa que ella es Merlín? Si estás intentando vencerla a ella entonces todos los Slytherin te desean la mejor de las suertes, Potter, y no me molestaré hasta el Sábado." Draco inclinó su cabeza respetuosamente, y se alejó, seguido por sus secuaces.

Oh, va a ser tan divertido hacer malabares con esto, ya puedo estar seguro de ello.

Es salón de clases se estaba llenando a toda prisa con los cuatro colores de los bordes: verde, rojo, amarillo, y azul. Draco y sus dos amigos parecían estar a la mitad de intentar adquirir tres asientos contiguos en la fila de enfrente – ya ocupados, por supuesto. El Sr. Crabbe y el Sr. Goyle estaban amenazando vigorosamente, pero esto no estaba teniendo mucho efecto.

Harry se inclinó sobre su libro de Defensa y continuó leyendo.

................................................

A las 2:35PM, cuando la mayoría de los asientos estaban tomados y no parecía que nadie más fuera a llegar, el Profesor Quirrell tuvo un repentino tirón en su silla y se sentó derecho, y su cara apareció en todos los planos, blancos rectangulares objetos que estaban depositados sobre los escritorios de los estudiantes.

Harry fue tomado por sorpresa, tanto por la inesperada aparición de la cara del Profesor Quirrell como por la semblanza a la televisión Muggle. Hubo algo a la vez nostálgico y triste sobre esto, le recordaba tanto a una pieza de su hogar y aún así no lo era en verdad...

"Buenas tardes, mis jóvenes aprendices," saludo el Profesor Quirrell. Era como si su voz proviniera de la pantalla del escritorio y estuviera hablando directamente a Harry. "Bienvenidos a su primera lección en Batalla Mágica, como los fundadores de Hogwarts habrían dicho; o, como se pasó a llamar a finales del siglo veinte, Defensa Contra las Artes Oscuras."

Hubo una cierta cantidad de frenética escritura cuando los estudiantes, llevados por la sorpresa, alcanzaron sus pergaminos o cuadernos.

"No," el Profesor Quirrell llamó. "No se molesten en escribir cómo fue llamada esta clase alguna vez. Preguntas tan inútiles no contaran en sus notas en ninguna de mis lecciones. Eso es una promesa."

Muchos estudiantes de sentaron rígidamente ante eso, viéndose más bien impactados.

El Profesor Quirrell estaba sonriendo ligeramente. "Aquellos de ustedes que hayan desperdiciado tiempo leyendo sus inútiles libros de Defensa de primer año -"

Alguien produjo un sonido ahogado. Harry se preguntó si había sido Hermione.

"- puede haber tenido la impresión que aunque esta clase sea llamada Defensa Contra las Artes Oscuras, es de hecho sobre cómo defenderse contra Mariposas Pesadillas, las cuales pueden causar malos sueños, o Babosas de Ácido, que pueden disolver por completo dos pulgadas de viga de madera dándoles un día a lo sumo."

El Profesor Quirrell se levantó, empujando su silla hacia atrás del escritorio. La pantalla en el escritorio de Harry siguió cada uno de sus movimientos. El Profesor Quirrell se dirigió al frente del salón de clases, y bramó:

"¡El Colacuerno Húngaro es más alto que una docena de hombres! ¡Respira fuego tan rápidamente y con tanta precisión que puede derretir a una Snitch en pleno vuelo! ¡Una Maldición Asesina lo derribará!"

Hubo gritos desde los estudiantes.

"¡El Trol de Montaña es más peligroso que el Colacuerno Húngaro! ¡Es lo suficientemente fuerte para morder a través del acero! ¡Su piel es lo suficientemente resistente como para soportar Maleficios Aturdidores y Encantamiento Seccionadores! ¡Su sentido del olfato es tan agudo que puede saber desde lejos si su presa es parte de una manada, o está sola y vulnerable! ¡Lo más aterrador de todo, el trol es único entre las criaturas mágicas al mantenerse continuamente Transformándose en si mismo – está siempre transfigurándose dentro de su propio cuerpo. Si ustedes de algún modo tuvieran éxito en arrancarle su brazo le crecería otro en cuestión de segundos! ¡Fuego y ácido producirían tejido cicatrizado que puede confundir temporalmente los poderes de regeneración de un trol – por una hora o dos! ¡Son lo suficientemente listos como para usar porras como herramientas! ¡El trol de montaña es la tercera maquina asesina más perfecta en toda la Naturaleza! Una Maldición Asesina lo derribará."

Los estudiantes se veían bastante impresionados.

