Buscar este blog

domingo, 8 de junio de 2014

Harry Potter y los Métodos de la Racionalidad Capítulo 23

Capítulo 22             Capítulo 24


Harry Potter y los Métodos de la Racionalidad

Capítulo 23: Cree en la Creencia


Todos quieren una roca para enrollar un trozo de cuerda alrededor de J. K. Rowling.

Draco Malfoy Bosquejo
Fuente

...

"Y luego vino Janet que era una Squib," dijo el retrato de una mujer pequeña con un sombrero recortado de color dorado.

Draco lo escribió. Con eso juntaba veintiocho pero ya era hora de regresar y encontrarse con Harry.

Había necesitado pedirle a otros retratos que le ayudaran a traducir, el Inglés había cambiado bastante, sin embargo los retratos más viejos habían descrito hechizos de primer año que sonaban idénticos a los que tenían en la actualidad. Draco había reconocido la mitad de ellos y la otra mitad no sonaban más poderosos.

La sensación de pesadez en su estómago había seguido creciendo con cada pregunta hasta que finalmente, incapaz de soportarlo más, había salido a interrogar a otros retratos con las extrañas preguntas de Harry Potter con respectos a los matrimonios Squib. Los primeros cinco retratos no habían conocido a nadie y al final le solicitó a aquellos retratos que le pidieran a sus conocidos indagar con sus conocidos y así se las arreglo para encontrar algunas personas que admitieron haber sido amigos de Squibs.

(El Slytherin de primer año había explicado que estaba trabajando en un proyecto importante con un Ravenclaw y que este Ravenclaw le había asegurado que necesitaban esta información sin responder por qué. Lo cual le había ganado muchas miradas de simpatía.)

Los pies de Draco caminaban pesadamente al recorrer los corredores de Hogwarts. Debió correr pero no pudo reunir la energía para ello. Seguía pensando que no quería saber, no quería involucrarse en nada de esto, no quería que fuera su responsabilidad, sólo dejar que Harry Potter lo hiciera, si la magia estaba desapareciendo permitir que Harry Potter se encargara de ello...

Sin embargo Draco sabía que eso no era correcto.

Escalofriantes los calabozos de Slytherin, con muros de piedra gris, a Draco usualmente le gustaba esa atmósfera, mas ahora todo eso le hablaba de desvanecimiento.

Su mano sobre el pomo, Harry Potter ya adentro y esperando, vistiendo su manto con capucha.

"Los antiguos hechizos de primer año," Harry Potter murmuró, "¿qué encontraste?"

"No son más poderosos que los hechizos que usamos ahora."

El puño de Harry Potter se descargó sobre un escritorio, con fuerza. "Maldición. De acuerdo. Mi propio experimento fue un fracaso, Draco. Hay algo llamado el Interdicto de Merlín -"

Draco se pegó a sí mismo en la frente, comprendiendo.

"- que impide que cualquiera aprenda hechizos poderosos de los libros, aún si hallas y lees los apuntes de un mago poderoso estos no tendrán sentido para ti, tiene que pasar de una mente viviente a otra. No pude encontrar ningún hechizo poderoso del cual tengamos las instrucciones y aún así no podamos lanzar. Aunque si no puedes obtenerlos de libros antiguos, ¿por qué alguien se molestaría en transcribirlos después de que dejaron de funcionar? ¿Conseguiste los datos sobre las parejas de Squibs?"

Draco empezó a desenrollar el pergamino -


Pero Harry Potter levantó una mano. "Ley de la ciencia, Draco. Primero te digo mi teoría y la predicción. Luego tú me muestras los datos. De ese modo sabrás que no me estoy inventando una teoría que encaje; así puedes ver que la teoría en verdad predijo los datos por adelantado. Tengo que explicarte esto de todos modos, por lo que tengo que hacerlo antes de que me muestres los datos. Esa es la regla. Así que ponte el manto y sentémonos."

Harry Potter se sentó en un escritorio sobre cuya superficie había piezas recortadas de papel desperdigadas. Draco extrajo su manto de su maleta, se la puso, y se sentó en frente de Harry al otro lado, dándole a las piezas de papel un confundido vistazo. Estaban distribuidas en dos filas y cada fila tenía como unas veinte piezas.

"El secreto de la sangre," explicó Harry Potter, una expresión intensa en su rostro, "es algo llamado ácido desoxirribonucleico. No pronuncias ese nombre delante de quienes no son científicos. Ácido desoxirribonucleico es la receta que le indica a tu cuerpo cómo crecer, dos piernas, dos brazos, bajo o alto, si tienes ojos cafés o verdes. Es una cosa material, puedes verla si tienes un microscopio, que son como los telescopios aunque únicamente sirven para ver cosas que son muy pequeñas en lugar de las que están lejos. Y esa receta tiene dos copias de todo, siempre, en caso de que una copia se rompa. Imagina dos largas filas de papel. A cada lado de la fila, hay dos piezas de papel, y cuando tienes hijos, tú cuerpo selecciona una pieza de papel al azar de cada lado de la fila, y el cuerpo de la madre hará lo mismo, y así el niño recibirá dos piezas de papel de cada lado de la fila. Dos copias de todo, una de su madre, otra de su padre, y así tus hijos obtienen una pieza de papel al azar de cada lado."

Mientras Harry hablaba, sus dedos cogieron piezas emparejadas de papel, apuntando a una parte del par cuando dijo "de su madre", y a la otra cuando dijo "de su padre". Y cuando Harry contó lo de elegir una pieza de papel al azar, su mano sacó un Knut de su túnica y lo lanzó; Harry miró la moneda, y luego señaló a la pieza de papel que estaba encima. Todo sin hacer una pausa en su discurso.

