Buscar este blog

martes, 9 de agosto de 2016

Un padre mata a su hija en Roldanillo

Para los que no conozcan la noticia, pueden leer el artículo de El Tiempo titulado Conmoción en Roldanillo por padre que mató a hija a martillazos o este reporte de Noticias Caracol Hombre que mató a su hija en Roldanillo la atacó con un martillo


Paola Andrea Zapata Marin


El hecho: Jhon Elver de Jesús Zapata Calle de 45 años, asesinó a su hija de 14 años Paola Andrea Zapata Marín y dejó malherida a su otra hija, de 9 años.


Me abstuve de comentar antes porque quería calmarme antes de escribir al respecto. Fue una tragedia familiar terrible y no quería decir cosas de las cuales pudiera arrepentirme después.

Al principio me sentí lleno de ira. ¿Cómo era posible que un padre asesinará a su propia hija, y que dejará mal herida a la otra? Sólo deseaba que el culpable recibiera un castigo. Y me enojé con las personas que buscaban defender al asesino alegando que era parcialmente culpa de la mamá de las menores de edad por haberse separado de él. Se me hacía un argumento tan machista que sólo me hacía enojar.

Cuando logré calmarme, noté algo que me causo terror. Stephen King en su libro 11/22/63 describe como un padre asesina a su esposa e hijos con un martillo, influenciado por la energía maligna de Pennywise el payaso. Y de hecho, escuché a algunas personas esparcir el rumor de que el señor Zapata estaba influenciado por algo maligno porque toda su vida se caracterizó por ser una persona calmada.

Creo que lo anterior se explica de dos maneras. Stephen King como todo escritor, se inspira en la realidad. Casos como este son inusuales, pero ocurren en todo el mundo. Es horrible considerarlo, mas es la explicación más lógica: de vez en cuando algunos padres matan a sus hijos. Y en segundo lugar, ante crímenes tan atroces, la mayoría prefieren adjudicar la culpa a una influencia externa, y no a la persona que creyeron conocer durante años.

Al final, tanto para la familia y amigos del agresor como de sus víctimas, terminan por sufrir dos tragedias. Porque perdieron a una niña que tenía mucho potencial, y también a un hombre que habían considerado de confiar hasta entonces.

Por eso en lugar de juzgar las condiciones de un crimen que serían difíciles de desentrañar, me limito a expresar mis buenos deseos para los afectados, y a rezar por la pronta recuperación de la niña herida.


Publicar un comentario