Buscar este blog

viernes, 4 de julio de 2014

Harry Potter y los Métodos de la Racionalidad Capítulo 24

Capítulo 23             Capítulo 25


Harry Potter y los Métodos de la Racionalidad


Capítulo 24


La Hipótesis de la Inteligencia Maquiavélica


...

J. K. Rowling se enrosca y ataca, sin ser vista; círculos de Orca, fuertes e inclinados.

Harry Potter primer año
Harry Primer año. Fuente


...

Acto 3:

...

Draco aguardó en un pequeño nicho con ventana que encontró cerca del Gran Comedor, con el estómago revuelto.

Habría un precio, y no sería pequeño. Draco lo había sabido tan pronto como despertó y se dio cuenta de que no se atrevía a entrar al Gran Comedor para desayunar porque podría ver a Harry Potter allí y Draco no adivinaba que pasaría entonces.

Pisadas se aproximaron.

"Ya te vas a enterar." Amenazó la voz de Vincent. "El jefe no se encuentra de buen humor el día de hoy, así que mejor camina con cuidado."

Draco iba a arrancarle la piel a ese idiota con vida y enviar el cuerpo desollado de regreso con una petición de un sirviente más inteligente, como un jerbo muerto.

Un par de pisadas se alejaron, y otro par de pisadas se acercaron.

El estómago revuelto de Draco se empeoró.

Harry Potter apareció ante su vista. Su rostro era cuidadosamente neutral, pero su túnica de bordes azules lucía extrañamente torcida, como si no hubieran sido puestas correctamente -


"Tu mano." Draco habló sin considerar nada.

Harry levantó su mano izquierda, como si fuera a observarla él mismo.

La mano colgaba lánguidamente, como algo muerto.

"Madam Pomfrey aseguró que no es permanente," Harry explicó con calma. "Ella dictaminó que se recuperaría casi por completo para el inicio de las clases de mañana."

Por un sólo instante las noticias fueron un alivio.

Y luego Draco lo notó.

"Fuiste donde Madam Pomfrey," susurró Draco.

"Por supuesto que lo hice," replicó Harry Potter, como si estuviera señalando lo obvio. "Mi mano no estaba funcionando."

Lentamente se estaba volviendo evidente para Draco el absoluto tonto que había sido, mucho peor que los Slytherins mayores de los que había despotricado.

Había dado por descontado que nadie iría a las autoridades cuando un Malfoy hacía algo. Que nadie querría el ojo de Lucius Malfoy sobre ellos, jamás.

Sin embargo Harry Potter no era un pequeño y asustadizo Hufflepuff intentando quedarse por fuera del juego. Él ya lo estaba jugando, y el ojo de Padre ya estaba sobre él.

"¿Qué otra cosa dijo Madam Pomfrey?" preguntó Draco, con el corazón en la garganta.

"El Profesor Flitwick aseveró que el hechizo lanzado sobre mi mano había sido un maleficio Oscuro de tortura y era un asunto extremadamente serio, y que rehusarse a acusar a quien lo hubiera hecho era absolutamente inaceptable."

Hubo una larga pausa.

"¿Y luego?" Draco inquirió con voz temblorosa.

Harry Potter sonrió ligeramente. "Me disculpé profusamente, lo que hizo que el Profesor Flitwick se pusiera muy grave, y luego le informé al Profesor Flitwick que todo el asunto era, en efecto, extremadamente serio, secreto, delicado, y que el Director ya estaba enterado sobre el proyecto."

Draco jadeó. "¡No! ¡Flitwick no va a aceptar eso nada más! ¡Él lo iría a comprobar con Dumbledore!"

"Así fue," admitió Harry Potter. "Prontamente fui arrastrado hacia la oficina del Director"

Draco ahora estaba temblando. Si Dumbledore llevaba a Harry Potter ante el Wizengamot, voluntariamente o de otro modo, y el Niño-Que-Vivió testificaba bajo Veritaserum que Draco lo había torturado... Demasiadas personas amaban a Harry Potter, Padre podía perder esa votación...

