Buscar este blog

miércoles, 25 de junio de 2014

El olvido

El olvido


Revoloteó entre las hojas buscando un nombre, el que fuera.

—Azogue. —Pudo leer en voz alta. La sonrisa se desdibujó tan pronto como apareció. El significado de lo que había leído se perdió en el vacío de su mente.

Se quedó sentado sin ninguna noción del tiempo hasta que su estómago rugió.

—Hambre. —Mencionó. Nadie quedaba a su alrededor para alimentarlo: había sido uno de los últimos en contagiarse del olvido. La desesperación lo fue dominando a medida que el quejido intermitente del vientre se hizo más fuerte. No reconoció sus propias lágrimas al limpiarse los ojos con el dorso de la mano. Las lamió. El sabor de la carne salada en su lengua fue la respuesta a la dolencia en su vientre.

Cuando lo encontraron, se había comido los dedos, manos y antebrazos. Estaba royendo los codos.

Ordena a mi sangre que corra
Bid my blood to run por Nomadic Lass

Nota del autor

Este cuento corto es una mezcla de la peste del olvido que aparece en Cien años de soledad de Gabriel García Márquez y el relato Superviviente de Stephen King.

¿Quieres leer otro cuento? Prueba entonces El abuelo


SÍGUENOS EN GOOGLE+

SÍGUENOS EN TWITTER

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Publicar un comentario