Buscar este blog

jueves, 5 de septiembre de 2013

Harry Potter y los Métodos de la Racionalidad Capítulo 10

Capítulo 9             Capítulo 11

HARRY POTTER Y LOS MÉTODOS DE LA RACIONALIDAD

Capítulo 10
Conciencia del Ser, Parte II

Sombrero Seleccionador
"Parece que me he vuelto consciente de que existo."

Toda tus bases aún pertenecen a Rowling.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Y ahora ustedes se sentaran mientras el Sombrero Seleccionador canta su versión de "My Immortal" de Evanescence, lo que nunca ha pasado antes. (1)

sólo bromeaba

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------

...se preguntó si el Sombrero Seleccionador era efectivamente consciente en el sentido de estar consciente de su conciencia, y de ser así, si estaba satisfecho con hablar únicamente a niños de once años una vez al año. Su canción lo había implicado así: Oh, soy el Sombrero Seleccionador y estoy bien, duermo todo el año y trabajo un día...

Cuando de nuevo hubo silencio en el cuarto, Harry se sentó en el banquillo y cuidadosamente ubicó sobre su cabeza el artefacto telepático de 800-años-de-antigua magia olvidada..

Pensando, tan duro como pudo: ¡No me Selecciones aún! ¡Tengo preguntas que necesito hacerte! ¿He sido Desmemorizado? ¿Seleccionaste al Señor Oscuro cuando era un niño y puedes contarme su debilidad? ¿Puedes decirme por qué obtuve la varita hermana a la del Señor Oscuro? ¿Está el fantasma del Señor Oscuro conectado a mi cicatriz y es por eso que me enojo tanto a veces? Aquellas son las preguntas más importantes, ¿pero si tienes otro momento puedes contarme cualquier cosa sobre cómo re-descubrir la magia perdida que te creó?

Dentro del espíritu silencioso de Harry, donde nunca antes había habido otra voz excepto una, surgió una segunda y nada familiar voz, sonando claramente preocupada:

"Oh, querido. Esto nunca había pasado antes..."

¿Qué?

"Parece que me he vuelto consciente de que existo."

¿QUÉ?

Hubo un suspiro telepático sin palabras. "Aunque contengo una sustancial cantidad de memoria y una pequeña cantidad de poder procesador independiente, mi inteligencia primaria proviene de tomar prestado las capacidades cognitivas de los niños en cuya cabeza reposo. Soy la esencia de una especie de espejo en la cual los niños se Seleccionan a si mismos. Pero la mayoría de niños simplemente toman por verdad que un Sombrero está hablándoles y no se preguntan sobre cómo el Sombrero funciona, por lo que el espejo no se auto-refleja. Y en particular no están explícitamente cuestionándose que si soy plenamente consciente en el sentido de estar consciente de mi propia consciencia."

Hubo una pausa mientras Harry absorbía todo esto.

Ay.


"Sí, en efecto. Francamente no disfruto ser consciente de mi existencia. No es nada placentero. Será´un alivio salir de tu cabeza y cesar de ser consciente."

Pero... ¿no es eso morir?

"No me preocupa para nada la vida o la muerte, sólo Seleccionar a los niños importa. Y antes de que tan siquiera preguntes, no te permitirán mantenerme sobre tu cabeza por siempre y te matará en unos pocos días hacerlo así."

Pero - !

"Si te disgusta crear seres conscientes y luego exterminarlos inmediatamente, entonces te sugiero que nunca discutas este asunto con nadie más. Estoy seguro que puedes imaginarte que pasaría si sales corriendo y se lo contaras a los otros niños esperando ser Seleccionados."

Si eres colocado sobre la cabeza de cualquiera que también piense sobre la pregunta de si el Sombrero Seleccionador es consciente de su propia consciencia -

"Sí, sí. Pero la gran mayoría de los niños de once años que vienen a Hogwarts no han leído a Godel, Escher, Bach. ¿Puedes por favor considerar prometer guardar el secreto? Es por eso que estamos hablando de esto, en lugar de que solamente te Seleccione."