Padre podría ser capaz de convencer a Dumbledore de no hacer eso, pero le costaría. Un costo terrible. El juego tenía reglas ahora, ya no podías amenazar a alguien al azar. Mas Draco había caminado directamente hacía las manos de Dumbledore por cuenta propia. Y Draco era un rehén muy valioso.

Aunque ya que recientemente Draco no podía convertirse en Mortífago, él ya no era tan valioso como Padre pensaba.

Ese pensamiento partió su corazón como un Encantamiento Cortador.

"¿Entonces qué?" Murmuró Draco.

"Dumbledore dedujo inmediatamente que fuiste tú. Él conocía sobre nuestra asociación."

El peor escenario posible. Si Dumbledore no hubiera acertado sobre quién lo había hecho, él quizá no se habría arriesgado a usar Legeremancia sólo para descubrirlo... pero si Dumbledore sabía...

"¿Y?" Draco forzó la palabra.

"Tuvimos una pequeña conversación."

"¿Y?"

Harry Potter sonrió maliciosamente. "Y le expliqué que sería mejor para sus intereses no hacer nada."

La mente de Draco corrió contra una pared de ladrillos y se aplastó. Sólo contempló a Harry Potter con su mano colgando floja como a un tonto.

Tanto así le demoró a Draco recordar.

Harry conocía el secreto misterioso de Dumbledore, aquel que Snape tenía en su posesión.

Draco lo podía ver. Dumbledore con una expresión endurecida, ocultando su ansiedad mientras le explicaba a Harry de que terrible y serio asunto se trataba.

Y Harry con educación diciéndole a Dumbledore mantener la boca cerrada si sabía lo que era bueno para él.

Padre había advertido a Draco contra personas como ésta, personas que te arruinarían y aún así serían tan agradables que te costaría odiarlos apropiadamente.

"Tras eso," Harry prosiguió, "el Director le dijo al Profesor Flitwick que esto era, en efecto, una cuestión delicada y secreta de la cual él ya había sido informado, y que él creía que presionarme en ese momento no me ayudaría a mí o a cualquier otro. El Profesor Flitwick empezó a hablar sobre las usuales maquinaciones del Director que iban demasiado lejos, y tuve que interrumpir en ese punto y explicar que había sido mi propia idea y no algo en lo que el Director me hubiera forzado, así que el Profesor Flitwick se giró e inició un sermón para , y el Director lo interrumpió a él y le señaló que el Niño-Que-Vivió estaba condenado a tener extrañas y peligrosas aventuras por lo que era más seguro si yo entraba en ellas a propósito en vez de esperar a que me pasaran por accidente, y ahí fue cuando el Profesor Flitwick lanzó sus pequeñas manos al aire y empezó un chillido con una voz muy aguda para ambos sobre cómo a él le tenía sin cuidado lo que estábamos cocinando juntos, pero que algo así nunca debía volver a pasar mientras yo estuviera en la Casa de Ravenclaw o él haría que me expulsaran para que pudiera ir a Gryffindor que era donde todo ese Dumbledorismo pertenecía -"

Harry estaba dificultándole mucho a Draco el odiarlo.

"De todos modos," Harry añadió, "no quería ser expulsado de Ravenclaw, así que le prometí al Profesor Flitwick que algo como esto no pasaría de nuevo, y si ocurría, le revelaría quién había sido."

Los ojos de Harry deberían haber estado fríos. No lo estaban. La voz tendría que haber sido una mortal amenaza. No lo era.

Y Draco vio la pregunta que tendría que haber sido obvia, y asesinó el sentimentalismo en un instante.

"Por qué... ¿Por qué no lo hiciste?"