El Profesor Quirrell estaba sonriendo sombríamente. "Su triste excusa para un libro de Defensa de tercer año les sugiere que expongan el trol de montaña a la luz del sol, lo que lo congelara en el acto. Esto, mis jóvenes aprendices, es la clase de conocimiento inútil que nunca encontrarán en mis lecciones. ¡Ustedes no encuentran troles de montaña a plena luz del día! La idea de que ustedes deberían utilizar la luz del sol para detenerlos es el resultado de autores de libros tontos intentando demostrar su maestría de minucias al costo de lo que es práctico. ¡Sólo porque hay una forma ridículamente oscura de lidiar con los troles de montaña no significa que ustedes deberían intentar usarla! La Maldición Asesina no se puede bloquear, es imparable, y funciona cada vez en cualquier cosa que tenga un cerebro. Si, como un mago adulto, son incapaces de utilizar la Maldición Asesina, ¡entonces pueden simplemente Aparecerse lejos! De igual modo si están enfrentando la segunda maquina asesina más perfecta, un Dementor. ¡Sólo se Aparecen lejos!"

"A menos, por supuesto," el Profesor Quirrell continuó, su voz ahora más baja y dura, "ustedes estén bajo la influencia de una maldición anti-Aparición. No, hay exactamente un monstruo que puede amenazarlos una vez que que lleguen a adultos. El único y más peligroso monstruo en todo el mundo, tan peligroso que nada más se le puede comparar. El Mago Oscuro. Esa es la única cosa que aún será capaz de amenazarlos."

Los labios del Profesor Quirrell se volvieron una fina linea. "Con reluctancia les enseñaré suficientes trivialidades para una marca de aprobación en las partes obligadas por el Ministerio de sus finales de primer año. Ya que estas marcas exactas en aquellas secciones no harán diferencia en su futura vida, cualquiera que quiera más que una marca de aprobación es bienvenido para desperdiciar su propio tiempo estudiando nuestra patética excusa para libro de texto. El título de está clase no es Defensa Contra las Pestes Menores. Están aquí para aprender a cómo defenderse por sus propios medios contra las Artes Oscuras. Lo que quiere decir, quedemos muy claro en esto, defenderse ustedes mismos contra los Magos Oscuros. ¡Las personas con varitas que quieran herirlos probablemente tendrán éxito a menos que ustedes los hieran primero! ¡No hay defensa sin ofensa! ¡No hay defensa sin luchar! Esta realidad es considerada demasiado dura para los de once años para los gordos, sobre-pagados, Auror-protegidos políticos quienes ordenan su currículo. ¡Al abismo con esos tontos! ¡Ustedes están aquí para la clase que ha sido enseñada en Hogwarts por más de ochocientos años! ¡Bienvenidos a su primer años de Batalla Mágica!"

Harry comenzó a aplaudir. So se pudo detener, era demasiado inspirador.

Una vez que Harry inició el aplauso hubo algunas respuestas dispersas desde Gryffindor, y algunas más desde Slytherin, pero la mayoría de estudiantes simplemente estaban muy aturdidos para reaccionar.

El Profesor Quirrell hizo un gesto cortante, y el aplauso murió instantáneamente. "Muchas gracias," expresó el Profesor Quirrell. "Ahora a lo práctico. He combinado todas mis clases de Batalla de primer año en una sola, lo que me permitirá ofrecerles tanto el doble de tiempo en el aula como sesiones Dobles - "

Hubo jadeos de horror.

"- una carga incrementada que les compensaré al no asignarles ninguna tarea."

Los jadeos de horror se cortaron abruptamente.

"Sí, me escucharon correctamente. Yo les enseñaré a pelear, no a escribir doce pulgadas sobre pelear para el Lunes."

Harry deseaba desesperadamente haberse sentado junto a Hermione para así poder ver la expresión en su rostro en este momento, pero por otro lado él estaba bastante seguro de que se la estaba imaginando exactamente.

También Harry estaba enamorado. Sería una boda triple: él, el Giratiempo, y el Profesor Quirrell.

"Para aquellos de ustedes que así lo elijan, he arreglado algunas actividades después de clases que creo ustedes encontraran bastante interesantes al igual que educativas. ¿Quieren mostrarle al mundo sus propias habilidades en lugar de mirar a catorce personas jugando Quidditch? Más de siete personas pueden luchar en una armada."

Buenísimo.

