Buscar este blog

jueves, 1 de mayo de 2014

Una Identidad Verdadera en Internet


magic kaito personaje anime manga
No, no vamos a descubrir la identidad de Magic Kaito. Original

Tengo un grupo de amigos en Internet con los que me reúno de vez en cuando a través de un foro para jugar rol. Hace unos días inventé un juego de rol de supervivencia en un mundo pos-apocalíptico zombi, nada inusual, excepto magia y ciencia avanzada. Todo transcurría como otras veces cuando uno de mis jugadores invitó a una amiga a jugar con nosotros.

Pronto comenzaron los rumores de que esa chica era en realidad mi amigo haciéndose pasar por una mujer.

Mi reacción ante ese rumor fue demorada. En un principio sentí desconfianza y recelo de mi amigo; a pesar de no haberlo conocido en persona lo tenía en muy buena consideración. Semejante artimaña se me hacía muy baja proviniendo de él.

Tras reflexionar un par de días, decidí que no era tan importante. Si una persona siente la necesidad de hacerse pasar por otra, sus razones tendrá. A lo mejor es un modo de sentirse mejor consigo mismo, compensar las falencias de su vida. Incluso puede ser una especie de terapia. Y si no es más que el acto inmaduro de un troll que quería burlarse de otros, era su propio tiempo el que desperdiciaba, no el mio. Yo no me dejaría perturbar por un comportamiento tan infantil.

Con ese pensamiento dentro de mí, opté por creer en mi amigo y en su amiga, concentrándome en dirigir una buena partida de rol. Mi amigo siguió con un comportamiento casi normal, era más bien sobre-protector hacia la chica. Ella por su parte resultó ser una muy buena jugadora, y me temo que eso despertó la envidia de otros.

Cuando ella estaba en su momento de triunfo, otros tres jugadores comenzaron a acosarla. Dijeron que tenían pruebas de que la dirección IP de ella y mi amigo eran la misma, que reconociera su mentira o que demostrara quién era con fotos.

Su reacción fue abandonar el juego.

Cuando mi amigo regresó (por coincidencia él y yo estuvimos ausentes durante las acusaciones) se enfadó muchísimo, y yo también cuando él explicó que su amiga había escapado de casa porque sus padres la golpeaban y había asumido otra identidad para no ser reconocida por ellos, que además una amiga de ella había sido asesinada por compartir demasiada información personal en Facebook y para colmo tenía un ex-novio abusador que también le seguía el rastro.

Al final resultó que los otros tres no tenían ninguna prueba. Sólo dos de ellos se disculparon. El tercero insistió con su demanda de fotos.

Todo el suceso me dejo algo deprimido. Me encanta inventar juegos y dirigirlos, mas me cuesta creer los alcances que tienes algunas personas para satisfacer su necesidad de sentirse mejor que otros.

Tras comunicarnos con ella un par de días después, ella decidió regresar. No quería que otros la juzgaran por un momento de debilidad e ignoraría a quienes la quisieran hacer sentir mal. Seguimos con nuestra diversión y dejamos que el otro siguiera con sus asuntos, solo.
Publicar un comentario