"Cuando se trata de ser bajo o alto, hay muchos lugares en la receta que hacen pequeñas diferencias. Por lo que si un padre alto se casa con una madre baja, el niño recibirá algunas piezas de papel diciendo 'alto' y otras piezas de papel diciendo 'bajo', y usualmente el niño termina siendo de altura media. Mas no siempre. Por suerte, el niño podría recibir un montón de piezas de 'alto', y no muchos papeles de 'bajo', y crecer muy alto. Podrías tener un padre alto con cinco piezas de papel diciendo 'alto' y una madre alta con otros cinco papeles de 'alto' y por una increíble suerte el niño obtiene todos los diez papeles de 'alto' y al final es más alto que ambos padres. ¿Ves? La sangre no es un fluido perfecto, no se mezcla perfectamente. El ácido desoxirribonucleico está compuesto con muchas piezas diminutas, más como un vaso lleno de guijarros y menos como un vaso lleno de agua. Es por eso que un niño no siempre es el justo medio de sus padres."

Draco escuchó con la boca abierta. ¿Cómo en el nombre de Merlín los Muggles habían descubierto todo eso? ¿Podían ver la receta?

"Ahora," Harry Potter continuó, "supongamos que, al igual que la altura, hay otros pequeños espacios en la receta donde puedes tener una pieza de papel que dice 'magia' o 'no magia'. Si tienes suficientes papeles con 'magia' eres un mago, si tienes muchos de estos papeles eres un mago poderoso, si tienes muy pocos eres un Muggle, y si estás en el medio eres un Squib. Entonces, cuando dos Squibs se casan, la mayoría de sus hijos también deberían ser Squibs, pero de vez en cuando un niño saldrá con suerte y recibirá la mayoría de los papeles mágicos del padre y la mayoría de los papeles mágicos de la madre, y será lo suficientemente fuerte como para ser un mago. Aunque probablemente no uno muy fuerte. Si empezaras con muchos magos poderosos casándose entre sí, ellos permanecerían poderosos. Mas si empezaran a casarse con hijos de Muggle quienes apenas y eran mágicos, o Squibs... ¿Ves? La sangre no se mezclaría a la perfección, sería un vaso con guijarros, no un vaso de agua, porque ese es el modo en que funciona la sangre. Aún habría magos poderosos aquí y allá, cuando recibieran muchos papeles mágicos por suerte. Sin embargo no serían tan poderosos como los magos más poderosos de antaño."

Draco asintió lentamente. Nunca lo había escuchado explicado así antes. Había una sorprendente belleza en como encajaba con exactitud.

"Pero," Harry arguyó. "Esa es únicamente una hipótesis. Supongamos más bien que nada más hay un lugar en la receta que te hace mago. Sólo un lugar donde una pieza de papel puede decir 'magia' o 'no magia'. Y hay dos copias de todo, siempre. Por lo que no hay más que tres posibilidades. Ambas copias pueden contener 'magia'. Una copia puede decir 'magia' y la otra copia 'no magia'. O ambas copias pueden ser de 'no magia'. Magos, Squibs, y Muggles. Dos copias y puedes lanzar hechizos, una copia y puedes usar pociones o dispositivos mágicos, y cero copias significa que incluso podrías tener problemas observando directamente la magia. Los hijos de Muggle no nacieron realmente como Muggles, ellos habrían nacido de dos Squibs, dos padres cada uno con una copia de magia que creció en el mundo de los Muggle. Ahora imagina que una bruja se casa con un Squib. Casa niño obtendrá un papel que diga 'magia' de la madre, siempre, no importa que pieza sea elegida al azar, ambas dirán 'magia'. Mas al igual que lanzar una moneda, la mitad de las veces el niño conseguirá un papel diciendo 'magia' del padre, y la otra mitad de las veces el niño recibirá del padre un papel que tenga escrito 'no magia'. Cuando una bruja se casa con un Squib, el resultado no serían un montón de niños magos débiles. La mitad de los niños serían magos y brujas tan fuertes como su madre, y la mitad de los niños serían Squibs. Porque si no hay más que un lugar en la receta en el que te conviertes en un mago, entonces la magia no es como un vaso lleno de guijarros que se pueden mezclar. Es como un único guijarro mágico, una piedra del hechicero."

Harry reunió tres pares de papel lado a lado. En un par escribió 'magia' y 'magia'. En otro par escribió 'magia' únicamente sobre el papel de encima. Y el tercer par lo dejó en blanco.

"En cuyo caso," Harry prosiguió, "puedes tanto tener dos piedras como no. O eres un mago o no lo eres. Los magos poderosos se volverían así por estudiar más y practicar más que otros. Y si los magos se están volviendo menos poderosos de forma inherente, no porque los hechizos se pierdan sino porque las personas no los pueden lanzar... Entonces quizá están comiendo las comidas incorrectas o algo así. Pero si se ha estado poniendo peor regularmente por más de ochocientos años, entonces eso podría significar que la magia en sí misma está desapareciendo de este mundo."

Harry juntó otro par de papeles lado a lado, y tomó una pluma. Pronto cada par tenía una pieza de papel diciendo 'magia' y la otra en blanco.

"Y eso me trae a la predicción," concluyó Harry, "sobre lo que pasa cuando dos Squibs se casan. Lanza una moneda dos veces. Puede salir cara y cara, cara y sello, sello y cara, o sello y sello. Por lo que un cuarto de las veces obtendrás dos caras, un cuarto del tiempo tendrás dos sellos, y la mitad de las veces tendrás una cara y un sello. La misma cosa que si dos Squibs se casan. Un cuarto de los niños resultará con magia y magia, y serán magos. Un cuarto resultará con no magia y no magia, y serán Muggles. La otra mitad serán Squibs. Es un patrón muy viejo y clásico. Fue descubierto por Gregor Mendel quien no ha sido olvidado, y fue la primera pista hallada para saber cómo funcionaba la receta. Cualquiera que conozca sobre la ciencia de la sangre reconocería ese patrón en un instante. No sería exacto, al igual que si lanzas una moneda cuarenta veces no conseguirás exactamente diez pares de dos caras. Mas si son siete o trece magos de cuarenta niños eso será un fuerte indicador. Esa es la prueba que hice que hicieras. Ahora veamos tus datos."

