Buscar este blog

jueves, 22 de agosto de 2013

Harry Potter y los Métodos de la Racionalidad Capítulo 8

Capítulo 7             Capítulo 9


HARRY POTTER Y LOS MÉTODOS DE LA RACIONALIDAD

Capítulo 8
Prejuicio Positivo

Hermione Granger

Todas estas palabras son de J. K. Rowling, excepto Europa. No intenten fanfics allí.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------

Un alertado lector preguntó si Luna es una vidente, significando que esto va a ser un fic de HPDM bottom!Draco mpreg. Lamento que FFN no me permita un tamaño de fuente más grande en el cual pueda decir NO. Honestamente no se me había ocurrido que Luna pudiera ser una vidente real – Tendré que decidir si avanzaré con eso o no – pero creo que todos podemos asumir con seguridad que si Luna es una vidente, ella dijo algo como "luz plantando una semilla en la oscuridad", y Xenophilius, como siempre, prefirió interpretarlo en la manera equivocada. (1)

----------------------------------------------------------------------------------------------------

"Déjame advertirte que retar mi ingenuidad es una peligrosa clase de proyecto, y puede provocar que tu vida se vuelva mucho más surrealista."

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Nadie había pedido por ayuda, ese era el problema. Sólo iban por ahí hablando, comiendo, o contemplando el aire mientras sus padres intercambiaban chismes. Por la razón que fuere, nadie se había sentado a leer un libro, lo que quería decir que ella no podía nada más sentarse a su lado y sacar su propio libro. E incluso cuando ella tercamente tomó la iniciativa al sentarse y continuar su tercer repaso de Hogwarts: Una Historia, nadie pareció sentirse inclinado a ubicarse a su lado.

Aparte de ayudar a las personas con sus tareas, o cualquier cosa que necesitaran, ella sinceramente no sabía cómo conocer personas. Ella no se sentía como si fuera una persona tímida. Pensaba en sí misma como una chica que se lanzaba hacia adelante. Y aún así, de algún modo, si no había alguna petición entre las lineas de "no puedo recordar cómo hacer divisiones largas" entonces era demasiado penoso avanzar ante alguien y hablar... ¿qué? Ella nunca había sido capaz de descubrir ese qué. Y no parecía haber una hoja de información estándar, lo que era ridículo. Todo el asunto de conocer personas nunca le había parecido sensato. ¿Por qué tenía ella que tomar toda la responsabilidad cuando había dos personas involucradas? ¿Por qué los adultos nunca ayudaban? Deseaba que alguna otra chica se le acercara a ella y anunciara, "Hermione, la profesora me ordenó ser tu amiga."

Pero dejemos claro que Hermione Granger, sentándose sola en el primer día de escuela en uno de los pocos compartimentos que estaban vacíos, en el último vagón del tren, con la puerta izquierda del compartimiento abierta en caso de que alguien por cualquier razón quisiera hablar con ella, no era triste, solitario, fatídico, depresivo, desolador, u obsesivo sobre sus problemas. Ella estaba, mejor, re-leyendo Hogwarts: Una Historia por tercera vez y disfrutándolo bastante, con sólo un toque de desfallecimiento en la parte trasera de su mente por la general irracionalidad del mundo.

Hubo el sonido de una puerta interna del tren abriéndose, y luego pasos y un raro sonido de deslizamiento viniendo del pasillo del tren. Hermione dejó a un lado Hogwarts: Una Historia y se puso de pie y asomo afuera su cabeza – en caso de que alguien necesitara ayuda – y vio a un chico joven en túnica de mago, probablemente de primer o segundo año a juzgar por su altura, y viéndose muy tonto con una bufanda enrollada alrededor de su cabeza. Un pequeño baúl se paró en el piso a su lado. Incluso cuando ella lo vio, él tocó en la puerta de otro, compartimiento cerrado, y anunció con una voz ligeramente ahogada por la bufanda, "Disculpen, ¿puedo hacer una pregunta?

No escuchó la respuesta del interior del compartimiento, pero después de que el chico abrió la puerta, creyó que lo escuchó preguntar – a menos que no hubiera escuchado bien - "¿Alguien aquí conoce los seis cuarks o dónde puedo hallar a una chica de primer año llamada Hermione Granger?"


Después de que el chico había cerrado la puerta del compartimiento, Hermione inquirió, "¿Puedo ayudarte con algo?"

La cara en bufanda se volteó a mirarla, y la voz respondió, "No a menos que puedas nombrar los seis cuarks o decirme dónde hallar a Hermione Granger."

"Arriba, abajo, extraño, encanto, verdad, belleza, ¿y por qué la estás buscando?" (2)

Era difícil decirlo desde esa distancia, pero ella pensó que vio al chico sonreír enormemente bajo la bufanda. "Ah, así que tú eres una chica de primer año llamada Hermione Granger," afirmó la joven, ahogada voz. "En el tren a Hogwarts, nada menos." El chico comenzó a caminar hacia ella y su compartimiento, y su baúl se deslizó tras él. "Técnicamente, todo lo que necesitaba hacer era encontrarte, pero es probable que en realidad deba hablarte o invitarte a unirte a mi grupo o conseguir un objeto mágico clave de ti o descubrir que Hogwarts fue construido sobre las ruinas de un antiguo templo o algo por el estilo. ¿PJ o PNJ, esa es la pregunta?" (3)

Hermione abrió su boca para replicar a esto, pero no pudo pensar en ninguna posible replica para... lo que fuera que acababa de escuchar, incluso cuando el chico pasó a su lado, miró dentro del compartimiento, asintió con satisfacción, y se sentó en la banca al frente de la de ella. Su baúl se escurrió tras él, creció tres veces su anterior diámetro y se acomodó al lado de su propio baúl en una curiosamente perturbadora manera.