"Estas y otras actividades después de clases también les harán ganar puntos Quirrell. ¿Qué son los puntos Quirrell, preguntas? El sistema de puntos de Casa no se ajusta a mis necesidades, porque hace los puntos de Casa muy raros. Prefiero dejar que mis estudiantes sepan cómo lo están haciendo más frecuentemente que eso. Y en las raras ocasiones en que les ofrezca un examen escrito, se marcará a si mismo a medida que ustedes avanzan, y si ustedes consiguen demasiadas preguntas relacionadas incorrectas, su examen les mostrará los nombres de estudiantes que hicieron correctamente esas preguntas, y aquellos estudiantes serán capaces de ganar puntos Quirrell al ayudarles."

...guau. ¿Por qué los otros profesores no usaban un sistema como ese?

"¿Qué tan buenos son los puntos Quirrell, se preguntan? Para empezar, diez puntos Quirrell serán merecedores de un punto de Casa. Pero les harán merecedores de otros favores además. ¿Quisieran tomar su examen en un tiempo inusual? ¿Hay alguna sesión particular que ustedes más bien preferirían saltarse? Ustedes verán que puedo ser muy flexible en favor de aquellos estudiantes que hayan acumulado suficientes puntos Quirrell. Los puntos Quirrell controlaran el generalato de las armadas. Y para Navidad – justo antes de las vacaciones de Navidad – le concederá a alguien un deseo. Cualquier proeza relacionada con la escuela que este dentro de mi poder, mi influencia, o por sobre todo, mi ingenuidad. Sí, estuve en Slytherin y les estoy ofreciendo formular un astuto plan en su beneficio, si eso es lo que se requiere para cumplir su deseo. Este deseo ira para quien sea que haya ganado la mayoría de puntos Quirrell dentro de todos los siete años."

Ese sería Harry.

"Ahora dejen sus libros y objetos sueltos en sus escritorios – estarán a salvo, las pantallas las vigilaran por ustedes – y vengan a esta plataforma. Es hora de un juego llamado Quién es el Estudiante Más Peligroso en la Clase."

................................................

Harry giró su varita en su mano derecha y pronunció "¡Ma-ha-su!"

Hubo otro agudo "bing" desde la esfera azul flotante que el Profesor Quirrell le había asignado a Harry como su blanco. Ese sonido particular indicaba un golpe perfecto, el cual Harry había obtenido en nueve de sus últimos diez intentos.

De algún lugar el Profesor Quirrell había desenterrado un hechizo que era increíblemente fácil de pronunciar, y tenía un movimiento de varita ridículamente simple, y tenía una tendencia a golpear a donde fuera que estuvieras mirando. El Profesor Quirrell había proclamado desdeñosamente que la verdadera batalla mágica era por lejos más difícil que esto. Que el maleficio era enteramente inútil en un combate verdadero. Que apenas era un estallido de magia cuyo único contenido real era la puntería, y que produciría, al acertar, un breve dolor equivalente a ser golpeado con fuerza en la nariz. Que el único propósito de esta prueba era ver quien era un entendedor rápido, ya que el Profesor Quirrell estaba seguro de que nadie habría encontrado previamente este maleficio o algo que se le pareciera.

A Harry no le importó nada de eso.

"¡Ma-ha-su!"

Un voltio de energía roja se disparó desde su varita y golpeó el blanco y la esfera azul una vez más produjo el bing que quería decir que el hechizo de hecho había funcionado para él.

Harry se estaba sintiendo como un mago de verdad por primera vez desde que había llegado a Hogwarts. Hubiera deseado que el blanco esquivará como las pequeñas esferas que Ben Kenobi había usado para entrenar a Luke, pero por alguna razón el Profesor Quirrell había en cambio alineado a los estudiantes y blancos en un orden paralelo para asegurarse de que no se dispararían los unos a los otros.

Así que Harry bajó su varita, saltó a la derecha, apuntó su varita y la giró y grito "¡Ma-ha-su!"

Hubo un "dong" de tono más bajo que casi lo había hecho correctamente.

Harry puso si varita dentro de su bolsillo, retrocedió a la izquierda y desenfundó y disparó otro voltio de energía roja.

El agudo bing que resultó fue fácilmente uno de los sonidos más satisfactorios que él había escuchado en su vida. Harry quería gritar en triunfo a pleno pulmón. ¡YO PUEDO HACER MAGIA! TEMAN DE MÍ, LEYES DE LA FÍSICA, ¡VOY A VIOLARLAS!

"¡Ma-ha-su!" la voz de Harry fue estridente, pero apenas notable sobre el constante canto de gritos similares de alrededor de la plataforma del salón de clases.