Y antes de que Draco pudiera tan siquiera pensarlo, Harry Potter había arrebatado el pergamino de las manos de Draco.

La garganta de Draco estaba muy seca.

Veintiocho niños.

Él no estaba seguro del número justo pero sí estaba muy convencido que alrededor de unos cuatro habían sido magos.

"Seis magos de veintiocho niños," Harry Potter habló tras un momento. "Bueno, eso es lo que tenemos, entonces. Y los de primer año estaban conjurando los mismos hechizos con el mismo nivel de poder ocho siglos atrás, también. Tu prueba y mi prueba resultaron igual."

Hubo un largo silencio en el salón de clases.

"¿Y ahora qué?" Draco susurró.

Él nunca había estado tan aterrado.

"No es definitivo todavía," contestó Harry Potter. "Mi experimento falló, ¿recuerdas? Necesito que diseñes otra prueba, Draco."

"Yo, yo..." Draco dudó. Su voz estaba rompiéndose. "No puedo hacer esto Harry, es demasiado para mí."

La expresión de Harry era feroz. "Sí puedes, porque tienes qué. Yo pensé sobre ello, también, tras hallar lo del Interdicto de Merlín. Draco, ¿hay algún modo de observar la fuerza de la magia directamente? ¿Alguna forma que no tenga nada que ver con la sangre de los magos o los hechizos que aprendemos?"

La mente de Draco estaba en blanco.

"Cualquier cosa que afecte la magia afecta a los magos," comparó Harry. "Pero entonces no podemos discernir si son los magos o la magia. ¿A qué afecta la magia que no sea un mago?"

"Criaturas mágicas, obviamente," acotó Draco sin tan siquiera pensarlo.

Harry Potter sonrió lentamente. "Draco, eso es brillante."

Es la clase de pregunta tonta que haces solamente si fuiste criado por Muggles.

Entonces el malestar en el estómago de Draco se puso aún peor cuando cayó en cuenta lo que implicaba que las criaturas mágicas se estuvieran volviendo más débiles. Tendrían la certeza de que la magia estaba desapareciendo, y había una parte de Draco que ya estaba disuadida de que eso sería justamente lo que encontrarían. Él no quería ver esto, él no quería saber...

Harry Potter ya estaba a mitad del camino hacia puerta. "¡Vamos, Draco! ¡Hay un retrato no muy lejos de aquí, nada más tenemos que solicitarle que traiga a alguien viejo y lo descubriremos de inmediato! Estamos encapuchados, ¡si alguien nos ve sólo tenemos que correr! ¡Adelante!"

...

No tardaron mucho tras eso.

Era un retrato enorme, mas las tres personas adentro se veían amontonadas. Había un hombre de mediana edad del siglo doce, vestido con franjas de tela negra; quien hablaba con una joven mujer de aspecto triste del siglo catorce, con un cabello que constantemente se rizaba bajo su cabeza como si ella hubiera sido atacada con un hechizo estático; y ella hablaba con un dignificado, sabio anciano del siglo diecisiete con corbata de lazo de oro solido; y a él le pudieron entender.

Habían preguntado por los Dementores.

Habían preguntado por los fénix.

Habían preguntado por los dragones y los trolls y los elfos de casa.

Harry había fruncido el ceño, señalado que las criaturas que necesitaran más magia podrían haber muerto por completo, y había preguntado por las más poderosas criaturas mágicas conocidas.

No había nada que no fuera familiar en la lista, excepto por una especie de criatura Oscura llamada Azotamentes que el traductor anotó había sido exterminada por Harold Shea, y esos no sonaban ni la mitad de aterradores que eran los Dementores.

Las criaturas mágicas eran tan poderosas en la actualidad como lo habían sido siempre, aparentemente.

La pesadez en el estómago de Draco fue disminuyendo, y ahora sólo se sentía confundido.

"Harry," Draco lo llamó cuando el anciano iba a la mitad de traducir una lista con los once poderes de los ojos del Observador, "¿qué quiere decir esto?"

Harry levantó un dedo y el anciano terminó la lista.

Entonces Harry le agradeció a todos los retratos por ayudar - Draco, más bien en modo automático, hizo lo mismo y con más gracia – y regresaron al salón de clases.

Y Harry sacó el pergamino original con las hipótesis, y empezó a garabatear.

Observación:

La magia no es tan poderosa ahora como lo era cuando Hogwarts fue fundada.

Hipótesis:

1. La Magia en sí misma esta desvaneciéndose.
2. Los magos están cruzándose con Muggles y Squibs.
3. El conocimiento para lanzar poderosos hechizos se está perdiendo.
4. Los magos están comiendo los alimentos incorrectos cuando niños, o algo más aparte de la sangre está haciendo que crezcan más débiles.
5. La tecnología Muggle está interfiriendo con la magia. (¿Desde hace 800 años?)
6. Los magos más fuertes están engendrando menos hijos. (Draco = ¿hijo único? Revisar si 3 magos poderosos, Quirrell / Dumbledore / Señor Oscuro, tuvieron algún hijo.)

Pruebas:

A. ¿Hay hechizos que conozcamos mas no podamos usar (1 o 2) o los hechizos perdidos ya no son conocidos (3)? Resultado: Inconcluso debido al Interdicto de Merlín. No se conoce un hechizo que no se pueda usar, mas simplemente puede ser que no fueron pasados.