"Por favor, siéntate," pidió el chico, "y por favor cierra la puerta detrás de ti, si quieres. No te preocupes, no muerdo a nadie que no me muerda primero." Él ya estaba desamarrando la bufanda de su cabeza.

La imputación de que este chico pensara que ella estaba asustada por él hizo que su mano deslizara la puerta con un porrazo, quedando atascada dentro de la pared con fuerza innecesaria. Ella se giró y vio un rostro joven con brillantes, risueños ojos verdes, y una enojada cicatriz roja-oscura puesta en su frente que le recordó algo en la parte trasera de su mente pero ahora ella tenía cosas más importantes en que pensar. "¡Yo no dije que fuera Hermione Granger!"

"Yo no dije que tú dijeras que eras Hermione Granger, Yo sólo afirmé que eras Hermione Granger. Si quieres preguntar cómo lo sé, es porque lo sé todo. Buenas noches damas y caballeros, mi nombre es Harry James Potter-Evans-Verres o Harry Potter para abreviar, sé que eso probablemente no significa nada para ti para variar -"

La mente de Hermione finalmente hizo la conexión. La cicatriz en su frente, la forma de un rayo. "¡Harry Potter! Estás en Historia de la Magia Moderna y Ascensión y Caída de las Artes Oscuras y Grandes Eventos Mágicos del Siglo Veinte." Era de hecho la primera vez en toda su vida que ella conocía a alguien que fuera del interior de un libro, y era más bien una sensación rara.

El chico parpadeó tres veces. "¿Estoy en los libros? Espera, por supuesto que estoy en los libros... que extraño pensamiento."

"Dios mio, ¿no lo sabes?" inquirió Hermione. "Habría encontrado todo lo que pudiera si fuera yo."

El chico habló más bien secamente. "Señorita Granger, han pasado menos de 72 horas desde que fui al Callejón Diagon y descubrí mi subida a la fama. He pasado los dos últimos dos días comprando libros de ciencia. Créeme, pretendo descubrir todo lo que pueda." El chico titubeó. "¿Qué dicen los libros sobre mí?"

La mente de Hermione Granger retrocedió, no sabía que sería evaluada sobre aquellos libros por lo que sólo los leyó una vez, pero nada más había pasado un mes y el material aún estaba fresco en su mente. "Eres el único que sobreviviste la Maldición Asesina por lo que eres llamado el Niño-Que-Vivió. Naciste de James Potter y Lily Potter anteriormente Lily Evans el 31 de Julio de 1980. En el 31 de Octubre de 1981 el Señor Oscuro el Que-No-Debe-Ser-Nombrado atacó tu casa aunque no se por qué. Fuiste hallado vivo con la cicatriz sobre tu frente en las ruinas de la casa de tus padres cerca de los restos quemados de Quien-Tú-Sabes. El Jefe de Magos Albus Percival Wulfric Brian Dumbledore te escondió en algún lugar, nadie sabe donde. Ascensión y Caída de las Artes Oscuras aseguran que sobreviviste por el amor de tu madre y que tu cicatriz contiene todos los poderes mágicos del Señor Oscuro y que los centauros te temen, pero Grandes Eventos Mágicos del Siglo Veinte no menciona nada al respecto e Historia de la Magia Moderna advierte que hay muchas teorías sin fundamento sobre ti."

La boca del chico estaba colgando. "¿Te pidieron esperar por Harry Potter en el tren de Hogwarts, o algo similar?"

"No," Hermione respondió. "¿Quién te contó sobre ?"

"La Profesora McGonagall y creo saber por qué. ¿Tienes memoria eidética, Hermione?"

Hermione negó con la cabeza. "No es fotográfica, siempre desee que fuera así pero tengo que leer mis libros escolares cinco veces para memorizarlos por completo."

"De verdad," el chico murmuró con una voz ligeramente estrangulada. "Espero que no te importe si lo compruebo – no es que no te crea, pero como reclama el dicho, 'Confía, pero verifica. No tiene punto que lo dude cuando simplemente puedo hacer el experimento."

Hermione sonrió, más bien maliciosamente. Ella amaba tanto las pruebas. "Adelante."

El chico metió su mano dentro de un monedero a su lado y ordenó "Dibujos mágicos y Pociones de Arsenius Jigger". Cuando retiró su mano esta sostenía el libro que él había mencionado.

Instantáneamente Hermione quería uno de esos monederos más de lo que jamás había querido cualquier otra cosa.

El chico abrió el libro en algún lugar del medio y leyó. "Si estuvieras haciendo aceite de la agudeza -"

"¡Puedo ver esa página desde aquí, sabes!"

El chico levantó el libro para que no pudiera seguir viendo nada más, y volteó las paginas de nuevo. "si estuvieras fermentando una poción de escalada de araña, ¿cuál sería el siguiente ingrediente a agregar después de la telaraña de Acromántula?"

