Buscar este blog

viernes, 2 de mayo de 2014

Rebelde

ATARDECER

Capítulo 1
Rebelde


Isabella Swan Racional

¿Hay algo que desee de comer o beber, señorita?” Preguntó la azafata con amabilidad, enseñándome una bandeja con vasos de plástico llenos de jugo de naranja y mora.

Estiré mi brazo para tomar alguno, con tan mala suerte que derramé la bandeja completa sobre mi misma. Miré a la azafata con expresión de impotencia y me quité la chaqueta con capucha. Tenía una blusa negra de tiras por debajo, por lo que no me preocupé, y no quería que mi pantalón se manchara innecesariamente. Ella hizo una mueca de miedo y se alejó de regreso a la cabina del piloto.

Me temo que se llevo un buen susto.” Le comenté a Charlie, mi padre, sentado a mi lado.

Compórtate Bella, y cúbrete pronto.” Me ordenó mi querido padre.

No he hecho nada malo.” Hablé entre dientes, procurando mantener mi mal genio bajo control, sin éxito. “Y mi nombre no es Bella, es Isabella Marie Swan. Puedes llamarme por cualquiera de esos tres nombres o sus posibles combinaciones, siempre y cuando te ahorres el señorita, gracias.”

El rostro de Charlie mostraba confusión total. “Lo siento. Te solía llamar así todo el tiempo...”

Me imagino que sí.” Murmuré secamente. Por un momento me quede ensimismada observando los tatuajes que tenía sobre mis antebrazos. Luego busque una chamarra que tenía en mi mochila de mano y cerré los ojos, dejando que mi mente divagara.

................................................

Desde que tengo memoria, mis padres han estado divorciados. Se que no debo ser la única, pero lejos de consolarme me deprime esa conclusión.


Definitivamente soy una chica problemática, aunque no creo que haya muchas como yo. Se que las hay, llegué a tener problemas muy desagradables con algunas, pero fueron más bien pocas.

Uno de los psicólogos que me analizó afirmaba que mis comportamientos rebeldes eran producto de mi frustración a causa de la separación de mis padres, de como las falencias afectivas me habían convertido en un ser violento y condicionado a resolver mis conflictos por el uso de la fuerza.

El hecho de que en medio de su palabrería hubiera algo de cierto no lo eximió de que le diera una buena patada en la canilla. Como tenía diez años me gané una semana de suspensión. Hice muchas cosas como esa, y algunas peores, sin consecuencia alguna, hasta que me sorprendieron haciendo un graffiti y me hice merecedora a mi primer arresto. Tuve que pasar la noche en una Inspección de Policía. Estaba tan emocionada que no pude pegar el ojo en toda la noche. Siempre exageraba la anécdota con fieros compañeros de celda, en realidad estuve sola.

Cuando tenía tres meses mis padres se divorciaron.

Soy de signo Escorpio y adoro las papas fritas.
Renée, mi madre, y yo vivimos un tiempo con mi abuela, en Downey, California. Fue un infierno, según Renée. Nos largamos en cuanto Renée recibió su título de educación y consiguió un trabajo como maestra de guardería en una escuela local.

Cuando tenía seis años nos mudamos a Phoenix, Arizona. Noté que si seguía empujando a los abusones una y otra vez eventualmente desistirían.

La forma de Renée para regañar era ridícula. Iniciaba marcando mis faltas y terminaba pronosticando el clima de los próximos tres días.

Crecer fue aprender a cuidarme a mi misma. La escuela me aburría. Pelear era divertido, pero además me gustaba leer todo tipo de literatura detectivesca. Mis planes para el futuro eran ganarme la vida escribiendo y haciendo lo que me viniera en gana.

Renée se casó con un jugador de las ligas menores con nombre de imbécil: Phil Dwyer. No me cayó bien desde el momento en que lo vi. No me gustó su nombre ni tampoco el hecho de que su matrimonio se realizara en el mes de mi cumpleaños. Diecisiete. Me odié a mi misma por no haberme acostumbrado para entonces a la habitual personalidad egoísta de mi madre, pero el hecho de saber algo no implica que puedas cambiarlo o hacerlo diferente.

Cuando todavía eran novios, me era fácil detectar los silencios que gritaban lo aburrida que Renée se sentía cuando Phil estaba fuera de la ciudad. Sus suspiros chillaban su deseo de haberse ido con él y no quedarse atascada con su hija en casa.

