Buscar este blog

martes, 20 de mayo de 2014

Bio-Meat: Nectar y los peligros de la Ingeniería genética

El fin de semana estuve leyendo el manga Bio-Meat: Nectar. Lo encontré por azar y fue amor a primera vista. Es un manga de acción hecho por Fujisawa Yuki que se inscribe en los géneros de Horror y Supervivencia, sin embargo tiene sus momentos de humor y esperanza.

El protagonista es un joven llamado Maaya Kan que acaba de llegar a la capital junto con su mamá. Es un chico que gusta de hacer malos chistes y hacerse el rudo a pesar de su baja estatura. Nuestro protagonista vive en una época en que los japoneses resolvieron la amenaza de la hambruna mundial mediante la ingeniería genética y la creación del Bio-Meat abreviado BM, o Bio-Carne en español.

Cuando la carne ataca
¿Lo comerías si conocieras su verdadera forma? Fuente

Los BM son criaturas genéticamente modificadas, originalmente cerdos y vacas, que se alimentan de cualquier cosa excepto vidrio y metal. En cuanto se alimentan tienen la capacidad de multiplicarse. Las personas desconocen la verdadera forma del BM, y cuando un terremoto daña las fabricas de producción, estos monstruos salen a devorar a la ingenua humanidad. Es entonces cuando Maaya y sus amigos Shingo, Banba y Kanomiya tendrán que unir fuerzas a pesar de ser niños para superar la catástrofe.

Hay que cuidarse más que de las grasas
En serio, ¿cómo puede alguien comer eso? Fuente

La primera parte del manga cuenta cómo se conocen esto cuatro amigos, de cómo se unen y pierden a sus seres queridos, algunos sacrificándose para salvar a los niños. Pero esta historia está lejos de ser optimista, la mayoría de personajes son tontos inútiles que mueren de forma miserable, o son unos bastardos que hacen lo que sea para seguir con vida, en especial los adultos. Nuestros protagonistas son una heroica excepción que representa lo mejor de la humanidad. Mas escapar de los BM no es suficiente, porque luego el gobierno quiere dejarlos morir para que no puedan contarle al mundo el terrible secreto del cual se alimentan día tras día.

La pesadilla del monstruo es no comerse al otro
Es como siempre imaginé el desayuno de Cthulhu. Fuente



La segunda parte del manga ocurre unos años después, cuando nuestros niños ya son adolescentes y deciden reencontrarse, lo que por supuesto termina mal. Cuando el USBM, la Bio-Carne creada por los Americanos es llevada para una exhibición en Japón y demuestra ser más adaptable que el BM original, la tragedia se repite de nuevo. Nuestros héroes no solamente tienen que luchar por su vida, sino por contener a esta nueva amenaza que de liberarse, significaría el apocalipsis para la humanidad.

Tenían que agregar el quinto Power Ranger
EL chico de cabello rojo es nuevo y poco importante. Fuente

Mi personaje favorito de esta serie sin duda alguna fue el Comandante de la Región del Lejano Este de la Armada de los Estados Unidos, ¡Crackstar Douglas! El único adulto que valoró a nuestros valientes jóvenes por su peso en oro y que estuvo dispuesto no sólo a luchar codo a codo junto a ellos, incluso les confió la responsabilidad de la elaboración y ejecución del plan para enfrentar al BM. El Comandante Douglas es uno de los pocos adultos que despierta nuestra admiración en este manga, y su última batalla hace que los hombres liberen lágrimas muy masculinas.

Soldado Nivel Épico
"Yo quisiera ser tu héroe, yo quisiera ser tu Dios, porque salvarte a ti mil veces..." Fuente

Luego sigue una tercera parte que estoy considerando no leer. Nuestros héroes supervivientes ya son adultos en una realidad donde el BM fue liberado, el fin del mundo ya pasó y la humanidad puede muy bien estar viendo sus últimos días. La verdad es que la trama se volvió demasiado oscura hasta para mí, y siento que todo lo sufrido en la etapa anterior fue en vano. Me sentí decepcionado, y siento que fue un giro forzado para seguir vendiendo Bio-Meat: Nectar por más tiempo. No me decido a abandonar la serie en este punto, porque aún sigue manteniendo cierta calidad y se las arreglan para traumatizar al lector una y otra vez. Pero ya no es lo mismo.

Cosas que duran demasiado
Nunca debieron tener hijos, el divorcio va a ser un infierno jurídico. Fuente

Supongo que pasó lo mismo que con algunas relaciones que no tendrían que durar demasiado. Cosas que antes nos hacían reír ya nos fastidian. ¿Es la historia quien ha cambiado o somos nosotros? ¿Eso que nos molesta ahora siempre estuvo ahí, mas apenas lo vemos ahora? ¿Debería seguir adelante tan sólo para ver cómo termina?
Publicar un comentario