"Tras añadir la telaraña, esperar hasta que la poción se vuelva exactamente del matiz del cielo sin nubes del ocaso, a ocho grados del horizonte y ocho minutos antes que la punta del sol se vuelva visible. Revolver ocho veces de Oeste a Este y una vez de Este a Oeste, y luego añada ocho puñados de mocos de unicornio."

El chico cerró el libro con una agudo chasquido y puso el libro de regreso en su monedero, el cual se lo tragó con un pequeño ruido de eructo. "Bien bien bien bien bien bien. Me gustaría hacerle una propuesta, Señorita Granger.

“¿Una propuesta?" Hermione reaccionó con sospecha. Se suponía que las chicas no debían escuchar a esas.

También fue en este punto que Hermione notó otra cosa - bueno, una de las cosas – que eran curiosas sobre el chico. Aparentemente las personas que estaban en los libros sonaban como un libro cuando hablaban. Este fue un descubrimiento muy sorprendente.

El chico alcanzó su monedero y comandó, "lata de gaseosa", retirando un cilindro verde brillante. Se la mostró y preguntó, "¿Puedo ofrecerte algo de beber?"

Hermione aceptó cortésmente la gaseosa bebida. De hecho se estaba sintiendo sedienta a estas alturas. "Muchas gracias," Hermione dijo al tiempo que levantaba la tapa. "¿Era esa tu propuesta?"

El chico tosió. "No," negó él. Justo cuando Hermione comenzó a beber, él continuó, "Me gustaría que me ayudaras a apoderarme del universo."

Hermione terminó su bebida y bajo la lata. "No gracias, no soy malvada."

El chico la miró con sorpresa, como si hubiera estado esperando alguna otra respuesta. "Bueno, estaba hablando en un sentido más retórico," él explicó. "En el sentido del proyecto de Bacon, sabes, no poder político. 'El efecto de todas las cosas posibles' y de ahí en adelante. Quiero conducir estudios experimentales de hechizos, descubrir las leyes subyacentes, traer la magia al dominio de la ciencia, mezclar el mundo mágico con el mundo Muggle, elevar el estándar de vida de todo el planeta, mover la humanidad siglos adelante, descubrir los secretos de la inmortalidad, colonizar el Sistema Solar, explorar la galaxia, y más importante, descubrir que rayos está en verdad pasando aquí porque todo esto es descaradamente imposible." (4)

Eso sonaba un poco más interesante. "¿Y?"

El chico la contempló con incredulidad. "¿Y? ¿Eso no es suficiente?"

"¿Y qué quieres tú de mí?" elaboró Hermione.

"Quiero que me ayudes a hacer la investigación, por supuesto. Con tu memoria enciclopédica sumada a mi inteligencia y racionalidad, tendremos el proyecto de Bacon terminado en muy poco, donde “muy poco” quiere decir probablemente al menos treinta y cinco años."

Hermione estaba comenzando a encontrar a este chico molesto. "Aún no te he visto hacer nada inteligente. Tal vez yo te deje ayudar a ti con mi investigación."

Hubo un cierto silencio en el compartimiento.

"Así que me estás pidiendo demonstrar mi inteligencia, entonces," comentó el chico tras una larga pausa.

Hermione asintió.

"Te advierto que retar mi ingenuidad es un proyecto peligroso, y tiende a hacer tu vida mucho más surrealista."

"Todavía no estoy impresionada," Hermione recalcó. Sin saberlo, la bebida verde una vez más se alzó hasta sus labios.

"Bueno, tal vez esto te impresionará," el chico dijo. Se inclinó hacia adelante y la miró intensamente. "Ya he hecho un poco de experimentación y descubrí que no necesito varita, puedo hacer que cualquier cosa pase sólo chasqueando mis dedos.”

Vino justo cuando Hermione estaba en el medio de tragar, y se atragantó y expulsó el fluido verde brillante.

Sobre su recién comprada, nunca antes usada túnica de bruja, en el primer día de escuela.

Hermione grito en serio. Fue un tono tan agudo que sonó como un invasivo aire de sirena en el compartimiento cerrado. "¡Puaj! ¡Mi ropa!"

"¡No te asustes!" exclamó el chico. "Puedo arreglarlo para ti. ¡Nada más mira!" Alzó una mano y chasqueó sus dedos.

"Tú -" luego ella vio hacia abajo hacia si misma.

El fluido verde aun estaba allí, pero incluso mientras ella miraba, empezó a desaparecer y desvanecerse en cuestión de un momento, fue como si a ella nunca se le hubiera derramado nada.

Hermione contempló al chico, quien estaba usando una una sonrisa que era más bien una mueca maliciosa.

¡Magia sin palabras ni varita! ¿A su edad? ¿Cuando apenas había conseguido los textos escolares tres días antes?

Entonces ella recodó lo que había leído, y casi no pudo respirar y se apartó de él. ¡Todos los poderes mágicos del Señor Oscuro! ¡En su cicatriz!

Se apresuró a ponerse sobre sus pies. "Yo, yo, yo necesito ir al servicio, espera aquí bueno -" tenía que hallar a un adulto tenía que contarles -

La sonrisa del chico se diluyó. "Sólo era un truco, Hermione. Lo lamento, No era mi intención asustarte.

