Buscar este blog

miércoles, 11 de junio de 2014

El fraude

Este cuento es sobre la familia, la magia y la ambición.


El fraude


Un día, mamá recibió un paquete. En sí mismo, ese era un hecho ordinario porque mamá era vendedora de productos por catálogo. Fue un poco curioso que mamá recibiera, junto con las blusas y los calzones encargados, una estatua de una pantera que cabía en la palma de la mano. Mi padre, experto en todo, determinó que estaba hecha de cuarzo negro. A mí me fascinaron sus ojos rojos que refulgían como fuego vivo. Llamé la atención de mi padre sobre ellos y dijo que se trataba de rubíes. Mi madre propuso que la vendiéramos, mas mi padre se opuso.

Pantera Negra Estatua
Fuente
—No nos pertenece. —Dijo mi padre.

—¿Cómo la vamos a devolver? Mejor que la vendamos y nos quedamos con el dinero. Los tres necesitamos cosas.

—No. —Reiteró inflexible mi padre—. No nos vamos a convertir en ladrones. Pondremos un aviso en el periódico y se la daremos a quién demuestre ser su dueño.

—¿Cómo puedes ser tan frío con tu familia? —Lloró mi madre lágrimas de cocodrilo.

—Es por ustedes que soy honrado. —Replicó mi padre cansado de discutir.

—Haz lo que quieras: siempre lo haces. —Ella se encerró en su cuarto y no le habló a mí padre durante días.

Mi padre estaba dolido por el comportamiento de mi madre pero no cedió en su determinación de hacer lo correcto. Varias personas respondieron al aviso de papá y el descubrió que la mayoría eran avaros impostores. Un hombre llamó por teléfono desde la Guajira y le dio las señas exactas a mi padre de la estatua de la pantera. Esa noche, a la hora de comer, papá compartió su alivio con nosotros por haber encontrado al verdadero dueño, que se había descrito a sí mismo como alguien bajito de piel morena y rasgos aindiados. Mamá sonrió y le dijo a mi padre que él había tenido la razón desde el principio.

No logré conciliar el sueño esa noche. Se había apoderado de mí un mal presentimiento. Por eso estaba despierto cuando sonaron los golpes y los gritos: una pelea a muerte, breve y definitiva. Caminé por el pasillo a oscuras. Frente a la puerta del dormitorio de mis padres me di cuenta que no tenía puestas las chanclas porque pisé un líquido con el pie desnudo. Tuve la certeza de que era sangre. Abrí la puerta y encontré a mis padres muertos. Al principio no lo creí. Los zarandeé y les grité en los oídos para que se despertaran. Cuando menos lo esperaba, una sombra me empujó contra la pared. Lo reconocí en el acto: era el supuesto dueño de la pantera que había hablado por teléfono con mi padre. El arma asesina había sido la misma estatua maldita, el hombre la sostenía en su mano.

—Si dices una palabra, te mató. —Me susurró en el oído y desapareció cubierto por el velo de la noche.

Llamé a la policía de inmediato y les relaté lo anterior. Decidieron tenderle una trampa al asesino, por eso de que tenía una cita con mi padre y de que todos los criminales regresan a la escena del crimen. Lo atraparon sin dificultad. Él lo negó todo, y aunque no le pudieron encontrar la pantera, con mi testimonio fue suficiente para encarcelarlo hasta que tuvo la mala suerte de morir en una riña penitenciaria.


Yo fui de un instituto familiar a otro, ninguna familia quiso quedarse conmigo. Yo tampoco lo deseaba: bastantes dificultades había pasado para deshacerme de la primera. Cuando cumplí la mayoría de edad y fui libre, desenterré la pantera de ónice de su escondite. Sus magníficos ojos rojos aún me hablaban a pesar de los años, y con su consejo, me convertí en el hombre que quería ser.

Nota del Autor

Otro cuento de hace mucho tiempo con pocas correcciones. En algún momento tengo que organizar mis cuentos al igual que hice con los fanfics, pero por el momento, estoy demasiado cansado.

El entierro es otro de mis cuentos con realismo mágico que puedes leer

SÍGUEME EN GOOGLE+
SÍGUEME EN TWITTER
SÍGUEME EN FACEBOOK
Publicar un comentario