B. ¿Los antiguos estudiantes de primer año lanzaban los mismos tipos de conjuros, con el mismo poder, que ahora? (Evidencia débil de 1 sobre 2, mas la sangre podría estar afectando únicamente la hechicería poderosa.) Resultado: Mismo nivel de hechizos entre los de primer año de ahora y antes.

C. Prueba adicional que distingue entre 1 y 2 usando conocimiento científico sobre la sangre, se explicará después. Resultado: Hay un único lugar en la receta que te hace mago, y bien tienes dos papeles que dicen 'magia' o no.

D. ¿Están perdiendo sus poderes las criaturas mágicas? Distingue 1 de (2 o 3). Resultado: Las criaturas mágicas parecen ser tan fuertes en la actualidad como lo han sido siempre.

"Un fracaso," clamó Harry Potter. "B es evidencia débil para 1 por sobre 2. C falsea 2. D falsea 1. 4 era improbable y B va en contra de 4 también. 5 era improbable y D va en su contra. 6 es falseable junto con 2. Eso deja 3. Con Interdicto de Merlín o no, De hecho no hallé ningún hechizo conocido que no se pudiera lanzar. Por lo que cuando lo sumas todo, parece ser que ha sido algún conocimiento el que se ha perdido."

Y la trampa se cerró.

Tan pronto como el pánico se fue, tan pronto como Draco comprendió que la magia no estaba desapareciendo, le tomó cinco segundos darse cuenta.

Draco se empujó a sí mismo lejos del escritorio y se levantó con tanta fuerza que su silla se deslizó con un sonido rasposo a través del piso y se cayó.

"Así que todo fue un estúpido truco, entonces."

Harry Potter lo contempló por un momento, aún sentado. Cuando habló, su voz era calmada. "Fue una prueba justa, Draco. De haber salido diferente, yo lo habría aceptado. Eso es algo en lo que no haría trampa jamás. Nunca. No observé tus datos antes de hacer mis predicciones. Te conté sobre el Interdicto de Merlín invalidando el primer experimento -"

"Oh," Draco interrumpió, la rabia naciendo en su voz, "¿no sabías cómo iba a resultar todo el asunto?"

"No sabía nada que tú no supiera," Harry respondió, todavía con calma. "Admito que lo sospeché. Hermione Granger era demasiado poderosa, ella debió haber sido apenas mágica y no era así, ¿cómo puede ser una hija de Muggles la mejor hechicera en Hogwarts? Y también está sacando las mejores notas en sus trabajos, es demasiada coincidencia que una chica sea la más fuerte académica y mágicamente a menos que haya una sola causa. La existencia de Hermione Granger indicaba que tenía que haber una única cosa que te hace mago, algo que tienes o no, y las diferencias de poder provienen de cuánto sabemos y cuánto practicamos. Y no había clases diferentes para los sangre pura y los hijos de Muggles, etcétera. Había demasiadas formas en que el mundo no tenía sentido si el modo en que tú lo veías era correcto. Pero Draco, yo no vi nada que tú no pudieras ver. No realicé ninguna prueba sobre la que no te contara. No hice trampa, Draco. Quería que nosotros descubriéramos la respuesta juntos. Y jamás pensé que la magia pudiera estar desapareciendo del mundo hasta que lo dijiste. También fue una idea aterradora para mí."

"Como sea," Draco replicó. Estaba esforzándose mucho para controlar su voz y no empezar a gritarle a Harry. "Juras que no vas a salir corriendo por ahí para informar a cualquiera de esto."

"No sin consultártelo primero," Harry afirmó. Abrió sus manos en un gesto de súplica. "Draco, estoy siendo tan amable como puedo mas el mundo demostró no ser de ese modo."

"De acuerdo. Entonces tú y yo hemos terminado. Sólo me voy a alejar y olvidar que todo esto sucedió."

Draco se giró, sintiendo un ardor en su garganta, la sensación de traición, y ahí fue cuando asimiló que a él realmente le había agradado Harry Potter, y que el pensamiento no lo detuvo ni por un instante mientras se dirigía hacía la puerta del salón de clases.

Y la voz de Harry Potter le llegó, más fuerte, y preocupada:

"Draco... no lo puedes olvidar. ¿No lo entiendes? Ese fue tu sacrificio."

Draco paró a la mitad del camino y se volteó. "¿A qué te refieres?"

Mas ya había un frío paralizante en la columna de Draco.

Incluso lo supo antes de que Harry Potter lo dijera.

"Para convertirte en un científico. Cuestionaste una de tus creencias, no una pequeña sino algo que tenía gran significado para ti. Hiciste experimentos, reuniste datos, y la conclusión probó que esa creencia estaba errada. Viste los resultados y comprendiste lo que querían decir." La voz de Harry Potter estaba flaqueando. "Recuerda, Draco, no puedes sacrificar una creencia verdadera de ese modo, porque los experimentos la confirmarán en lugar de falsearla. Tu sacrificio para volverte un científico fue tu falsa creencia de que la sangre de los magos se estaba mezclando y poniéndose débil."

"¡Eso no es verdad!" estalló Draco. "No sacrifiqué la creencia. ¡Aún creo en ello!" Su voz estaba elevándose, y el escalofrío empeorando.