"Su mano se detuvo sobre el pomo de la puerta. "¿Un truco?"

"Sí," afirmó el chico. "Me pediste demonstrar mi inteligencia. Por lo que hice algo aparentemente imposible, lo que siempre es una buena forma de exhibirse. En verdad no puedo lograr nada solamente chasqueando mis dedos." El chico se pausó. "Al menos no creo que pueda, hasta ahora nunca lo había probado experimentalmente." El chico levantó su mano y chasqueó sus dedos de nuevo. "No, no hay banano."

Hermione estaba más confundida de lo que jamás había estado en su vida.

El chico volvió a sonreír por la mirada en el rostro de ella. "Te advertí que retar mi ingenuidad tiende a hacer tu vida más surrealista. Recuerda eso la próxima vez que te prevenga sobre algo."

"Pero, pero," Hermione tartamudeó. "¿Qué hiciste, entonces?"

El chico la midió con la mirada, ponderosa cualidad que ella nunca había visto antes en alguien de su propia edad. "¿Crees tener lo que hace falta para ser una científica por derecho propio, con o sin mi ayuda? Procedamos a ver cómo investigas un fenómeno confuso."

"Yo..." La mente de Hermione se quedó en blanco por un momento. Ella amaba los exámenes pero nunca antes había sido evaluada de ese modo. Frenéticamente, ella intentó convocar cualquier cosa que hubiera leído sobre lo que se supone que hacen los científicos. Su mente se saltó engranajes, aterrizó contra si misma, y escupió de vuelta las instrucciones para hacer un proyecto de investigación científica:

Paso 1: Formar una hipótesis.
Paso 2: Hacer un experimento para comprobar tu hipótesis.
Paso 3: Medir los resultados.
Paso 4: Hacer una exposición en cartulina.

Paso 1 era formar una hipótesis. Eso quería decir, intentar pensar en algo que pudo haber pasado justo en este momento. "De acuerdo. Mi hipótesis es que lanzaste un Encantamiento en mi túnica para hacer que cualquier cosa que se derrame en ella desaparezca."

"Muy bien," cuestionó el chico, "¿es esa tu respuesta?"

La conmoción se estaba pasando, y la mente de Hermione estaba comenzando a trabajar apropiadamente. "Espera, eso no puede ser. No te vi tocar tu varita o pronunciar ningún hechizo ¿así que cómo podrías haber lanzado un Encantamiento?"

El chico espero, su cara neutral.

"Pero supongamos que todas las túnicas provienen de una tienda con un Encantamiento ya sobre ellas para mantenerlas limpias, lo que sería una útil clase de Encantamiento para que tengan. Lo descubriste derramando antes algo sobre ti mismo."

Ahora las cejas del chico se levantaron. "¿Es esa tu respuesta?"

"No, aún no he hecho el Paso 2, 'Hacer un experimento para comprobar tu hipótesis..'

"El chico cerró su boca otra vez, y empezó a sonreír.

Hermione observó las latas de bebidas, que ella automáticamente puso en el portavasos de la ventana. La tomó y ojeó adentro, y halló que le quedaba un tercio de liquido.

"Bien," prosiguió Hermione, "el experimento que quiero hacer es verterlo sobre mí túnica y ver que pasa, y mi predicción es que la mancha desaparecerá. Sólo que si no funciona, mí túnica estará manchada, y no quiero eso."

"Hazlo en la mía," propuso el chico, "de ese modo no tienes que preocuparte porque tu túnica se ensucie."

"Pero -" Hermione dudó. Había algo malo con ese pensamiento pero ella no sabía cómo expresarlo exactamente.

"Tengo otra túnica disponible en mí baúl," insistió el chico.

"Pero no hay un lugar para que te cambies," Hermione objetó. Luego lo pensó mejor. "Aunque supongo que puedo salir y cerrar la puerta -"

"Tengo un lugar para cambiarme dentro de mí baúl, también."

Hermione miro el baúl, el cual ella comenzaba a sospechar, era un poco más especial que el de ella.

"De acuerdo," Hermione aceptó, "ya lo que pones así," y ella más bien cautelosamente vertió un poco de verde gaseosa dentro de una esquina de la túnica del chico. Luego la contempló, procurando recordar que tanto se tardó el fluido original en desaparecer...

¡Y la mancha verde desapareció!

Hermione dejó escapar un suspiró de alivio, no tan pequeño porque esto significaba que ella no estaba tratando con todos los poderes mágicos del Señor Oscuro.

Bien, Paso 3 era medir los resultados, pero en este caso eso era ver que la mancha había desaparecido. Y supuso que probablemente podía saltarse el paso 4, sobre la cartelera de cartulina. "Mi respuesta es que las túnicas están Encantadas para mantenerse limpias a si mismas."

"No precisamente," replicó el chico.

Hermione sintió una puñalada de decepción. Ella realmente deseaba no sentirse así, el chico no era un profesor, pero aún era una prueba y ella se había equivocado en una pregunta y eso siempre se sentía como un pequeño puño en el estómago.

(Mostraba casi todo lo que necesitas saber de Hermione Granger que ella nunca había permitido que eso la detuviera, o incluso interfiriera con su amor por ser evaluada.)