Harry caminó hacía la ventana, dentro del pequeño rayo de luz solar resplandeciendo en la alcoba, y volteó su cabeza hacia afuera, hacia los verdes campos de Hogwarts. El brillo descendió sobre él, sobre su túnica, sobre su rostro.

"¿Por qué no lo hice?" Harry repitió. Su voz se quebró. "Supongo que no pude enojarme contigo. Era consciente de que yo te había lastimado primero. Ni siquiera diría que estamos a mano, porque lo que yo te hice fue peor de lo que tú me hiciste a mí."

Fue como estrellarse contra otro muro de ladrillos. Harry podía estar hablando Griego arcaico porque Draco no le entendía nada.

La mente de Draco escarbó en busca de patrones y se encontró plenamente en blanco. La afirmación era una concesión que no había sido hecha en favor de los mejores interés de Harry. Ni siquiera era lo que Harry debería pronunciar para hacer de Draco un sirviente más leal, ahora que Harry tenía poder sobre él. Para eso Harry tendría que haber enfatizado lo amable que había sido, no cuánto él había herido a Draco.

"Aún así," Harry agregó, y ahora su voz era más baja, casi un susurro, "por favor no hagas eso otra vez, Draco. Dolió, y no estoy seguro de que pueda perdonarte una segunda vez. No estoy seguro de que sea capaz de desear serlo."

Draco no lo comprendía.

¿Estaba Harry intentando ser su amigo?

No había forma en que Harry Potter pudiera ser lo suficientemente tonto como para creer que todavía era posible tras lo que él había hecho.

Podías ser el amigo y aliado de alguien, como Draco había intentando hacerlo con Harry, o podías destruir su vida y dejarlo sin opciones. No ambas cosas.

Pero entonces Draco no entendía qué otra cosa podía estar intentando Harry.

Y un extraño pensamiento llegó a Draco entonces, algo de lo que Harry había seguido hablando ayer.

Y el pensamiento era: Haz una prueba.

Has despertado como científico, Harry había dicho, e incluso si nunca aprendes a usar tu poder, tú siempre, estarás buscando, por formas, de probar, tus creencias... Esas ominosas palabras, habladas entre jadeos de agonía, habían seguido corriendo a través de la mente de Draco.

Si Harry estaba pretendiendo ser el amigo arrepentido que accidentalmente había lastimado a alguien...

"¡Tú planeaste lo que me hiciste!" Draco exclamó, logrando poner una nota de acusación en su voz. "¡No lo hiciste porque estuvieras enojado, lo hiciste porque quisiste!"

Tonto, Harry Potter pronunciaría, por supuesto que lo planeé, y ahora eres mío -

Harry se giró hacía Draco. "Lo que pasó ayer no era el plan," Harry farfulló, su voz aparentemente atascada en su garganta. "El plan era que yo te enseñaría por qué era mejor que en todo momento conocieras la verdad, y entonces procuraríamos descubrir juntos la verdad sobre la sangre, y sin importar cuál fuera la respuesta la aceptaríamos. Ayer yo... Apresuré las cosas."

"En todo momento conociendo la verdad," Draco replicó fríamente. "Como si me hubieras hecho un favor."

Harry asintió, haciendo estallar la mente de Draco por completo, y dijo, "¿Qué tal si a Lucius se le ocurre la misma idea que a mí, que el problema es que los magos más fuertes tienen menos hijos? Él podría iniciar un programa para pagar a los sangre pura más fuertes para tener más hijos. De hecho, si los puristas de sangre estuvieran en lo correcto, eso sería lo que Lucius debería estar haciendo – dirigiéndose al problema desde su perspectiva, en la cual puede hacer que las cosas pasen de inmediato. Ahora mismo, Draco, eres el único amigo de Lucius que intentaría detenerlo para que no desperdicie sus esfuerzos, porque nadie más que tú sabe la verdad real y puede predecir los resultados reales."