"Suficiente," llamó la voz amplificada del Profesor Quirrell. (No sonó fuerte. Sonó como un volumen normal, proviniendo justo detrás de tu hombro izquierdo, sin importar donde te estuvieras parando en relación con el Profesor Quirrell.) "Veo que todos ustedes lo han logrado al menos una vez." Las esferas-blanco se volvieron rojas y comenzaron a elevarse a la deriva hasta el techo.

El Profesor Quirrell estaba de pie en el elevado estrado en el centro de la plataforma, apoyándose ligeramente sobre el escritorio del profesor con una mano.

"Les conté," el Profesor Quirrell aclaró, "que nosotros tendríamos un juego llamado Quién es el Estudiante Más Peligroso en la Clase. Hay un estudiante en este salón de clases que ha dominado el Maleficio Sumerio de Golpe Simple más rápido que nadie más -"

Oh bla bla bla.

"- y fue a ayudar a otros siete estudiantes. Por lo cual ella se ha ganado los primeros siete puntos Quirrell para su año. Avance, Hermione Granger. Es tiempo de la siguiente etapa del juego."

Hermione Granger se echó a andar hacia adelante, una mirada que mezclaba triunfo y aprehensión en su cara. Los Ravenclaws se mostraron orgullosos, los Slytherins con ferocidad, y Harry con franca molestia. Harry lo había hecho bien esta vez. Probablemente estaba incluso en la mitad superior de la clase, ahora que todos se había enfrentado con un hechizo igualmente desconocido y Harry había leído de lleno la Teoría Mágica de Adalbert Waffling. Y aún así Hermione lo estaba haciendo mejor.

En algún lugar de la parte trasera de su mente estaba el miedo de que Hermione era simplemente mejor que él.

Pero por ahora Harry iba a poner sus esperanzas en los hechos conocidos de que (a) Hermione había leído mucho más que los libros de texto estándar y que (b) Adalbert Waffling era un bruto sin inspiración que había escrito Teoría Mágica para complacer a una junta escolar que no esperaban demasiado de niños de once años.

Hermione llego al estrado en el centro y se paró allí.

"Hermione Granger dominó un hechizo completamente desconocido en dos minutos, casi un minuto entero más rápido que el siguiente subcampeón." El Profesor Quirrell se volteó lentamente en su lugar para mirar a todos los estudiantes que los observaban. "¿Podría la inteligencia de la Señorita Granger hacerla la estudiante más peligrosa en el salón de clases? ¿Bien? ¿Qué es lo que creen?"

Nadie parecía estar creyendo algo por el momento. Incluso Harry no estaba seguro de que pensar.

"Vamos a averiguarlo, ¿de acuerdo?" indicó el Profesor Quirrell. Se giró hacia Hermione, e hizo un gesto hacia el resto de la clase. "Selecciona a cualquier estudiante que desees y conjura el Maleficio de Golpe Simple sobre esa persona."

Hermione se quedó paralizada donde estaba.

"Vamos," el Profesor Quirrell sugirió suavemente. "Has conjurado este hechizo perfectamente más de cincuenta veces. No es permanentemente dañino o tan siquiera muy doloroso. Duele tanto como un firme puñetazo y dura sólo unos cuantos segundos." La voz del Profesor Quirrell fue creciendo más. "Esta es una orden directa de su profesor, Señorita Granger. Escoja un blanco y disparé un Maleficio de Golpe Simple."

La cara de Hermione estaba arrugada en horror y su varita estaba temblando en su mano. Los propios dedos de Harry estaban agarrando su propia varita con fuerza en simpatía. Incluso aunque podía ver lo que el Profesor Quirrell estaba intentando hacer. Incluso aunque él podía ver el punto que el Profesor Quirrell estaba intentando demostrar.

"Si usted no levanta su varita y dispara, Señorita Granger, usted perderá un punto Quirrell."

Harry contempló a Hermione, dispuesto a que ella mirara en su dirección. Su mano derecha estaba dándole suaves palmadas a su propio pecho. Escogerme, no tengo miedo...

La varita de Hermione se crispó en su mano; entonces su cara se relajó, y ella bajó su varita a su costado.

"No," rechazó Hermione Granger.

Su voz era calmada, e incluso aunque no sonó fuerte, todos la escucharon en silencio.

"Entonces debo deducir un punto de usted," aclaró el Profesor Quirrell. "Esto es una prueba, y usted la ha fallado."

Eso la alcanzó. Harry lo pudo ver. Pero ella mantuvo sus hombros rectos.