"Lo triste es," explicó el chico, "que probablemente hiciste todo lo que el libro te dijo que hicieras. Hiciste una predicción que distinguiría entre la túnica estando o no encantada, y lo comprobaste, y rechazaste la hipótesis nula de que la túnica no estaba encantada. Pero a menos de que leas la mejor, la mejor clase de libros, no te enseñaran como hacer ciencia apropiadamente. Lo suficientemente bien como para realmente acertar la respuesta, quiero decir, y no sólo agitar otra publicación como Papá siempre se está quejando. Así que déjame intentar explicarte – sin darte la respuesta – lo que hiciste mal en esta ocasión, y te daré otra oportunidad."

Estaba comenzando a resentir el tono oh-tan-superior del chico cuando no era más que otro niño de once años como ella, pero eso era secundario a encontrar lo que ella había hecho mal. "De acuerdo."

La expresión del chico creció en intensidad. "Este es un juego basado en un famoso experimento llamado la tarea del 2-4-6, y así es como funciona. Tengo una regla – conocida por mi, pero no por ti – que encaja algunas tuplas de tres números, pero no otras. 2-4-6 es un ejemplo de una tupla que encaja en la regla. De hecho... permite que escriba la regla, para que sepas que no te estoy saboteando, y la doblaré y te la entregaré. Por favor no mires, ya que inferí de lo que pasó antes que puedes leer viendo al revés." (5)

El chico pronunció "papel" y "lapicero mecánico" a su monedero, y ella cerró sus ojos con fuerza mientras él escribió.

"Listo," dijo el chico, y él estaba sosteniendo apretadamente una pieza de papel doblada. "Pon esto en tu bolsillo," y ella lo hizo.

"Ahora la manera en que este juego funciona," explicó el chico, "es que me das una tupla de tres números, y te diré 'Sí' si los tres números pertenecen a la regla, y 'No' si no lo son. Yo soy la naturaleza, la regla es una de mis leyes, y tú me estás investigando. Ya sabes que 2-4-6 obtiene un 'Sí'. Cuando hayas elaborado todas las pruebas experimentales que quieras – pregunta tantas tuplas como sientas necesarias – te detienes y adivinas la regla, y luego puedes desdoblar la hoja de papel y ver cómo lo hiciste. ¿Entiendes el juego?"

"Por supuesto que sí," respondió Hermione.

"Adelante."

"4-6-8" propuso Hermione.

"Sí," respondió el chico.

"10-12-14", formuló Hermione.

"Sí," dijo el chico.

Hermione intentó forzar su mente un poco más allá, ya que parecía que ya había hecho todas las pruebas que necesitaba, y aún así no podía ser tan fácil, ¿o sí?

"1-3-5."

"Sí."

"Menos 3, menos 1, más 1."

"Sí."

A Hermione no se le ocurría que otra cosa hacer. "La regla es que los números tienen que incrementarse por dos cada vez."

"Ahora supongamos que te informó," reveló el chico, "que está prueba es más difícil de lo que parece, y que únicamente el 20% de los adultos aciertan."

Hermione se paralizó. ¿Qué había pasado por alto? Luego, repentinamente, pensó en una prueba que aún necesitaba hacer.

"¡2-5-8!" exclamó triunfante.

"Sí."

"10-20-30!"

"Sí."

"La respuesta real es que los números tienen que subir por la misma cantidad cada vez. No tiene que ser 2."

"Muy bien," contesto el chico, "toma el papel y veamos cómo lo hiciste."

Hermione sacó el papel de su bolsillo y lo desdobló.

Tres números reales aumentando en orden, de menor a mayor.

La quijada de Hermione se le cayó. Tenía el claro sentimiento de que le habían hecho algo terriblemente injusto, que el niño era un sucio tramposo podrido mentiroso, pero cuando miró hacia atrás no pudo pensar en ninguna respuesta equivocada dada por él.

"Lo que has descubierto es llamado 'prejuicio positivo'," explicó el chico. "Tenías una regla en tu mente, y seguiste pensando en tuplas que debían hacer que la regla dijera 'Sí'. Pero no intentaste probar ninguna tupla que hiciera que la regla dijera 'No'. De hecho no conseguiste ni un solo 'No', por lo que 'tres números cualquiera' podría haber sido fácilmente la regla. Es así como las personas imaginan experimentos que podrían confirmar sus hipótesis en lugar de intentar imaginar experimentos que los podría desmentir – no es exactamente el mismo error pero está cerca. Tienes que aprender a mirar en el lado negativo de las cosas, contemplar dentro de la oscuridad. Cuando este experimento se lleva a cabo, no más que el 20% de los adultos aciertan la respuesta. Y muchos otros inventan fantásticamente complicadas hipótesis y ponen gran confianza en sus respuestas erróneas ya que hicieron tantos experimentos y todo resultó como ellos lo esperaron."

"Ahora," prosiguió el chico, "¿quieres tomar otro intento al problema original?"

Sus ojos ahora eran muy intensos , como si esta fuera la prueba real.

Hermione cerró sus ojos y procuró concentrarse. Estaba sudando bajo su túnica. Tenía el raro sentimiento de que esto era lo más duro que se le había pedido pensar o incluso la primera vez que se le había pedido pensar en una prueba.