Yo no era la única inconforme, pues a Phil no le hacían gracia mis “desplantes”. El clímax de la molestia familiar llegó en la noche de bodas cuando Phil me pidió la clave para el internet Wi–Fi de la casa. No se la quise dar. Phil me llamó de una forma que yo encuentro particularmente desagradable, por lo que le di un empellón con todas mis fuerzas y lo derribé junto con el comedor y cena. Phil se levantó furioso...

Voy a llamar a la policía, Isabella.” Gruñó Phil apretando los puños, apenas y controlando el deseo de golpearme.

¿No eres capaz de arreglar tus propias peleas?” Grité yo.

Phil se sacó el celular de un bolsillo del pantalón y marcó un número lentamente.

¿Qué está pasando?” Farfulló Renée entrando a escena, con voz alterada y expresión desconcertada.

Seguí disparando mis insultos ponzoñosos hacia Phil, cada uno con un único pensamiento: ¡Atácame! ¡Atácame!

¿Policía? Quiero reportar una agresión... Sí se quien fue, fue mi hijastra... Estamos en....”

¿Phil? ¡No!” Chilló Renée angustiada. ¿Preocupada por mí? ¿Por lo que dirían los vecinos? ¿Temerosa de haber fallado como madre?

Yo seguí ladrando y ladrando insultos, aún cuando Phil colgó, aún cuando Renée me suplicó que me detuviera. Sólo me detuve cuando dos agentes me sometieron y concluí que agregar resistencia al arresto no me iba a ayudar.

Phil había ganado sin lanzar ni un solo puño, y yo había perdido.

Odiaba a los sumisos. Odiaba este mundo tan complicado.

Deseaba vivir en un mundo más simple y violento.

................................................

Isabella, despierta.” Me llamó Charlie. “Hemos llegado a Port Angeles.”

En piloto automático deje que me escoltara para bajar del avión. Dos vuelos me habían dejado agotada. Las alturas no me agradaban mucho que digamos.

Al menos tienes que llegar al automóvil antes de quedarte dormida.” Prosiguió Charlie.

¿Eh?” Mascullé medio dormida, y me encontré con el abrazo de un solo brazo de mi padre. No lo retiré, podía disimular mi brusquedad bajo un manto de cansancio.

Tras acomodarme en el asiento del pasajero, deje reposar mi cabeza sobre el hombro de Charlie. Sabía que eso le gustaría. Y después de todo, estaba en deuda con él. De verdad quería ser una mejor hija. Aunque me llevaba a vivir a un pequeño pueblo tan diferente de la ciudad a la que estaba acostumbrada.

Quería cambiar. No sabía si podría hacerlo.

Me volví a quedar dormida.

................................................

La corte llama al Estado VS Isabella Marie Swan.“ Anunció el Alguacil.

Gracioso, tienes que cometer un crimen para que pronuncien tu nombre correctamente.” Me burlé en voz baja.

No es el momento Isabella.” Regañó Renée. Se retorcía tanto en su silla que era como si estuviera sentada sobre brasas ardientes.

Llegue a la mesa de la defensa con una sonrisa. Mi abogado, pagado por el estado, hizo señas para que borrara la sonrisa de mi cara.

Pude sentir los ojos de Renée clavados en mi nuca. Eche una ojeada hacía las sillas de atrás. Renée se había puesto un lindo vestido verde para esta ocasión. Phil a su lado estaba de saco y corbata, semblante abatido.

Isabella Marie Swan, se le acusa de haber violado la sección... – Bla Bla – ...del código penal, agresión física y verbal.” Expuso el Juez. Era un hombre que no debía pasar de los treinta, e inesperadamente candente para trabajar con la ley.

Un alboroto a mis espaldas hizo que todos volteáramos a mirar. Era Charlie, corbata desajustada y ofreciendo disculpas a todos (excepto a Phil) por su tardanza.

... Veo que un arreglo a sido discutido.” Prosiguió el apuesto Juez.

Así es, su Señoría.” Confirmó la Fiscal, una mujer bordeando los cuarenta años.

Abogado Defensor, ¿el acuerdo ha sido discutido con su cliente?” Interrogó el Juez.

Sí, su Señoría.”

Fiscal, ¿cree usted que 100 horas de servicio comunitario son suficientes teniendo en cuenta que la acusada cuenta con un antecedente de daño en propiedad ajena?” Lo curioso era que me seguía pareciendo lindo a pesar de estar en mi contra.

