Buscar este blog

lunes, 21 de abril de 2014

María Fernanda Cabal cosecha disgusto en Aracataca

María Fernanda Cabal en el infierno
María Fernanda Cabal en el infierno

Desde luego, estoy más que entusiasmado con la noticia de que Aracataca declarará persona no grata a María Fernanda Cabal. A una persona tan ignorante y grosera no solamente se le debería prohibir la entrada a Aracataca, sino a toda Colombia.

Ignorante porque se nota que la susodicha nunca leyó a Gabo por gusto. Me la imaginó en el colegio, uno de ricos por supuesto, leyendo a Gabo por obligación y jurando: "¡Un día me vengaré de este comunista por hacerme perder el tiempo!"

Grosera porque sus comentarios hubieran caído mal cuando Gabo estaba vivo, pero hacerlo cuando la familia del noble noble y dos países están de luto por él, eso es tan falto de cortesía y decencia que el calificativo de bestia se le queda corto. Eso es no tener respeto.


Como ya dijo Benedetti, "Ni la extrema derecha te va apoyar en esa estupidez que escribiste hoy @MariaFdaCabal". No puedo evitar cuestionarme, ¿qué rayos pensaba esta mujer? A lo mejor quería agradar a sus jefes, porque ese cuento de que nada más quería llamar la atención a la situación de Cuba no se lo cree ni ella. Una cosa tiene tan poco que ver con la otra como el aleteo de una mariposa con un terremoto.

Nada de lo que está mujer diga puede arreglar su desacierto garrafal. Aunque sí haría la diferencia que en lugar de poner excusas se disculpara sinceramente. Cabal no ha reconocido su error, únicamente ha dado explicaciones que nadie está interesado en escuchar. Lo que Colombia quiere es que ella acepté que se equivocó, que fue impropia e inapropiada, y que más allá de sus convicciones políticas o las del difunto nobel, ella pecó al ser irrespetuosa, en pleno luto, del mejor escritor que ha nacido en el país al que presuntamente ella pertenece.

Sin embargo, no me sorprendería que Colombia le haga honra también a su tradición más conocida: olvidar. A lo mejor Cabal sigue su ascenso político como si nada, porque este país sin memoria está condenado a seguir eligiendo malos gobernantes. Para aquellos que no quieran que esto suceda, a lo mejor el hashtag #YoTambiénOdioACabal se vuelva una opción para no olvidar tan fácilmente.
Publicar un comentario