Draco tuvo el pensamiento de que Harry Potter había sido criado en un lugar tan extraño que ahora era efectivamente más una criatura mágica que un mago. Draco simplemente no podía adivinar lo que Harry diría o haría a continuación.

"¿Por qué?" Draco cuestionó. Poner dolor y traición en su voz no le costó nada. "¿Por qué me hiciste eso? ¿Cuál era tu plan?"

"Bueno," Harry respondió, "tú eres el heredero de Lucius, y lo creas o no, Dumbledore cree que yo le pertenezco a él. Así que podemos crecer y luchar las batallas de ellos entre nosotros. O podríamos hacer otra cosa."

Lentamente, la mente de Draco se envolvió alrededor de eso. "Quieres provocar una pelea hasta el final entre ellos, entonces adueñarte del poder después de que estén exhaustos." Draco sintió un terror helado en su pecho. Tendría que intentar pararlo sin importar cuál fuera el costo para sí mismo -

Sin embargo Harry sacudió su cabeza. "¡Estrellas en el firmamento, no!"

"¿No...?"

"Tú no procederías con eso ni tampoco yo." Explicó Harry. "Éste es nuestro mundo, no queremos romperlo. Pero imagina, por ejemplo, que Lucius considerara que la Conspiración es tu herramienta y que tú estás de su lado, que Dumbledore asumiera que la Conspiración es mi herramienta y que yo estoy de su lado, Lucius pensaría que tú me has convertido y Dumbledore creería que la Conspiración es mía, Dumbledore estaría convencido de que yo te convertí y Lucius estimaría que la Conspiración es tuya, por lo que ambos nos ayudarían aunque sólo en formas que el otro no notaría."

Draco no tenía que fingir que estaba sin palabras.

Padre una vez lo había llevado a ver una obra llamada La Tragedia de Light, sobre éste increíblemente ingenioso Slytherin de nombre Light quien se embarcaba en la purificación del mal mundial usando un antiguo anillo que podía asesinar a cualquiera cuyo nombre y rostro conociera, y a quien se le opuso otro increíblemente ingenioso Slytherin, un villano de nombre Lawliet, quien vestía un disfraz para ocultar su verdadero rostro; y Draco había gritado y chiflado en todas las partes adecuadas, especialmente en la mitad; y luego la obra había terminado tristemente y Draco había quedado inmensamente decepcionado y Padre le había señalado gentilmente que la palabra 'Tragedia' estaba justo en el título.

Poco después, Padre le había preguntado a Draco si comprendía por qué habían ido a ver esa obra.

Draco había contestado que era para enseñarle a ser tan astuto como Light y Lawliet cuando creciera.

Padre le había replicado que no hubiera sido posible que Draco estuviera más equivocado, y señaló que aunque Lawliet había sido muy listo al ocultar su rostro no había existido una buena razón para revelar su nombre a Light. Padre había pasado entonces a demoler casi todo aspecto de la obra, mientras que Draco escuchaba con sus ojos ensanchándose cada vez más. Y Padre había rematado diciendo que las obras como ésta nunca llegaban a ser realistas, porque si el dramaturgo hubiera sabido lo que alguien en verdad tan inteligente como Light haría, el dramaturgo hubiera procurado conquistar el mundo por sí mismo en vez de escribir obras al respecto.

Ahí fue cuando Padre le había contado a Draco sobre la Regla de Tres, que consistía en que cualquier maquinación que requiriera que más de tres cosas diferentes ocurrieran nunca funcionaría en la vida real.

Padre había explicado con más profundidad que ya que solamente un tonto intentaría un plan que fuera lo más complicado posible, el limite real eran dos.

Draco ni siquiera podía hallar las palabras para describir la gigantesca cantidad inoperante del plan maestro de Harry.

Pero ese era justamente la clase de error que harías si no tuvieras ningún mentor y pensaras que eres listo y no hubieras aprendido nada sobre maquinación al ver obras.