El Estado considera que si bien ambos casos demuestran claramente que la acusada no es una joven ejemplar, sería excesivamente perjudicial vincular ambos incidentes. Reconocemos cierta clemencia hacia ella nacida de su situación como hija de padres divorciados. Y en el supuesto de que la acusada no aproveche esta oportunidad y vuelva a incurrir en delitos similares cuando sea mayor de edad, el rango de lo que se le puede acusar será más amplio.” Tras ese discurso la Fiscal sorbió un vaso de agua.

Abogado Defensor, ¿cómo puede asegurarme de que esto no volverá a suceder?” Insistió el Juez haciendo un adorable puchero.

Mi Abogado Defensor dijo algo poco convincente sobre los errores de la juventud. El Juez le mandó a callar y cerró la carpeta del archivo con el mismo gesto de la mano.

Señorita Swan, usted me recuerda a mi hermana.”

Tardé unos segundos en comprender que se dirigía a mí, tan embelesada estaba en mis fantasías. Me quedé mirando al Juez porque no supe que decir.

¿Por qué es infeliz, Señorita Swan? ¿Acaso el Señor Dwyer ha hecho algo para merecer sus maltratos?”

No, su Señoría.” Respondí honestamente.

¿Comprendes que estos crímenes son muy serios?”

Sí, su Señoría.” Acepté, no tan honestamente.

¿Estás arrepentida?”

Titubeé.

No me convence, Señorita Swan. Quiero sugerir las siguientes modificaciones en el acuerdo. Reduciré el servicio comunitario a cincuenta horas a cumplirse en el plazo de un mes. Cuando haya cumplido con dicha cantidad de horas, quiero que tenga asesoría psicológica durante los siguientes seis meses con una regularidad de una cita por semana. Jefe Swan, ¿estaría dispuesto a acompañar a su hija a dichas sesiones?”

Sí.” La reacción instantánea de Charlie me hizo sentirme un poco más amada, a pesar de que no quería aceptarlo.

Tengo entendido que usted reside en la localidad de Forks, ¿es correcto?”

Charlie asintió.

Le presento dos opciones, Jefe Swan. Puede viajar cada semana hasta Phoenix, en cuyo caso el Estado se encargará de contratar y costear los servicios de un Psicólogo, o puede llevarse a su hija a vivir con usted y pagar el Psicólogo usted. En cualquiera de los casos el profesional contratado deberá reportarse a mí para confirmar la asistencia y el progreso de...”

¡Me está quitando a mi hija!” Intervino Renée con voz desgarrada.

Silencio.” Sentenció el Juez, sin alzar la voz pero con tal fuerza de presencia que Renée se quedó callada en el acto. “Señora Dwyer, el comportamiento de su hija no es un acto de rebeldía producto de su unión con el Señor Dwyer. Cualquier cosa que usted haya estado haciendo con su hija estos últimos diecisiete años, debería dejar de hacerlo. Les voy a dar quince minutos a usted, a su esposo, al Jefe Swan y a su hija para que tomen una resolución. No le estoy quitando a su hija, Señora Dwyer, le estoy dando la oportunidad de que haga lo mejor por ella. La Corte tomará un descanso de quince minutos.” Finalizó el Juez golpeando su martillo.

Cinco minutos después, Phil y yo guardábamos silencio en un pasillo, alejados el uno del otro, mientras que Renée y Charlie discutían acaloradamente.

Diez minutos después regresamos frente al Juez.

Cinco minutos después ya no era el problema de Renée.

................................................

Cuando desperté, tenía puesto el cinturón de seguridad.

¿Te sientes mejor?” Preguntó Charlie, a lo que asentí con la cabeza, suprimiendo el deseo de desatarme la inútil correa. “Isabella, realmente confió en tu voluntad de cambiar. Sé que puedes lograr cualquier meta que te propongas, lo único que te hace falta es proponerte buenas metas. Para incentivar tu responsabilidad, te compré un carro. Es bueno pero barato. Le pertenecía a Billy. ¿Recuerdas a Billy Black? Quedo discapacitado hace poco y ya no puede conducir. Solías jugar con sus hijos...”

Me demoré un poco, pero pude ubicar a los Black en mi memoria. Recordaba haber peleado con Becky y Rachel, luego hacer recibido una triste mirada del amigo de mi padre, y nunca haberme encontrado a ninguna de ellas en mis subsiguientes visitas. Más victimas de mis encantos. Charlie procuró pasar el impasse por alto y siguió dando detalles de mi regalo de bienvenida, una vieja camioneta Chevy. Muy vieja.