Harry Potter sacudió su cabeza. Su voz era un susurro. "Draco... Lo siento, Draco, tú no lo crees, ya no más." La voz de Harry se alzó otra vez. "Te lo demostraré. Imagina que alguien te dice que guarda un dragón en su casa. Le pides que te lo deje ver. Te asegura que es un dragón invisible. Aceptas eso, porque podrás escucharlo moverse. Te informa que es un dragón inaudible. Le dices que le echarás algo de harina para cocinar en el aire y veras el perfil del dragón. Te replica que el dragón es permeable a la harina. Y lo que se puede inferir es que él sabe, por adelantado, qué tipo de resultados experimentales tendrá que desestimar. Él sabe que todo saldría del mismo modo aún si no hay dragón, es consciente por adelantado de cuáles excusas tendrá que hacer. Así que tal vez él dice que hay un dragón. Quizá él cree que él cree que hay un dragón, a eso se le llama creer-en-la-creencia. Sin embargo él realmente no cree en ello. Puedes estar equivocado sobre lo que tú crees, la mayoría de personas nunca se dan cuenta de que hay una diferencia entre creer algo y pensar que es bueno creer en eso." Harry Potter se levantó del escritorio, y dio unos cuantos pasos hacía Draco. "Y Draco, tú ya no crees en la pureza de la sangre, te mostraré que no. Si la pureza de sangre es verdad, entonces Hermione Granger no tiene sentido, ¿así que qué podría explicarla? ¿Tal vez ella es una huérfana mágica criada por Muggles, al igual que yo? Podría ir con Granger y pedirle que me enseñé fotos de sus padres, para ver si ella se parece a ellos. ¿Esperarías que ella se vea diferente? ¿Deberíamos ir y realizar la prueba?"

"Ellos la habrían ubicado con otros parientes," Draco declaró, su voz temblorosa. "Todavía se verían parecidos."

"Lo ves. Ya sabes que resultado experimental tendrías que excusar. Si aún creyeras en la pureza de la sangre dirías, claro, vamos a echarle una mirada, apuesto que no se verá como sus padres, ella es demasiado poderosa para ser una verdadera hija de Muggles -"

"¡Ellos la habrían ubicado con otros parientes!"

"Los científicos pueden hacer pruebas para asegurarse de que alguien es el hijo real de un padre. Granger probablemente lo haría so le pago a su familia lo suficiente. Ella no tendría miedo de los resultados. ¿Así que qué esperas que muestren las pruebas? Dime que corramos y lo haremos. Mas ya sabes lo que las pruebas dirán. Siempre lo sabrás. Jamás serás capaz de olvidar. Podrías desear creer en la pureza de sangre, pero siempre esperaras que suceda exactamente lo que pasaría si hubiera una única cosa que te hiciera mago. Ese fue tu sacrificio para transformarte en científico."

La respiración de Draco era desordenada. "¿Te das cuenta de lo que has hecho? " Draco se lanzó hacia delante y agarró a Harry por el cuello de su túnica. Su voz creció hasta ser un grito, se oyó insólitamente fuerte en el silencioso y encerrado salón de clases. "¿Te das cuenta de lo que has hecho?"

La voz de Harry era vacilante. "Tenías una creencia. La creencia era falsa. Te ayudé a ver eso. Lo que es verdad ya lo es así, poseer esa verdad no lo hace peor -"

Los dedos de la mano derecha de Draco se cerraron en un puño y la mano descendió y cargó imparable y golpeó a Harry Potter en la mandíbula tan duro que su cuerpo se estrelló de espaldas contra un escritorio y luego rebotó en el suelo.

"¡Idiota!" chilló Draco. "¡Idiota! ¡Idiota!"

"Draco," murmuró Harry desde el piso, "Draco, lo lamento, creí que esto ocurriría meses después, no esperé que despertaras como un científico tan pronto, Pensé que tendría más tiempo para prepararte, enseñarte las técnicas que harían que doliera menos admitir que estabas equivocado -"

"¿Qué hay de Padre?" Draco cuestionó. Su voz temblando por la furia. "¿Ibas a prepararlo a él también o no te importaba lo que pasara después de esto?"

"¡No se lo puedes contar a él!" Harry exclamó, su voz llena de alarma. "¡Él no es un científico! ¡Lo prometiste, Draco!"

Por un momento el pensamiento de que Padre no se enteraría llegó como un alivio.

Y entonces la verdadera ira inició su vuelo.

"Así que planeaste que yo le mintiera y le dijera que aún lo creía," Draco rugió, voz temblando. "Siempre tendría que mentirle, y cuando crezca no podré ser un Mortífago, y ni siquiera seré capaz de explicarle por qué."

"Si tu padre de verdad te ama," masculló Harry desde el suelo, "él todavía te amaría aún si no te conviertes en un Mortífago, y suena como si tu padre te amara de verdad, Draco -"

"Tu padrastro es un científico," Draco replicó. Las palabras mordiendo como diminutos cuchillos. "Si no fueras a convertir en un científico, él te seguiría amando. Pero serías un poco menos especial para él."

Harry titubeó. El chico abrió su boca, como para formular un 'lo siento', y luego cerró su boca, como si lo hubiera pensado mejor, lo que fue muy inteligente o muy afortunado, porque Draco podría haber intentado matarlo.

"Tendrías que haberme advertido," Draco chilló. Su voz creciente. "¡Tendrías que haberme advertido!"

"Yo... Lo hice... Cada vez que te conté sobre el poder, te hablé sobre el precio. Te dije, tendrías que admitir que estabas equivocado. Juré que sería el camino más difícil para ti. Que este era el sacrificio que cualquiera tendría que hacer para volverse un científico. Te dije, que si el experimento muestra una cosa y tu familia y amigos dicen otra -"

"¿Llamas a eso una advertencia?" Draco ya estaba gritando. "¿Llamas a eso una advertencia? ¿Cuando estamos haciendo un ritual que exige un sacrificio permanente?"

"Yo... Yo..." El chico en el suelo tragó saliva. "Supongo que quizá no fue claro. Lo lamento. Pero aquello que pueda ser destruido por la verdad debería serlo."

Golpearlo no era suficiente.