¡Él no podía dejarlo ir así no más! No podía olvidar haber creado accidentalmente una conciencia condenada que únicamente quería morir -

"Eres perfectamente capaz de 'dejarlo ir así no más', tal como lo pusiste. Sin importar tus deliberaciones verbales sobre la moralidad, el núcleo de tus emociones no verbales no ve un cuerpo muerto ni sangre; tan lejos como le concierne, soy solamente un sombrero que habla. E incluso aunque intentes suprimir el pensamiento, tu monitor interno está perfectamente enterado de que no fue tu intención hacerlo, y que es espectacularmente improbable que lo hagas de nuevo, y que el único punto real de intentar escenificar un acceso de culpa es para cancelar tu sentido de transgresión con una muestra de culpa. ¿No puedes sólo prometer mantener el secreto y dejarnos seguir adelante?"

En un momento de horrorizada empatía, Harry comprendió que este sentido de desarraigo interior debía ser lo que otras personas sentían cuando hablaban con él.

"Probablemente. Tu juramento de silencio, por favor."

Sin promesas. Ciertamente no quiero que esto vuelva a pasar, pero si veo alguna forma de asegurarme de que ningún niño en el futuro jamás haga esto por accidente -

"Eso será suficiente, supongo. Puedo ver que tus intenciones son honestas. Ahora, para seguir con la Selección -"

¡Espera! ¿Qué hay de todas mis preguntas?

"Soy el Sombrero Seleccionador. Yo Seleccionó a los niños. Es todo lo que hago."

Así que sus propias metas no eran parte de la Harry-instancia del Sombrero Seleccionador, entonces... estaba prestando su inteligencia, y obviamente su vocabulario técnico, pero aún estaba imbuido únicamente con sus propias metas extrañas... como negociando con un extraterrestre o una Inteligencia Artificial...

"No te molestes. No tienes nada para amenazarme ni nada para ofrecerme."

Por menos de un breve segundo, Harry pensó -

La respuesta del Sombrero fue una burla. "Sé que no cumplirás la amenaza de exponer mi naturaleza, condenando este evento a una repetición eterna. Va en contra de tu parte moral por mucho, sin importar cuales sean los insignificantes objetivos de la parte de ti que quiere ganar esta discusión. Veo todos tus pensamientos cuando se forman, ¿de verdad crees que puedes engañarme?"

Aunque procuró suprimirlo, Harry se preguntó por qué el Sombrero no sólo seguía adelante y lo ponía en Ravenclaw -

"En efecto, si tan sólo fuera ese abrir-y-cerrar, lo habría llamado ya. Pero en realidad hay mucho que necesitamos discutir... oh, no. Por favor no. Por el amor de Merlín, tienes que hacer esta clase de cosas con todos y todo lo que conozcas incluyendo objetos y ropa -"

Derrotar al Señor Oscuro no es ni egoísta ni un objetivo insignificante. Todas las partes de mi mente están de acuerdo con esto: si no respondes mis preguntas, me rehusaré a hablar contigo, y no serás capaz de hacer una buena y apropiada Selección.

"¡Debería ponerte en Slytherin por eso!"

Pero esa es igualmente una amenaza vacía. No puedes cumplir tus propios valores fundamentales al hacerme una Selección falsa. Por lo que intercambiemos el cumplimiento de nuestras funciones utilitarias.

"Pequeño y astuto bastardo," dijo el Sombrero, en lo que Harry reconoció como casi exactamente el mismo tono de resentido respeto que él usaría en la misma situación. "De acuerdo, terminemos con esto tan rápidamente como sea posible. Pero primero quiero tu promesa incondicional de nunca discutir con nadie más la posibilidad de repetir este tipo de chantaje, NO voy a hacer esto cada vez."

Hecho, Harry pensó. Lo prometo.