La voz del Profesor Quirrell era compasiva y era como si inundara todo el cuarto. "Saber cosas no siempre es suficiente, Señorita Granger. Si usted no puede dar y recibir violencia a la orden de propinarse un golpe en el dedo, entonces usted no puede defenderse a usted misma y no pasará Defensa. Por favor reúnase con sus compañeros."

Hermione regresó hacia el grupo de Ravenclaw. Su cara se veía en paz y Harry, por alguna extraña razón, quería comenzar a aplaudir. Incluso aunque el Profesor Quirrell había estado en lo correcto.

"Por lo que," el Profesor Quirrell prosiguió. "se vuelve claro que Hermione Granger no es la estudiante más peligrosa del salón de clases. ¿Quién creen ustedes que podría ser de hecho la persona más peligrosa aquí? - aparte de mí, por supuesto."

Sin tan siquiera considerarlo, Harry se volteó a mirar al contingente de Slytherin.

"Draco, de la Noble y Más Antigua Casa de Malfoy," llamó el Profesor Quirrell. "Parece que muchos de tus compañeros pupilos están mirando en tu dirección. Avance, si lo desea."

Draco así lo hizo, caminando con un cierto orgullo en su porte. Se paró en el estrado y miró al Profesor Quirrell con una sonrisa.

"Sr. Malfoy," el Profesor Quirrell ordenó. "Dispare."

Harry habría intentado detenerlo si hubiera habido tiempo pero con un suave movimiento Draco giró hacia el contingente Ravenclaw y alzó su varita y pronunció "¡Mahasu!" como si fuera todo una sola silaba y Hermione estaba diciendo "¡Ouch!" y eso fue todo.

"Bien dirigido," lo felicitó el Profesor Quirrell. "Dos puntos Quirrell para usted. Pero cuénteme, ¿por qué escogió a la Señorita Granger?"

Hubo una pausa.

Finalmente Draco respondió, "Porque ella era la que más destacaba."

En los labios del Profesor Quirrell apareció una tenue sonrisa. "Y esa es la verdadera razón de por qué Draco Malfoy es peligroso. De él haber seleccionado a cualquier otro, lo más probable es que ese niño hubiera resentido ser elegido, y el Sr. Malfoy probablemente habría hecho un enemigo. Y mientras que el Sr. Malfoy podría haber dado alguna otra justificación para seleccionarla, eso no le habría servido para ningún otro propósito salvo el de alejar a algunos de usted, mientras otros ya estaban animándolo sin importar si el decía algo o no. Lo que significa que el Sr. Malfoy es peligroso porque sabe a quien atacar y a quien no atacar, cómo hacer aliados y evitar hacer enemigos. Dos puntos Quirrell más para usted, Sr. Malfoy. Y como usted ha demostrado una virtud ejemplar de Slytherin, creo que la Casa de Salazar ha ganado un punto también. Puede reunirse con sus amigos."

Draco hizo una pequeña reverencia y regreso al contingente Slytherin. Algunos aplausos comenzaron desde las túnicas de bordes verdes, pero el Profesor Quirrell hizo un gesto cortante y el silencio cayo de nuevo.

"Podría parecer que nuestro juego ha terminado," propuso el Profesor Quirrell. "Y aún así hay un único estudiante en este salón de clases que es más peligroso que el retoño de Malfoy."

Y ahora por alguna razón había un montón de personas mirándolo...

"Harry Potter. Avance."

Esto no auguraba nada bueno.

Harry caminó reluctante hacia el Profesor Quirrell parado en su alto estrado, aún apoyándose ligeramente contra su escritorio de profesor.

El nerviosismo de ser puesto como el centro de atención empezó a agudizar el ingenio de Harry mientras él se aproximaba al estrado, y su mente estaba agitándose con las posibilidades que el Profesor Quirrell pudiera pensar para demonstrar la peligrosidad de Harry. ¿Se le pediría realizar un hechizo? ¿Derrotar a un Señor Oscuro?

¿Demonstrar su supuesta inmunidad a la Maldición Asesina? Seguramente el Profesor Quirrell era demasiado inteligente para eso...

Harry se detuvo muy cerca del estrado, y el Profesor Quirrell no le pidió que se acercara más.

"La ironía es," señaló el Profesor Quirrell, "que todos ustedes miraron a la persona correcta por las razones enteramente incorrectas. Ustedes están pensando," los labios del Profesor Quirrell se retorcieron, "que Harry Potter ha derrotado al Señor Oscuro, y que por lo tanto debe ser muy peligroso. Bah. Él apenas tenía un año. Cual fuera el capricho del destino que mató al Señor Oscuro es probable que tuviera poco que ver con las habilidades combativas del Sr. Potter. Pero tras escuchar los rumores de un Ravenclaw enfrentando a cinco Slytherins mayores, yo entrevisté a varios testigos presenciales y llegué a la conclusión de que Harry Potter sería mí más peligroso estudiante."