"Estás equivocado en una cosa," Draco amenazó, su voz fatal. "Granger no es la estudiante más fuerte en Hogwarts. Ella sólo obtiene las mejores notas en clase. Estás a punto de descubrir la diferencia."

Repentina sorpresa se asomó en el rostro de Harry, y él intentó rodar rápidamente sobre sus pies -

Ya era demasiado tarde para él.

"¡Expelliarmus!"

La varita de Harry voló a través del cuarto.

"¡Gom jabbar!"

Un pulso de negrura alcanzó la mano izquierda de Harry.

"Ese es un hechizo de tortura," expuso Draco. "Es para obtener información de las personas. Nada más voy a dejarte aquí y cerrar la puerta detrás de mí cuando me vaya. Tal vez programaré el hechizo de cerradura mágica para que desaparezca tras unas cuantas horas. Quizá no se vaya hasta que hayas muerto aquí. Diviértete."

Draco retrocedió sigilosamente, la varita aún señalando a Harry. La otra mano de Draco descendió, recogió su maleta, sin que su puntería se desviara.

El dolor ya aparecía en la cara de Harry Potter al hablar. "Los Malfoys están por encima de la ley mágica que rige a los menores, ¿no es así? No es porque tu sangre sea más fuerte. Es porque has practicado. Al principio eras tan débil como cualquiera de nosotros. ¿Es mi predicción incorrecta?"

La mano de Draco se puso blanca sobre su varita, mas su puntería siguió siendo firme.

"Sólo para que sepas," Harry habló a través de los dientes apretados, "si me hubieras dicho que yo estaba mal te hubiera escuchado. Yo jamás te hubiera torturado a ti cuando me hubieras demostrado que estaba equivocado. Y lo harás. Algún día. Has despertado como un científico, e incluso si nunca aprendes a usar tu poder, tú siempre," Harry boqueó, "estarás buscando, por formas, para comprobar, tus creencias -"

La retirada de Draco tuvo menos gracias, entonces, un poco más veloz, y tuvo que esforzarse para mantener su varita sobre Harry mientras se estiraba para abrir la puerta y alejarse del salón de clases.

Luego Draco volvió a cerrar la puerta.

Conjuró el Encantamiento de cerradura más poderoso que conocía.

Draco esperó hasta que oyó el primer grito de Harry antes de lanzar el Quietus.

Y luego se fue caminando.

...

"¡Aaahhhhh! ¡Finite Incantatem! ¡Aaaahhh!"

La mano izquierda de Harry había sido puesta dentro una olla con aceite hirviendo y abandonada. Había puesto todo lo que tenía en ese Finite Incantatem y todavía no estaba funcionando.

Algunas maldiciones requerían contras específicos o no las podrías deshacer, o a lo mejor era que Draco era más fuerte que él.

"¡Aaaaahhhh!"

La mano de Harry realmente empezaba a doler, ahora, y eso estaba interfiriendo con sus intentos por pensar de modo creativo.

Mas tras unos cuantos gritos después, Harry se dio cuenta de lo que tenía que hacer.

Su monedero, infortunadamente, estaba en el lado contrario de su cuerpo, y le llevó algo de retorcerse alcanzarla, especialmente cuando su otro brazo estaba agitándose alrededor por reflejo, en un imparable intento por botar la fuente del dolor. Para cuando se las arregló para cogerla su otro brazo había logrado arrojar su varita otra vez.

"¡Kit ahhhhh médico! ¡Kit médico!"

Sobre el suelo, la luz verde fue muy tenue como para ser vista.

Harry no se podía poner de pie. No podía ni gatear. Rodó por el suelo a donde pensó que estaba su varita, y no estaba ahí, y con una mano logró elevarse a sí mismo lo suficiente como para ver su varita, y rodó hacía allí, y cogió su varita, y rodó de nuevo hacía donde estaba el kit médico abierto. Hubo una buena cantidad de gritos, y un poco de vomito.

Le tomó ocho intentos ser capaz de conjurar Lumos.

Y luego, bueno, el paquete no estaba diseñado para ser abierto con una mano, porque todos los magos eran idiotas, ese es el por qué. Harry tuvo que usar sus dientes y eso le demoró un tiempo antes de que Harry finalmente pudiera desenvolver el Pañoentumecedor sobre su mano izquierda.

Cuando toda sensación en su mano izquierda eventualmente cesó, Harry permitió que su mente se apagara, y yació sin moverse sobre el suelo, y lloró por un rato.

Bueno. La mente de Harry razonó silenciosamente dentro de sí misma, cuando se hubo recuperado lo suficiente como para pensar con palabras otra vez. ¿Valió la pena?

Despacio, la mano funcional de Harry se alzó hasta el escritorio.

Harry se puso a sí mismo sobre sus pies.

Respiró profundamente.

Exhaló.

Sonrió.

No fue una gran sonrisa, pero fue una sonrisa al fin y al cabo.

Gracias, Profesor Quirrell, no podría haber perdido sin usted.

No había redimido a Draco todavía, ni siquiera cerca. Contrario a lo que el mismo Draco podría creer ahora, Draco aún era el hijo de un Mortífago, por los cuatro costados. Seguía siendo un chico que había crecido pensando que "violación" era algo que los chicos más grandes y cool hacían. Sin embargo había sido un impresionante inicio.

Harry no podía argumentar que todo había salido justo como lo había planeado. Todo había surgido completamente improvisado. El plan había calculado que esto pasaría en Diciembre aproximadamente, tras Harry haberle enseñado a Draco las técnicas para no negar la evidencia de lo que había visto.

Pero él había visto la expresión de miedo en el rostro de Draco, comprendido que Draco ya estaba tomando una hipótesis alternativa seriamente, y aprovecho la oportunidad. Un caso de verdadera curiosidad tenía el mismo poder redentor en la racionalidad que un caso de amor verdadero tenia en las películas.