"Así que," interrogó Harry, "¿qué te parece el plan?"

"Es ingenioso..." Draco inició con lentitud. Gritar ¡brillante! y boquear impresionado se hubiera visto demasiado sospechoso. "Harry, ¿puedo hacerte una pregunta?"

"Por supuesto," afirmó Harry.

"¿Por qué le compraste a Granger un monedero tan costoso?"

"Para mostrarle que no guardaba rencores," contestó Harry en el acto. "Aunque también espero que ella se sentirá incomoda si me rehúsa cualquier favor pequeño que yo le haga por los siguientes meses."

Y allí fue cuando Draco se dio cuenta que Harry realmente estaba esforzándose por ser su amigo.

El movimiento de Harry contra Granger había sido listo, incluso brillante. Haz que tu enemigo no sospeche de ti, y ponlo en deuda contigo de un modo amistoso para que puedas manipularlo a posicionarse con tan sólo pedírselo. Draco no podría haber logrado eso, su objetivo hubiera sido muy sospechoso, pero El-Niño-Que-Vivió sí podía. Así que el primer paso del plan de Harry era darle a su enemigo un regalo costoso, a Draco no se le había ocurrido, aunque podría funcionar...

Si eras el enemigo de Harry, sus maquinaciones podrían ser difíciles de ver al principio, podrían hasta parecer estúpidas, sin embargo su razonamiento tendría sentido una vez que lo entendieras, comprenderías que él había estado tratando lastimarte.

El modo en que Harry estaba actuando hacia Draco en éste momento no tenía sentido.

Porque si eras el amigo de Harry, entonces el intentaba ser amigo contigo en la alienígena, incomprehensible manera en que le habían enseñado los Muggles, aún si significaba destruir tu vida por completo.

El silencio se estiró.

"Sé que he abusado de nuestra amistad terriblemente." Harry admitió finalmente. "Pero por favor date cuenta, Draco, que al final, nada más quería que halláramos la verdad juntos. ¿Es algo que tú puedas perdonar?"

Una bifurcación con dos caminos, aún cuando solamente uno le permitía regresar fácilmente si luego Draco cambiaba de opinión...

"Supongo que entiendo lo que estabas intentando hacer," Draco mintió, "así que sí."

Los ojos de Harry se iluminaron. "Estoy contento de escuchar eso, Draco," él declaró con suavidad.

Los dos estudiantes permanecieron de pie en esa alcoba, Harry todavía envuelto en el solitario rayo de sol, Draco en las sombras.

Y Draco notó con una pizca de horror y desespero, que aunque era un aterrador destino en efecto ser amigo de Harry, ahora Harry poseía tantas rutas diferentes para amenazar a Draco que ser su enemigo hubiera sido mucho peor.

Probablemente.

Quizá.

Bueno, siempre podía regresar a ser su enemigo después...

Él estaba condenado.

"Entonces." Draco preguntó. "¿Ahora qué?"

"¿Estudiamos el Sábado otra vez?"

"Mejor que no sea como la última vez -"

"No te preocupes, no lo será," prometió Harry. "Unos cuantos Sábados más como ese y me sobrepasaras a ."

Harry se rió. Draco no lo hizo.

"Oh, y antes de que te vayas," Harry agregó, y sonrió tímidamente. "Sé que es un mal momento, pero quiero pedirte consejo sobre algo, en verdad."

"De acuerdo," Draco aceptó, todavía un poco distraído por la última afirmación.

Los ojos de Harry crecieron en intensidad. "Comprarle ese monedero a Granger requirió la mayor parte del oro que pude robar de mi bóveda en Gringotts -"

Qué.

"- y McGonagall tiene la llave de la bóveda, o Dumbledore la tiene ahora, tal vez. Y estaba a punto de iniciar un complot que podría requerir algo de dinero, así que me preguntaba si conoces cómo puedo acceder a -"

"Te prestaré el dinero," intervino la boca de Draco por puro reflejo existencial.