Una sacudida de adrenalina se vertió dentro del sistema de Harry, haciéndolo pararse derecho. Él no sabía a qué conclusión había llegado el Profesor Quirrell, pero eso no podía ser bueno.

"Ah, Profesor Quirrell -" Harry inició una explicación.

El Profesor Quirrell se veía divertido. "Usted está pensando que he llegado a la respuesta incorrecta, ¿no es así, Sr. Potter? Aprenderá a esperar algo mejor de ." El Profesor Quirrell se erigió derecho dejando de apoyarse en su escritorio. "Sr. Potter, todas las cosas tienen un uso acostumbrado. ¡Deme diez usos desacostumbrados de objetos en este salón de clases para el combate!"

Por un momento Harry se quedó sin palabras por el puro, crudo impacto de haber sido entendido.

Y luego las ideas se empezaron a derramar.

"Hay escritorios que son lo suficientemente pesados para ser fatales si se dejan caer desde una gran altura. Hay sillas con patas de metal que podrían empalar a alguien si se impulsan lo suficiente. El aire en este salón de clases sería mortal por su ausencia, ya que las personas mueren en el vacío, y puede servir como transportador para gases venenosos."

Harry tuvo que parar brevemente para respirar, y dentro de esa pausa el Profesor Quirrell habló:

"Esos son tres. Necesita diez. El resto de la clase piensa que usted ya ha usado todos los contenidos del salón de clases."

"¡Ja! El piso puede ser removido para crear un foso de púas para caer adentro, el techo puede ser colapsado sobre alguien, las paredes pueden servir como material bruto para Transformación en cualquier número de cosas mortales - cuchillos, digamos."

"Hay van seis. ¿Pero seguramente estarás raspando el fondo del barril ahora?"

"¡Ni siquiera he iniciado! ¡Sólo mire a todas las personas! Tener a un Gryffindor atacar al enemigo es un uso ordinario, por supuesto -"

"No contaré ese."

"- pero su sangre también puede ser usada para ahogar a alguien. Los Ravenclaws son conocidos por sus cerebros, pero sus órganos internos podrían ser vendidos en el mercado negro por suficiente dinero para contratar a un asesino. Los Slytherins no sólo son útiles como asesinos, también pueden ser arrojados a suficiente velocidad para aplastar a un enemigo. Y los Hufflepuffs, en adicción a ser duros trabajadores, también contienen huesos que pueden ser removidos, afilados, y usados para apuñalar a alguien."

Para entonces el resto dela clase estaba observando a Harry con algo de horror. Incluso los Slytherins se veían impresionados.

"Esos son diez, aunque estoy siendo generoso en contar el de Ravenclaw. Ahora, por crédito extra, un punto Quirrell por cada uso de objectos en este cuarto que usted aún no haya nombrado." El Profesor Quirrell favoreció a Harry con una sonrisa afable. "Es resto de su clase piensa que usted está en problemas ahora, ya que usted ha nombrado todo excepto los objetivos y usted no tiene idea de que podría hacer con aquellos."

"¡Bah! He nombrado a todas las personas, pero no mi túnica, que puede ser usada para sofocar a un enemigo si se enrolla alrededor de su cabeza suficientes veces, o la túnica de Hermione Granger, que puede ser partida en tiras y atada hasta formar una cuerda y usada para ahorcar a alguien, o la túnica de Draco Malfoy, que puede ser usada para iniciar un incendio -"

"Tres puntos," intervino el Profesor Quirrell, "ya no más ropa."

"Mi varita puede ser introducida dentro del cerebro de un enemigo a través de su cuenca del ojo" y alguien hizo un horrorizado, ahogado sonido.

"Cuatro puntos, no más varitas."

"Mi reloj de pulsera podría sofocar a alguien si se le atascara a alguien dentro de su garganta -"

"Cinco puntos, y es suficiente."

"Hmph," Harry comentó. "Diez puntos Quirrell por un punto de Casa, ¿correcto? Debió dejarme seguir hasta que ganara la Copa de las Casas, Ni siquiera he comenzado con los usos no acostumbrados de todo lo que tengo en mis bolsillos" o el monedero de piel de moke en si mismo y él no podía hablar sobre el Giratiempo o la capa de invisibilidad pero habría algo que decir sobre esas esferas rojas...

