Buscar este blog

lunes, 9 de junio de 2014

Cinco razones imaginarias para no ir a un hospital

En la pantalla los hospitales son lugares tenebrosos. Puedes madurar, diferenciar la realidad de la ficción, e ir con serenidad cuando te pongas enfermo. O puedes enloquecer y leer este artículo para tener todos los argumentos necesarios para no visitar un hospital nunca jamás.


Los hospitales no son tan lindos como en la televisión

Entrada Hospital tenebroso
Foto de hospital sin alterar. Fuente
Cuando vemos series como House, creemos que los Hospitales son espaciosos, iluminados y organizados. ¡Falso! En la vida real los hospitales estás atestados de gente, tienen un ambiente siniestro y si pisas sin cuidado puedes untarte de vomito, sangre o algo más asqueroso e indefinible. A los pacientes se les ve en los ojos su deseo de salir de allí, y en los vellos erizados de los brazos se reconoce la tensión causada por los gritos de quienes no lograron sobrevivir al hospital. Claro, hay de hospitales a hospitales: unos se parecen al infierno y otros al purgatorio.


El personal del hospital no es tan guapo

Chase y Cameron
Si los doctores se vieran así me enfermaría más seguido. Fuente
Cuando tenemos suerte, los que trabajan en el hospital se ven normales. No hay que sentirse decepcionado cuando la enfermera sea regular, al contrario, ¡hay que darle gracias a Dios! Porque es peor cuando la enfermera tiene bigote de pintor renacentista, dientes de británico y ojos bizcos de asistente malvado. Y cuando esa combinación de princesa monstruo nos sonríe, la única opción es perder el sentido.

En las películas de terror los hospitales son para masacres y robo de órganos

Doctor Loco
Jeringa gigante = "¡Aaaaaaargh!" Fuente
Dormir en un hospital es peligroso. Al despertar puedes descubrir que te falta el corazón o que estás en medio de un juego estilo Saw. En ese momento no hay que olvidar tres cosas: nunca separarse del grupo, nunca tener sexo, y no tomar ninguna pastilla que te hará sentir mejor. O sea, ¿cómo no vamos a estar traumatizados con tantas películas de terror en las que nadie sale vivo de un hospital?

En la televisión los Doctores son asesinos en serie y en los videojuegos las enfermeras son demonios

Terror en el Hospital
"¡Hora de tu medicina!" Fuente
Cualquiera que haya jugado Silent Hill o Bioshock sabe que en caso de apocalipsis, los primeros en enloquecer y matarlos a todos son los sanadores. A lo mejor por su experiencia con el cuerpo humano, las enfermeras con perfectos contenedores de demonios perversos que gustan de torturar a otros. ¿O será que las enfermeras ya eran así antes de la posesión? Y de los doctores ni que hablar, la ley de equivalencia eventualmente los obliga a matar tantos pacientes como salvaron. Recuerda, hasta que no invitas a pasar a un doctor él no puede cruzar la puerta de tu casa. También se aplica a vampiros.

No hay nada peor que despertar en un hospital 

Bebe Despierta Ternura
"Y el sufrimiento comienza... ¡Ahora!" Fuente
Abres los ojos y los zombies se han apoderado del mundo. O tu cabeza ha sido cosida a la de un orangután. O has perdido la memoria. ¿Tienes la sensación de haber leído antes sobre los peligros de despertar en un hospital? A eso se le llama Deja Vu, y significa que en este momento reposas inconsciente sobre la mesa de operaciones y los bisturís están a punto de rajar tu pecho. ¡Despierta, antes de que sea demasiado tarde!

La razón en sí misma que tuve para escribir este artículo es un recordatorio de lo azarosa que es la salud. Mi hermano está hospitalizado por unos días porque se cortó mal una uña y él espera ilusionado que lo visitemos todos los días de 2:00PM a 4:00PM. Para animarme tengo que repetirme una y otra vez que el paranoico generalmente es uno de los últimos en morir.


Si te gusta la parodia a lo mejor te interesa Teen Titans Sobreviviendo en una Isla


SÍGUEME EN GOOGLE+
SÍGUEME EN TWITTER
SÍGUEME EN FACEBOOK
Publicar un comentario