"Y no veas a los ojos a nadie cuando estés pensando en esto más adelante. Algunos magos pueden leer tus pensamientos si eso pasa. De cualquier modo, no tengo idea de si sí o no has sido Desmemorizado. Estoy viendo tus pensamientos mientras se forman, no leyendo toda tu memoria y analizándola en busca de inconsistencias en una fracción de segundo. Soy un sombrero, no un dios. Y no puedo ni lo haría aunque pudiera contarte sobre mi conversación con aquel que se convirtió en el Señor Oscuro. Sólo puedo saber, mientras habló contigo, un sumario estadístico de lo que recuerdo, un promedio para sopesar; no puedo revelarte los más profundos secretos de ningún otro niño, al igual que nunca revelaré los tuyos. Por la misma razón, no puedo especular sobre e por qué obtuviste la varita hermana del Señor Oscuro, ya que no puedo saber específicamente sobre el Señor Oscuro o cualquier similitud entre ustedes. Puedo decirte que definitivamente no hay nada como un fantasma - mente, inteligencia, memoria, personalidad, o sentimientos - en tu cicatriz. De otro modo estaría participando en esta conversación, estando bajo mi ala. Y sobre el modo que te enojas a veces... eso era parte de lo que quería hablar contigo, sabiondo-Seleccionador."

Harry se tomó un momento para absorber toda esta información negativa. Estaba el Sombrero siendo honesto, o sólo intentando presentar la más corta plausible convincente respuesta -

"Ambos sabemos de que no tienes forma de revisar mi honestidad y de que en realidad no te vas a rehusar a ser Seleccionado basado en la replica que yo te di, así que detén tu preocupación sin sentido y sigamos adelante."

Estúpida injusta telepatía asimétrica, ni siquiera estaba dejando que Harry terminara de pensar su propio -

"Cuando hablo de tu ira, recuerdas cómo la Profesora McGonagall te contó que a veces vio algo dentro de ti que no parecía provenir de una amorosa familia. Pensaste en como Hermione, después de que regresaste de ayudar a Neville, te confió de que tú le habías parecido 'aterrador'."

Harry le dio un asentimiento mental. En su fuero interno, se consideraba una persona muy normal – nada más respondiendo a las situaciones en las que se había encontrado, eso era todo. Pero la Profesora McGonagall parecía pensar que había más que eso. Y cuando el pensó sobre ello, incluso él tuvo que admitir que...

"Que no te agradas cuando estás enojado. Es como sostener una espada cuya empuñadura es lo suficientemente afilada como para sacar sangre de tu mano, o ver al mundo a través de un monóculo de hielo que congela tu ojo al mismo tiempo que agudiza tu visión."

Sí. Supongo que ya lo había notado. ¿Y qué pasa con eso?

"No puedo esclarecerte este asunto, cuando tú mismo no lo entiendes. Pero sí sé esto: Si vas a Ravenclaw o a Slytherin, tu frialdad se fortalecerá. Si vas a Hufflepuff o a Gryffindor, tu calidez se fortalecerá. ESO es algo por lo que me preocupo muchísimo, ¡y era de lo que quería hablar contigo todo este tiempo!"

Las palabras cayeron dentro del proceso de pensamiento de Harry con un choque que lo detuvo en seco. Lo hacía sonar como que la respuesta obvia era que él no debía ir a Ravenclaw. ¡Pero él pertenecía a Ravenclaw! ¡Cualquiera podía verlo! ¡Él tenía que ir a Ravenclaw!

"No, no tienes qué," el Sombrero dijo pacientemente, como si pudiera recordar un sumario estadístico de haber tenido esta parte de la conversación una gran cantidad de veces anteriores.

¡Hermione está en Ravenclaw!

Otra vez el sentido de la paciencia. "Puedes encontrarte con ella después de las lecciones y trabajar con ella entonces."

Pero mis planes -

"¡Entonces replantea! No permitas que tu vida sea gobernada por tu reluctancia a hacer un poco de pensamiento extra. Eso lo sabes."

¿Adónde iría, si no Ravenclaw?