En retrospectiva, Harry se había dado a sí mismo horas para hacer el descubrimiento más importante en la historia de la magia, y meses para romper las subdesarrolladas barreras mentales de un chico de once años. Esto podía indicar que Harry tenía alguna clase de enorme deficiencia cognitiva con respecto a la estimación del tiempo para completar tareas.

¿Iba Harry ir al Infierno de la Ciencia por lo que había hecho? Harry no estaba seguro. Había maquinado para mantener la mente de Draco en la posibilidad de que la magia estuviera desapareciendo, asegurarse de que Draco llevará a cabo la parte del experimento que al principio parecería apuntar en esa dirección. Esperó hasta haber terminado con la explicación sobre genética para estimular a Draco a pensar sobre las criaturas mágicas (aunque Harry había pensado en términos de artefactos mágicos como el Sombrero Seleccionador, el cual ya nadie podía duplicar, mas continuaba funcionado). Pero Harry no había exagerado evidencia alguna, no había distorsionado el significado de ningún resultado. Cuando el Interdicto de Merlín hubo invalidado la prueba que debió haber sido definitiva, le dijo a Draco que asumiera la vanguardia.

Y luego estaba la parte siguiente a eso...

Sin embargo él no le había mentido a Draco. Draco lo había creído, y eso lo haría verdad.

El final, era admisible, no había sido divertido.

Harry se giró, y tambaleó hacía la puerta.

Hora de probar el hechizo cerradura de Draco.

El primer paso era simplemente procurar girar el pomo de la puerta. Draco pudo haber estado fingiendo.

Draco no había estado fingiendo.

"Finite Incantatem." La voz de Harry había surgido muy ronca, y pudo sentir que el hechizo no se había disparado.

Por lo que Harry lo intentó otra vez, y en esa ocasión lo sintió de verdad. Pero otro giro al pomo mostró que no lo había logrado. No fue una sorpresa.

Hora de traer las armas grandes. Harry respiró profundamente. Este hechizo era uno de los más poderosos que había aprendido hasta ahora.

"¡Alohomora!"

Harry titubeó un poco tras pronunciarlo.

Y la puerta del salón de clases aún no se había abierto.

Eso sorprendió a Harry. Harry no había planeado ir a algún lugar como el corredor prohibido de Dumbledore, por supuesto. Mas un hechizo para abrir cerraduras mágicas era un tipo de hechizo útil de todos modos, así que Harry lo había aprendido. ¿Estaba el corredor prohibido de Dumbledore hecho para atraer personas tan estúpidas que no cayeran en cuenta de que la seguridad era peor que lo que Draco Malfoy podía hacer?

El miedo estaba deslizándose de regreso dentro del sistema de Harry. La plaqueta en el kit médico anunciaba que el Pañoentumecedor únicamente podía ser usado sin peligro durante treinta minutos. Tras eso se quitaría automáticamente, y no se podría reutilizar por 24 horas. Ahora mismo eran las 6:51pm. Se había puesto el Pañoentumecedor cinco minutos atrás.

Así que Harry retrocedió un paso, y consideró la puerta. Era un solido panel de madera de roble oscurecido, interrumpido nada más por el pomo de metal y las bisagras de latón.

Harry no conocía ningún hechizo explosivo o cortador o golpeador, y Transformar explosivos habría violado la regla contra Transformar cosas que iban a ser quemadas. El ácido era un liquido y produciría humos...

Aunque eso no era un obstáculo para un pensador creativo.

Harry apoyó su varita contra una de las bisagras de latón de la puerta, y se concentró en la forma del algodón como una pura abstracción aparte de cualquier algodón material, y también en el material puro aparte del patrón que lo había hecho una bisagra de latón, y reunió los dos conceptos, imponiendo la forma sobre la sustancia. Una hora para Transformación cada día durante un mes había llevado a Harry al punto donde podía Transformar un sujeto de cinco centímetros cúbicos en menos de un minuto.

Tras dos minutos las bisagras no habían cambiado para nada.

Quien fuera que hubiera diseñado el hechizo de cerradura de Draco, había pensado en eso, también. O la puerta era parte de Hogwarts y el castillo era inmune.

Un vistazo probo que las paredes eran de piedra solida. Al igual que el piso. Al igual que el techo. No podías Transformar por separado una parte de algo que era solido por completo; Harry tendría que intentar Transformar todo el muro, lo que le habría llevado horas o quizá días de continuo esfuerzo, si es que tan siquiera podía hacerlo, y si es que la pared no era contigua con el resto del castillo...

El Giratiempo de Harry no se abriría hasta las 9pm. Tras eso podría regresar a las 6pm, antes de que la puerta fuera cerrada.

¿Cuánto se prolongaría el hechizo torturador?

Harry tragó saliva con fuerza. Las lagrimas surgían de sus ojos otra vez.

Su brillante mente creativa le acababa de ofrecer la ingeniosa sugerencia de que Harry podía cortar su mano usando la sierra en el conjunto de herramientas guardado dentro de su monedero, lo que dolería, obviamente, más podría doler mucho menos que el hechizo de Draco, ya que los nervios se habrían ido; y tenía torniquetes en el kit sanador.

Y esa era obviamente una desagradable idea estúpida que Harry lamentaría por el resto de su vida.

Pero Harry no sabía si podría aguantar la tortura durante dos horas.

Quería salir del salón de clases, quería salir del salón de clases ya, no quería esperar ahí gritando por dos horas hasta que pudiera usar el Giratiempo, necesitaba salir y hallar a alguien que pudiera remover el hechizo de tortura de su mano...

¡Piensa! Harry le gritó a su cerebro. ¡Piensa! ¡Piensa!

...

