Buscar este blog

viernes, 23 de mayo de 2014

Pretty Little Liars contra el PhotoShop

"Mis caderas y muslos son parte mí (aún cuando mágicamente no aparecieron en algunas tomas!" escribió recientemente en Twitter Troian Bellisario, quien interpreta a Spencer Hastings en la serie Pretty Little Liars. De este modo la joven actriz se suma a la lista de famosos que protesta contra los estándares imposibles de belleza que algunas compañías insisten en vender.

Pretty Little Liars con Photoshop
¿Soy yo, o esa toalla tan corta no le favorece? Fuente

"Esta industria parece invertir más en la perfección que en los defectos." También añadió Bellisario. Lucy Hale o Aria para los fans de la serie, tampoco guardó silencio al respecto: "Demasiado Photoshop. Todos tenemos defectos. Nadie se ve así. No es atractivo." Es alentador ver a estas actrices defender de este modo al público que ve su programa, jóvenes chicas con problemas de inseguridad que lo último que necesitan es obsesionarse con retoque digital y de bisturí para intentar subir su autoestima.

Lucy Hale provoca felicidad
¡Nadie se ve así! Fuente



A lo mejor ellas no temen hablar porque son mujeres muy inteligentes y porque ellas han superado dificultades de este tipo, como Hale quien hace un par de años reconoció haber tenido un trastorno alimenticio. Y es que nadie está a salvo en está época en la que la publicidad nos vende erotismo hasta en la sopa, uno ya ni siquiera puede comer tranquilo sin tener que aguantarse a una mujer medio desnuda.

Dona Sexy
Lo dicho, ni siquiera se puede comer tranquilo. Fuente

Las mujeres de verdad tienen curvas, y los hombres autopistas. Lo cierto es que la perfección no es propia del ser humano, lo que nos hace únicos es lo que nos falta y nos sobra. No hay que quedarse callado cuando nos quieran meter cuerpos esculturales por los ojos, porque el peor daño no es que compremos algo que no necesitemos, sino que prosigamos aporreando nuestros débiles egos al compararnos con personas que NO EXISTEN.

Troian Bellisario Balance
Photoshop debería ser para cosas divertidas, como para hacerla disparar misiles de sus pechos. Fuente

Con suerte la revista GQ aprenderá un par de lecciones de todo este embrollo y se lo pensaran dos veces antes de transformar a sanas y atractivas mujeres en androides del futuro diseñados para matar en cuanto nos distraigamos.





Publicar un comentario