Buscar este blog

lunes, 12 de enero de 2015

Noche 3 de Dungeon Nightmares y bronceado de tomate

Dungeon Nightmares noche 3


El peor susto de mi vida, el peor de todos definitiva y absolutamente. Sin duda alguna. Todavía estoy lamentando tener que haberme asustado tanto.

Dungeon Nightmares noche 3 miniatura
Ver Noche 3 de Dungeon Nightmares

En lo que va del juego ya nos dan muchas pistas. En cuanto a la historia, intuyo que una mujer murió allí, probablemente traicionada, y quiere venganza. Creo que logra, hasta cierto punto, manipular los cadáveres de otras personas a las que ella asesinó. Sin embargo, el verdadero horror es cuando aparece con su cuerpo verdadero, porque te persigue sin descanso y te ataca con la intención de matarte, la única opción es correr como loco hasta que se le acabe el tiempo de atacar que, por fortuna, no es infinito.

La noche 3 en verdad me afectó, muchísimo. No quería seguir con el juego, y de hecho, no quería hacer ningún juego. Me costó calmarme. Me alegró haber tomado la decisión de antemano de jugarlo día de por medio, y lamenté no haber seguido esa regla preestablecida entre la noche 2 y 3. Como la tuve tan fácil con la noche 2, me entusiasmé demasiado. Y el precio que pagué por mi entusiasmo, fue enorme.

Además, me ha costado encontrar juegos con los que intercalar Dungeon Nightmares, porque la mayoría de alternativas eran más juegos de terror, y rayos, no quería más sustos. De hecho, veo muchos juegos de horror en mi futuro, y tenes que forzarme a enfrentar mis miedos, si bien no es fácil, es necesario para una persona con mi personalidad.

Bronceado


Me quemé tanto ayer a causa del sol. Grabar los parapentes fue divertido, pero no usé protección alguna, y me puse rojo como tomate. Probablemente va a ser bastante visible por unos días. No creo que verme rojo le ayude a mi belleza. Ni modo, me toca esperar hasta que pierda el "bronceado". ¡Como te odio sol!
Publicar un comentario