El dormitorio de Slytherin estaba casi vacío. Las personas estaban cenando. Por alguna razón Draco no se sentía con mucho apetito.

Draco cerró la puerta de su cuarto privado, pasó el pestillo, Lo cerró con un encantamiento, lo Silencio, se sentó sobre su cama, y empezó a llorar.

No era justo.

No era justo.

Era la primera vez que Draco había perdido de verdad, Padre le había advertido que perder en serio le dolería la primera vez que ocurriera, mas él había perdido tanto, no era justo, no era justo que él perdiera todo la primera vez que había perdido.

En algún lugar de los calabozos, un chico que de hecho le había agradado a Draco estaba gritando por el sufrimiento. Draco nunca había herido a alguien que le agradara antes de ese día. Castigar personas que se lo merecieran era supuestamente divertido, pero esto sólo se sentía mal. Padre no lo había preparado para eso, y Draco se preguntó si esa era una dura lección que todos tenían que aprender al crecer, o si era Draco quien era débil.

Draco deseó que la que estuviera gritando fuera Pansy. Eso se habría sentido mejor.

Y la peor parte era ser consciente de que lastimar a Harry Potter podía haber sido un gran error.

¿Quién más quedaba para Draco? ¿Dumbledore? ¿Tras lo que había hecho? Draco pronto se hallaría quemado en vida.

Draco tendría que regresar a Harry Potter porque no tenía otro lugar al cual ir. Y si Harry Potter lo rechazaba, entonces Draco sería nada, no más que un niño patético que nunca podría convertirse en Mortífago, nunca unirse a la facción de Dumbledore, nunca aprender ciencia.

La trampa había sido montada a la perfección, perfectamente ejecutada. Padre le había advertido a Draco una y otra vez que lo sacrificado en los rituales Oscuros no podía ser recuperado. Mas Padre desconocía que los malditos Muggles habían inventado rituales que no necesitaban varitas, rituales en los que te engañaban para participar sin que te dieras por enterado, y ese era únicamente uno de los terribles secretos que los científicos sabían y que Harry Potter había traído consigo.

Draco empezó a llorar con más fuerza, entonces.

Él no quería esto, no lo quería pero ya no lo podía deshacer. Era demasiado tarde. Él ya era un científico.

Draco sabía que debía regresar y liberar a Harry Potter y disculparse. Hubiera sido lo más inteligente por hacer.

En vez de eso Draco se quedó en su cama y sollozó.

Ya había dañado a Harry Potter. Podría ser la única vez que Draco tuviera para herirlo, y tendría que atesorar esa memoria por el resto de su vida.

Que siga gritando.

...

Harry dejó caer los remanentes de la sierra al suelo. Las bisagras de latón habían demostrado ser impenetrables, ni siquiera estaban rasguñadas, y Harry estaba empezando a sospechar que incluso el acto desesperado de intentar Transformar ácidos o explosivos habría fallado para abrir esta puerta. En el lado positivo, el intento había destruido la sierra.

Su reloj marcaba las 7:02pm, con menos de quince minutos restantes, y Harry procuro recordar si había otra cosa filosa dentro de su monedero que necesitara ser destruida, y sintió otro acceso de lágrimas acumulándose. Si sólo, cuando su Giratiempo se abriera, él pudiera regresar y prevenir -

Y ahí fue cuando Harry se dio cuenta de que había sido un tonto.

No era la primera vez que había estado encerrado en un cuarto.

La Profesora McGonagall ya le había explicado el modo correcto de hacerlo.

...ella también le había pedido no usar el Giratiempo para ese tipo de situaciones.

¿Comprendería la Profesora McGonagall que esta ocasión en verdad merecía una excepción especial? ¿O nada más le arrebataría el Giratiempo por completo?

Harry juntó todas las cosas, toda la evidencia, dentro de su monedero. Un Scourgify se encargó del vomito en el piso, aunque no del sudor que había empapado su túnica. Dejó los escritorios volteados, no eran lo suficientemente importantes como para que valiera la pena hacerlo con una mano.

Cuando hubo concluido, Harry observó su reloj. 7:04pm.

Y luego Harry esperó. Los segundos pasaron, sintiéndose como si fueran años.

A las 7:07pm, la puerta se abrió.

La cara de barba esponjosa del Profesor Flitwick se veía muy precupada. "¿Estás bien, Harry?" indagó la chillona voz del Jefe de Casa de Ravenclaw. "Recibí una nota diciendo que estabas encerrado aquí -"


Capítulo 22             Capítulo 24


Nota del Traductor


¿No es interesante cuando Draco dice que no quiere nada de eso? Me recuerda un poco la película de X-Men: Días Del Futuro Pasado cuando el melenudo y joven Profesor Xavier dice que no quiere el futuro de ser un calvo viejo.

La primera vez que me leí este episodio, hasta el último segundo esperé que Draco tuviera un cambio de opinión y fuera a rescatar a Harry. Que no lo hiciera fue para mí el momento más decisivo del personaje, porque muestra que todavía carece de un buen corazón.

El próximo capítulo de HPMOR podría tardar un poco porque en el momento estaré escribiendo un One-Shot para mi fic de Atardecer como parte de un reto organizado por el foro Sol de Medianoche en FFN. Aunque sí me encuentro muy motivado para proceder con los siguientes episodios, todo este asunto con Draco es muy interesante, pero lo que sigue es mejor y mejor.

Escuchando a: Paramore - Decode
Leyendo: HPMOR
Escribiendo: Nullius in verba (One-Shot / Precuela para Atardecer)
Viendo: Kiba
Comiendo: Fríjoles
Bebiendo: Café y más café

SÍGUEME EN GOOGLE+
SÍGUEME EN TWITTER
SÍGUEME EN FACEBOOK

Publicar un comentario