Buscar este blog

viernes, 23 de enero de 2015

Ejercicio de escritura automática

Mi monólogo interior


Tras ver un vídeo de Enrique Páez llamado La escritura automática - Taller de Escritura - El fluir de la conciencia he caído en cuenta que hace mucho rato no hago un ejercicio de estos, así que voy a poner manos en la obra.

Respirar profundo, e iniciar.

Siento armonía dentro de mí en este momento, a pesar de los muchos ruidos de mi casa que si bien no son altos en decibles son molestos para mí por las asociaciones que...

(Me veo forzado a interrumpir el ejercicio para cortarme el cabello.)

Siento miedo de no ser capaz, de no continuar, de renunciar sólo porque otros me dicen que lo haga. A veces quisiera llorar y no lo hago por ser hombre, porque quiero declarar al mundo que soy mejor que ellos, porque mi baja autoestima fue compensada con un orgullo excesivo. Pero la mayoría son demasiado estúpidos para que les importe, sólo quieren llenar sus estómagos un día tras otro, su cerebro se desperdicia como mierda sobre la cual revolotean las moscas, como odio a la gente que vive de prejuicios, un odio que me carcome, que me quema, que me llena de deseos impuros o al menos no muy cristianos. De nuevo regresa el deseo de llorar, porque a la vez quisiera salvar a la gente, quisiera salvarlos de ellos mismos, mas eso no es posible, no puedo hacerlo, ni siquiera Dios puede cambiar a la gente, y yo estoy muy lejos de ser dios, ni siquiera con d minúscula, menos con D mayúscula.

A veces siento que abuso de la expresión a veces como una forma de ocultarme mis sentimientos, para no pensar, para no comprometerme, como géminis, como signo viento le tengo miedo al compromiso, no tengo ni idea de como superar ese temor, por eso recurro al a veces, me cuesta afirmar, asegurar, tengo que hacer un esfuerzo consciente para escapar del a veces.

Dentro de mí hay un asesino, y también un ángel, recorro el mundo a través de mis lecturas, y con la ayuda de Internet puedo llenar todos los rincones de información que se escapan de las páginas de papel, acabo de leer una frase que me gustó mucho, hay muchos villanos en este mundo, y aquellos que se les oponen son llamados héroes. Es tan cierto. desde niño quise ser un héroe, para hacer de este mundo un lugar mejor, para ser el héroe imaginario que siempre fui en mi mente, para regresar en el tiempo y salvarme a mí mismo

¿Quién soy? ¿Soy el escritor que hace un ejercicio de escritura? ¿O soy un personaje detrás del cual se cubre? ¿Nada más una máscara? ¿O menos que eso? ¿Una ilusión, un personaje que sólo existe en la imaginación? El que únicamente pase en mi mente no quiere decir que no sea real, de acuerdo a Dumbledore, que es otro personaje de papel como yo.

Esa es la verdad, soy un personaje, ahora lo comprendo, estoy hecho de fragmentos de realidad, y eso me hace importante, sin embargo, he de ser honesto y humilde para aceptar que mi existencia se mide hasta el punto final.

Fin del ejercicio

Estuvo interesante, al principio no estaba seguro de qué estaba canalizando. Siento que no divagué mucho que digamos, el proceso de edición fue un poco arduo porque no me fije mucho en pausas y otras cosas mientras escribía. Lo importante es que disfruté mucho con esta práctica. Buena para mantener la mano de escritor caliente.

Vídeojuego del día


La tercera parte de Mad Father. No es un capítulo muy largo, pero sí muy sustancioso. Me dio ternura, y a la vez horror. Las personas a las cuales el padre de Aya lastimó tienen todo el derecho de estar furiosas.

mad father zombies mama hija
Ver Reunión familiar: Mad Father #3 Vídeojuego

Interesados, estos son mi Twitter y mi Facebook.


Por cierto, ¿notaron cómo está de bonito mi blog? Reduje las etiquetas a su más mínima expresión para hacer el blog más navegable. Intentaré no crear más etiquetas y defenderme con esas. Si se les ocurre otra mejora que le pueda hacer al blog, díganmelo por favor.
Publicar un comentario