Harry lo miró desconcertado, aunque en un modo placentero. "Draco, no tienes que -"

"¿Cuánto?"

Harry nombró la cantidad y Draco no pudo evitar del todo que la sorpresa se asomara en su cara. Esa era casi toda la cantidad de dinero para gastar que Padre le había dado a Draco para que le durara todo el año, a Draco no le quedarían más que unos cuantos Galeones -

Entonces Draco se pateó a sí mismo mentalmente. Todo lo que tenía que hacer era escribir a Padre y explicarle que el dinero había desaparecido porque se las había arreglado para prestárselo a Harry Potter, y Padre le enviaría una felicitación especial escrita en tinta dorada, una gigantesca Rana de Chocolate que tardaría dos semanas en comer, y diez veces la cantidad de Galeones nada más en caso de que Harry Potter necesitara otro préstamo.

"Es demasiado, ¿no es así?" dudó Harry. "Lo siento, no debí haber solicitado -"

"Disculpa, soy un Malfoy, sabes," lo interrumpió Draco. "Únicamente estaba sorprendido de que quisieras tanto."

"No te preocupes." Harry Potter aclaró animadamente. "No es nada que amenace los intereses de tu familia, sólo soy yo siendo malvado."

Draco asintió. "No hay problema, entonces. ¿Lo quieres de inmediato?"

"Por supuesto." Dijo Harry.

Mientras abandonaban la alcoba y empezaron a dirigirse hacia los calabozos, Draco no fue capaz de acallar su inquietud, "¿Puedes revelarme para qué complot es el dinero?"

"Rita Skeeter."

Draco pensó unas palabras muy malas para sí mismo, pero ya era muy tarde para negarse.

...

Para cuando llegaron a los calabozos, Draco había reiniciado sus pensamientos de nuevo.

Estaba teniendo problemas para odiar a Harry Potter. Harry había estado esforzándose por ser amistoso, nada más que estaba loco.

Y eso no iba a detener o tan siquiera retrasar la venganza de Draco.

"Entonces." Draco habló, tras mirar alrededor para asegurarse que nadie estuviera cerca. Las voces de ambos estaban Bloqueadas, por supuesto, sin embargo nunca hacía daño ser extra cuidadoso. "He estado pensando. Cuando traigamos nuevos reclutas a la Conspiración, van a tener que pensar que somos iguales. De otro modo sólo se necesitaría que uno de ellos abriera la boca para que Padre descubriera el plan. Ya has pensado en eso, ¿cierto?"

"Naturalmente." Acordó Harry.

"¿Seremos iguales?" Cuestionó Draco.

"Me temo que no." Harry respondió. Era claro que trataba de sonar gentil, y también era claro que intentaba suprimir una buena cantidad de condescendencia sin lograrlo del todo. "Lo siento, Draco, en la actualidad tú ni siquiera conoces lo que la palabra Bayesiana en Conspiración Bayesiana significa. Vas a tener que estudiar por meses antes de que podamos recibir a alguien más, sólo para que puedas fingir adecuadamente."

"Porque no conozco suficiente ciencia." Draco remató, manteniendo su voz cuidadosamente neutral.

Harry sacudió su cabeza a eso. "El problema no es que seas ignorante de cosas específicas de la ciencia como el ácido desoxirribonucleico. Eso no impediría que fueras mi igual. El problema es que no estás entrenado en los métodos de la racionalidad, el más secreto y profundo conocimiento detrás de cómo todos esos descubrimientos fueron hechos en primer lugar. Procuraré enseñarte sobre eso, mas es mucho más arduo de aprender. Piensa en lo que hiciste ayer, Draco. Sí, hiciste algo de trabajo. Pero yo era el único que estaba en control. Contestaste algunas de las preguntas. Yo hice todas las preguntas. Tú ayudaste a empujar. Yo guié por mi cuenta. Y sin los métodos de la racionalidad, Draco, no hay forma de que puedas guiar a la Conspiración a dónde necesita ir."