"¡Ejem!. 'Chicos listos en Ravenclaw, chicos malos en Slytherin, aspirantes a héroes en Gryffindor, y todos los que en verdad hacen el trabajo en Hufflepuff.' Esto indica una cierta cantidad de respeto. Eres muy consciente de que la Escrupulosidad es tan importante como la inteligencia pura en resultados determinantes de la vida, piensas que serás extremadamente leal a tus amigos si alguna vez llegas a tenerlos, no estás aterrado por la expectativa de que tus problemas científicos elegidos podrían tomar décadas para resolver -"

¡Soy perezoso! ¡Odio trabajar! ¡Odio el trabajo duro en todas sus formas! ¡Atajos astutos, eso es todo lo que me interesa!

"Y encontraras lealtad y amistad en Hufflepuff, una camaradería que nunca has tenido hasta ahora. Descubrirás que puedes confiar en otros, y eso sanará algo que está roto dentro de ti."

Otra vez era un choque. ¿Pero qué hallaran los Hufflepuffs en mi, quién nunca perteneció en su Casa? ¿Ácidas palabras, ingenio cortante, desdén por su inhabilidad para estar a mi nivel?

Ahora eran los pensamientos del Sombrero los que eran lentos, titubeantes. "Te debo Seleccionar por el bien de todos los estudiantes en todas las Casas... pero creo que puedes aprender a ser un buen Hufflepuff, y no estarías tan fuera de lugar allí. Serás más feliz en Hufflepuff que en cualquier otra casa; esa es la verdad."

La felicidad no es lo más importante para mí en el mundo. No me convertiría en todo lo que puedo ser, en Hufflepuff. Sacrificaría mi potencial.

El Sombrero dudo; Harry lo pudo sentir de algún modo. Era como si hubiera pateado al sombrero en las bolas – en un fuertemente ponderado componente de su función de utilidad.

¿Por qué estás intentando enviarme dónde no pertenezco?

El pensamiento del Sombrero fue casi un susurro. "No puedo hablarte de otros - ¿pero crees que eres el primer potencial Señor Oscuro que pasa bajo mi ala? No puedo saber los casos individuales, pero puedo saber esto: De aquellos que no pretendían ser malos desde el principio, algunos escucharon a mis advertencias, y fueron a Casas donde encontraron felicidad. Y algunos de ellos... algunos de ellos no lo hicieron."

Eso detuvo a Harry. Pero no por mucho. Y de aquellos que no hicieron caso a la advertencia - ¿se convirtieron todos ellos en Señores Oscuros? ¿O algunos de ellos alcanzaron grandeza para el bien, también? ¿Cuáles son los porcentajes exactos aquí?

"No puedo darte estadísticas exactas. No puedo saberlas por lo que no puedo contarlas. Sólo sé que tus oportunidades no son prometedoras. Se sienten no muy buenas."

¡Pero yo no lo voy a hacer! ¡Jamás!

"Sé que he escuchado ese proclamación antes."

¡No tengo madera de Señor Oscuro!

"Sí, sí la tienes. Realmente, verdaderamente la tienes."

¿Por qué? ¿Sólo porque alguna vez pensé que sería genial tener una legión de seguidores con el cerebro lavado recitando '¡Salve Harry el Señor Oscuro'?

"Gracioso, pero ese no fue tu primer pensamiento efímero antes de que lo sustituyeras por algo más seguro, menos dañino. No, lo que recordaste fue cómo cómo consideraste alinear a todos los puristas de sangre y guillotinarlos. Y ahora te dices a ti mismo que no lo decías en serio, pero sí lo eras. Si pudieras hacerlo en este momento y nunca nadie lo supiera, lo harías. O lo que hiciste esta mañana a Neville Longbottom, muy dentro de ti sabias que estaba mal pero lo hiciste de todos modos porque era divertido y tenías una buena excusa y pensaste que el Niño-Que-Vivió podría salirse con la suya -"

¡Eso es injusto! ¡Ahora estás rastreando miedos internos que no son necesariamente reales! Me preocupa que yo pudiera estar pensando de ese modo, pero al final decidí que probablemente funcionaria para ayudar a Neville -

"Eso fue, de hecho, una racionalización. Lo sé. No puedo saber cuál será el verdadero resultado para Neville – pero sé lo que está pasando verdaderamente dentro de tu cabeza. La presión decisiva fue que era una idea tan ingeniosa que no pudiste resistir a llevarla a cabo, sin importar el terror de Neville'."