¿Que otro experimento podía hacer? Tenía una Rana de Chocolate, ¿intentar restregar algo de eso en la túnica y ver si eso desaparecía? Pero eso aún no parecía la clase de retorcido pensamiento negativo que el chico estaba pidiendo. Como si aún estuviera preguntando por un 'Sí' si la mancha de la Rana de Chocolate desaparecía, en lugar de preguntar por un 'No'.

¿Por lo que... en su hipótesis... cuándo debía la gaseosa... no desaparecer?

"Tengo un experimento para hacer," Hermione habló. "Quiero verter algo de gaseosa sobre el piso, y ver si no desaparece. ¿Tienes alguna toalla de papel en tu monedero, para que yo pueda limpiar lo que derrame en caso de que no funcione?"

"Tengo servilletas," respondió el chico. Su cara aún viéndose neutral.

Hermione tomó la lata, y vertió una pequeña porción sobre el piso.

Unos pocos segundos después, desapareció.

Entonces la realización la golpeó y tuvo ganas de patearse a si misma. "¡Por supuesto! ¡ me diste esta lata! ¡No es la túnica la que está encantada, era la gaseosa todo el tiempo!"

El chico se puso de pie y le hizo una solemne reverencia. Estaba sonriendo ampliamente. "Entonces... ¿puedo yo ayudarte a ti con tu investigación, Hermione Granger?"

"Yo, ah..." Hermione aún se estaba sintiendo la precipitación de la euforia, pero no estaba lo bastante segura de cómo responder a eso.

Fueron interrumpidos por un débil, tentativo, desmayado, más bien reluctante llamado a la puerta.

El chico se volteó y se quedó mirando la ventana, y le pidió, "No estoy usando mí bufanda, ¿puedes abrir tú?"

Fue en este punto que Hermione se dio cuenta de por qué el chico - no, el Niño-Que-Vivió, Harry Potter – había estado usando la bufanda sobre su cabeza en primer lugar, y se sintió un poco tonta por no haberlo notado antes. Era de hecho raro, ya que ella habría pensado que Harry Potter se mostraría orgullosamente al mundo; y se le ocurrió el pensamiento de que él podría ser más tímido de lo que parecía.

Cuando Hermione abrió la puerta, le dio las gracias un tembloroso joven que se veía exactamente cómo había tocado.

"Disculpen," farfulló el chico con una diminuta voz, "Soy Neville Longbottom. Estoy buscando por mi sapo mascota, yo, no he podido hallarlo en ninguna parte de este vagón... ¿han visto mí sapo?"

"No," Hermione contestó, y entonces su personalidad servicial pateó a toda maquina. "¿Has revisado en todos los compartimientos?"

"Sí," susurró el chico.

"Entonces sólo tenemos que revisar todos los otros vagones," Hermione afirmó rápidamente. "Te ayudaré. Mi nombre es Hermione Granger, por cierto."

El chico se vio como si pudiera desmayarse de la gratitud.

"Un momento," vino la voz del otro chico - Harry Potter. "No estoy seguro de que esa sea la mejor manera de hacerlo."

Ante esto Neville se vio como si fuera a llorar, y Hermione se giró, enfadadísima. Si Harry Potter era la clase de persona que abandonaba a un pequeño niño sólo porque no quería ser interrumpido... "¿Qué? ¿Por qué no?"

"Bien," replicó Harry Potter, "Va tomar mucho tiempo revisar todo el tren a mano, y podríamos no dar con el sapo de todos modos, y si no lo hallamos para cuando hayamos llegado a Hogwarts, él podría estar en problemas. Por lo que sería más sensato que él vaya directamente al vagón del frente, donde están los prefectos, y le pidiera ayuda a un prefecto. Eso fue lo primero que hice cuando estaba buscando por ti, Hermione, aunque de hecho ellos no lo sabían. Pero podrían tener hechizos u objetos mágicos que harían mucho más fácil hallar un sapo. Nosotros únicamente somos de primer año."

Eso... tenía mucho sentido.

"¿Crees que puedas llegar al vagón de prefectos por tu cuenta?" preguntó Harry Potter. "Tengo razones para no querer mostrar mi cara demasiado."

De repente Neville ahogó un grito y retrocedió. "¡Recuerdo esa voz! ¡Eres uno de los Señores del Caos! ¡Eres el que me dio un chocolate!"

¿Qué? ¿Qué qué qué?

Harry Potter alejó su cabeza de la ventana y se levantó dramáticamente. "¡Yo nunca!" protestó, completa voz de indignación. "¿Tengo pinta de ser algún tipo de villano que le daría dulces a un niño?"

Los ojos de Neville se abrieron de par en par. "¿ eres Harry Potter? ¿El Harry Potter? ¿Tú?"

"No, sólo un Harry Potter, hay tres de mí en este tren -"

Neville soltó un pequeño grito y escapó. Hubo un breve patrón de pasos frenéticos y el sonido de la puerta de un vagón abriéndose y cerrándose.

Hermione se sentó con fuerza en su banca. Harry Potter cerró la puerta y luego se sentó a su lado.

"¿Puedes por favor explicarme que está pasando?" Hermione cuestionó con débil voz. Se preguntaba si acompañar a Harry Potter significaba estar siempre así de confundido.