"Ya veo." Reaccionó Draco, su voz oyéndose decepcionada.

La voz de Harry intentó ser aún más gentil. "Me esforzaré por respetar tu experticia, Draco, sobre cosas como lo que tiene que ver con personas. Pero tú también necesitas respetar mi experticia, y no hay manera en que puedas ser mi igual a la hora de dirigir la Conspiración. Únicamente has sido científico por un día, conoces un secreto del ácido desoxirribonucleico, y no estás entrenado en ninguno de los métodos de la racionalidad."

"Entiendo." Dijo Draco.

Y lo hizo.

Cosas de las personas, Harry había pronunciado. Apoderarse del control de la Conspiración probablemente ni siquiera sería tan difícil. Y después, él asesinaría a Harry Potter nada más para estar seguro -

Dentro de Draco se alzó la memoria de cuán enfermo se sintió la noche anterior, sabiendo que Harry estaba gritando.

Draco pensó unas cuantas malas palabras más.

De acuerdo. No mataría a Harry. Harry había sido criado por Muggles, no era su culpa que estuviera loco.

Más bien, Harry viviría, para que así Draco pudiera comunicarle que todo había sido por el propio bien de Harry, en verdad, él tendría que estar agradecido -

Y con un inesperado retorcijo de sorpresivo placer, Draco se dio cuenta que de hecho era por el propio bien de Harry. Si Harry intentaba llevar a cabo su plan de jugar con Dumbledore y Padre como si fueran tontos, moriría.

Eso lo hacía perfecto.

Draco tomaría todos los sueños de Harry lejos de él, al igual que Harry había hecho con él.

Draco le diría a Harry que había sido por su propio bien, y sería absolutamente cierto.

Draco esgrimiría la Conspiración y el poder de la ciencia para purificar el mundo mágico, y Padre estaría tan orgulloso de él como si hubiera sido un Mortífago.

Los planes malévolos de Harry Potter serían frustrados, y las fuerzas de lo correcto prevalecerían.

La venganza perfecta.

A menos...

Sólo pretende que estás pretendiendo ser un científico, Harry le había pedido.

Draco no tenía las palabras exactas para describir qué era lo que fallaba en la mente de Harry -

(ya que Draco nunca había escuchado del término profundidad de recursión)

- mas él podía suponer que clase de maquinación implicaba.

...a menos que todo eso fuera exactamente lo que Harry quería que Draco hiciera como parte de un aún más inmenso complot en el que Draco caería directamente al intentar frustrar éste, Harry podría incluso saber que su plan no era funcional, podía no tener otro propósito excepto atraer a Draco a combatirlo -

No. En ese camino yacía la locura. Tenía que haber un limite. Ni el mismo Señor Oscuro había sido así de torcido. Ese tipo de cosas no pasaban en la vida real, sólo en las tontas historias que Padre le contaba antes de dormir sobre estúpidas gárgolas que siempre terminaban haciendo avanzar los planes del héroe cada vez que luchaban por detenerlo.

...

Y al lado de Draco, Harry caminaba con una sonrisa sobre su rostro, pensando sobre los orígenes evolutivos de la inteligencia humana.

En el principio, antes de que las personas hubieran entendido del todo cómo funcionaba la evolución, habían ido por ahí pensando locas ideas como que la inteligencia humana evolucionaba para que así pudiéramos inventar mejores herramientas.