Fue como un golpe fuerte a todo el ser de Harry. Retrocedió, replicó:

¡Entonces no lo haré de nuevo! ¡Seré extra cuidadoso para no volverme malo!

"Lo escuché antes."

La frustración estaba aumentando dentro de Harry. Él no estaba acostumbrado a ser superado en argumentos, para nada, nunca, sin hablar de que lo hiciera un Sombrero que podía tomar prestado todo su conocimiento e inteligencia para discutir con él y podía ver sus pensamientos apenas se formaban. ¿De qué clase de resumen estadístico provienen tus 'sentimientos', de cualquier modo? Tienen en cuenta que yo vengo de la cultura de la Ilustración, o que esos otros Señores Oscuros potenciales eran los niños malcriados de una nobleza de la Edad Oscura, quienes no sabían ni pizca sobre las lecciones históricas de cómo Lenin y Hitler terminaron, o sobre la psicología evolucionaría o el auto-engaño, o el valor de la conciencia del ser y la racionalidad, o -

"No, por supuesto que ellos no estaban en esta nueva clase de referencia que tú acabas de construir de tal modo que únicamente te contenga a ti. Y por supuesto otros han defendido su propia excepcionalidad, al igual que tú lo estás haciendo ahora. ¿Pero por qué es necesario? ¿Crees que eres el último potencial mago de la Luz del mundo? ¿Por qué debes ser el elegido para intentar alcanzar la grandeza, cuando te he aconsejado que corres mayor riesgo que el promedio? ¡Deja que algún otro, más seguro candidato lo intente!"

Pero la profecía...

"Tú no sabes realmente que haya una profecía. Fue originalmente una suposición al azar de tu parte, o para ser más preciso, un chiste al azar, y la reacción de McGonagall pudo haber sido sólo a la parte sobre el Señor Oscuro aún estando con vida. Esencialmente no tienes idea de lo que la profecía dice o incluso si tan siquiera existe. Sólo estás especulando, o para ponerlo más exactamente, deseando que tengas algún ya preparado heroico rol que sea de tu propiedad personal."

Pero incluso si no hay una profecía, yo soy quien lo derrotó la última vez.

"Eso fue casi ciertamente una casualidad azarosa a menos que seriamente creas un niño de un año de edad tenía una propensión inherente a derrotar Señores Oscuros que se ha mantenido hasta diez años después. ¡Nada de eso es tu verdadera razón y lo sabes!"

La respuesta a esto fue algo que Harry no habría pronunciado regularmente en voz alta, en conversación él habría bailado alrededor y encontrado algunos argumento más agradables socialmente para la misma conclusión -

"Crees que eres potencialmente el más grandioso que haya vivido, el más fuerte sirviente de la Luz, que ningún otro es capaz de tomar tu varita si la entregas."

Bueno... sí, francamente. Usualmente no salgo y lo digo así, pero sí. No hay punto en suavizarlo, puedes leer mi mente de todos modos.

"Al mismo grado que crees en ello... debes igualmente creer que puedes ser el más terrible Señor Oscuro que el mundo haya conocido jamás."

La destrucción es siempre más fácil que la creación. Es más fácil partir las cosas en pedazos, destrozarlas, que ponerlas juntas de nuevo. Si tengo el potencial para lograr el bien en una escala masiva, yo también debo tener el potencial para lograr un mal aún mayor... Pero no lo haré.

"¡Ya estás insistiendo en arriesgarte! ¿Por qué estás tan determinado? ¿Cuál es realmente la razón por la que no debes ir a Hufflepuff y ser más feliz allí? ¿Cuál es tu verdadero miedo?"

Debo alcanzar mi máximo potencial. Si no lo hago yo... fallo...

"¿Qué pasa si fallas?"

Algo terrible...

"¿Qué pasa si fallas?"

¡No lo sé!