"Suficiente, Sr. Potter. Bueno, ¿creen todos ustedes que han entendido que es lo que hace al Sr. Potter el estudiante más peligroso del salón de clases?"

Hubo un murmullo de asentimiento.

"En voz alta, por favor. Terry Boot, ¿qué hace a su compañero de dormitorio el más peligroso?"

"Ah... um... ¿él es creativo?"

"¡Incorrecto!" bramó el Profesor Quirrell, y su puño cayó bruscamente sobre su escritorio con un sonido amplificado que hizo que todos saltaran. "¡Todas las ideas del Sr. Potter fueron peor que inútiles!"

Harry lo miró sorprendió.

"¿Remover todo el piso para crear una trampa de púas? ¡Ridículo! ¡En combate tú no tienes esa clase de tiempo para prepararse y si lo tuvieras habría cientos de usos mejores! ¿Transformar material de las paredes? ¡El Sr. Potter no puede realizar la Transformación! ¡El Sr. Potter tuvo exactamente una idea que él podría usar de inmediato, ahora mismo, sin extensas preparaciones o un cooperativo enemigo o magia que él no conozca. Esa idea fue atravesar su varita por la cuenca del ojo. ¡Lo cual más probablemente rompería su varita antes que matar a su oponente! En resumen, Sr. Potter, me temo que sus propuestas fueron uniformemente terribles."

"¿Qué?" Harry exclamó con indignación. "Usted pidió ideas inusuales, ¡no prácticas! ¡Yo estaba pensando por fuera de la caja! ¿Cómo usaría usted algo en este salón de clases para matar a alguien?"

La expresión del Profesor Quirrell era de desaprobación, pero había arrugas de risa alrededor de sus ojos. "Sr. Potter, yo nunca dije que era para matar. Hay un lugar y tiempo para tomar a sus enemigos con vida, y adentro de un salón de clases de Hogwarts es usualmente uno de aquellos lugares. Pero para responder a su pregunta, golpearlos en el cuello con el filo de una silla."

Hubo algunas risas de los de Slytherins, pero se estaban riendo con Harry, no de él.

Todos los demás se veían horrorizados.

"Pero Sr. Potter ahora ha demostrado por qué él es el más peligroso estudiante en el salón de clases. Pedí por usos desacostumbrados de objetos en este salón para el combate. El Sr. Potter pudo haber sugerido usar un escritorio para bloquear una maldición, o usar una silla para hacer tropezar a un enemigo que se acercara, o enredar ropa alrededor de su brazo para crear un escudo improvisado. En su lugar, todos los usos que el Sr. Potter nombró fueron ofensivos en vez de defensivos, y de algún modo fatales o potencialmente fatales."

¿Qué? Esperen, eso no podía ser verdad... Harry tuvo un repentino sentido de vertido al intentar recordar que era exactamente lo que él había sugerido, seguramente tenía que haber un contra-ejemplo...

"Y eso," el Profesor Quirrell concluyó, "es el por qué las ideas del Sr. Potter eran tan extrañas e inútiles – porque tenía que llegar más allá de lo impracticable para poder alcanzar sus estándares de asesinar al enemigo. Para él, cualquier idea que estuviera por debajo de eso no era digna de consideración. Esto refleja una cualidad que podríamos llamar la intención de matar. Yo la tengo. Harry Potter la tiene, así es cómo él pudo mirar hacia abajo a cinco Slytherins más grandes. Draco Malfoy no la tiene, aún no. El Sr. Malfoy difícilmente se contraería de hablar de asesinato común, pero incluso él estaba alterado – sí usted lo estaba Sr. Malfoy, yo estaba mirando su rostro – cuando el Sr. Potter describió cómo usaría los cuerpos de sus compañeros de clase como material bruto. Hay censores dentro de su mente que lo hacen retroceder de pensamientos como ese. El Sr. Potter piensa puramente en asesinar al enemigo, recurrirá a cualquier medio para hacerlo así, él no retrocede, sus censores están apagados. Incluso aunque su joven genio es tan indisciplinado e inefectivo hasta llegar a ser inútil, su intención de matar hace a Harry Potter el Más Peligroso Estudiante en el Salón de Clases. Un punto final para él – no, que sea ese un punto para Ravenclaw – por este indispensable requisito de un verdadero mago duelista."

La boca de Harry se quedó boquiabierta en un trauma sin palabras mientras él buscaba frenéticamente por algo para refutar esto. ¡Eso es tan completamente lo que yo no soy!