"Oh, bueno, lo que pasó es que Fred y George y yo vimos a este pobre chico en la estación del tren – la mujer a su lado se acababa de ir, y él se veía realmente asustado, como si estuviera seguro de que iba a ser atacado por Mortífagos o algo así. Ahora, hay un dicho que habla de cómo el miedo es frecuentemente peor que lo que lo provoca, por lo que se me ocurrió que este muchacho podría beneficiarse de ver la peor de sus pesadillas hecha realidad y que no era tan malo como él lo temía -"

Hermione se quedó ahí sentada con la boca totalmente abierta.

"- y Fred y George salieron con este hechizo para hacer que las bufandas sobre nuestros rostros se oscurecieran y emborronaran, como si fuéramos reyes no-muertos y esos fueran nuestros mantos de ultratumba -"

A ella no le gustaba para nada adonde esto estaba yendo.

"- y después de terminar de darle todos los dulces que compre, nosotros hacíamos como, '¡Hay que darle algo de dinero! Ha ha ha! ¡Toma algunos Knuts, chicos! ¡Toma un Sickle de plata!' y bailamos a su alrededor y nos carcajeamos malvadamente y así seguimos. Creo que había algunas personas en la multitud que primero querían interferir, pero la apatía del espectador los detuvo al menos hasta que vieron lo que estábamos haciendo, y luego creo que estaban demasiado confundidos para hacer cualquier cosa. Finalmente él dijo con un susurro pequeñito 'váyanse' por lo que los tres gritamos y salimos corriendo, chillando algo sobre la luz quemándonos. Ojala él no este tan temeroso de ser molestado en el futuro. Lo que hicimos se llama terapia de desensibilización, por cierto."

Bueno, ella no había adivinado correctamente para dónde iba esto.

El fuego ardiente de indignación que era uno de los motores primarios de Hermione farfulló en vida, incluso aunque parte de ella vio lo que habían intentado hacer. "¡Eso es despreciable! ¡Eres despreciable! ¡Ese pobre niño! ¡Lo que le hiciste fue cruel!"

"Creo que la palabra que buscas es divertido, y en cualquier caso estás haciendo la pregunta incorrecta. La pregunta es, ¿hizo más bien que daño, o más daño que bien? Si tienes algunos argumentos para contribuir a esa pregunta los escucharé con mucho gusto, pero no recibiré ningún otro criticismo hasta que ese esté resuelto. Ciertamente aceptó que lo que hice parece terrible y abusador y cruel, ya que involucra a un pequeño niño y todo eso, ¿pero difícilmente eso es la clave en todo esto o sí? Eso se llama consecuencialismo, por cierto, quiere decir que el que un acto sea correcto o incorrecto no está determinado porque parezca malo, o cruel, o algo así, la única pregunta es como saldrá al final – cuáles son las consecuencias."

Hermione abrió su boca para decir algo enteramente mordaz pero infortunadamente ella había descuidado la parte donde ella pensaba algo que hablar antes de abrir la boca. Todo lo que se le ocurrió fue, "¿Qué tal si tiene pesadillas?"

"Honestamente, no creo que necesite nuestra ayuda para tener pesadillas, y si en lugar de las de siempre tiene pesadillas sobre esto, entonces serán pesadillas involucrando monstruos que le dan chocolate y de eso se trataba todo el asunto."

El cerebro de Hermione siguió toso-hipando en confusión cada vez que intentó enojarse apropiadamente. "¿Es tu vida siempre así de peculiar?" ella remató al fin.

El rostro de Harry Potter resplandeció con orgullo. "Yo la hago así de peculiar. Estás viendo al producto de mucha dedicación y trabajo duro."

"Así que..." Hermione comentó, y se detuvo incomoda.

"Así que," Harry Potter continuó, "¿qué tanta ciencia sabes exactamente? Puedo hacer calculo y conozco algo de la teoría de la probabilidad Bayesiana y teoría de la decisión y un montón de ciencia cognitiva, y he leído The Feynman Lectures (el volumen 1 al menos) y Judgment Under Uncertainty: Heuristics and Biases y Language in Thought and Action e Influence: Science and Practice y Rational Choice in an Uncertain World y Godel, Escher, Bach y A Step Farther Out y -" (6)

Las consiguientes preguntas y contra-preguntas siguieron por varios minutos antes de verse interrumpidas por otro llamado tímido a la puerta. "Adelante," ella y Harry Potter hablaron casi al mismo tiempo, y se deslizó para revelar a Neville Longbottom.

Ahora Neville estaba llorando de verdad. "Fui al vagón del frente y hallé un p-prefecto pero él me dijo que los prefectos no debían ser molestados por cosas tan mínimas como sapos perdidos."

La cara de el Niño-Que-Vivió cambió. Sus labios dibujados como una delgada linea. Su voz, cuando habló, fue fría y espantosa. "¿Cuáles eran sus colores? ¿Verde y plata?"

"N-no, su medalla era r-roja y dorada."

"¡Roja y dorada!" estalló Hermione. "¡Pero esos son los colores de Gryffindor!"