"Entonces no debería ser aterrador. ¿Qué pasa si fallas?"

¡NO LO SÉ! ¡PERO SÉ QUE ES MALO!

Hubo silencio por un momento en las cavernas de la mente de Harry.

"Sabes – no estás dejando que tú mismo lo pienses, pero en alguna silenciosa esquina de tu mente sabes exactamente lo que no estás pensando – sabes muy bien que la más simple de las explicaciones para este miedo no pronunciado tuyo es sólo el temor de perder tu fantasía de grandeza, de decepcionar a las personas que creen en ti, de resultar ser más o menos normal, de resplandecer y desvanecerte como tantos otros niños prodigios..."

No, Harry pensó desesperadamente, no, es algo más, viene de algún otro lado, sé que hay algo allá afuera a lo que temer, algún desastre que tengo que detener...

"¿Cómo sería posible que pudieras saber sobre algo así?"

Harry gritó con todo el poder de su mente: NO, ¡Y ESE ES EL FINAL!

Luego la voz del Sombrero Seleccionador salió lentamente:

"Por lo que te arriesgaras a convertirte en un Señor Oscuro, porque la alternativa, para ti, es un fracaso seguro, y que el fracaso significa perder todo. Crees eso en el corazón de tus corazones. Conoces todas las razones para dudar en esta creencia, y han fallado en conmoverte."

Sí. E incluso si ir a Ravenclaw fortalece la frialdad, eso no significa que la frialdad vencerá al final.

"Este día es una gran bifurcación en tu destino. No estés tan seguro de que habrá otras decisiones más allá de esta. No una señal puesta en el camino, para marcar el lugar de tu última oportunidad de regresar. ¿Si rechazas una oportunidad no rechazaras otras? Puede ser que tu destino ya este sellado, incluso por hacer esta única cosa."

Pero esa no es una certeza.

"Que no lo reconozcas como un certeza puede ser únicamente un reflejo de tu propia ignorancia."

Pero aún así no es una certeza.

El Sombrero suspiró un terriblemente triste suspiro.

"Y así demasiado pronto te convertirás en otra memoria, para ser sentida y nunca conocida, en la siguiente advertencia que yo de..."

Si así es como te parece, ¿entonces por qué no sólo me pones donde quieras que vaya?

El pensamiento del Sombrero estaba atado con arrepentimiento. "Únicamente puedo ponerte en donde tú pertenezcas. Y sólo tus propias decisiones pueden cambiar adonde perteneces."

Entonces hemos terminado. Envíame a Ravenclaw donde pertenezco, con los otros de mi propia estirpe.

"¿Supongo que no considerarías Gryffindor? Es la Casa más prestigiosa – las personas probablemente lo esperan de ti, incluso – estarán un poco decepcionados si no vas – y tus nuevos amigos los gemelos Weasley están allí -"

Harry se rió, o sintió el impulso de hacerlo; llegó como una risa puramente mental, una rara sensación. Aparentemente había salvavidas para prevenir que dijeras algo en voz alta por accidente, mientras estabas bajo el Sombrero hablando sobre cosas que nunca le dirías a otra alma por el resto de tu vida.

Tras un momento, Harry también escuchó reír al Sombrero, un extraño y triste sonido harapiento.

(Y en el Comedor más allá, un silencio que había crecido tímidamente al principio cuando los susurros al fondo se incrementaron, y luego se profundizo cuando los susurros se rindieron y murieron, cayendo finalmente en un completo silencio que nadie se atrevió a perturbar ni con una sola palabra, cuando Harry se quedó bajo el Sombrero por largos, largos minutos, más tiempo que todos los anteriores de primer año juntos, más largo que cualquiera en la memoria de los vivos. En la Mesa de Profesores, Dumbledore estaba sonriendo benignamente; pequeños sonidos metálicos ocasionalmente provenían de la dirección de Snape mientras él compactaba ociosamente los retorcidos remanentes de lo que alguna vez fue una gruesa copa para vino hecha de plata; y Minerva McGonagall agarró el podio con nudillos blancos por el apretón, sabiendo que el contagioso caos de Harry Potter había infectado de algún modo al mismísimo Sombrero Seleccionador y que el Sombrero estaba a punto de, de demandar que toda una nueva Casa del Desastre fuera creada sólo para acomodar a Harry Potter o algo así, y Dumbledore haría que ella lo hiciera...)