La razón para que eso fuera loco es que entonces una sola persona en la tribu tenía que inventar una herramienta, y entonces todos los demás la usarían, y se esparciría a otras tribus y seguiría siendo usada por sus descendientes cien años después. Eso era grandioso desde la perspectiva del progreso científico, pero en términos evolutivos, quería decir que la persona quien había inventado algo no obtenía una conveniente ventaja, no tenía más hijos que todos los demás. Sólo unas convenientes ventajas relativas podían incrementar la frecuencia relativa de un gen en la población, y empujar una solitaria mutación al punto donde se volvía universal y todos la obtenían. Y las invenciones brillantes no eran lo suficientemente comunes como para proveer el tipo de presión de selección consistente que requería promover una mutación. Era una deducción natural, si veías a los humanos con sus armas y tanques y armas nucleares y los comparabas con chimpancés, que la inteligencia estuvo ahí para producir la tecnología. Una deducción natural, aunque equivocada.

Antes de que las personas hubieran entendido del todo cómo funcionaba la evolución, iban por ahí teniendo locas ideas como que el clima cambiaba, y las tribus tenían que migrar, y las personas tenían que volverse más inteligentes para poder resolver todos sus novedosos problemas.

Sin embargo los seres humanos tenían cuatro veces el tamaño del cerebro de un chimpancé. 20% de la energía metabólica de un humano se iba en alimentar el cerebro. Los humanos eran ridículamente más inteligentes que cualquier otra especie. Eso no pasa porque el ambiente intensificara la complejidad de sus problemas un poco. Entonces los organismos nada más se volverían un poco más listos para resolverlos. Adquirir ese desproporcionado y gigantesco cerebro debió tomar algún tipo de proceso evolutivo competitivo, algo que empujaría y empujaría sin limites.

Y los científicos de la actualidad tenían una muy buena suposición del tipo de proceso evolutivo competitivo que había sido.

Harry había leído una vez un famoso libro llamado Política de los Chimpancés. El libro había descrito como un chimpancé adulto de nombre Luit había confrontado al envejecido alfa, Yeroen, con la ayuda de un joven, recientemente maduro chimpancé de nombre Nikkie. Nikkie no había intervenido directamente en las peleas entre Luit y Yeroen, pero había prevenido que otros aliados de Yeroen en la tribu fueran en su ayuda, distrayendo a aquellos cada vez que se desarrollaba una confrontación entre Luit y Yeroen. Y con el tiempo Luit había ganado, y se había convertido en el nuevo alfa, con Nikkie como el segundo más poderoso...

...aún cuando no había llevado mucho tiempo para que Nikkie formara una alianza con el derrotado Yeroen, derrocar a Luit, y volverse el nuevo nuevo alfa.

Realmente te hacía apreciar los millones de años que los homínidos habían estado tratando de superarse los unos a los otros –una carrera de armas evolucionarías sin limite– que había llevado al incremento de la capacidad mental.

Porque, sabes, un humano lo hubiera previsto por completo.

...

Y al lado de Harry, Draco caminaba, suprimiendo su sonrisa mientras pensaba sobre su venganza.

Algún día, quizá dentro de algunos años pero algún día, Harry Potter aprendería lo que significaba subestimar a un Malfoy.

Draco había despertado como científico en un solo día. Harry había dicho que no se suponía que eso pasara tras varios meses.

Aunque por supuesto si eras un Malfoy, serías un científico más poderoso que cualquiera que no lo era.

Así que Draco aprendería todos los métodos de la racionalidad de Harry Potter, y cuando el tiempo fuera apropiado -

...


Capítulo 23             Capítulo 25


Nota del Traductor

Me parece un poco triste que Malfoy piense que Harry lo subestimó cuando en realidad es él quien subestimó a Harry. En verdad la mente maquiavelista del elegido es malévola.

Me encantó la referencia a Death Note, pero por poco y se me escapa la mención a Xanatos y las Gárgolas.

Para más sobre la Recursión.

El día de hoy lo dedicaré a echarle muchas porras a Colombia en el mundial.

Como siempre, muchas gracias por leer.

No olviden votar por "Nullius in verba" en el Reto temático de Junio "Los Cullen."


SÍGUENOS EN GOOGLE+

SÍGUENOS EN TWITTER

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Publicar un comentario