Pero él podía ver que los otros estudiantes comenzaban a creerlo. La mente de Harry estaba hojeando posibles negaciones y no encontrando nada que pudiera sostenerse contra la voz autoritaria del Profesor Quirrell. Lo mejor que Harry había logrado era "No soy un psicópata, sólo soy muy creativo" y eso sonaba como siniestro. Necesitaba elaborar algo inesperado, algo que haría que las personas se detuvieran y reconsideraran -

"Y ahora," el Profesor Quirrell ordenó. "Sr. Potter. Dispare."

Nada paso, por supuesto.

"Ah, bueno," dijo el Profesor Quirrell. Él suspiró. "Supongo que todos debemos comenzar en algún lado. Sr. Potter, seleccione a cualquier estudiante que usted desee para un Maleficio de Golpe Simple. Usted lo hará antes de que yo de por terminada mi clase por este día. Si no lo hace, comenzaré a deducir puntos de Casa, y los seguiré deduciendo hasta que usted lo haga."

Harry alzó su varita cuidadosamente. Tenía que hacer al menos eso, o el Profesor Quirrell podría empezar a deducir puntos de Casa ahí mismo.

Lentamente, como si avanzara sobre una plancha para asar, Harry se giró de cara a los Slytherins.

Y los ojos de Harry se encontraron con los de Draco.

Draco Malfoy no se veía temeroso en lo más mínimo. El chico de cabello rubio no estaba dando ninguna señal visible de asentimiento tal como Harry le había dado a Hermione, pero difícilmente se podía esperar que él lo hiciera así. Los otros Slytherins pensarían que eso sería raro.

"¿Por qué la duda?" cuestionó el Profesor Quirrell. "De seguro hay únicamente una elección obvia."

"Sí," Harry aceptó. "Únicamente una elección obvia."

Harry retorció su varita y pronunció "¡Ma-ha-su!"

Hubo un completo silencio en el salón de clases.

Harry sacudió su brazo izquierdo, intentando deshacerse del punzante aguijón.

Hubo más silencio.

Finalmente el Profesor Quirrell suspiró. "Sí, bastante ingenioso, pero había una lección para ser aprendida y usted lo esquivó. Un punto menos para Ravenclaw por demostrar su propia astucia al costo de la actual meta. Clase terminada."

Y antes de que cualquiera pudiera decir algo más, Harry cantó a todo pecho:

"¡Sólo bromeaba! ¡RAVENCLAW!"

Hubo silencio por un breve momento tras eso, un sonido de personas pensando, y luego los murmullos se fueron elevando rápidamente hasta un rugido de conversación.

Harry se volteó hacia el Profesor Quirrell, ellos dos necesitaban hablar -

Quirrell se había desplomado e iba caminando fatigosamente de vuelta a su silla.

No. No aceptable. Ellos realmente necesitaban hablar. Al cuerno con el acto de zombi, el Profesor Quirrell probablemente despertaría si Harry lo pellizcaba un par de veces. Harry se fue dirigiendo hacia -

MALO
NO
MALA IDEA

Harry se tambaleó y detuvo sus pasos, sintiéndose mareado.

Y el flujo de Ravenclaws descendió sobre él y las discusiones iniciaron.



Capítulo 15             Capítulo 17

................................................

Notas del traductor

Se que yo también hubiera aplaudido. ¡Fue un discurso increíble! ¿No les dije que Quirrell era genial?
Yudkowsky se tomó una licencia artística al poner a Quirrell en Slytherin, porque canon-Quirrell fue a Ravenclaw en realidad, como lo expandió Rowling en la web de Pottermore.
Dios, me siento cansado de verdad, tuve que correr con las últimas tres páginas, pensé que iba a tener tiempo de sobra para terminarlas pero he tenido varios turnos de trabajo inesperados que perjudicaron mi tiempo libre. Bueno, lo importante es que se cumplió con la agenda :D
Es muy posible que alguien comience a ayudar con la traducción, de verdad espero que ese alguien sí pueda porque sería una gran mejora para la calidad y cantidad de HPMOR que podemos traducir ;)
Del dibujo de este capítulo no me siento particularmente orgulloso ._.
Como siempre gracias a todos por el apoyo. Ahora dormiré un poco, este régimen de cuatro horas me está haciendo tener alucinaciones. ¡Ya empiezo a escuchar mensajes subliminales en las canciones!
Hackea FNN para hacer las ediciones de los primeros capítulos de HPMOR, es la única forma. ¡Dispara!”

Visita HPMOR para encontrar todo sobre esta historia en inglés.
Publicar un comentario