Buscar este blog

viernes, 21 de octubre de 2016

6 Indicativos de un Padre Desastroso (Demostrado por la Ciencia)

El Siguiente Artículo usa como fuente de información 6 Hallmarks Of Disastrous Parenting (Confirmed By Science) publicado en Cracked


malos padres
Imagen tomada de Gratisography

¿Tienes miedo de ser uno de esos famosos malos padres? ¡La ciencia puede ayudarte! Evalúa tu comportamiento como padre si caes en alguno de los siguientes puntos:


  1. Evitar discutir en frente de los niños: A veces los padres, con buenas intenciones, evitan discutir en frente de sus hijos. Al privar a los hijos de los momentos de desacuerdo, también los privan de los momentos de acuerdos. Por eso muchos de ellos al crecer no tienen ni idea sobre la resolución de conflictos. Que un niño pueda ver a sus padres dialogar, exponer puntos de vista diferentes, y llegar a concesiones entre dos partes diferentes, puede hacer la diferencia entre un adulto tolerante y otro que no lo es. Una cosa más, discutir no es lo mismo que pelear, pues pelear implica que de plano no se pudo llegar a un dialogo y simplemente se quiere imponer por la fuerza.
  2. Ayudar con su tarea: Se podría pensar que los mejores padres ayudan a sus hijos con sus tareas, pero la realidad es contraria Es una mala costumbre ayudar a los niños con su tarea, pues se conviertes en personas dependientes, lo que termina en detrimento de su propia capacidad para investigar, esforzarse y cumplir con las demandas del sistema educativo.Éstos son los adultos que al crecer siempre andan buscando quién les haga las cosas. Otra consideración en éste punto, es que si bien la mayoría de los padres están capacitados para ayudar a sus hijos con las tareas de primaria, muy pocos lo están para hacer lo mismo en secundaria, y al sufrir el trauma de parecer como tontos frente a sus hijos, la relación entre ambas partes degrada en gritos, excusas y exigencias sin sentido.
  3. Hacer que se coman toda la comida: Los niños no tienen el mismo apetito durante toda su vida, y el apetito varía de un niño a otro. Se cree que un niño que come mucho es un niño saludable, pero eso es una creencia desmentida por la ciencia. La labor de un padre consiste en asegurarse que el niño coma el mínimo necesario de los tres grupos alimenticios más importantes (frutas y verduras, carnes y grano) de manera balanceada. Mientras no coman en exceso o muy poco, no hay que preocuparse porque el niño no deje el plato limpio. En caso de duda consultar un pediatra certificado.
  4. Bañarlos a diario: Es necesario que los niños se ensucien para que adquieran defensas. La costumbre de bañarse a diario es relativamente reciente en la historia humana, y no nos ha hecho mucho bien porque al reducir la exposición temprana a las bacterias menos dañinas, al crecer no tenemos cómo defendernos de los virus más nocivos. Incluso los adultos deberían evitar darse una ducha de vez en cuando.
  5. Hablar como bebe: Una costumbre adorable es hablar a los niños como si tuvieran alguna clase de retraso mental. Adorable, pero estúpido, pues retrasa el que los niños aprendan a vocalizar. Además, aún si los pequeños no se saben expresar, tienen una gran capacidad empatica, son sensibles a los sentimientos a su alrededor y aprenden de las interacción entre los adultos. Si quieres tener un niño inteligente, no le hables como si fuera un tonto.
  6. Pasar tanto tiempo con ellos como sea posible: Relacionado con el primer punto. Es lindo y bien intencionado querer pasar todo el tiempo con ellos para protegerlos de todo mal posible, incluso yo admito que ésta sería mi tendencia si tuviera hijos. Pero sería incorrecto de mi parte, pues como reza el dicho "Los padres no duran toda la vida." Los niños tienen que aprender a valerse por sí mismos, a interactuar con otros sin la presencia de sus padres. Es mejor evitar ser un padre "helicóptero" como bien expusieron en un capítulo de Los Simpsons.

La solución más simple para no ser un mal padre, es no tener hijos.

¿Por qué no puedo evitar hacer malos chistes al final de mis entradas?



Publicar un comentario