Buscar este blog

martes, 22 de julio de 2014

El Rey León 2: Tan Mala que es Buena y/o Incomprendida

Cuando mi novia y yo hablamos del Rey León 2 siempre terminamos discutiendo. Para ella es una película más romántica que la primera parte y le encanta la tragedia de Kovu, el hijo de Scar. Para mí es una cinta que confunde el humor con hacer el ridículo y es inferior a su predecesora en todo sentido. Como me precio de valorar bastante la sabiduría de Melissa, procurare desgranar esta película de modo objetivo para ver quién tiene la razón, o si es que ninguno de los dos está equivocado (lo que quiere decir que los dos lo estamos.) Iniciemos por nuestros puntos de desacuerdo.

Upendi

Upendi es el equivalente de Esta noche es para amar que aparece en Rey León 1. Aunque Melissa ama esta película, no soporta ésta canción. Cuando Rafiki abre la boca para cantar, Melissa sale corriendo y no regresa hasta que el horror haya llegado a su fin. En cambio yo, creo que es una de las partes más graciosas, precisamente porque es horrible.

En el Rey León 1, consideraron hacer que Esta noche es para amar fuera interpretada por Timón y Pumba, en una extraña mezcla de humor y romance. En contra del buen juicio, para el Rey León 2 se decidieron a hacerlo después de todo, esta vez con Rafiki, y el resultado fue desastroso. Rafiki es adorable, pero esa voz no se hizo para cantar. El maestro Shifu no debería cantar. Yoda no debería cantar. Y Rafiki no debió hacerlo. Son voces que hablan con acertijos e ironía sardónica, cuyas misteriosas y proféticas palabras no tienen sentido hasta el momento justo.

Pudieron haberse salido con la suya si se hubieran ido por el humor del todo, a ser una burla total, como si lo hicieron en el Rey León 3, la precuela que nos muestra la misma escena de Esta noche es para amar pero desde la disparatada perspectiva de Timón y Pumba. Sin embargo, Rafiki cantando de amor, eso fue como dicen los gringos, el salto del tiburón. Se pasaron de la raya.



Además, hay algo extraño en la animación, no sé, me da una impresión como sexual cuando Kiara y Kovu comen la jugosa fruta. Correcto, toda la canción es una metáfora de un primer encuentro sexual, pero aún así, esas caritas se las tuvieron que haber guardado para cuando no los vieran. Eso sí, le doy puntos a favor porque la canción da a entender que cuando hacer el amor se hace, pues, con amor, es mucho más lindo y satisfactorio.

Así que, Upendi es malo y a Melissa no le gusta, mientras que yo me desternilló de la risa de lo patético que me parece. Así que creo que es un punto para mí.

Si todavía tienen dudas del imaginario sexual, ¿qué me dicen de cuando Rafiki sacude esos melones? ¿O cuando le quita la punta al monte Kilimanjaro y salen mariposas? ¡Ajá! Les arruiné la infancia.

El no es del clan

"¡Exilio!" Grita Simba y yo me burlo en el acto. Aquí Melissa y yo intercambiamos los papeles. Yo no puedo soportar esta canción tan terrible, y a Melissa se le hace tan malita que le da risa. O sea, cuando chilla "¡Deshonra!" hasta pasable es, pero cuando la cebra constipada y afeminada a lo Eros Ramazzotti canta: "¡Desgracia!"

...

¡ESO NO TIENE PERDÓN DE DIOS!

Y ese hipopótamo: "Trajo problemas en cuanto llego." Melissa se puede morir de la risa ahí, yo quisiera ser una avestruz y esconder la cabeza en la tierra. En serio, me da mucha pena por todas las personas involucradas en la producción de la película, pero es que todo se vuelve ridículo. Presuntamente esta parte tendría que ser la más dramática, en la que nuestro héroe es juzgado por un crimen que no cometió, su momento más oscuro, donde lo separan del amor de su vida, donde recibe una cicatriz física que lo hace más parecido en cierto modo a su malvado padre...

¡Y TODO LO QUE OIGO ES UNA DESHONRA DE CANCIÓN!

Vergüenza les tendría que dar a ellos.