Tras un comentario fortuito sobre el clima, Charlie siguió conduciendo en silencio. Ninguno de los dos eramos muy dados a la cháchara sin sentido. Esa era una de las razones por las que me costaba llevarme con Renée. El clima de Forks no era de mi agrado, pero tendría que acostumbrarme. Suponía que lo más problemático de manejar para mí, sería la apacible vida de un pueblo pequeño. Me gustaba perderme en la multitud de la gente, en lugar de ser reconocida por todos como la hija del Jefe Swan. Sin embargo, eso no tenía remedio. Tendría que mantener mi temperamento bajo control. No podía seguir molestándome por nimiedades. La nueva Isabella Marie Swan sería un ciudadano modelo entre sus trescientos cincuenta y siete conciudadanos..

Llegamos a la casa. La camioneta era de un rojo sólido. Charlie me entregó las llaves para que diera una vuelta de prueba.

¿Qué te parece?” Indagó Charlie en cuanto regresé.

¡La amó!” Respondí. “Y no lo digo nada más para hacerte sentir bien. De verdad me gusta. Es ruidosa como los mil demonios, pero la radio suena aún más fuerte. Gracias por creer en que puedo cuidar de mi misma y que no necesito moverme en el auto–patrulla de mi niñera policía.”

De nada.” Replicó Charlie con una sonrisa insegura, a lo mejor no estaba seguro de entender mis palabras. “Dejé tus maletas en las escaleras hacia tu cuarto.”

Iré a desempacar. Y es en serio: me gustó la camioneta.”

Tras organizar mis cosas rápidamente le escribí un correo electrónico a Renée para que supiera que habíamos llegado bien. Luego me tendí de espaldas sobre la cama, incapaz de quedarme dormida, pensando demasiado. Al día siguiente comenzaría clases en la mitad de Enero. Aunque tenía eso como excusa para no demostrar un gran desempeñó académico, quería ponerme al día con mis compañeros. Necesitaba enfocarme en otras cosas que no fuera partir los dientes de alguien, los estudios podrían funcionar. Esperaba que los deportes fueran una buena distracción también. De seguro la hija díscola del Jefe Swan llamaría mucho la atención, pero no me interesaba tener amigos en ese momento. Me contentaría con ser la chica solitaria con un pasado oscuro en busca de redención. De seguro ese trasfondo atraería chicos lindos, en caso de que los hubiera. Pero a lo mejor tampoco debía buscar problemas en ese sentido...

................................................

Una gruesa neblina acompañó la mañana del día siguiente. Elegí un atuendo que me abrigara del desacostumbrado frío y que ocultara mis preciosos tatuajes, no pensé que dieran una buena primera impresión a mis amados pueblerinos.

Desayunamos cereal. Algo que siempre me había producido tristeza era el estado de la casa: exactamente igual desde que Renée se fue de ella. Era penosamente obvio que mi padre aún la amaba.

Conducir dentro de la neblina fue grandioso, al principio. La sensación de que de un momento a otro era posible estrellarme me ayudó a distraerme por un rato, pero eventualmente regresé a pensar en lo que había perdido.

................................................

El último en despedirse de mí fue Phil.

Lo siento Isabella.”

No fue tu culpa Phil. Podrías haber sido el hombre perfecto y yo me hubiera comportado igual.”

Tu madre te ama, de verdad.”

Lo sé.” Acepté con sinceridad. “Ella no es tan egoísta como le suelo gritar... La del problema soy yo, Phil. No sé qué está mal conmigo, intentaré averiguarlo. Cuídala mucho.”

Y no vuelvas a pelear...” Phil hizo una cara pensativa, como si recordara algo importante y agregó: “No mientras tengas otras opciones.”

Nos abrazamos.

Renée no fue capaz de expresar una palabra coherente, nada más que besos y abrazos.

Besos y abrazos que yo misma me había arrebatado.

Besos y abrazos.


Nota del Autor

Este es mi Fanfic sobre Crepúsculo que convierte a Isabella en una mujer independiente y más inteligente. El objetivo es volverla racional, por lo que esta historia también estaría inspirada parcialmente por Harry Potter y los Métodos de la Racionalidad.


Publicar un comentario