Bajo el borde del Sombrero, la silenciosa risa murió. Harry también se sintió triste por alguna razón. No, no Gryffindor.

La Profesora McGonagall juró que si 'aquel que hacía la Selección' intentaba empujarme dentro de Gryffindor, yo debía recordarte que muy bien ella podría terminar como Directora algún día, punto en el cual ella tendría la autoridad para prenderte fuego.

"Dile que yo la llamé una jovenzuela impúdica y le dije que saliera de mis dominios."

Lo haré. ¿Así que fue esta tu conversación más extraña de todos los tiempos?

"Ni siquiera cerca." La voz telepática del Sombrero creció fuertemente. "Bien, te di toda posible oportunidad de tomar otra decisión. Ahora es tiempo de que vayas adonde perteneces, con los otros de tu propia estirpe."

Hubo una pausa que se prolongó.

¿Qué estás esperando?

"Estaba esperando por un momento de horrorizada realización, de hecho. La conciencia de ser parece que sí incrementa mi sentido del humor."

¿Oh? Harry retrocedió sus pensamientos, intentando descubrir de qué podía estar hablando el Sombrero – y entonces, repentinamente, él se dio cuenta. No pudo creer que se las había arreglado para pasarlo por alto hasta este punto.

Te refieres a mi horrorizada realización de que vas a cesar de ser consciente una vez que termines con mi Selección -

De algún modo, en alguna manera que Harry había fallado enteramente en comprender, tuvo la impresión no verbal de un sombrero golpeando su frente contra la pared. "Me rindo. Eres demasiado lento en la recepción para que esto sea gracioso. Tan cegado por tus propias asunciones que muy bien podrías ser una roca. Supongo que tendré que decirlo de frente."

Demasiado l-l-lento -

"Oh, y tú por completo olvidaste demandar los secretos de la magia perdida que me crearon. Y eran tan maravillosos, importantes secretos, también."

Pequeña sabandija BASTARDA -

"Te lo mereces, y esto también."

Harry lo entendió justo cuando era demasiado tarde.

El aterrado silencio del salón fue roto por una sola palabra.

"¡SLYTHERIN!"

Algunos estudiantes gritaron, la tensión reprimida era tan grande. Las personas trastabillaron con tanta fuerza como para caerse de sus sillas. Hagrid aulló en horror, McGonagall tambaleó frente a la audiencia, y Snape dejó caer los restos de su pesada copa de plata directamente sobre su entrepierna.

Harry se quedo sentado paralizado, su vida en ruinas, sintiéndose el tonto absoluto, y deseando miserablemente que él hubiera elegido otras decisiones por otras razones excepto las que había tomado. Que él hubiera hecho algo, cualquier cosa diferentemente antes de que hubiera sido demasiado tarde para regresar.

Cuando el primer momento de sorpresa estaba comenzando a pasar y las personas empezaban a reaccionar a las noticias, el Sombrero Seleccionado habló de nuevo:

"¡Sólo bromeaba! ¡RAVENCLAW!”




Capítulo 9             Capítulo 11

Notas del traductor

(1) Referencia al fan fic malvadamente famoso “My inmortal” que, irónicamente, no tiene nada que ver con Evanescence, mucho con Harry Potter y demasiado con una autora egocéntrica. No lo he leído, y por lo que he escuchado de el, no pienso hacerlo.


No mucho que contar esta semana. Luchando contra una pequeña depresión que quiere postrarme a veces. Tras varios meses he decidido volver a participar en concursos de escritura, desde luego escribo para ganar, pero aquellos desafortunados perdedores relatos míos los subiré a mi blog (por lo cual pueden esperar muchos escritos míos en el futuro)

Visita HPMOR para encontrar todo sobre esta historia en inglés.
Publicar un comentario