Buscar este blog

sábado, 24 de mayo de 2014

En las pruebas no hay que invertir grandes cantidades de esfuerzo

No estoy seguro de cómo funciona la vida de los demás, pero la mía opera dándome varias señales, conjugando ciertos eventos que me hacen dirigir mi camino por un sendero u otro. Confieso que soy muy impulsivo, con frecuencia suelo tomar decisiones apresuradas y termino invirtiendo demasiado esfuerzo en proyectos condenados al fracaso desde un principio.

Sí se puede
La hormiga es el escritor y la escritura es la roca que carga. Fuente

Los que hayan leído el capítulo 22 de Harry Potter y los Métodos de la Racionalidad que subí el día de ayer sabrán que a esto se le conoce graciosamente como el Prejuicio Potter. Además de esa enseñanza, también están las tristes palabras que mi padre me dirigió ayer, acompañadas con una mueca de decepción: "¿Usted para quién escribe?" Le respondí que para mí mismo, lo que provocó que su mueca creciera sin control y me diera la espalda.

Durante dos semanas más o menos, he estado escribiendo tres artículos de Lunes a Viernes v esto me ha servido para comprobar una hipótesis. En teoría, al publicar tres entradas diarias el número de visitantes al blog debería incrementarse de forma notable. Mas escribir los fines de semana es arduo para mí, después de todo fui criado con la creencia que los fines de semana son para descansar y nada más. Como resultado, en los fines de semana el número de visitas se reducía, sin embargo la reducción no llegaba hasta cero, porque la escritura de artículos con regularidad si logró crear un número de visitas regular. Lo sé, suena como algo obvio, sin embargo estaba preparado para que todo mi esfuerzo hubiera resultado en un fracaso total, que nadie hubiera venido a leer. Ese era mi peor estimado. Me mejor estimado era demasiado arrogante como para compartirlo, por lo que digamos que en conclusión, los resultados fueron buenos, mas no excelentes, ni siquiera sin los lentes del orgullo.

La verdad es que escribir 3 artículos de Lunes a Viernes requiere una enorme energía. Toda la mañana la dedicaba a escribir esos tres artículos que luego procedía a publicar a las 11:00 AM, 12:00 PM y 13:00 PM, hora de Colombia. Luego en la tarde caía desfallecido y en la noche trabajaba en otros proyectos, como los fanfics o los vídeos que quisiera subir a Youtube. Tras este periodo de prueba, puedo asegurar que este horario de trabajo no es suficientemente bueno. Me estaba fatigando demasiado, y ciertos días se hacían más complicados con las situaciones con mi padre u otros miembros de mi familia. En esas ocasiones, concentrarse es agotador; cuesta olvidar tus problemas personales y enfocarte en escribir algo divertido cuando en la cara tienes pintada la melancolía. Es extenuante. Y hubo algunos artículos con los que no quedé satisfecho, finalizados a la carrera y con fallas penosas. En general creo que hice un buen trabajo, pero yo creo que si no apuntas a la excelencia entonces no puedes quedarte contento.

Y la palabra esfuerzo es clave para mi decisión. Porque no se trata de esforzarse más, también hay que hacerlo mejor. Es cierto que escribir tres artículos diarios es un excelente ejercicio como escritor y un buen modo de cimentar un blog. Pero no me puedo permitir desgastarme de ese modo, no con todas las circunstancias adversas que se me presentan día tras día. Hay escritores que pueden agitar la pluma hasta en la peor de las miserias, los admiró, mas tengo que admitir que no tengo ese calibre. Por un lado me siento orgulloso de mi mismo porque se puede considerar que esta prueba fue exitosa, y por el otro lado me siento defraudado porque la motivación para esta prueba no fue un frío calculo científico, sino la petulante certeza de que con esta dieta literaria obtendría el éxito que tanto deseo: poder vivir de mi propia escritura.

Para reiterar, como prueba, todo esta experiencia fue genial, sin embargo ya llegó el momento de tabular los resultados, evaluarlos y replantearse el siguiente proceder. Es por ello que he llegado a la conclusión de que seguiré escribiendo en el blog para publicar UNA ENTRADA TODOS LOS DÍAS. Ya sea un artículo, un fanfic, o un vídeo de humor, racionalidad o reflexión. Con este cambio, estoy poniendo la calidad por encima de la cantidad.

Y no sólo la calidad de lo que escribo, también la calidad de mi propia vida. Porque quiero aprovechar para hacer ejercicio en las mañanas entre otras cosas. Hoy por ejemplo, fui a las Tres Cruces de Roldanillo con mi hermana, y aunque no llegamos ni a la mitad, me sentí muy bien por por darle a mi cuerpo esa actividad física que tanta falta le hace. Todavía no tengo 100% claro como va a ser mi horario de ahora en adelante. Aún me hace falta asesorarme con mi Experta en Análisis, Melissa, quien a pesar de dormir hasta tarde toma las mejores decisiones. No tengo claro de si publicaré en Rhaidot al mediodía o cuando pueda, qué haré exactamente con el tiempo que voy a ganar ahora, etc.Estoy seguro eso sí, de que no quiero renunciar a mi escritura. Porque me he preparado desde tercero de primaria para convertirme en ello, porque amo leer y escribir, porque sé que soy bueno y aún me queda espacio para mejorar.

No me quiero rendir, y no es por orgullo, sino por amor a la vida que escogí. El periodo de prueba se acabó, ahora sí es momento de escribir en serio.

NOTA: Este fin de semana voy a aprovechar para construir una página dentro del blog exclusiva para los fanfics, creo que es lo único que necesita tener un orden para ser encontrado. Pues los artículos no creo, o sea, son tan sueltos en temática y estilo que ordenarlos sería labor para un entomólogo. Además está ir a misa y votar para presidente el Domingo, ¡cuánto por hacer y tan poco tiempo para ello!
Publicar un comentario