Buscar este blog

domingo, 28 de diciembre de 2014

Día de los inocentes

Me sorprende que la gente celebre esté día con bromas y exposiciones públicas de diversa índole. La mayoría desconocen o prefieren desconocerlo, que en este día se conmemora la masacre de niños inocentes que fue ordenada por el Rey Herodes. Si eres católico, ¿no debería ser un día de recogimiento espiritual? Y si no eres católico, ¿no debería ser un día como cualquier otro?

Me burlo de la desgracia ajena
Original

Ni siquiera los católicos se ponen de acuerdo si en verdad el hecho ocurrió o no. Bueno, los que sean dogmáticos pueden creer cualquier cosa. Pero aparentemente no hay evidencia histórica de ese evento en particular. Sí hay evidencia de que Herodes cometió otros actos de crueldad, pero no sobre ese. Parece ser un cuento que se esparció con el tiempo para exagerar la maldad del hombre, y luego hacerla encajar con la leyenda cristiana del nacimiento de Jesús.

¿Cómo se transforma una masacre inventada en un día para gastarse bromas los unos a los otros? No tengo ni idea. Es una de esas cosas de la humanidad que no entiendo.

Me preguntó si otras religiones cristianas no católicas celebran este día, con o sin bromas.

Datos interesantes aparte, no soy amante de las bromas. No me gusta que me sorprendan de manera cruel. Prefiero las bromas bobas o inocentes, que no perjudican a nadie. Así que no tengo madera de buen bromista.

Hace un rato sorprendí, sin querer, a mi gata con un salto para acariciarla. Ella se asustó tanto que gruño casi grito y dio media vuelta en el aire. Fue muy gracioso, luego me sentí culpable por hacer una broma en el día de las bromas.

¡Bendito complejo de culpa de católico secular!
Publicar un comentario