Harry Potter silbó a esto, una aterradora clase de sonido que pudo haber venido de una serpiente viva e hizo tanto que ella como Neville brincaran. "Supongo," Harry Potter espetó, "que encontrar el sapo de alguien de primer año no es lo suficientemente heroico para ser digno de un prefecto de Gryffindor. Vamos, Neville, iré contigo en esta ocasión, veremos si el Niño-Que-Vivió recibe más atención. Primero encontraremos al prefecto que debe conocer un hechizo, y si eso no sirve, encontraremos un prefecto que no tenga miedo de ensuciar sus manos, y si eso no sirve, comenzaré a reclutar mis fans y si tenemos que desmembraremos este tren tornillo por tornillo"

El Niño-Que-Vivió se levantó y agarró la mano de Neville con la suya, y Hermione se dio cuenta con un inesperado toso-hipando de su cerebro que ellos eran prácticamente del mismo tamaño, a pesar de que alguna parte de ella insistía que Harry Potter era un pie más alto que eso, y Neville al menos seis pulgadas más bajo. (7)

"¡Quédate!" Harry Potter le ordenó a ella - no, espera, a su baúl – y al irse cerró la puerta detrás de él firmemente.

Probablemente ella debió haber ido con ellos, pero por un breve momento Harry Potter se había vuelto tan aterrador que de hecho ella estaba contenta de que él no lo hubiera sugerido.

La mente de Hermione estaba tan revuelto que ella ni siquiera pensó que podría leer apropiadamente "Historia: Un Hogwarts". Sentía como si le hubiera pasado por encima una aplanadora y convertido en un pancake. No estaba segura de lo que estaba pensando o lo que estaba sintiendo o por qué. Sólo se sentó cerca de la ventana y contempló el escenario en movimiento. (8)

Bueno, al menos sabía por qué se estaba sintiendo un poco triste por dentro.

Quizá Gryffindor no era tan maravilloso como ella había pensado.



Capítulo 7             Capítulo 9


Notas del traductor

(1) HPDM: Harry Potter emparejado con Draco Malfoy
Mpreg: Subgénero del yaoi en que un hombre puede quedar embarazado
Bottom!Draco: Fan fic sobre Draco embarazado por Harry Potter. No voy a colocar el link porque... hay demasiadas razones para NO hacerlo

Yo tampoco sabía que rayos era y tuve que investigarlo. Compartan mi dolor.

(2) Por una razón que desconozco, en Wikipedia tanto en ingles como en español, en lugar de belleza y verdad son llamados cima y fondo, porque no sé si será un caso de Lost in translation. Pueden leer más sobre los Cuarks aquí

(3) PJ son las siglas para Personaje Jugador y PNJ son los Personajes No Jugadores, como decir la diferencia entre protagonista y personajes secundarios. Para mayor referencia ver mi artículo sobre los juegos de rol

(4) Referencia a la obra de Sir Francis Bacon La Nueva Atlántida


(6) La mayoría de estas obras no han sido traducidas al español. Serían algo como:
Las Conferencias de Feyman
Sentencia de la incertidumbre: Heurística y Prejuicios
Lenguaje en Pensamiento y Acción
Influencia: Ciencia y Práctica
Elección Racional en un Mundo Incierto

(7) El pie y la pulgada son las unidades de medición inglesa por excelencia. Un pie es igual a 0,3048 metros y una pulgada a 2,5 centímetros. ¡Hagan el cálculo en centímetros!

(8) No, no me equivoqué en la traducción. El pobre cerebro de Hermione está tan revolcado que ni recuerda bien el nombre: “Hogwarts: Una historia”

Para los que quedaron con las ganas de aprender sobre Sir Francis Bacon


Y otros:



Mmm, chocolate, tanto chocolate en este capítulo, la Rana de Chocolate que Hermione no uso y el chocolate que recibió Neville. ¡Demando chocolate!

Finalmente el capítulo en que aparece la tan augurada Hermi-uno y con la aparición especial de Neville Panza-larga. Que bueno que para la traducción al español de la saga Harry Potter no decidieron hispanizar los nombres, porque Enrique Alfarero no hubiera sido un nombre muy heroico para seguir sus aventuras. Con Frodo Bolsón si nos tocó aguantarnos.

Con respecto al episodio anterior, opté por dejar el nombre en ingles de El Quibbler, que podríamos traducir como El Quisquilloso. Pero en un acto de caprichosa desatención lo dejé como estaba sin revisar cómo se había traducido en los libros, y ahora no me siento inclinado a cambiarlo (sigo sin revisarlo en los libros oficiales). Disculpas a aquellos a quien pueda molestar.

Me gusto este episodio porque no hubo muchos términos desconocidos para mí, y con el ritmo de trabajo más espaciado puede hacer varias revisiones :D

Fui a buscar la palabra “pancake” en mi diccionario, más por curiosidad que por necesidad porque creo que la mayoría lo hemos comido o visto en algún lado. La respuesta que encontré fue “panquec”. Concluyo que necesitó un mejor diccionario.

Esta semana terminé de ver por segunda ocasión la serie de anime X de Clamp. La disfruté y me inspiró mucho. Nunca dejó de estar triste por la muerte de los personajes, incluso de los malos porque todos tienen trasfondos muy humanos, pero la que siempre me arranca lagrimas es la de Sorata. Yo hubiera hecho todo exactamente como él lo hizo, mi personaje favorito de la serie. No marco esto como spoiler porque prácticamente desde el principio su presentación es ¡Hola! Me llamo Sorata, ¡Se ha predicho que moriré protegiendo a una mujer, y quiero que seas tú porque eres hermosa!

Dibujé a Hermione para este capítulo, después de todo es su gran introducción.

Visita HPMOR para encontrar todo sobre esta historia en inglés.
Publicar un comentario