Curiosamente, después de que pasa toda la parte acusatoria, y la canción habla de como Kovu creció con rencor y todo eso, esa parte SÍ es buena. En lugar de cantar "vergüenza, desgracia, deshonra," hubiera sido más efectivo que se lo gritaran, dejar eso por fuera de la canción dramática, y que adentro únicamente quedara la tragedia de la vida de Kovu, los animales siendo unos bastardos con Kovu, es tan poco cool que estorba.

¿Se imaginan el reencuentro de Kovu con esos animales? Ellos todos incómodos aceptando su equivocación, sin saber cómo hablarle porque fueron unos pendejos, mientras que él nada más tendrá la certeza de que se los comerá primero.

En serio. La parte de "él no es del clan, tiene la marca de Scar" es genial, rima, y nos hace llorar. Es perfecta, hasta ahí. ¿Por qué rayos le agregaron el resto?

¡PINCHE CEBRA!

Lo peor, creo que la palmada que Rafiki se da en la cara no es por Kovu, sino por la canción.

Mi veredicto será darle un punto positivo a la película. Porque aunque un 25% de la canción es pésima, el 75%  sí logra ser triste.

Zira

Zira
Zira

En un principio, Zira no se me hizo más que un Scar convertido en leona. Melissa me hizo darme en cuenta que donde Scar es cuidadoso, Zira es temeraria, donde Scar sería diplomático, Zira es salvaje, y donde Scar sería despiadado, ella lo es igual que es, con un toque de locura añadido.

Para que quede más claro, Zira es a Scar lo que Bellatrix Lestrange es a Voldemort. Guau, apenas me doy cuenta que pudo haber algo de inspiración/plagio aquí. Zira está loca, es mucho más peligrosa y caotica que Scar. Mientras que él ponía su preservación y bienestar por encima de todo y todos, a ella no le importa otra cosa que la venganza y la destrucción.

Con ese nuevo análisis, hay que conceder que esta villana tiene una personalidad original y diferente de la de Scar. De hecho, hay varias pistas a lo largo de la historia que apunta que al final, Zira será la causante de su propia desgracia. Y eso es algo bien hecho, no se puede demeritar que en ese sentido, elaboraron un malvado y logrado personaje. Punto a favor del Rey León 2.

Simba

Simba
Simba

Desdibujado por completo, el héroe del Rey León 1 se convierte casi en un villano. Increíble que todo lo aprendido se le olvidara. Es muy diferente a quien era. Cuando me encontré a un Simba lleno de prejuicios odié todo lo que el Rey León 2 representaba, de ahí nació mi disgusto.

Ninguna explicación que Melissa me ha dado ha servido para convencerme de que los cambios experimentados en Simba fueran justificados. No lo son de modo alguno. Simplemente se volvió así porque sí. Y de hecho, su incapacidad para mantener la paz tras la derrota de Scar se me hace un bajonazo. Al final del Rey León 1 ninguna leona salió en defensa de Scar. Es como si el mismo Simba se hubiera buscado a sus enemigos, como que no perdonó a los que se asociaron con Scar y hasta pudo haberlos maltratado, causando que se unieran a la facción de Zira, la única con razones propias para alzarse en contra de Simba.

Así que punto negativo y un abucheo para Simba, a quien incluso Mufasa le retiró la palabra.

Vamos por el punto final.

Kovu y Kiara


Tras reflexionar mucho, hay que conceder que la pareja Kovu y Kiara es mejor que la formada por Simba y Nala. Porque tienen una relación de iguales: ambos son cruciales en la resolución del conflicto y son como el Yin y el Yang, los dos se complementan, se balancean, hacen del mundo un lugar mejor cuando están juntos.

Nala no es más que la pareja de Simba. Punto. No hay más sobre su personaje que eso. Sí, tiene sus características graciosas, sin embargo no tiene existencia más allá de Simba.

La canción de Nos guiará el amor es la más hermosa del Rey León 2, y ejemplifica los rasgos más bonitos de Kovu y Kiara como pareja. Me encantan, y por eso tengo que admitir que mi novia tenía razón, y a pesar de sus defectos, es una película que vale la pena volver a ver.

Por el romance, por la villana, y por la tragedia, que al final pudieron más que el ridículo.

El Rey León 2 ha sido redimido, por el amor.

Hay más películas por revisar:

GOOGLE+

TWITTER

FACEBOOK

Publicar un comentario